Sistémico Madrid
El pacto con el diablo de los Carceller

Demetrio Carceller Arce y su padre pagaron para no pisar la cárcel y no tienen una serie de televisión porque su historia transcurre entre Teruel, Terrassa, Burgos y Madrid. Ellos y un puñado de viejas fortunas catalanas se reparten la petrolera Disa, socia de control de Sacyr, Ebro, Cacaolat y Rodilla.

Calle Tambre El Viso
Cómo llegar ▶ Calle Tambre 24, colonia de El Viso. Madrid . David F. Sabadell

publicado
2018-08-18 06:40

Me quedé mis buenos 25 minutos delante de la casa, en la calle Tambre 24, un chalet de cuatro plantas en la colonia El Viso, y no vi nada parecido a una cárcel. Seguí hacia el norte hasta la Avenida de La Habana 172, que aloja sus empresas conocidas, y un poco más hasta Jerez 4, el domicilio para alguna de sus sociedades en Londres. Y nada. Nada parecido a una prisión.

Demetrio Carceller Arce (Madrid, marzo de 1962), o Carceller Junior, como se hace llamar en la City, o Demetrio III, su ordinal genético, no está en la cárcel ni se le espera. Tampoco dormirá en ella ya su nonagenario padre, ni la pisó su abuelo. Y, sin embargo, todos la han merecido. No solo eso, sino que, lo que es la providencia, Sacyr —la cual controla— es toda una campeona construyendo cárceles.

Hablamos del primer socio de Damm, la cervecera de la burguesía catalana. Está escrito que Carceller I (Demetrio Carceller Segura), que aterrizó en Terrassa desde el Bajo Aragón a primeros del siglo XX, fue el primer gran comisionista moderno. Ingeniero textil, liberal y luego falangista de primera hora, durante la dictadura de Primo de Rivera contribuyó a la creación de Campsa (1927). El negocio del crudo era tal que en paralelo se alió con banqueros y empresarios catalanes para fundar Cepsa (1929), la única petrolera a la que se permitió operar, instalada en el puerto franco, que entonces era Canarias.

La guerra le fue propicia. Huyó a Burgos. Para Franco negoció con la Standard Oil de Rockefeller el suministro de combustible y le previno sobre el timo de la gasolina sintética. Y así, en 1940, tras un viaje a Berlín, el Caudillo le encomendó la cartera de Industria y Comercio, es decir, el presupuesto para la reconstrucción del país, que repartió al gusto.

Cerveza y gasolina. Nadie repara en cuánto se parecen estos líquidos. Dos oligopolios florecidos al mismo tiempo, con poca variedad de género y precios aparentemente pactados entre los competidores. Es con los hijos de aquellos catalanes que dieron vida a Cepsa y luego ganaron la guerra con quien hoy Carceller III se reparte Disa Corporación Petrolífera, la primera empresa de Canarias. A saber: los banqueros Recasens y Figueras-Dotti, los Lliso, los Ribas y los Biosca. Sus refinerías nutren de gasolina y plásticos a las islas y opera 600 gasolineras. Disa es dueña del 16,1% de Sacyr y del 30% de Damm, que a su vez controla la cadena Rodilla, Cacaolat (50%) y el 10% de la arrocera Ebro Foods.

Al menos otro 14% de Damm es directamente de los Carceller. Concretamente, de su firma Seegrund BV, holandesa, la punta del iceberg de su emporio extramuros, el que idearon Carceller III y su padre para no pagar a Hacienda. El mismo por el que Carceller Coll (Carceller II) simuló durante 15 años que vivía en Portugal e Inglaterra, apagando las luces de su casa en Galapagar, pagando en efectivo en restaurantes y joyerías. Ocultaron más de 500 millones de euros en sitios como Niue (Oceanía). Para ello se valieron de la experiencia del abogado Gabriel Petrus Becerra y de Mossack Fonseca. En 2014, el juez Ruz les impuso una fianza de 713 millones y en 2016 pactaron el pago de una multa de 93 millones, la mayor por un delito fiscal en España. La mayor, a secas.

Padre e hijo viven en Madrid, son dueños de fincas en Extremadura y Andalucía. Veranean en Sanxenxo. Lo normal. Las Parras de Castellote SA —bautizada como el pueblo de Teruel donde nació Carceller I— regenta concesionarios (Tecsa) y empresas de vinos y de pádel. En Londres, es dueño de Beachlake Limited. Incluso hay ya un Demetrio IV —Carceller Fernández-Cid— preparando la siguiente temporada, empleado en el fondo de inversión Altamar Capital. Otra hija trabaja en Google.

Vuelvo a la estampa de la casa de la calle Tambre y sus 20 metros de fachada. Huele a flores, oigo un cortacésped, distingo un laurel, un magnolio, un ciprés y un arce (de Carceller Arce, imagino). Dijo un maestro que murió de pena en la Guerra Civil que los grandes filósofos son los bufones de la divinidad. Me pregunto para qué hemos quedado entonces las periodistas. Para cantoras sobre el 1%, me respondo a mí misma. 

Sistémico Madrid
Juan Abelló ya estuvo allí

A pocos pasos de la estación de metro de Rubén Darío se encuentra una de las esquinas más vigiladas del país. Empotrada entre el Ministerio de Interior y la Fiscalía General, está la sede de Torreal.

trilogía de la cerveza

Sistémico Madrid
Comenge: el ejecutivo que abatió El Águila

En 1940, un capitán llegó a la fábrica de El Águila. Anidó en su presidencia, la gobernó desastrosamente durante 44 años y obtuvo un pedazo de las embotelladoras de Coca Cola en Valencia y Madrid. Caso cerrado. 

