Crímenes de odio
El Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia registró 287 incidentes en 2017

Los datos provisionales de este organismo que coordina Arcópoli apuntan a un aumento con respecto a los delitos de odio registrados en 2016, cuando recogió 240.

Orgullo crítico
Pancarta en la manifestación del Orgullo Crítico en Madrid Álvaro Minguito

publicado
2018-01-02 10:56:00

El Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia ha registrado 287 incidentes en el año 2017 en la Comunidad de Madrid. Se trata de datos provisionales que recogen los incidentes del servicio de atención de este proyecto que coordina la asociación Arcópoli y cuenta con la colaboración de varias asociaciones LGTB de la Comunidad de Madrid.

Esos 287 incidentes incluyen los casos que el Observatorio tenía registrados hasta el 27 de diciembre. Faltan, pues, por contabilizar, las posibles agresiones del último fin de semana del año. Rubén Lodi, vocal de Delitos de Odio de Arcópoli, tiene constancia de, al menos, un caso más, que se produjo el 30 de diciembre en el barrio de Lavapiés.

Los datos, insiste Lodi, son provisionales. Para elaborar el informe anual que será presentado previsiblemente en febrero, el Observatorio vuelve a valorar cada caso. Sin embargo, hay algunas conclusiones que ya se pueden delinear con estos datos. “Cuanto más visibles somos, más agresiones se producen”, dice Lodi. Así, en los alrededores de Chueca y en los días del Orgullo se aprecia un aumento de las agresiones registradas en el Observatorio.

Por otra parte, este año se han registrado más agresiones en los municipios de la periferia, gracias a los 17 convenios que Arcópoli ha firmado con municipios, y que facilitan la difusión del trabajo del Observatorio y la denuncia de las agresiones. Además, a los convenios que ya existían en 2016 –entre ellos, con Metro de Madrid– se han sumado en 2017 nuevas alianzas y recursos, como la existencia de una oficina con un psicólogo especializado en delitos de odio. 

2016: 240 incidentes, 59 denuncias

En febrero de 2016, el Observatorio Madrileño presentó su primer informe anual, en el que registraba 240 incidentes de odio motivados por LGTBfobia en la Comunidad de Madrid, de los que 59 acabaron en denuncia. Las agresiones físicas son el incidente que más denuncias registra, mientras que las agresiones verbales y amenazas rara vez acaban en comisaría.

De esos 240 incidentes registrado en 2016, 77 son agresiones verbales, 59 son agresiones físicas (seis de ellas calificadas como “muy graves”), 31 casos fueron de amenazas y en 25 ocasiones los incidentes registrados tenían relación con el discurso de odio. Hubo, además, 20 incidentes de acoso, 10 de humillaciones, 4 registros relacionados con pintadas, 4 expulsiones de locales y 10 casos fueron tipificados como “otros”.

El perfil del agresor, según este informe anual, es el de un varón (93% del total) menor de 30 años, presuntamente heterosexual y sin indicadores de pertenencia a grupos violentos organizados, si bien en algunos casos los agresores han sido identificados como miembros de bandas de ideología neonazi.

Relacionadas

LGTBIQ
Madrid y Sevilla recuerdan a Javi, La Ely, y exigen justicia

Dos concentraciones en Madrid y Sevilla, convocadas por Respeta, exigen que el fallecimiento de Javi, La Ely, se juzgue como homicidio con agravante de odio.

Crímenes de odio
Una vía administrativa para delitos de odio en redes sociales
Ante la propuesta de la Fiscalía de rebajar las penas por delitos de odio en redes sociales, desde Movimiento contra la Intolerancia apuestan por aplicar una vía administrativa a las acciones menos graves.
Memoria histórica
De reconciliaciones, remilgos y concordias

Reconciliación es reconocer que la dictadura fue un régimen liberticida que durante casi 40 años mantuvo a España bajo bota militar y que en su haber consta más de 140.000 desapariciones forzadas.

0 Comentarios

Destacadas

Racismo
Capirotes blancos
5

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.