Coronavirus
Nadia Calviño y Christine Lagarde: vicios, riesgos y disparates

Nos encontramos en un punto en el que las reglas normales de la política económica que quieren aplicar el Ministerio de Economía y el BCE ya no son válidas, en el que la virtud se convierte en vicio; la cautela es un riesgo, y la prudencia, un disparate.
montaje coronavirus lagarde calviño

No hacía ni dos meses que había caído Lehman Brothers y la economía mundial se hundía cuando el premio Nobel de Economía, Paul Krugman, publicaba un artículo en The New York Times (traducido y publicado poco después por El País) con el título La economía de la depresión. El economista presenciaba perplejo la tímida reacción de la Reserva Federal Estadounidense (FED) y la moribunda Administración de George W. Bush ante un derrumbe de los mercados y de la economía en general. Doce años después, nos encontramos ante una nueva situación que nos lleva a asomarnos a esa misma depresión y los organismos internacionales y gubernamentales están mostrando la misma timidez.

La economía de la depresión, según el Nobel, es ese estado en el que los instrumentos habituales de la política económica (en especial la capacidad de los bancos centrales para bombear la economía mediante recortes de los tipos de interés) han perdido su fuerza y se vuelven insuficientes. En este punto, explicaba Krugman, es en el que “las reglas normales de la política económica ya no son válidas, donde la virtud se convierte en vicio; la cautela es un riesgo, y la prudencia, un disparate”.

Pues ese es el punto exacto donde nos encontramos ahora mismo. Y no solo me refiero a la crisis a la que nos puede empujar el coronavirus, sino a la de 2008. Desde que en 2012 Mario Draghi pronunciara el famoso “haré lo que sea para salvar el euro”, la inyección de capital en la economía mes a mes y los tipos de interés mínimos —Quantitative Easing (QE)— han sido las únicas herramientas para mantener la economía a flote, pero no para curarla. El covid-19 ha demostrado que la economía está enferma y que cualquier shock pone en peligro al sistema entero.

Los “200.000 millones” quedan muy bien como eslogan político, pero la realidad es que la mitad son avales y que es totalmente insuficiente

El problema viene cuando la predecesora de Draghi, Christine Lagarde, o ministerios de Economía como el de Nadia Calviño intentan usar las mismas tímidas e inservibles recetas. Los “200.000 millones” que anunció Pedro Sánchez quedan muy bien como eslogan político, pero la realidad es que 100.000 millones son avales, o sea, que se avalarán préstamos que se pidan a bancos (los que siempre pillan parte del pastel del negocio de “solucionar crisis”). 10.000 millones serán para préstamos ICO, 2.000 millones para asegurar exportaciones y 83.000 millones serán de “inversión privada”, una cantidad que ni Sánchez ni el real decreto explican de dónde sale. Las medidas son insuficientes porque no invierten e inyectan casi nada de dinero en sostener una economía que sufre tanto un shock de la oferta (empresas cerradas y desabastecimiento de piezas de otros países, principalmente China), con un shock de demanda (paralización del consumo en general, pero más bestia en sectores como el turismo). Las medidas para “sostener” la economía y a las familias que contempla el decreto son buenas (a falta de cobertura a autónomos y personas que tienen que hacer frente a su alquiler), pero son eso, para sostener. Esta crisis necesita medidas diferentes a las que se han tomado desde 2008, porque no podemos permitirnos salir de esta con un sistema económico global más débil todavía.

Coronavirus
Coronavirus, la coartada perfecta

La FED baja los tipos de interés, el BCE anuncia que está preparado para tomar medidas, pero esta enfermedad parece no tener cura. La economía ya estaba enferma, el coronavirus solo es una prueba más de que solo se mantiene a base de un dopaje contínuo. 


