Urbanismo
Tomando el control de nuestra ciudad: cómo hacer urbanismo feminista desde abajo

Es en las ciudades donde se debe hacer un esfuerzo mayúsculo para que nuestra huella sea lo más sostenible posible.

Bicicritica 01
Ciclistas en una edición de Bicicrítica en Madrid. Olmo Calvo
29 may 2019 07:01

El discurso ecologista está empezando a hacer mella entre la población —pese a que apenas se tocó en la pasada campaña de las elecciones generales— gracias, en parte, a los movimientos liderados desde el sector juvenil en todo el mundo, que han encontrado en una chica sueca de 16 años un altavoz con el que decir alto que tenemos que solucionar la crisis climática entre todos, con el objetivo básico de tener un futuro al que seguir mirando. También por una ola verde que viene de Europa y que ha llegado para transformar los paradigmas políticos y aportar el factor climático al modelo de desarrollo y la agenda de los partidos.

Uno de los principales escenarios de pensamiento y crítica de esta nueva corriente ecologista se encuentra en el rediseño de las ciudades. Las urbes, y en especial las llamadas a ser ciudades globales, concentran paulatinamente un mayor número de personas que se sienten atraídas por el dinamismo, el desarrollo y las posibilidades que las caracterizan. En 2007, en el mundo había más población urbana que rural, y para mitad de siglo se espera que siete de cada diez humanos vivamos en ciudades. Eso lleva a varias conclusiones rápidas: la densidad de población de dichas urbes va a crecer aún más, y es en ellas donde se debe hacer un esfuerzo mayúsculo para que nuestra huella sea lo más sostenible posible.

El debate de las ciudades no se abre realmente de forma completa hasta ya entrados en el siglo XXI. Era un debate, en principio, sobre cómo reducir la huella de carbono, sobre la implantación de energías renovables, sobre sumarse localmente a ese Green New Deal que ansía despertar desde las asociaciones ecologistas y ciudadanía comprometida. La premisa era básicamente hacer nuestro entorno más verde y con aire más limpio. De ahí se suceden cambios en el modelo energético y, sobre todo, en movilidad urbana (impulso institucional al coche eléctrico o a la implantación de placas fotovoltaicas en las azoteas, por ejemplo).

Accesibilidad universal

Pero hacía falta introducir un elemento más en la ecuación: el factor de accesibilidad universal ligado a la idea trascendente del movimiento feminista. Las ciudades no solo se entendían como islas contaminantes, sino como lugares pensados urbanísticamente para favorecer el tráfico y aupar un modelo de desarrollo basado en la movilidad casa-trabajo-casa. Pareciera que no hubiese más realidad que la del trabajador (hombre, mayoritariamente) que sale pronto de casa para acudir a su puesto de trabajo y regresar casi a la hora de cenar. Al menos así es como estaba pensado el uso de espacios públicos a lo largo de la red urbana.

Pese a lo cual, esta realidad ha sido al fin llamada a cambiar, y en ello no podemos obviar el papel que han jugado los recientes equipos de gobierno de ayuntamientos como Madrid, Barcelona, Pontevedra o Vitoria en la transformación del espacio urbano pensando en colectivos vulnerables, minoritarios o marginados en las lógicas propias del siglo pasado; es decir, haciendo urbanismo con perspectiva feminista.

La facilidad de las comunicaciones permite, a su vez, que estas ciudades compartan directamente experiencias con urbes de todo el mundo y se organicen entre ellas elaborando una táctica global común. Gracias a esas comunicaciones, Carmena y Bill de Blasio pueden ‘tomarse un café virtual’ y pensar en cómo extrapolar proyectos como la peatonalización de Times Square o la ejecución de Madrid Central.

La ciudadanía, además, tiene que ser protagonista activa de este cambio. Las urbes tienen que transformarse desde abajo, desde las necesidades directamente expresadas por vecinos y vecinas, que son los que mejor conocen la realidad de los barrios que habitan. Las mujeres, las personas discapacitadas, los ancianos, las personas LGTBI y los niños han sido los grandes olvidados de la planificación del urbanismo y los servicios públicos. Y ante estas realidades, los ciudadanos tienen dos herramientas, a parte de la participación (que es un derecho en su esencia), que ayudan a la completa inclusión y accesibilidad: el feminismo y el urbanismo táctico, que han de ir de la mano.

Repensar la urbe

Por un lado, pensar la ciudad desde el feminismo implica notables mejoras para el bienestar general que solemos pasar por alto, y que gracias al movimiento, se están poniendo sobre la mesa y difundiendo. Ejemplos recientes son las experiencias que se llevan a cabo en distintas empresas de autobuses para que, durante las noches, las mujeres puedan bajarse donde soliciten independientemente de la ubicación de las paradas. Lograr que la mitad de la población camine de noche por la calle sin miedo es uno de los retos que se deben marcar, pero no el único. Eliminar barreras arquitectónicas para los discapacitados físicos y sensoriales, instalar aseos públicos pensando en las personas transexuales y transgénero, tornar las calles hacia espacios de encuentro y esparcimiento favoreciendo a la infancia, son solo parte de un conjunto amplio de estrategias para la construcción de barrios con vida y universalmente accesibles.

