Andaluces, levantaos, pedid tierra y… sanidad

Abordamos en este número algunas cuestiones relacionadas con la sanidad andaluza, aquella que la presidenta de la Junta denomina “la joya de la corona”.

Manifestación Sanidad Pública Sevilla
Sevilla. Final de la manifestación del 21 de octubre. Julia Rodríguez

publicado
2018-02-28 10:10:00

Abordamos algunas cuestiones relacionadas con la sanidad andaluza, aquella que la presidenta de la Junta denomina “la joya de la corona”. El informe Los servicios sanitarios de las CC AA (Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, septiembre de 2017), desluce tanto brillo. Andalucía tiene el gasto sanitario por habitante más bajo de todo el Estado y el menor número de camas hospitalarias por cada mil habitantes. También ocupa los últimos lugares en la dotación de personal médico y de enfermería, tanto en la atención primaria como en la especializada.

Recursos insuficientes que afectan especialmente a aquellas personas que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad social, esa ‘Andalucía invisible’, para la que la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) exige “planes y medios específicos en salud”.

En el número siete de El Salto Andalucía profundizamos en la “brecha rural”, la discriminación en el acceso en igualdad de condiciones a la atención sanitaria por el hecho de vivir en una determinada localización geográfica. Pero son muchas más las grietas que atraviesan una sanidad pública ya de por sí diezmada, tal y como recoge APDHA en el informe Por el derecho a la salud en Andalucía. Desigualdades y propuestas al sistema sanitario público andaluz (abril de 2017): “Hablamos de salud en nuestras denuncias sobre el acceso a medicamentos o a consultas de personas presas, cuando nos referimos a los derechos de las trabajadoras sexuales, cuando hablamos de población migrante y al tratar temas relacionados con la exclusión (personas sin hogar, desempleadas, desahuciadas)”.

La sanidad pública andaluza la sostienen las personas que en centros de salud y hospitales trabajan cada vez con menos recursos y, en lugar de rendirse, se organizan para denunciarlo

Invisibles, también, las condiciones en las que se produce el regreso al hogar tras sufrir alguna enfermedad cuyo proceso de rehabilitación es fundamental y que en la mayoría de ocasiones viene acompañado de depresiones y otros trastornos mentales que afectan al paciente y en no pocas ocasiones a su entorno, desgastado por la batalla diaria. Tras el alta hospitalaria deberían existir suficientes recursos de apoyo, pero las listas de espera y la escasez de especialistas los convierten en anecdóticos, desembocando en una especie de “arréglatelas como puedas”.

La sanidad pública andaluza la sostienen las personas que en centros de salud y hospitales trabajan cada vez con menos recursos y, en lugar de rendirse, se organizan para denunciarlo; las personas que a través de mareas blancas o luchas comarcales se movilizan y se plantan frente a la administración: porque la sanidad no es la “joya de la corona”, sino un derecho universal.

0 Comentarios

Destacadas

Cambio climático
España solo ha aportado el 14% de sus compromisos con la financiación climática

El Estado español solo ha desembolsado 17 de los 120 millones que comprometió para el Fondo Verde para el Clima, principal instrumento económico de lucha contra el cambio climático.

Cambio climático
El clan del petróleo torpedea la COP24

Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait se unen para paralizar el apoyo al informe del IPCC sobre el cambio climático y reducir la ambición global en la lucha contra el calentamiento del planeta.

Derechos Humanos
Derechos Humanos contra el neoliberalismo y el fascismo
2

A 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos es difícil pensar que los Estados actuales, con sus líderes ultraderechistas al frente, con el fascismo creando de nuevo hegemonía, la hicieran actualmente posible. Por eso, disputar y apropiarse de los Derechos Humanos es hoy revolucionario.  

Antifascismo
Mark Bray: “Sin un análisis feminista del poder y la violencia no puede haber un verdadero antifascismo”
Mark Bray lo tiene claro: reventar una manifestación fascista es limitar claramente su libertad de expresión. Pero para el autor de ‘Antifa: el manual antifascista’, eso no es tan importante como el objetivo histórico y político de detener el renacimiento del fascismo.