Salario mínimo
A favor de aumentar el salario mínimo

Son sorprendentes las reacciones de PP y Ciudadanos contra el aumento del salario mínimo cuando estos han votado en contra de limitar los sueldos desorbitados de los políticos allí donde se ha planteado la medida.

Pablo Casado, brazo en alto, ante las murallas de Ávila
Pablo Casado, brazo en alto, ante las murallas de Ávila

publicado
2018-11-03 11:38

Venezuela, okupas y el fin de España. Estos son los mensajes que de nuevo se escuchan por el baluarte derechista conformado por el Partido Popular y Ciudadanos. Titulares alarmistas ante los acuerdos presupuestarios del Gobierno y Podemos en materia social. Todo análisis objetivo ha sido sustituido por un festival de exageraciones del que el tío Trump se sentiría profundamente orgulloso. Y entre las medidas más demonizadas, se encuentra la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros mensuales. Una medida que, sin duda, ha sido posible gracias a la presión social ejercida por cientos de miles de personas que se movilizan cada día en las calles por nuestros derechos.

Sorprende que PP y Ciudadanos se rasguen las vestiduras ante una medida que provocará que todos vivamos un poco mejor. De hecho, es una medida que los sindicatos de trabajadores ya advierten que aunque es necesaria, es insuficiente. Especialmente comparándola con nuestros vecinos europeos, pues en la propia Alemania el salario mínimo se ha subido recientemente a 1.645 euros mensuales. Pero son aún más sorprendentes estas reacciones teniendo en cuenta que PP y Ciudadanos han votado en contra de limitar los sueldos desorbitados de los políticos allí donde se ha planteado la medida.

Ocurrió en el Parlamento de Andalucía, cuando la medida fue planteada por Teresa Rodríguez en nombre de Podemos. Ocurrió en el Consistorio de Barcelona, cuando lo propuso Ada Colau por el grupo de Barcelona en Comú. Y entre muchas formaciones políticas se desataron risas quijotescas cuando Podemos y los comunes pusieron un tope a sus salarios de 2.200 euros mensuales donando a proyectos sociales todo lo que les sobrará.

Si compramos el mantra de que no hay dinero ¿por qué PP y Ciudadanos se enfadan tanto con que nuestros padres, hijos, amigos y vecinos tengan un sueldo un poco más justo y en cambio muestran una oposición tan descarnada a limitar sus propios salarios desorbitados? ¿Por qué aquellos que están en contra de aumentar el salario mínimo son los mismos que están en contra de establecer un salario máximo?

De hecho, el salario promedio de un diputado en España posee una base de 3.113 euros mensuales, a lo que se suman suplementos para gastos de 896 euros si son de Madrid o 1.874 si proceden de otros territorios. Y que no falten las dietas por viajes

Recordemos que fue el mismo Rajoy, durante su mandato, quien se subió dos veces su propio sueldo a través de los Presupuestos Generales llegando a alcanzar una cifra superior a 6.400 euros mensuales, sin contar lo que percibiera a través de los sobres de Bárcenas. ¿Y Casado? De momento no se ha querido revelar su sueldo como presidente del PP, el cual se especula que podría superar la friolera de 100.000 euros anuales ¿Y Rivera? En 2015 llego a cobrar hasta 83.000 euros anuales, casi 7.000 euros por mes. De hecho, el salario promedio de un diputado en España posee una base de 3.113 euros mensuales, a lo que se suman suplementos para gastos de 896 euros si son de Madrid o 1.874 si proceden de otros territorios. Y que no falten las dietas por viajes, de 120 euros por día en viajes nacionales y 150 euros por día en viajes internacionales. Un absoluto despropósito.

En un país donde cinco millones de familias sufren pobreza energética, donde los jóvenes que alquilan dedican más del 60% de sus ingresos a mantener su hogar, donde hasta hace poco se racaneaba con actualizar las pensiones al IPC, en el cual los profesores asociados en la universidad cobran menos de 600 euros mensuales, en un país que ocupa el tercer puesto de la Unión Europea en pobreza infantil, ¿los ciudadanos deben aceptar que políticos repletos de privilegios se dediquen a tratar de empobrecer sistemáticamente su futuro?

Si para PP y Ciudadanos no hay dinero para dedicar a vivienda, sanidad, educación y pensiones, ¿por qué lo hay para pagar salarios desorbitados? La respuesta es que sí hay dinero. Hay dinero. El problema radica en su distribución. Y ahí, en su distribución, está también la clave del asunto. Porque PP y Ciudadanos saben muy bien que conforme una sociedad esté más empobrecida, es más sencillo atemorizarla. Y conforme una sociedad esté más atemorizada, es más fácil desmovilizarla. En pocas palabras, saben bien que una sociedad ahogada que lucha por sobrevivir tendrá menos tiempo para tomar las riendas de su propia vida. Doctrina del shock en toda regla.

Y cuando los gobernantes pierden el miedo a los gobernados es el momento más propicio para utilizar la política como un ascensor social. Es el momento en el que aumentar sus salarios con todo el descaro. Es el preciso instante en el que se pueden labrar maquiavélicamente cargos en el sector privado concediendo favores a los bancos, a los fondos buitre y al IBEX35. Como el rescate a la banca, realizado con más de 77.000 millones que fueron expoliados de nuestros bolsillos. Una cifra que, por cierto, es 13 veces mayor que el gasto que supondría aumentar el salario mínimo a 900 euros mensuales, establecido en una partida de 5.700 millones.

