Centros sociales
La Ingobernable exige garantías al Ayuntamiento para la permanencia del proyecto

La asamblea del centro social demanda "la rescisión efectiva del contrato con Ambasz, el cierre del expediente administrativo y una interlocución formal y oficial del Ayuntamiento con la Ingobernable y el tejido asociativo que la acompaña".


publicado
2018-03-21 12:10:00

La asamblea de el centro social La Ingobernable mueve ficha. Apenas una semana después de que se conociese la existencia de una orden de lanzamiento para el desalojo del edificio, en el que, apenas transcurrido un año desde su apertura conviven más de medio centenar de colectivos sociales y por el que pasan miles de personas a la semana, sus ocupantes reclaman al Ayuntamiento de Madrid “garantías para la permanencia digna en el espacio”.

En concreto, el centro social reclama tres demandas básicas al Consistorio. La primera se centra en la rescisión efectiva del contrato que la anterior alcaldesa, Ana Botella, firmó con la fundación del arquitecto Emilio Ambasz, relacionado con responsables de FAES, la fundación de José María Aznar.

El pleno del Ayuntamiento aprobó en mayo del pasado año, con los votos de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos, la rescisión del contrato por el que el edificio se cedía gratuitamente a la Fundación Ambasz por 75 años para la creación de un museo sobre la obra del propio arquitecto. Sin embargo, dicha rescisión aún no se ha hecho efectiva.

La segunda petición de La Ingobernable es “el cierre el expediente administrativo y que se comunique pública y oficialmente que el desalojo no se va a llevar a efecto, no mediante declaraciones sin nombres y apellidos, sino con responsables de tal decisión”, tal como ha explicado una de las portavoces del centro social, Serlinda Vigara. El posible lanzamiento, fechado para el 4 de abril, fue desmentido por fuentes del Ayuntamiento, que aseguraron que se trata de un proceso administrativo iniciado hace tiempo pero que “no hay peligro alguno de desalojo”.

Por último, la asamblea del centro social demanda al Consistorio presidido por Manuela Carmena que “se siente de manera formal y oficial para abrir un diálogo con la Ingobernable y el tejido asociativo que la acompañan”.

La Ingobernable, un edificio de titularidad municipal que llevaba vacío desde el año 2013, fue ocupado en junio de 2017 al término de la manifestación Madrid No Se Vende, una protesta que reclamaba el fin de “la mercantilización y el expolio” de la capital, ejemplificadas en la corrupción, la cultura del pelotazo la turistificación y la contaminación.

“Este edificio llevaba sin uso desde 2013, hasta que el sábado 6 de mayo se convirtió en uno de los centros sociales vivos en el centro de Madrid, implicando a varios colectivos y movimientos sociales y constituyéndose de una forma democrática y transparente donde participan cientos de personas”, ha señalado Pablo Martínez, uno de los portavoces del espacio.

Tal como ha señalado Vigara, “en estos 11 meses La Ingobernable ha pasado de ser un espacio cerrado y en desuso a ser sede de colectivos y grupos de trabajo como Las Kellys, los Ciclomensajeros, grupos de salud mental, el eje de precariedad y economía feminista, Madrid Diversa o la Red Solidaria de Acogida entre otros”. Asimismo, la portavoz ha remarcado que el centro social tiene “semanalmente decenas de actividades gratuitas y desmercantilizadas de difícil accesibilidad en el mercado” como cine, clases de música, yoga o boxeo, y “ha acogido jornadas como Hackmeeting, TransEurope Festival, FAQin o las comisiones de trabajo durante la huelga feminista del 8 de marzo, día en que La Ingobernable fue también un punto de cuidados de referencia”.

Relacionadas

Centros sociales
Minuesa: la república de Lavapiés a 25 años de su desalojo
5

Han pasado 25 años desde el desalojo de Minuesa, un centro social que marcaría el camino para el movimiento de okupación en Madrid.

Centros sociales
La Ingobernable saca pecho ante la amenaza de desalojo

El centro social madrileño celebra su segundo aniversario con una velada de conciertos y actividades. La jornada ha incluido una manifestación para pedir su permanencia como infraestructura básica para el centro de la ciudad y los movimientos sociales de la región.

Centros sociales
Luz para el Eko: el centro social que quiere ser la isla ecológica de Carabanchel

El centro social ESLA Eko lanza una campaña de micromecenazgo para ser autosuficiente energéticamente mediante la instalación de paneles solares en su azotea.

2 Comentarios
#11492 16:09 21/3/2018

Pregunta no retórica: ¿Tiene sentido exigirle a una institución como el Ayuntamiento que dé garantías -entiendo que sin burocracia legal de por medio- a un proyecto como el de La Ingobernable, ?

Responder
0
4
#11489 15:34 21/3/2018

#LaIngoEsDeMadrid y no queremos espacios tutelados, que ya somos mayorcitos

Responder
4
0

Destacadas

Economía
¿Montamos una cooperativa de plataforma?

La Pájara Mensajería, Coopcycle, Som Mobilitat y Fairbnb son algunos de los proyectos cooperativos que han nacido para ofrecer una alternativa social a las economías de plataforma. Sus objetivos: crear un trabajo con condiciones dignas, estructuras de decisión horizontales y tejer redes.

Tenerife
La historia del Puerto de Granadilla: 300 millones de despilfarro

El puerto de Granadilla es una de las infraestructuras investigadas en una de las piezas del caso Lezo por supuestas comisiones pagadas de forma ilegal por OHL. Su construcción, que costó 300 millones de euros, fue objeto de una década de protestas por parte de colectivos ecologistas que denunciaban su inutilidad.

Acuerdos de Paz de La Habana
“El presidente colombiano no tiene voluntad política de cumplir los Acuerdos de Paz”

Gladys Rojas, secretaria de la corporación Sembrar, y Pablo de Jesús Santiago, síndico de la Federación Agrominera del sur de Bolívar, denuncian el incumplimiento de los Acuerdos de Paz de La Habana.