Una marcha pide el cierre de Valdemingómez y un plan de residuos que evite quemar basura

Más de 700.000 personas de Velilla, San Fernando, Coslada, Getafe y varios distritos del sur respiran aire “envenenado”. Una alianza de colectivos pide que no se prorrogue el contrato con la incineradora de Valdemingómez, que termina en 2020.

Marcha Incineradora No Vallecas
Varias personas sostienen una pancarta durante la marcha contra la incineradora de Valdemingómez. J de la Jara

Cientos de personas han pedido hoy con una marcha en Vallecas el cierre de la incineradora de Valdemingómez. Los colectivos de la Alianza Incineradora Valdemingómez No han convocado este sábado a la ciudadanía para pedir que no se prorrogue el contrato para el tratamiento de residuos en la incineradora del Parque Tecnológico de Valdemingómez que vence en 2020. 

Esta renovación, argumentan, podría implicar “otros 25 años de quema de basuras y emisión de gases contaminantes”. Un “aire envenenado” que respiran las 713.000 personas que residen en un radio de 10 kilómetros de la instalación, y que abarca los municipios de Velilla, San Fernando, Coslada y Getafe, así como los distritos de Villa de Vallecas, Puente de Vallecas, Moratalaz, Vicálvaro y Villaverde.

Quique Villalobos, representante de la FRAVM, ha explicado a El Salto que el fin de la cesión en 2010 supone una oportunidad para replantear la gestión de los residuos para no tener que quemar tanta basura”. Porque en la actualidad, cada año pasan por la incineradora 300.000 toneladas de residuos. Villalobos cree, tras la reunión mantenida el jueves con el Ayuntamiento de Madrid, que hay disposición al diálogo y considera que ha llegado el momento de cuestionar la idoneidad de una instalación que lleva funcionando desde 1993. 

“La incineradora emite sustancias nocivas para la salud, como han demostrado muchos estudios, que dicen que aumenta la probabilidad de contraer cáncer”, explicaba minutos antes de comenzar la marcha la presidenta de la asociación vecinal del PAU del Ensanche de Vallecas, Rosa María Pérez Mateo. La representante vecinal también ha reclamado la puesta en marcha de una estrategia cero emisiones. Además, ha recordado que este barrio, que se encuentra a dos kilómetros y medio de la instalación, sufre también los malos olores que no proceden de la incineradora sino de un vertedero.

Marcha Incineradora No Vallecas
Cientos de vecinos en la marcha contra la incineradora de Valdemingómez. J de la Jara

En ese sentido Miguel Ángel García, de la Plataforma contra la Incineradora Madrid Sur, ha recordado que la zona Sur de la Comunidad de Madrid es la más castigada por instalaciones contaminantes, como vertederos o incineradoras. “Estamos aquí para dejar claro que estamos en contra de cualquier nueva incineradora como las que están proyectadas en Pinto o en Getafe”, ha contado El Salto. “Una incineradora supone hipotecar la salud de nuestros hijos”, cuenta este vecino.

“Aquí confluimos plataformas de norte, sur, centro y de varios municipios, creo que es presión suficiente para que el Ayuntamiento se de cuenta de que la ciudadanía no quiere una incineradora en su casa”, explica Diana Osuna, de Amigos de la Tierra Madrid.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace y Rivas Aire Limpio; la FRAVM, la FAPA Giner de los Ríos y las asociaciones vecinales y AMPAs de los barrios afectados por la instalación, así como las cooperativas COVIBAR y la Garbancita Ecológica forman parte de esta alianza en la que también se integran UGT y CC OO y colectivos en defensa de la salud como la Plataforma Sanidad Vallecas o la Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad Pública de Madrid.

Petición abierta

Aunque los estudios son escasos, los datos disponibles indican que las emisiones lanzadas a la atmósfera por esta instalación incrementan el riesgo en la población de contraer diversos tipos de cáncer (pleura, vesícula, estómago o páncreas) y enfermedades graves (linfoma no Hondgkin, malformaciones en recién nacidos). Con esos argumentos, la Alianza Incineradora Valdemingómez No ha iniciado hace unas semanas una campaña de recogida de apoyos para una petición que ha abierto en el portal Decide Madrid.

Entre las demandas que han hecho públicas en un manifiesto tras la marcha están la puesta en marcha de una Comisión de Salud Comunitaria Barrios y un Estudio Epidemiológico, la implantación de métodos de tratamiento de residuos basados en la reducción y reutilización de residuos y la renuncia a los planes que supongan la implantación de nuevas incineradoras de residuos, como las que se proponen para Colmenar y Pinto en el actual borrador de Plan de Residuos de la Comunidad de Madrid y exigimos el fin de la incineración de residuos industriales en la cementera de Morata.

Sobre los residuos que se queman en Valdemingómez, dan los siguientes datos de 2015: la incineradora quemó 258.605 toneladas de residuos, de los que un 32,6% era papel impreso, un 24,5% materia orgánica compostable, un 16,7% materiales plásticos, un 5,8% materiales textiles y un 4,8% madera.

1 Comentario
#7882 18:56 3/2/2018

Importante apoyar la iniciativa
https://decide.madrid.es/proposals/19914-incineradora-de-valdemingomez-no

Responder
2
0

Destacadas

Laboral
El conflicto en Boyacá pone patas arriba la distribución de prensa diaria en Madrid
La plantilla de falsos autónomos protesta por el despido del 50% de los trabajadores y la bajada de sueldos propuesta por la compañía. Los kioscos madrileños llevan tres días sin recibir la prensa diaria con normalidad.
Democracia participativa
E-democracia: la innovación democrática que no termina de arrancar

Varios países han avanzado mucho en la participación ciudadana a través de mecanismos de e-información, consulta y toma de decisiones. Sin embargo, sus expertos alertan de la dificultad de implicar a la ciudadanía en herramientas que pueden hacer de dique ante la progresiva reducción a lo representativo de la política institucional.

Culturas
Los últimos templos de la Barcelona canalla

La transformación urbanística y comercial de Barcelona en los últimos años, agravada por la masificación turística y la gentrificación, pone en peligro la idiosincrasia de la ciudad. Los bares tampoco han sido inmunes a la capitulación del dinero y a los cambios en los gustos y hábitos de los ciudadanos.

Global
Pierre Rousset: “La globalización neoliberal no es una herencia de Mayo del 68, sino de nuestra derrota”

Pierre Rousset, uno de los protagonistas de Mayo del 68, activista hasta el día de hoy, miembro de la Cuarta Internacional y especialista en los movimientos de lucha asiáticos, habla sobre los éxitos, derrotas y herencias de 1968.

Últimas

España no es (solo) blanca
Lucía Asué Mbomío: “Que al feminismo se le tenga que apellidar ‘interseccional’ significa que no cuentan con nosotras per se”

Camino de convertirse en una de las caras más conocidas de la comunidad afroespañola, aunque rehúya esa condición, la periodista Lucía Asué Mbomío indaga en la comunicación.

Deportes
Ahora Madrid y la remunicipalización simulada de los polideportivos público-privados
1

Alegando el mantenimiento de los puestos de trabajo —que continúan precarios— y la ficción de colocar un administrador público al frente de cada entidad, el ayuntamiento simula una inexistente remunicipalización de servicios en cinco polideportivos municipales.