Coronavirus
La gestión desastrosa del Coronavirus por el Banco Mundial y el FMI

En lugar de suspender los pagos para paliar las consecuencias del Covid-19, El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional aumentan la deuda de los países que dicen ayudar

Banco Mundial
Foto: Victor Grigas (cc 2.0)
Coordinador del Servicio Político en Entraide et Fraternité.
30 mar 2020 14:20

“El mejor consejo para África es prepararse para lo peor y prepararse para ello desde hoy”. Esta declaración del Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 18 de marzo nos recuerda que el Coronavirus no se olvida del Sur, incluido el continente africano, que es particularmente vulnerable a la pandemia.

Ya presente en unos 40 países africanos este 24 de marzo, el virus se está propagando tan rápido que la OMS ya está preocupada por el alto riesgo de saturación de los centros de salud, siendo las mujeres las primeras víctimas. De hecho, las mujeres están particularmente expuestas a epidemias porque ellas son las que se ocupan de los enfermos, tratando de compensar los servicios públicos deficientes o incluso inexistentes en sus países.

El efecto nocivo de los planes de ajuste estructural

Lejos de limitarse a la mala gestión del dinero público por parte de las élites locales, la crisis permanente en los servicios sanitarios es el resultado de casi cuarenta años de políticas de ajuste estructural impuestas por el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y sus intermediarios regionales como el Banco Africano de Desarrollo. Estos grandes proveedores de fondos condicionaron sus préstamos a políticas que han deteriorado los sistemas de sanidad pública, al imponer recortes presupuestarios brutales. La supresión de puestos de trabajo, de camas de hospital, el aumento del precio de los medicamentos, la inversión insuficiente en infraestructura y equipos, las privatizaciones son medidas que los gobiernos de los países deudores han aplicado para pagar la deuda pública.

Sin embargo, esta deuda, cuya legitimidad e incluso legalidad debe ser seriamente cuestionada, no ha disminuido en África como en la mayoría de los demás países del Sur. Entre 2000 y 2017, sus deudas con acreedores extranjeros incluso se duplicaron (según los datos del Banco Mundial disponibles en los informes online de Global Financial Development e International Debt Statistics) teniendo como consecuencia un aumento de la parte de los ingresos públicos dedicada a su pago.

Coronavirus
Aplicaron austericidio, mata el coronavirus

En el nombre del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, hoy suspendido, se han aplicado recetas de austeridad en toda Europa que han debilitado nuestro sistema económico y sanitario.

La deuda mata

Más allá de una cuestión de números, la deuda mata. En 46 países clasificados como de “bajos ingresos”, el presupuesto anual asignado al pago de la deuda es mayor que el gasto público en el sector de la salud. En 2018, estos países dedicaron, en promedio, el 7,8% de su producto interno bruto (PIB) al pago de la deuda, en comparación con el 1,8% en salud, ¡Casi cuatro veces más! ¡Poco importa por tanto el estado deteriorado de los sistemas sanitarios, los reembolsos deben continuar a toda costa como en Haití, que acaba de verse afectada por el Coronavirus y que solo tendría cien camas de cuidados intensivos para una población de 12 millones de habitantes!

En 46 países clasificados como de “bajos ingresos”, el presupuesto anual asignado al pago de la deuda es cuatro veces mayor que el gasto público en el sector de la salud

Diez años después del terremoto que causó más de 230.000 muertes y la llegada del cólera que mató a más de 9.000 haitianos, ¿no sería criminal por parte de los acreedores continuar exigiendo el pago de la deuda haitiana y el cumplimiento del acuerdo con el FMI que impone al país reducir su déficit presupuestario? En términos más generales, frente a esta crisis de Coronavirus, ¿es normal que todos los países continúen pagando la deuda cuando la urgencia es liberar recursos humanos y financieros para salvar vidas? Formular la pregunta ya es responder. La suspensión de los pagos de la deuda (con la congelación de intereses) debería ser una de las medidas urgentes a tomar ante la pandemia.

Deuda
Haití: de la colonización a la esclavitud económica

Francia impuso una sanción a Haití cuando esta se ganó su independencia. Hoy en día, la sociedad civil sigue exigiendo la restitución de aquel pago, pero Francia se niega. 

Nuevas deudas para detener la pandemia

Sin embargo, el Banco Mundial y el FMI están haciendo todo lo contrario. En lugar de suspender los pagos, aumentan la deuda de los países que dicen ayudar. De los 64.000 millones de dólares en “ayuda” prometidos, casi todo es para préstamos, solo 400 millones de dólares (0.6% del total) podrían ser entregados a determinados países que cumplan criterios estrictos y con la condición expresa de que los fondos se utilicen para pagar las deudas del FMI que vayan venciendo.

Es la misma fórmula utilizada por estas instituciones internacionales para “ayudar” a Haití después del mortal terremoto de 2010, así como a tres países africanos (Guinea, Liberia y Sierra Leona) afectados por la epidemia de Ébola en 2014.