Sistémico Madrid
Un mal trago de Mahou

Trilogía de la cerveza, 1ª parte: cerveza y educación privada maridan y hasta comparten chalé. Desde Avenida Valle 38, la heredera de Mahou Ana Francisca Gervás ha convertido los beneficios de la cervecera en una red de colegios de pago.

Relacionadas

Sistémico Madrid
Los Gallardo, raíces profundas

La tercera fortuna de Catalunya aloja en un piso de Madrid la sociedad que articula su imperio farmacéutico y sanitario, valorado en más de 3.000 millones de euros.

Sistémico Madrid
Marta Álvarez, un paso al frente

La llegada de la primera mujer a la presidencia de El Corte Inglés en 80 años coincide con un plan para despedir a 10.000 trabajadores. En Marqués de Riscal 11, donde Isidoro Álvarez encontró el amor en los años 60, su viuda y sus hijas adoptivas aún alojan sus negocios.

Sistémico Madrid
José Lladó, todo viejo bajo el sol

El exministro José Lladó, pilar del añejo empresariado de la Transición, es la punta de lanza de los negocios españoles con la familia real saudí y uno de los terratenientes superpropietarios de Madrid, con al menos 12.700 hectáreas dedicadas a la caza.

4 Comentarios
#44096 25:43 3/12/2019

Artículo subjetivo totalmente. Contrasta bien antes.

Responder
0
1
Carlos 22:22 30/1/2019

Mucho envidioso por aquí... Vaya artículo malo, Felicia. Esa subjetividad sobra en un periodista. Tal vez no lo seas...

Responder
1
13
Anònim 22:26 18/8/2018

Ánimo Felicia! Será de un 1% muy interesado en que El Salto siga en su andadura sacando los trapos sucios de mangantes. Damm, Falange, Cepsa, Disa, Sacyr, Rodilla (fundada en 1939, mala fecha para no sospechar), Cacaolat!! (Quelcom ho diría), Seegrund!!!! En fin. Gracias por la investigación.

Responder
16
4
#26901 13:37 30/11/2018

Esta claro, aqui la Corrupcion vaga a sus anchas.

Responder
5
2

Destacadas

COP25
La Cumbre del Clima se acerca al abismo ante la falta de acuerdos

Los principales contaminantes bloquean las negociaciones en las últimas horas de la COP. Fridays for Future llama a una sentada masiva en la entrada del Palacio de Congreso del Ifema este viernes para presionar a los gobiernos a que firmen una acuerdo ambicioso.

Burbuja inmobiliaria
El nuevo informe del CGPJ revela que una familia es desahuciada cada 12 minutos

Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) revelan un descenso general en la cifra de desahucios. Sin embargo, los datos siguen siendo propios de “una brutal emergencia habitacional”, según el Sindicato de Inquilinos de Catalunya. 

Reino Unido
El laborismo sueña con una remontada para ganar las elecciones del Reino Unido

Desde las siete de la mañana, la población de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte vota a la nueva cámara de los comunes. Los laboristas, dirigidos por Jeremy Corbyn, aspiran a una victoria cimentada en la diversidad étnica y la recuperación de los valores socialistas.

Enfermedades laborales
Las deudas pendientes del caso Ardystil

Seis personas murieron y 72 enfermaron trabajando en fábricas de aerografía textil en Cocentaina, Alcoi y Muro d’Alcoi (Alacant) hace 27 años. El síndrome Ardystil vuelve ahora a la actualidad: la Generalitat Valenciana ha cumplido, más de dos décadas después, su compromiso de sufragar los gastos jurídicos derivados del caso.

Asturias
Absueltas las “cinco del Naranco” que intentaron parar un desahucio en 2012

La justicia da por probado que las cinco personas acusadas de atentado a la autoridad durante un intento por parar un desahucio no son culpables.

Últimas

La Manada
El Tour de La Manada: la banalidad de la vanguardia y el dolor de la víctima
Homo Velamine intentaba hacer reflexionar a la sociedad sobre la presencia de noticias falsas en unos medios de comunicación con la web del tour de La Manada.
Honduras
Miriam Miranda: “Honduras se convirtió en un laboratorio político después del golpe de Estado de 2009”

Miriam Miranda, defensora de derechos humanos garífuna de Honduras, es una de las voces que advirtieron de que el desarrollo que prometen las empresas que explotan bienes naturales no significa progreso para las comunidades. Hoy que la crisis del clima está aquí, resulta indispensable poner de nuevo en primer plano esas voces.

Política
¿Se puede pensar políticamente Castilla?

Cualquier intento de transformación seria del Estado español, ya sea cultural, territorial, económica, social o política, pasa necesariamente por Castilla.

Transfobia
La Federación Trans acusa al Partido Feminista de cometer delito de odio

Los mensajes tránsfobos del partido liderado por Lidia Falcón provocan que la Federación Trans reclame a Izquierda Unida su expulsión de la coalición y eleve el caso a la justicia.

Renta básica
Feministas presentan un manifiesto a favor de la renta básica universal

Las firmantes consideran urgente situar la renta básica en la agenda del movimiento feminista con el fin de potenciar herramientas que apunten a la igualdad material y aporten autonomía a todas las mujeres.

Crisis climática
Algo huele mal en la Cumbre del clima
Estos días se celebra en Madrid la Cop25. A nosotros siempre nos da por desconfiar de aquello a lo que da cancha el telediario y Coca Cola.