Editorial
Que no se flipe la derecha

El 8 de marzo volverá a quedar demostrado que el material para otra salida a la crisis ya existe y que la representación en las instituciones es solo una de las facetas de una confrontación que no ha hecho más que comenzar.

Huelga Mujeres Carrefour Leganés
Una de las mujeres en huelga en la entrada al Carrefour de Leganés. Sara Plaza Casares

publicado
2019-01-30 06:00

La derecha saca músculo. Los discursos de odio al otro se cuelan en la parrilla televisiva porque “todas las opiniones caben” allí donde no cabe ninguna opinión contraria al consenso neoliberal. Es el mismo consenso que impulsa al presidente Pedro Sánchez a llamar y dar palmadas de jefe de Estado a un espontáneo autoproclamado presidente de Venezuela. Y la izquierda se deshilacha.

El kilómetro cero fue Madrid, pero los conatos de ruptura no han dejado de sacudir Podemos en sus cinco años de historia. La plurinacionalidad real del país, la ausencia histórica de prácticas aseadas de organización confederal y la intención explícita de crear una dirección reducida —bajo la idea de que eso garantizaría fortaleza y agilidad— son factores tan determinantes como “los egos”, rompeolas de todas las críticas y justificación precaria del fracaso de Podemos. No todo se explica por los egos y ninguna fracción ha salvado este proceso de descomposición con una gestión modélica de sus diferencias. Pero los egos cuentan, cómo no.

Cuatro meses antes de las elecciones, la oligarquía tiene un plan. Del “que la crisis la paguen los ricos” al “que los pobres sufran lo que deben”, el plan sitúa a España en las coordenadas en las que se mueve el resto de países europeos tras el fracaso de la rebelión griega. La consigna es clara: es preferible que se reproduzcan pequeñas guerras entre pobres —guerras que pueden ser culturales, pero que pueden aumentar de grado— antes de que se produzca cualquier conato de lucha por la redistribución. La desigualdad puede generar partidos y votos siempre que el plan trazado no se confunda en lo esencial: ningún privilegio de las clases altas puede ser tocado. A partir de ahí, todo vale.

La izquierda peninsular se ha descompuesto en un momento clave de la crisis del neoliberalismo. Incapaz de situar un diagnóstico sistémico en la agenda convencional —dominada por el poder—, no ha mostrado interés en crear instituciones “del común” paralelas, que funcionen allí donde se encuentra la base que se tiene que sentir interpelada: trabajadoras precarias, clases populares, jóvenes sin ninguna hipoteca con el régimen del 78.

Parte de ese sustrato ya está en la calle. Ha creado sus instituciones y sus espacios de encuentro. El 8 de marzo volverá a quedar demostrado que el material para otra salida a la crisis ya existe y que la representación en las instituciones es solo una de las facetas de una confrontación que no ha hecho más que comenzar. Así que, que no flipe mucho la derecha, que no flipe mucho el poder, que nada está escrito todavía.

Relacionadas

Israel
Israel y la extrema derecha
La extrema derecha de Europa, que está involucrada en ataques contra personas judías, es una firme partidaria del estado de Israel.
Badajoz
Y la extrema derecha volvió a entrar en Badajoz

Badajoz será, con el paso del tiempo, el prototipo de muestra en el que se inspiren las derechas que pueblan toda la península sobre la manera en que se hacen las cosas.

Extrema derecha
Abascal, aliado del Likud israelí y a su vez del presidenciable pinochetista, hijo de un oficial de Hitler

Santiago Abascal niega una y otra vez que él y su partido sean de ultraderecha. Defiende posiciones de ultraderecha día tras día, sus aliados internacionales son de ultraderecha, pero teme que un reconocimiento explícito de su ideología alerte a electores ingenuos y haga repensar ciertos apoyos.

1 Comentario
#29953 22:32 30/1/2019

¿Que quieres decir con izquierda peninsular?

Responder
2
2

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
Italia
La dimisión de Conte pone en peligro el deseo de Salvini de un proceso electoral inmediato

El Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata se pueden poner de acuerdo para evitar unas elecciones inmediatas en las que el ultra Matteo Salvini parte con ventaja en las encuestas.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.