La suspensión de los pagos de la deuda (con la congelación de intereses) debería ser una de las medidas urgentes a tomar ante la pandemia

Hoy, estos cuatro países se enfrentan al Coronavirus. Todavía carecen de presupuestos vitales para enfrentar epidemias porque sus acreedores les obligan a reducir su déficit presupuestario para pagar una deuda insostenible que resulta, precisamente, de la intervención del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

Romper con la austeridad

Si la aparición de los virus parece inevitable, sus consecuencias fatales no lo son, siempre que se dediquen recursos humanos y financieros. No hay duda de que las donaciones privadas hechas a hospitales no son suficientes y que las autoridades públicas deben refinanciarlos de manera imperativa.

Frente a la mercantilización de los cuidados de la salud, el fortalecimiento del servicio de sanidad pública y de los sistemas de protección social deben ser la prioridad de los gobiernos del Sur y del Norte. Ello requiere un aumento sostenible del gasto público, y detener la hemorragia de la fuga de capitales vinculada al pago de deudas ilegítimas, así como al fraude y la evasión fiscal. Todas éstas son medidas fundamentales para una nueva cooperación internacional que coloque la vida humana por encima de los intereses financieros.

Para lograrlo, es hora de liberarse de los grilletes dogmáticos promovidos por el FMI, el Banco Mundial y la Unión Europea. ¡Ojalá el Coronavirus sea el detonante de la ruptura con las políticas de austeridad!

Publicado originalmente en francés en La Libre.

Relacionadas

Fondo Monetario Internacional (FMI)
El FMI y Sri Lanka

La lista de medidas neoliberales recomendadas por el FMI, con un impacto funesto en la vida cotidiana de millones de personas en Sri Lanka, y de miles de millones en todo el mundo, es enorme.

Coronavirus
¿Qué aplaudes, Nadia?

El Eurogrupo acaba una reunión que parece contentar a todos donde anuncian una “triple red de seguridad” que se queda corta en sus tres vías, que cede ante una nueva Troika que parece encabezada por Holanda y que se olvida de los coronabonos.

3 Comentarios
#54790 12:00 2/4/2020

No se trata de suspender la deuda y congelar los intereses, se trata de deudas ilegítimas que no debieran pagarse. Más bien los Estados coloniales tendrían que pagar la deuda histórica por los procesos colonizadores y neo-colonizadores a los territorios colonizados.

Responder
0
0
#54252 23:27 30/3/2020

Desastrosa no, como carroñeros que son, les está saliendo todo a pedir de boca.

Responder
2
1
#54169 18:50 30/3/2020

El chantaje de la deuda es enorme: Estos países reciben supuestas ayudas de organizaciones capitalistas como el BM o el FMI, supuestamente para reducirla, pero claro, con un control económico y acuerdos de libre comercio de añadido, los mismo que empobrecen, saquean y corporativizan todo el pais y estado. Por lo tanto, la deuda aumenta, y por ende, aumenta el control económico.
Y todo esto, teniendo en cuenta que esas deudas, en muchos casos, vienen arrastradas desde los gobierno coloniales

Responder
6
3

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Camareras de piso
Las camareras de piso ganan el juicio contra el Grand Hotel de Barcelona

Una sentencia ha declarado nulo el despido, hace un año, de una camarera de piso que trabajaba en el Grand Hotel y que fue despedida tras unirse al sindicato de las Kellys al conocer que se quería externalizar la plantilla. El tribunal concreta que el hotel deberá readmitirla. 

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. El grupo GUE/NGL registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Brasil
Las manifestaciones contra el racismo y la gestión de Bolsonaro se extienden por Brasil

De forma paralela a la revuelta en EE UU por el asesinato de George Floyd, decenas de miles de brasileños se lanzan a las calles en manifestaciones por la democracia, antirracistas y antifascistas. La policía militar reprimió las protestas democráticas y protegió las concentraciones bolsonaristas que piden un golpe de Estado desde que empezó la pandemia. El punto de mira histórico de la policía es la población negra.

Coronavirus
¿Ha empezado el fin de la globalización?

Una de las expresiones de la crisis económica de 2020 es una cierta disfunción de los mercados globales. Sin embargo, todavía no se puede afirmar que estemos en un ciclo claro de desglobalización, aunque esto sucederá inevitablemente más pronto que tarde.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.

Euskera
Herri eskola, trinchera de guerra estadística
La plataforma popular HE Gurasoak quiere compensar el recorte de 70% de plazas en euskera en las escuelas infantiles municipales de Pamplona
Memoria histórica
Los demócratas de Gijón tienen una deuda histórica con el médico Eladio Carreño

Creador del Ateneo-Casino obrero de la ciudad y promotor del puerto de El Musel, fue discípulo de Pí y Margall y fundador del Partido Republicano Federal en la asamblea de Zaragoza.

Crisis climática
El covid-19 y el descenso de las emisiones de CO2

Las medidas del covid-19 nos han situado momentáneamente en niveles de emisión del 2006, muy lejos aún de cero emisiones netas.

Memoria histórica
Reflexiones en primera persona: ¿para qué sirve la memoria?

Soledad era una trabajadora de una fábrica de conservas que no tuvo la opción de elegir una vida sin política, como tantas otras a las que no nos llegan los rescates del sistema.