La Ingobernable resiste su segunda orden de desalojo

Una comisión de la Dirección General de Patrimonio del Ayuntamiento de Madrid se ha presentado esta mañana en el centro social  y ha levantado un acta en la que informaba de la imposibilidad del desalojo. Desde La Ingobernable indican que continuarán con sus actividades mientras el Consistorio señala que judicializará el proceso.

ingobernable segundo desalojo
La policía municipal cercando a los activistas en la puerta de La Ingobernable, en la mañana del 6 de junio. Pablo Rivas

publicado
2018-06-06 12:10:00

La Ingobernable se queda en Madrid. El centro social madrileño ha salido ileso en la mañana de este miércoles 6 de junio de su segunda orden de desalojo dictada por la Dirección General de Patrimonio, perteneciente al Área de Gobierno de Economía y Hacienda. El primer intento tuvo lugar el pasado 4 de abril.

La mañana ha comenzado a base de churros y tostadas a cargo de la asamblea que rige el espacio. La convocatoria de desayuno, primera de las actividades programadas dentro de las ‘jornadas de defensa’ convocadas por el centro social, ha contado con decenas de personas que se han acercado al inmueble situado en la confluencia del Paseo del Prado y la calle Gobernador para hacer frente al posible desalojo.

El primer contacto entre los activistas y la Policía Municipal se ha dado en torno a las 9.30 horas, media hora antes de la estipulada en la orden de desalojo. El motivo: preguntar si la asamblea del centro estaba al tanto de la orden emitida. Poco después, efectivos de las fuerzas de seguridad locales procedían a rodear con vallas a las decenas de personas que se encontraban en la puerta del espacio y a cortar un tramo de la calle Gobernador al tráfico, sin que se registrase en ningún momento ningún tipo de tensión. Ante el relax generalizado, los asistentes han continuado con el café.

A las 10 de la mañana, una comisión técnica del Ayuntamiento, con el subdirector de Patrimonio a la cabeza, aparecía en escena y levantaba un acta “en la que han informado que, debido a la presencia de vecinas, vecinos y personas que realizan actividades en el espacio, no se ha podido desalojar”, señala Pablo Martínez, coportavoz de La Ingobernable.

Anulada la posibilidad de desahucio, la comisión del Consistorio ha informado a los activistas que “va a llevar a cabo el procedimiento judicial pertinente en estas ocasiones, lo que entendemos que es ponerlo en manos de un juez, ya que con el intento de desalojo de hoy se ponía fin al proceso administrativo”, señala Martínez.

La actividades continúan

Ante los hecho de hoy, desde el concurrido centro social, habitado por más de medio centenar de colectivos y con decenas de actividades diarias, remarcan: “Continuaremos en la línea de lo que hemos venido haciendo desde que se ocupó y liberó este espacio, que es llenarlo de actividades que van desde los cultural a lo político y deportivo”.

El coportavoz de La Ingobernable ha recordado que, por el momento, no han tenido ninguna conversación con el Consistorio, siendo esta una de sus reclamaciones. “Entendemos que cualquier conflicto político se resuelve haciendo política, y nosotros abogamos por un diálogo que se establezca en forma de reconocimiento por ambas partes para empezar al menos a dialogar sobre cuál es la situación del espacio y cómo podemos abordar el conflicto”.

Se trata de una de las tres exigencias básicas de los activistas al Ayuntamiento. Las otras se centran en el cierre del expediente administrativo abierto contra el centro social, “junto a una comunicación pública y oficial de que el desalojo no se va a llevar a efecto, y no mediante declaraciones sin nombres y apellidos, sino con responsables de tal decisión”; y la rescisión efectiva del contrato de cesión del edificio a la fundación del arquitecto argentino Emilio Ambasz, amigo personal de los Aznar, por un total de 75 años de forma gratuita.

Al respecto de este último punto, Martínez ha recordado que dicha fundación consiguió el edificio en el último pleno del Ayuntamiento de Ana Botella” y que el propio Consistorio dirigido por Manuela Carmena acordó la rescisión de la cesión el pasado año.

Las jornadas de defensa del espacio continuarán en la tarde del miércoles con una comida popular a las 14.30 horas, un cinefórum a las 17 y el ‘Encuentro por un Madrid Rebelde, Común e Ingobernable’, que comenzará a las 19.30. Este foro se dividirá en tres ejes: ‘Migraciones y refugio: contra la Europa-fortaleza’, ‘Vivienda y centros sociales: propiedad, desposesión y derecho a la ciudad’ y ‘Eco/feminismo: poner la vida en el centro (de Madrid)’.

2 Comentarios
#18157 10:45 6/6/2018

Mientra tanto en el paraíso, Ayn Rand:

"Pablo Iglesias
‏Verified account @Pablo_Iglesias_

Rajoy no se ha ido, le ha echado la gente que no perdió la esperanza y que no dejó de pedir una moción contra la corrupción. Con todo, se retira un político elegante e inteligente que sabía escuchar. Fue un honor ser su rival y combatirle políticamente. Se ganó mi respeto."

Responder
10
2
Gnulibandeturno 11:33 8/6/2018

Y mientras tanto la alcaldesa que ha llevado Podemos a su silla, anuncia judicializar el desalojo de la ingo ¡unidos jodemos!

Responder
1
0

Destacadas

Sistémico Madrid
El pacto con el diablo de los Carceller
Demetrio Carceller Arce y su padre pagaron para no pisar la cárcel y no tienen una serie de televisión porque su historia transcurre entre Teruel, Terrassa, Burgos y Madrid.
Historia
Jornadas de Julio: el 15M que iluminó 1854

El historiador Pablo Sánchez León ha editado ‘Las Jornadas de Julio [de 1854]’, una crónica anónima sobre el levantamiento popular de 1854 que abrió las puertas a la caída de la monarquía. El libro apunta claras analogías con la crisis del régimen de 1978.

Literatura
David Monthiel: “Rafael Bechiarelli es un personaje algo golfo, al que le afecta mucho el levante pero que sabe estar al liqui”

David Monthiel se está consolidando como uno de los autores de la prolífica cantera de novela negra de la Tacita de Plata. Con Las niñas de Cádiz (El Paseo, 2018) continúa la saga protagonizada por el detective Rafael Bechiarelli.