La Ingobernable exige garantías al Ayuntamiento para la permanencia del proyecto

La asamblea del centro social demanda "la rescisión efectiva del contrato con Ambasz, el cierre del expediente administrativo y una interlocución formal y oficial del Ayuntamiento con la Ingobernable y el tejido asociativo que la acompaña".


publicado
2018-03-21 12:10:00

La asamblea de el centro social La Ingobernable mueve ficha. Apenas una semana después de que se conociese la existencia de una orden de lanzamiento para el desalojo del edificio, en el que, apenas transcurrido un año desde su apertura conviven más de medio centenar de colectivos sociales y por el que pasan miles de personas a la semana, sus ocupantes reclaman al Ayuntamiento de Madrid “garantías para la permanencia digna en el espacio”.

En concreto, el centro social reclama tres demandas básicas al Consistorio. La primera se centra en la rescisión efectiva del contrato que la anterior alcaldesa, Ana Botella, firmó con la fundación del arquitecto Emilio Ambasz, relacionado con responsables de FAES, la fundación de José María Aznar.

El pleno del Ayuntamiento aprobó en mayo del pasado año, con los votos de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos, la rescisión del contrato por el que el edificio se cedía gratuitamente a la Fundación Ambasz por 75 años para la creación de un museo sobre la obra del propio arquitecto. Sin embargo, dicha rescisión aún no se ha hecho efectiva.

La segunda petición de La Ingobernable es “el cierre el expediente administrativo y que se comunique pública y oficialmente que el desalojo no se va a llevar a efecto, no mediante declaraciones sin nombres y apellidos, sino con responsables de tal decisión”, tal como ha explicado una de las portavoces del centro social, Serlinda Vigara. El posible lanzamiento, fechado para el 4 de abril, fue desmentido por fuentes del Ayuntamiento, que aseguraron que se trata de un proceso administrativo iniciado hace tiempo pero que “no hay peligro alguno de desalojo”.

Por último, la asamblea del centro social demanda al Consistorio presidido por Manuela Carmena que “se siente de manera formal y oficial para abrir un diálogo con la Ingobernable y el tejido asociativo que la acompañan”.

La Ingobernable, un edificio de titularidad municipal que llevaba vacío desde el año 2013, fue ocupado en junio de 2017 al término de la manifestación Madrid No Se Vende, una protesta que reclamaba el fin de “la mercantilización y el expolio” de la capital, ejemplificadas en la corrupción, la cultura del pelotazo la turistificación y la contaminación.

“Este edificio llevaba sin uso desde 2013, hasta que el sábado 6 de mayo se convirtió en uno de los centros sociales vivos en el centro de Madrid, implicando a varios colectivos y movimientos sociales y constituyéndose de una forma democrática y transparente donde participan cientos de personas”, ha señalado Pablo Martínez, uno de los portavoces del espacio.

Tal como ha señalado Vigara, “en estos 11 meses La Ingobernable ha pasado de ser un espacio cerrado y en desuso a ser sede de colectivos y grupos de trabajo como Las Kellys, los Ciclomensajeros, grupos de salud mental, el eje de precariedad y economía feminista, Madrid Diversa o la Red Solidaria de Acogida entre otros”. Asimismo, la portavoz ha remarcado que el centro social tiene “semanalmente decenas de actividades gratuitas y desmercantilizadas de difícil accesibilidad en el mercado” como cine, clases de música, yoga o boxeo, y “ha acogido jornadas como Hackmeeting, TransEurope Festival, FAQin o las comisiones de trabajo durante la huelga feminista del 8 de marzo, día en que La Ingobernable fue también un punto de cuidados de referencia”.

Relacionadas

Derechos Humanos
“Ahí te vas a quedar sepultado”

El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos da la razón a un activista del CSOA Casas Viejas (Sevilla), al que condenaron por calumnias tras denunciar torturas.

Derechos Humanos
Lecciones desde Andalucía y Estrasburgo

Hace ya 11 años, el 30 de noviembre de 2007, el activista Agustín Toranzo, junto a otro compañero, fue extraído por la fuerza de un túnel bajo tierra en el que se encontraba sujeto como forma para protestar por el desalojo judicial del inmueble situado en la calle Antonia Sáenz nº12, en la ciudad de Sevilla.

Operaciones urbanísticas
Carlos Marcos Pita: “Cuidem Benimaclet lluitarà fins paralitzar el PAI”
Entrevistem a Carlos Marcos Pita, portaveu de Cuidem Benimaclet, tras la negació de Metrovacesa a reduir l'edificabilitat del seu projecte per al PAI.
2 Comentarios
#11492 14:09 21/3/2018

Pregunta no retórica: ¿Tiene sentido exigirle a una institución como el Ayuntamiento que dé garantías -entiendo que sin burocracia legal de por medio- a un proyecto como el de La Ingobernable, ?

Responder
0
4
#11489 13:34 21/3/2018

#LaIngoEsDeMadrid y no queremos espacios tutelados, que ya somos mayorcitos

Responder
4
0

Destacadas

Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.


Literatura
La espía que me amó... y lo contó en un libro
La novela de espías es aún un género vigente en un tablero global marcado por el auge de la extrema derecha, los atentados del Daesh y la sobreexposición mediática.
Feminismo poscolonial
Silvia Rivera Cusicanqui: “Tenemos que producir pensamiento a partir de lo cotidiano”

Cusicanqui es una de las referentes en el pensamiento subalterno en Bolivia. En su último libro, Un mundo ch'ixi es posible. Ensayos desde un presente en crisis, nos habla de lo ch'ixi como práctica descolonizadora.

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Feminismos
Un año de movilizaciones feministas que no caben en 1.000 páginas

2018 fue un año pleno de movilizaciones feministas. Miles de mujeres salieron a la calle. Desde el 8M a las manifestaciones espontáneas contra la sentencia de La Manada, desde el apoyo a las temporeras a la respuesta contra Vox, los feminismos se revelan como fuerza de choque contra el patriarcado y el fascismo, pero también como energía que invita a pensar otros mundos posibles.

Últimas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Migración
Japón necesita miles de trabajadores extranjeros

El gobierno de Abe defiende una ley con la que pretende facilitar la entrada de 340.000 trabajadores extranjeros. La medida es confrontada por la extrema derecha que critica que se fomente la inmigración, y por la izquierda, que teme por los derechos laborales de quienes lleguen al país. 

Eventos
[Debate en directo] Cómo hacer, ver y contar una huelga feminista
Desde El Salto Diario proponemos un debate abierto de cómo hacer, ver y contar una huelga feminista.
Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Memoria histórica
Guadiana Despierta frente a Guadiana del Caudillo

La Plataforma “Guadiana Despierta” convoca una nueva concentración en Guadiana para exigir la eliminación de simbología franquista en su localidad. Tendrá lugar en la Plaza Mayor del pueblo el próximo sábado, día 16 de febrero, a partir de las 17:00 horas.

Precariedad laboral
La plantilla de Navarpluma lleva 15 días de huelga frente a las coacciones de la empresa y la precarización
El comité de huelga denuncia bajadas de salario de hasta 400 euros mensuales, condiciones de control abusivas con cámaras de seguridad y la falta de mascarillas homologadas para las personas que trabajan desparasitando pluma en el taller, la mayoría inmigrantes.