PP y Ciudadanos saben bien que los favores a la clase financiera les pasan factura cuando la ciudadanía se organiza. Hace muy poco les costó el poder en el Congreso. Y por eso su objetivo es que estemos siempre peor, con más dificultades para reaccionar. Porque cuanto peor para todos, mejor para ellos. Por eso temen, y temen con todas sus letras, que se aumente el salario mínimo. Porque alcanzar una oportunidad para vivir mejor hoy es alcanzar una oportunidad para luchar con más intensidad mañana. Con menos miedo y más esperanza. Socializando derechos y suprimiendo privilegios.

Y ahora es el momento. Pues a la vuelta de la esquina están las elecciones municipales, autonómicas y europeas. Una ventana de oportunidad para señalar a aquellos que pretenden imponer sus privilegios sobre nuestros derechos. Un horizonte que puede ser tomado por mareas de pensionistas, estudiantes, profesores, inquilinos y personas de a pie de toda condición para conseguir aún mejores medidas.

Si no queremos que unos hombres con corbata a los que pagamos sueldos de infarto decidan desde sus despachos si la gente de a pie tenemos derecho a comer o no, tenemos en nuestras manos una oportunidad de oro en las próximas elecciones. Depende de nosotros.

Laboral
El Gobierno se compromete a subir el salario mínimo hasta los 900 euros tras el pacto con Podemos

El acuerdo presentado como paso previo a la discusión de los Presupuestos Generales del Estado de 2019 deroga algunos aspectos de la reforma laboral de 2012 e incluye una subida sustancial del salario mínimo.

Relacionadas

Agricultura
Un mes en huelga para conseguir el salario mínimo en invernaderos de Almería

Medio centenar de trabajadores consiguen, tras un mes de huelga, que en los invernaderos del Grupo Godoy se aplique el salario mínimo interprofesional.

Salario mínimo
Un salario mínimo europeo y cinco historias de vida

La recién elegida presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, ha propuesto la creación de un salario mínimo europeo durante su mandato.

6 Comentarios
#30777 22:09 19/2/2019

La situación esta complicada, más con el salario mínimo. Yo usé una página llamada https://es.gowork.com/ donde la gente comenta sobre sus empleos y empleadores, y sirve mucho para encontrar de forma individual trabajo. Se las recomiendo. Esperemos que España progrese y supere esto.

Responder
2
0
#25497 18:25 4/11/2018

El problema del salario mínimo no es que la derecha quiera o no quiera, todo el mundo quiere que suba; pero subirlo de golpe aumenta enormemente los costes salariales y esto destruye empleo, eso lo entiende cualquiera. No se puede decidir algo así una noche de copas.

Responder
2
4
#25535 19:58 5/11/2018

Se podría hacer el planteamiento inverso: a menos dinero, menos consumo y por tanto menos empleo. De hecho, los países con mayor salario mínimo poseen cotas de paro menores que España. Así que, la experiencia dicta lo contrario. Una respuesta a este tema no puede realizarse en una noche de copas.

Responder
1
0
#25478 9:14 4/11/2018

Pues sin duda merecemos y mucho mas que ese salario hablo de parte de todas las empleadas domesticas que dejamos nuestra piel para en bien estar de cuidar de la familia que nos ha contratado que Dios sabe cuan sacrificado es nuestro trabajo y ahi lo dejo ojalá que se cumpla esa subida cosa que tanto trabajadores de distinta clase obrera,lo necesitamos

Responder
2
0
Eloys 3:41 4/11/2018

Vaya vergüenza estos putos políticos cinicos, pago 750 de alquiler como puedo vivir con 900 euros al mes, es una miseria de sueldo como tienen la cara dura de negarse a subirlo a esa miseria..

Responder
4
0
Cuatreros. 23:14 3/11/2018

Cuanta razón tienes, una sociedad aborregada y políticamente inculta es lo que nos lleva a no hacer frente a tanta desigualdad , sólo hace falta pasear por el centro de una ciudad como Madrid para ver que el consumismo tapa a la pobreza nos fijamos en grandes escaparates y pasamos de la persona que duerme debajo del mismo, una clase política corrupta, mirando sólo por alcanzar el poder , dando migajas al pueblo aliada del capital es lo que tenemos, ¿ Y porque los tenemos? la respuesta está al principio de ésta reflexión.

Responder
5
0

Destacadas

Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Elecciones 10N
Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.

Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (I)

Semanas antes del 20 de octubre ya parecía claro que la estrategia tanto de la oposición parlamentaria como de las fuerzas ultras y violentas agrupadas en los Comités Cívicos de Santa Cruz, Potosí y otras ciudades, era no reconocer los resultados electorales si estos daban un triunfo a Evo Morales.

Memoria histórica
Mientras les quede voz
Luisa Vicente preside la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, desde donde trabaja para recuperar la memoria de las 1.300 víctimas de la provincia.
Reino Unido
Por qué necesitamos sindicatos de inquilinos

Los sindicatos de inquilinos son la historia de la gente que desarrolla y se otorga poder a sí misma, y esa es la clave de cualquier cambio radical que merezca la pena y perdure.

Últimas

Refugiados
Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.