Rebelión en la granja, una (re)lectura obligatoria para 2017

Orwell publica en 1945 Rebelión en la granja, una historia vestida de cuento para niños que esconde entre sus letras una profundísima crítica a Stalin. Tras la muerte de un cerdo (sí, un cerdo, literalmente) que pone las bases ideológicas de la revolución, Bola de Nieve y Napoleón toman el liderazgo de una granja que hace una revolución de clase: Lo que trabajan los animales, para los animales.

Reseña Rebelion en la granja

publicado
2017-10-25 07:47:00

1. El analfabetismo

Hay un elemento fundamental en la novela: El analfabetismo. Los cerdos (más inteligentes que el resto de los animales) se aprovechan de la falta de educación que han tenido los demás animales para manipularles. Dado eso, se produce un juego sarcástico entre las páginas de Rebelión en la granja: Orwell nos cuenta esta historia como si fuera una fábula, es decir, como si, para él, el lector fuera un niño pequeño. Esta forma de contar la historia le da una herramienta valiosísima tanto a Orwell como a quienes (posteriormente) les apeteció malinterpretar la obra. El autor usa esta estrategia para demostrar que incluso alguien que no ha tenido la mejor educación podría entender que Stalin no era como parecía. A su vez, los rivales de la Unión Soviética, lo habrán usado para decir que, efectivamente, todo era como parecía y cualquiera podría entenderlo.

2. Orwell contra Stalin

Orwell no hace una crítica, tal y como esgrime más de uno, contra el comunismo. En realidad, la ferocidad es contra Stalin y su forma oscurantista de liderar la Unión Soviética. De hecho, tras la revolución, la granja es incluso más próspera que bajo el mandato capitalista de los hombres. Su crítica va en otro sentido, hacia la perversión del ideal.

Napoleón (Stalin) y Bola de Nieve (Trotsky) se disputan el liderazgo de la granja. En cualquier caso, conviven, cada cual hace su trabajo y van a la Asamblea de la Granja (organismo regulador de la misma) cada domingo, haciendo caso de las indicaciones promulgadas por el cerdo que, al principio de la novela, se muere (Marx). En este marco, sus discusiones son continuas y la granja se divide en dos. Llegado cierto punto, Napoleón hace uso de lo que Nye llamó “poder duro” y expulsa a Bola de Nieve de la granja. Es aquí cuando, verdaderamente, empieza la novela.

A partir de ese momento, Napoleón usa su poder para manejar a un proletariado analfabeto y, ayudándose de otros cerdos, ordena y desordena la granja a placer de la forma que mejor le beneficie. Es decir, se convierte él mismo en aquello contra lo que había luchado.

3. Poder blando y poder duro

Nye acuñó estos términos para referirse a la influencia que podía ejercer un pueblo sobre otro. Si bien se refería a las relaciones internacionales, veo ese concepto aplicable aquí. Poder blando sería el poder que se ejerce haciendo un tipo de comportamiento hegemónico a través de la cultura. Poder duro, como se podrán imaginar, es lo mismo pero mediante la violencia. Un ejemplo de poder blando sería decir “parking” en vez de aparcamiento; “cookie” en lugar de galleta, etcétera.

El gobierno de Napoleón en Rebelión en la granja se basa en la utilización del poder blando para la manipulación del resto de los animales (el proletariado). Cuando esto no funciona, subsiste la amenaza del poder duro. De esta forma, su portavoz (el cerdo Chillón) va justificando con mentiras y engaños la escasez de elementos básicos. Tanto es así que, siempre por el bien de la granja, se van cambiando las leyes en favor de lo más conveniente para los cerdos, lo cual se acepta por el respeto que se guarda si no a los cerdos, a los perros de presa que siempre les acompañan.

4. La crítica a Churchill en el prólogo

Churchill también aparece en el relato. No diremos cuando, ni cómo, pero no sorprenderemos a nadie si decimos que él, Roosevelt y Stalin se trataron de tú a tú. La acción está más que justificada (al menos bajo mi punto de vista), no obstante, Orwell critica lo que ocurre después de la II Guerra Mundial.

