Tribuna
28 de febrero: soberanía y lucha de clases

El histórico líder Juan Manuel Sánchez Gordillo apela a la unidad de los pueblos contra el capitalismo para recuperar la soberanía.

Somonte 1 de mayo
Mitin en Somonte, finca ocupada por el SAT. Hazeína Rodríguez

Es alcalde de Marinaleda (Sevilla) y miembro del Sindicato Andaluz de Trabajadores.


publicado
2018-02-28 16:24:00

No se puede hoy menos que nunca ser de izquierdas e internacionalista sin ser soberanista.

Así lo entendió el SOC y el SAT desde su fundación. Y así ha sido y tiene que seguir siendo nuestra práctica y la de nuestro pueblo.

Porque somos anticapitalistas y creemos que es preciso abolir la propiedad privada de los medios de producción hemos practicado, y tenemos que seguir practicando, algo que ahora parece que se quiere olvidar, que es que en esta sociedad del 2018 siguen existiendo dos clases sociales de intereses antagónicos como son la burguesía capitalista (terrateniente industrial comercial, bancaria…) y la clase obrera que no tiene más que sus manos.

Hacer una opción de clases significa, aquí y ahora, enfrentarnos con cuantos medios tengamos a nuestro alcance a una burguesía descaradamente ladrona y explotadora, que impone desde la dictadura del mercado condiciones laborales más propias del siglo XIX que del XXI.

Los gobiernos como marionetas dóciles aplican el fascismo económico brutal que desmantela y aplasta a la clase obrera

Practicar la lucha de clases significa meterle fuego a las dos reformas laborales puestas en práctica primero por Zapatero (PSOE) y después por Rajoy (PP), que han dejado a la clase obrera absolutamente indefensa ante el patrón: despido más libre y más barato, precariedad absoluta hasta el 90% del empleo, sueldos de miseria en los que se pagan tres o cuatro euros la hora y se paga en negro para no dar a los trabajadores de alta en la Seguridad Social. Horarios leoninos de hasta las 10 y 11 horas la jornada, convenios laborales que no se cumplen en la industria, en el campo, en la construcción, en los servicios… Mafias organizadas con las ETT y abusos increíbles con la contratación claramente esclavista de inmigrantes en la fresa de Huelva, los invernaderos de Almería, la naranja en Córdoba y Sevilla.

Más del 30% de la economía es sumergida y eso ya se sabe es una esclavitud asegurada para mujeres y hombres que, como están ilegales, no se atreven ni tan siquiera a denunciar porque si lo hacen no les queda otra salida que el hambre y la miseria. Y esto tiene un nombre: terrorismo laboral.

La violencia y crueldad de la burguesía ha regresado y se ha multiplicado en sus abusos, que son prácticas decimonónicas y fascistas.

La clase obrera esta hoy terriblemente violentada y claramente indefensa en una convivencia corrupta entre el omnímodo poder económico (mercados, Bruselas, Organización Mundial del Comercio…) y el poder político, con gobiernos que no solo evitan estos atropellos sino que los fomentan desde las leyes, los imponen con represión y/o el aplauso político, vendiéndolo como progreso.

Los gobiernos como marionetas dóciles aplican el fascismo económico brutal que desmantela y aplasta a la clase obrera y la deja tirada en la basura como esclavos sin derechos.

Queda así la clase obrera robada de toda soberanía, de toda capacidad real de decidir, puesto que se le ha quitado todas las herramientas legales y de acción, absolutamente secuestradas por una represión cada vez más dura aunque sibilina (ley Mordaza) y por una creciente criminalización de sus luchas, aunque sean no violentas. Hasta el extremo de dejarles aniquilados en su miseria como personas y como clase o simplemente en la cárcel, como presos preventivos.

Por tanto, reclamar soberanía social laboral y política responde a un interés de clase frente a quien se la roba todos los días y a todas horas: el capitalismo imperialista dominante.

Pero este interés de clase de recuperar la soberanía como expropiado y explotado hoy se pone en el centro de su interés subvertidor y revolucionario.

El imperialismo económico desde la crisis ha provocado un trasvase de soberanía del ámbito de lo político al ámbito de lo económico (mercado) de tal manera que cada vez se decide menos desde los parlamentos y los gobiernos a los que se deja vaciados de contenido.