El vicio de mantener el déficit

La Unión Europea parece no saber ni dónde está metida. La obsesión por el déficit sigue haciendo estragos incluso en una situación tan excepcional como en la que estamos. Los países del Eurogrupo han decidido aumentar en un 1% el déficit, o sea que le desfase entre gastado e ingresado solo pueda aumentarse en unos 10.000 millones, y que se avalen y se den concesiones fiscales por un 10% del PIB, los 100.000 millones en avales que se incluyen en el real decreto presentado por Sánchez.

Nos encontramos ante una situación extraordinaria que exige medidas extraordinarias, y el Gobierno de Pedro Sánchez y las medidas de Nadia Calviño muestran pleitesía a los mandatos de Bruselas y lo único que hace es alejarse de la senda del déficit lo que tímidamente le permiten.

Calviño y Lagarde deben abandonar el vicio de controlar el déficit o abandonar sus puestos de poder
Como explicaba Krugman en aquella crisis, “en tiempos normales está bien preocuparse por el déficit presupuestario y la responsabilidad fiscal es una virtud”, pero en la actual situación, esta virtud se convierte en vicio. Estar mirando el objetivo del déficit y de la deuda externa solo puede llevar a una tardía intervención. Tener miedo de inyectar más dinero o de endeudarse más solo nos puede llevar a un colapso económico que necesitará mucha más inyección y mucha más deuda para salir del agujero. Calviño y Lagarde deben abandonar el vicio de controlar el déficit o abandonar sus puestos de poder.

El riesgo de la cautela

“No se deben hacer grandes cambios en la política hasta que esté claro que son necesarios” en tiempos normales, explica Krugman, pero estos no lo son. Ante el coronavirus, en la actualidad e igual que en 2008, “la cautela es un riesgo porque ya se están produciendo enormes cambios a peor, y cualquier retraso a la hora de actuar aumenta las posibilidades de provocar un desastre económico mayor”.
La cautela de Calviño y Lagarde para tomar medidas de estímulos masivos nos ha colocado en un punto de riesgo mucho mayor
Esto recuerda a las palabras de Calviño la semana pasada cuando, alineándose con los países que abogan por seguir con el austericidio como Alemania u Holanda, se posicionaba en contra de un plan de choque de 400.000 millones de euros propuesto por Francia e Italia y en contra de un paquete de estímulos masivos que ”puedan generar comportamientos irresponsables“. Negar una inyección así por miedo a no hacer cambios políticos sustanciales y creer que esa cautela es buena para afrontar la situación en la que nos encontramos nos ha colocado en un punto de riesgo mucho mayor. La respuesta política debe ser conjunta, decisiva, tranquilizadora y contundente. La respuesta de Sánchez, Calviño y Lagarde llega seis días tarde y tan cautelosa que la convierte en insuficiente.

Coronavirus
Domar al BCE y a los mercados para ganar al coronavirus

Es el momento de domar a los mercados, poner al Banco Central Europeo a disposición de la gente y que este financie la lucha contra el Covid19.


El disparate de quedarse cortos

En tiempos normales, explica el Nobel, la prudencia en los objetivos políticos son buenas cualidades, pero en un momento como el actual es preferible “pecar de hacer demasiado que de hacer demasiado poco”. El riesgo de una intervención masiva de capital y de ayudas directas a la ciudadanía (para aquellos que les importa más la inflación que las vidas humanas) es que la economía se recaliente y suban los precios. Algo que se puede arreglarse con una subida de tipos de interés cuando todo esto pase. Pero si las medidas del BCE, el resto de bancos centrales y los gobiernos estatales se queda corto, no habrá inyección de capital ni bajada de tipos de interés que salve la economía mundial de un colapso. De quedarnos cortos, la deuda crecerá mucho más que si inyectamos dinero ahora ya que para aguantar esa crisis los gobiernos tendrán que volver a endeudarse sin fin. Si las medidas nos son suficientes, intentar cumplir los objetivos del déficit actuales será una broma de mal gusto que solo se podrá conseguir con unos recortes y una austeridad que dejarán la de la última década como una anécdota. No podemos permitirnos ser prudentes porque, ante la crisis del coronavirus, la prudencia de Calviño y Lagarde es un disparate.

Necesitamos que el Gobierno sea valiente y abandone cualquier corsé ideológico liberal. Nos encontramos ante una lucha por el relato sobre qué es esta crisis, por qué se produce y cómo se sale de ella. No podemos permitir que las medidas sean cautelares y prudentes como las de 2008, que solo vayan en la línea de salvar a las grandes empresas pero no a las personas, que solo se utilicen herramientas económicas y fiscales que ya han demostrado que lo único que han conseguido desde 2008 es mantener la economía a flote, pero no hacerla más fuerte para poder soportar envites como el del coronavirus. Si no se reacciona a tiempo, además del colapso económico, nos jugamos el futuro del sistema económico mundial. Si la gente cree que, tal y como pasó en la crisis del 2008, los rescatados volverán a ser los de arriba y los de abajo los que sufran las consecuencias, ya no habrá ninguna inyección económica que legitime el sistema y será el momento en el que los monstruos aparezcan o, mejor dicho, ganen más escaños. La salida a esta crisis debe ser utilizando todas las herramientas posibles al servicio de la gente y, de paso, mostrar que lo que antes nos decían que no se podía, sí se puede

Coronavirus
¿Qué podemos hacer ante la crisis económica del coronavirus?

Preguntamos a varios economistas sobre la reacción de los mercados y las posibles herramientas que tienen los Estados y los organismo supranacionales para atajar las consecuencias del terremoto del coronavirus


Relacionadas

Coronavirus
Un abismo bajo los pies

Las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno de coalición parten de dos supuestos dudosos: que la crisis no se alargará más allá de seis meses y que no hacían falta medidas estructurales para frenar los problemas que iba a enfrentar la sociedad española.

Coronavirus
El cierre temporal de la producción en época de pandemia

El debate sobre la paralización de la producción sigue abierto. Los intereses empresariales y el mantenimiento de la actividad deben quedar supeditados a evitar el colapso hospitalario y garantizar la salud en el trabajo, a pesar de las patronales y el Gobierno vasco

Coronavirus
Holanda y la historia interminable de deuda, austeridad y crisis

Holanda y Austria exigen que se endurezcan las condiciones a España e Italia para recibir un préstamo para luchar contra el covid19, pero el dinero no es suyo

4 Comentarios
#55601 18:12 6/4/2020

Lagard se aupó al puesto al FMI como premio de compatibilidad con la doctrina economica de la austeridad. Calviño se postuló y se postula para un puesto similar en el FMI o dentro dentro del EUROGRUPO, ahora toca hacer los deberes, ¿Qué esperamos que ocurra?

Responder
0
0
#50468 23:41 19/3/2020

De qué va este artículo? De cómo salvar al capitalismo? Aún seguimos con las reformas y el maquillaje? Hasta cuándo?

Responder
2
0
#51787 11:12 23/3/2020

Cuando todo sea mad max áun querrar hacer reformas.

Responder
0
0
#50087 21:56 18/3/2020

Excelente la labor que estás haciendo Yago!!

Responder
2
0

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
La era está pariendo un corazón. Es la hora de la renta básica

La renta básica garantiza unas condiciones materiales de vida digna y constituye un fondo de resistencia frente a la explotación laboral. Pero también atesora otra virtud, fundamental en este momento: es una medida estructural que ayuda a la transición emancipatoria hacia otro modelo de sociedad.

Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Últimas

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.
Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Opinión
El patriarcado está muerto

Hoy, en medio de la pandemia del coronavirus, el patriarcado está muerto y en descomposición y un bichito ha puesto sus despojos en la periferia, para ver qué sucede cuando la fuerza de la vida y la muerte se ponen en el centro de la convivencia.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.