Y por otro lado, aplicar el urbanismo táctico como vía para lograr todo lo anterior. El término, extrapolado desde Sevilla, hace referencia al proceso de conversión de calles, plazas y avenidas en lugares amables y donde el peatón es el centro de la actividad, mediante obras de pequeño calado que, como expuse anteriormente en este artículo, permite la colaboración ciudadana tanto en el transcurso de la obra como después, permitiendo hacer cambios al ser elementos plenamente flexibles —con macetones o bancos que bloqueen el paso de vehículos, sin más—.

Esto permitiría la democratización de los espacios públicos, la posibilidad de que los vecinos elijan cómo quieren redistribuir las calles de las que hacen uso; y ello no puede entenderse además sin la eliminación del coche en muchas zonas que no esté justificada. Según la Fundación Ellen MacArthur, que trabaja en el diseño de un futuro en el marco de una economía circular, en Europa el coche está aparcado el 92% del tiempo y emplea un tercio del mismo en buscar aparcamiento, lo que ahonda aún más en la insostenibilidad que implica que todos tengamos vehículo privado.

Los proyectos de peatonalizaciones se han convertido en un eje central de competición política a nivel local. Gracias a las aportaciones de movimientos recientes se está consiguiendo sacar al debate público los usos y necesidades ciudadanas en el rediseño urbano, pero también existe una contrapartida invisibilizada por ahora: un greenwashing como reclamo publicitario que ahondará más en la guerra de trasfondo de las ciudades para las multinacionales o para los habitantes. ¿Dónde buscaremos el equilibrio? La pugna solo acaba de empezar.

Relacionadas

Tribuna
La calle es la clave
Las calles vacías han puesto en evidencia que el espacio público es imprescindible para la cohesión social y aquello que nos mantiene unidos como comunidad.
Coronavirus
¡Abrid los parques!

Mientras A Coruña, Barcelona, Bilbao o Zaragoza han abierto sus parques y zonas verdes, otras grandes ciudades como Madrid o Móstoles los mantienen clausurados en una decisión de las corporaciones municipales cuanto menos cuestionable.

1 Comentario
#35110 12:20 29/5/2019

Muy interesante así como necesario!

Responder
2
0

Destacadas

Brecha salarial
Esto es la brecha salarial: un 40% menos de salario si barres en el interior

Un barrendero que escoba las calles de Bilbao cobrará este mes 1.477 euros, frente a los 1.028 euros de quien barre el interior de los edificios municipales. Ellos se ocupan del espacio público visible. Ellas, del invisible.


Actualidad
De Colombia a India. Ciclones y totalitarismos

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios. Un nuevo formato de El Salto TV: el Plano Maestro.

Coronavirus
La mascarilla, nuestra nueva frontera

La obligatoriedad de la mascarilla simboliza lo que me atrevería a calificar de mutación antropológica: nuestros gobernantes, con el apoyo de pensadores de la altura de Byung-Chul Han, parecen estar decididos a que la cara no enmascarada comience a parecernos obscena.

Drogas
Más opioides, más alcohol y cannabis al doble de su precio: las drogas durante el estado de alarma

¿Qué ha cambiado en el mundo de las drogas durante los dos meses de confinamiento? Javier Sánchez Arroyo, coordinador de Consumo ConCiencia, responde a las dudas sobre el uso y posible abuso de sustancias en este tiempo.

Antifascismo
Salir del armario de la patria

Hablar de patria en la izquierda es casi tan jodido como salir del armario, y mira que suele ser tortuoso. Pero la realidad es que, una vez que sales, se está bastante mejor.

Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Teatro
Cuando en el teatro se representaba la huelga

La huelga fue protagonista, principal o secundaria, en numerosas obras de teatro escritas y representadas en España en la bisagra entre los siglos XIX y XX. El hispanista Gérard Brey ha analizado en profundidad lo que denomina “teatro de la huelga”, un subgénero hoy olvidado y desaparecido de la escena actual.

África
La comunidad sostiene las vidas vulnerables en Nairobi durante la pandemia

Ante las medidas del gobierno de Kenia por el covid-19, muchas familias que viven al día se enfrentan a graves dificultades para acceder a productos de necesidad básica y a una violencia policial estructural que pone en riesgo su vida.

Últimas

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

Historia
Vasco Núñez de Balboa y el consenso del pueblo

Las cacerolas que estos días reclaman en la calle Núñez de Balboa el fin de un supuesto golpe de Estado nunca habrían tolerado que un Vasco Núñez de Balboa existiese.