El "Dios Mercado" todopoderoso pone de rodillas a los Estados a las Naciones a los Pueblos y los somete a su dictadura leonina y a sus reglas del juego, que no son libres sino que funcionan como la ley de la selva. Las multinacionales y el capital financiero imponen reglas totalmente egoístas y miserables, y para ello cuentan con herramientas tan poderosas como FMI, Banco Mundial, o la OMC.

Reclamar soberanía pues desde Andalucía o desde Cataluña o desde Euskal Herria… como pueblo no es pues una cuestión solo identitaria,  sino que esas luchas nacionales coinciden con la lucha por otras condiciones laborales. El interés nacional por la soberanía coincide con el interés de clase.

Reclamar poder político aquí y ahora es quitarle al imperialismo económico lo que acumuló, monopolísticamente, que es la capacidad real de decidir.

Decide solo el Mercado. El mayor ladrón de soberanía es el imperialismo económico. Quitarle poder político es, pues, una lucha de liberación de clase y como pueblo.

Andalucía tiene que reclamar soberanía y los andaluces como trabajadores y como andaluces hemos de exigir poder político para acabar con el capitalismo y sus estructuras, hoy por hoy ladrones de derechos y libertades.

La lucha nacional y la lucha de clase tienen un interés común: reclamar soberanía política y económica. Hoy, en manos de una minoría que controla el Mercado y su mecanismo de imposición.

El obrero ya no es nadie. Los pueblos no son nadie. Andalucía en el contexto nacional e internacional no es nadie.

Si la clase obrera (mujeres y hombres) no deciden por sí mismos actuar, deciden por ellos. Si las andaluzas y andaluces no deciden como tales, otros mandan por ellos.

No somos nada como pueblo, como Nación. No somos nada como trabajadores.

Solo unidos como trabajadores y como andaluces podemos debilitar y acabar con el capitalismo que nos roba la soberanía como clase y como nación.

¿Soberanía para Andalucía para qué?

Soberanía para acabar con el paro y generar una economía de rostro humano y solidario donde la persona sea el centro de todos los quehaceres.

Soberanía para acabar con la corrupción y por tanto con el capitalismo, que es en sí mismo una extraordinaria máquina de delinquir. Ética a la política.

Soberanía para que la energía sea pública e inespeculable. Al servicio de la pequeña empresas y de las familias más pobres. La energía como un derecho inalienable de las personas.

Soberanía para que la vivienda no sea una mercancía con la que se hace negocio y se especula,  sino un derecho real reclamable por ley. Para que todas las personas tengan garantizado un techo.

Soberanía para que Andalucía sea una nación de paz y de solidaridad entre los pueblos y desaparezcan las bases militares imperialistas de Rota y Morón, que están expendiendo la muerte y destrozando la soberanía de otras naciones y pueblos. Ningún andaluz por ningún motivo debe participar en ninguna guerra.

Soberanía para desprivatizar el agua y que sea pública y al servicio del pueblo. El agua está hoy convertida en negocio de multinacionales. Con el agua nadie puede especular.

Soberanía para poder disponer de un Banco Público Andaluz que sea capaz de invertir donde le convenga a los intereses de Andalucía y sus gentes.

Soberanía para que la sanidad y la educación sean públicas, universales y gratuitas. No a los convenios concertados con entidades privadas.

Soberanía para alcanzar la soberanía alimentaria y la Reforma Agraria que dé el uso de la tierra y las semillas a las comunidades que la habitan y la trabajan.

Soberanía que debe ser solidaria con todos los pueblos y naciones del planeta, porque al fin todas naciones y pueblos tienen un enemigo común que les aplasta a todas y les roba sus recursos, a unos de una manera y a otros de otra.

Nuestro soberanismo o nacionalismo es pues internacionalista y solidario. Es decir, cuando luchamos en Andalucía por nuestra soberanía y frente al capitalismo, estamos siendo solidarios con la lucha por su soberanía del pueblo palestino o del pueblo kurdo o del pueblo saharaui…

Del mismo modo, la lucha por su soberanía de otras naciones y pueblos del Planeta o del Estado español no son nunca contra nosotros, sino a favor de todos los que luchan contra el imperialismo capitalista.

Por eso espero que este 28 de febrero no pueda utilizarse Andalucía y la blanca y verde para frenar o servir de freno de otras luchas de pueblos hermanos como el catalán, el vasco o el gallego.