En el prólogo de la reimpresión de 2015 hecha por Penguin Random House en su edición de bolsillo, Orwell escribe sobre la libertad de prensa. El autor expresa que Rebelión en la granja tardó varios años en publicarse debido a que no era bueno para las relaciones diplomáticas de entonces. De esta forma, aunque la crítica al psuedo-liberalismo (llamémoslo así) es menos dura que la crítica a Stalin, no deja de ser importante reflexionar sobre si lo que tenemos es mejorable o no. El Gobierno de Churchill, quien se ha convertido en un icono, ejerció (mediante su poder blando) la censura.

¿Por qué hay que leer Rebelión en la granja en 2017?

2017: La libertad de prensa

Orwell nos cuenta que por aquellos entonces publicar en Reino Unido un artículo que contradijese el bienestar soviético era una condena pública. Imagínense tocar al sacro Churchill. Más nos valdría mirar qué sucede hoy en día a nuestro alrededor, qué historias se cuentan, cómo se cuentan y desde dónde viene el foco.

La libertad de prensa como tal, existe. Lo pone en la Constitución, la censura no puede venir de un poder duro, de alguien que mande a dos matones. No obstante, el poder blando sí que hace de las suyas. ¿Cuánto vale una subvención pública a un medio? ¿Cómo se cobra? Cada cúmulo de poder tiene que buscar su nicho de comunicación, su propio espacio de información para dar a conocer su versión de la historia.

La libertad de prensa ha de existir para que exista la democracia. No obstante, la propia democracia ha de perseverar en que susodicha libertad no se convierta en libertinaje. El hecho de que los diarios sean usados por los poderes para informar de lo que ellos quieran es contrario a cualquier principio democrático o periodístico.

Hay un poder fáctico empeñado en que no aprendamos a usar la libertad de prensa, me parece una obviedad catedralicia. Abran las páginas de los grandes medios y descubran ustedes mismos su publicidad. ¿Ustedes patrocinarían un periódico que publica cosas que van contra sus intereses? Al otro lado, los diarios independientes buscan también su nicho de mercado, por lo que, haciendo un sencillo estudio comprobarán que hay cosas que a sus lectores no les gusta leer. ¿Ustedes se suscribirían a un periódico cuyas noticias no les gusten?

No obstante, la libertad de prensa (formalmente) existe, de hecho, me están leyendo y, justo en los párrafos anteriores, han podido comprobar que este artículo podría ser quemado tanto en una sede Tory como en una del PCE. En entrambas situaciones tildándome de vaya usted a saber qué cosa. Considero importante afirmar que la libertad de prensa existe, aunque sólo sea por solidaridad con los sitios donde no.


2017: La idolatría

Está bien tener ejemplos a los que seguir, pero la historia de la humanidad y el uso de las imprentas nos han enseñado que los ídolos acostumbran a tener grandes carencias. Hay que leer Rebelión en la granja para convencernos de que, en política, la fe ciega tiene como reverso una peligrosísima carta blanca. Observando la actualidad política de España, y esto es un sencilla opinión, me da la impresión de que no hay postura más allá del amor o el odio. No estamos valorando a quienes hacen la política más allá de sentimentalismos, hemos apartado la razón. Los titulares contra Podemos o Pedro Sánchez, tildando a unos de poco menos que terroristas y a otro de palurdo; los tweets sobre Rajoy o Rivera, o contra Susana Díaz o Puigdemont, dan mucho que pensar. En sentido contrario, cuando lo que se declara es admiración, ésta se proclama casi por decreto y, en realidad, no tanto por admiración al uno, sino por odio al contrario.

Si ya resultan peligrosas las mayorías absolutas, qué decir sobre absolutismos, totalitarismos y derivados. Cuando, en este tipo de coyunturas la razón queda apartada, la ciudadanía entrega a la política la misma carta blanca. Lo peligroso es que esta carta blanca no tiene legitimidad política y, sin embargo, todo el mal hacer que traiga será justificado por la sinrazón. Es una forma rapidísima de crear “napoleones” en un marco democrático. Algo a evitar, sin duda.

Sobre este blog
Acercarse a la realidad política es aburrido y difícil. Nosotros le ponemos remedio. Política para todas y todos, a pie de calle. Formación y divulgación política.
Ver todas las entradas
9 Comentarios
#11066 23:30 17/3/2018

hola disculpen quisiera saber si este libro es apto para que lo lean, alumnos de sexto grado de primaria asi como de pirmero y segundo de secundaria

Responder
0
0
#15361 4:43 2/5/2018

este libro habla en especial sobre el regimen sovietico pero representado en animales, sera facil de comprender pero por que no intentas con la pelicula

Responder
0
2
#10253 12:08 8/3/2018

Un libro todavía imprescindible, por desgracia, para comprender el país en que vivimos. Un libro que todo ciudadano debería leer, para abrir los ojos ante el auge del partido totalitario Podemos. Es imposible leer a Orwell sin que despierte, incluso aunque sea por un momento, la conciencia de la libertad y de su valor, y la identificación del totalitarismo que nos rodea, a pesar de que intenta esconderse tras las sonrisas de rata, las coletas y el morado.

Responder
0
2
#4416 16:25 13/12/2017

Quiero saber 4 ejemplos donde snowball disputa el poder contra napoleon

Responder
0
0
David 15:12 30/10/2017

Buen artículo, aunque quiero hacer una apreciación. En a parte del texto donde pone "En cualquier caso, conviven, cada cual hace su trabajo y van a la Asamblea de la Granja (organismo regulador de la misma) cada domingo, haciendo caso de las indicaciones promulgadas por el cerdo que, al principio de la novela, se muere (Marx)", creo que sería Lenin. Un saludo.

Responder
4
1
@FernanCamacho 9:18 31/10/2017

Una apreciación muy apreciada, siempre que he leído al respecto, he encontrado que era Marx. No obstante, re-comprobaré. Muchas gracias por la crítica, un abrazo.

Responder
1
0
Oswaldo 11:22 29/10/2017

Repito. Orwell aclaró en una entrevista y que no se inspiró ni en el estalinismo ni en el nazismo sino en la propia historia de Inglaterra, o ¿acaso las revoluciones liberales concretaron la libertad, la igualdad y la fraternidad ?

Responder
6
0
@FernanCamacho 9:25 31/10/2017

En el prólogo de la edición que cito afirma que le censuran por hablar de Stalin. En cualquier caso, si pudieras pasarme esa entrevista te lo agradecería mucho. En respuesta a tu pregunta, creo que hay mucha legislación que sigue la revolución francesa, la carta de ddhh de la ONU, por ejemplo, pero sigue estando por perfeccionar debido al mal uso que se le da a "la sombra de toda esa legislación" y a los equilibrios de poder que usan esas libertades para libertinar. Me dejas una idea para un artículo. Gracias por el comentario y por la crítica. ¡Un placer que me lea gente tan constructiva!

Responder
0
0
#1735 21:34 27/10/2017

Gracias

Responder
5
0
Sobre este blog
Acercarse a la realidad política es aburrido y difícil. Nosotros le ponemos remedio. Política para todas y todos, a pie de calle. Formación y divulgación política.
Ver todas las entradas

Destacadas

Pensamiento
Thomas Fazi: “No puedes solucionar una crisis creada por el euro dentro del euro”

Políticas de identidad, crisis económica, arquitectura del sistema financiero, posibilidades de una coordinación de gobiernos de izquierda dentro de la UE... Thomas Fazi se mete en todos los jardines del presente político común a los Estados europeos.

Antiespecismo
¿Qué hace un oso en las Bardenas?

Sendaviva celebra su decimoquinto aniversario con la amplición del número de animales explotados en su zoológico y con una nueva inyección de dinero público, cuatro millones de euros para 2018 y 2019, que suman un total de 68 millones aportados por el Gobierno de Navarra.