Su lucha es nuestra lucha. Nuestra lucha es su lucha. Porque los pueblos somos hermanos. El capitalismo es el único enemigo que tenemos que batir para que las personas las clases sociales y las naciones puedan ser verdaderamente libres y soberanas.

¡Viva la lucha de la clase obrera!
¡Viva la Utopía!
¡Viva Andalucía libre y soberana!

Relacionadas

Tribuna
Acuerdo UE-Mercosur, un mal acuerdo en el peor momento posible

El acuerdo de la Unión Europea y Mercosur, cerrado la semana pasada después de 20 años de negociaciones, traerá graves consecuencias medioambientales y económicas.

Tribuna
Construir la Europa fortaleza: muros, aislamiento y narrativas de odio

La frontera continúa siendo un instrumento de los privilegiados, un síntoma de la cartografía de la desigualdad global que nos rodea. Nueve países de la Unión Europea han construido muros para impedir la entrada de personas migradas.

Tribuna
Cuatro años por delante para la izquierda andaluza

Todo apunta a que lo que realmente requeriría Adelante Andalucía para alcanzar nuevas cotas electorales sería precisamente tiempo y maduración. Tiempo y maduración para realizar con convicción y valentía su ventaja potencial en los campos andalucista, ecologista, laicista y feminista, todos campos que están llamados a ser marcos relevantes de la agenda mediática en futuros pulsos electorales.

1 Comentario
#9430 24:08 28/2/2018

La lucha de todos los pueblos unidos contra el imperialismo!! Conseguiríamos la soberania! Y el poder que tienen los mercados! Es el problema!!!!si los pueblos nos peleamos entre nosotros, estamos perdidos!somos muchos ellos son pocos!! Juntémonos los pueblos del
Mundo!!!!

Responder
1
1

Destacadas

Educación
Medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Actualidad LGTBIQ+
Indignación por la homofobia del gobernador de Puerto Rico y otros titulares de la actualidad LGTBIQ

La ola de indignación por un chat sexista y homófobo en el que participaba el gobernador Ricardo Rosselló ha prendido la mecha de una protestas en Puerto Rico a las que se ha sumado Ricky Martin o Bad Bunny. La Cámara de los Comunes ha instado al Gobierno de Irlanda de Norte a aprobar el matrimonio igualitario lo que podría ser una vía para que este derecho fuese una realidad en todo el Reino Unido. La actualidad LGBT de las últimas dos semanas pasa también por Botsuana, EE UU, Ecuador y Polonia.

Bebés robados
Ni un paso atrás

Son sorprendentes algunas declaraciones de la prensa que dicen que este hallazgo puede dar un vuelco al relato sobre bebés robados. No debería ser así, ya que si algo se ha demostrado con este reencuentro es que el tráfico de bebés existía.

Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Globalización
Frente a la cumbre del G7, otro mundo es posible

Los máximos dirigentes de Estados Unidos, China, Rusia, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido se encontrarán en Biarritz para perfilar una agenda que imponer al mundo. El modelo que defienden merece una respuesta en términos constructivos, que sea capaz de demostrar que otro mundo es posible.

Últimas

La Rioja
Segunda investidura fallida en La Rioja

La falta de acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos imposibilita la investidura de la socialista Concha Andreu tras dos reuniones de urgencia en las últimas 24 horas. Por delante dos meses de negociaciones hasta el próximo intento.

Fascismo
La resurrección y el infierno

Las recientes disputas con el Vaticano a propósito de la exhumación de Franco, nos llevan a recordar los estrechos vínculos de la Iglesia con el fascismo y a ponernos de nuevo en guardia ante quienes buscan deshumanizar y exterminar al otro.

Obituario
Un sentido adiós a Paco López Jiménez
Este 16 de julio, de manera tan dolorosa como inesperada, nos abandonó Francisco López Jiménez, "Paquillo", militante ecologista de referencia
Fronteras
Grecia y la cuestión meridional de la Unión Europea

La perspectiva griega nos permite ver con mayor claridad la realidad del “Estado de seguridad”, que está surgiendo dentro de la UE, en la medida en que ese organismo está otorgando a las políticas neoliberales un estatus constitucional mediante un mecanismo liberado de cualquier forma de control democrático.

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno.