Represión
Penas de uno y cuatro años para los acusados del “no caso” de la huelga del 14N en Logroño

Duras condenas contra dos de los acusados por los hechos de la huelga general del 14 de noviembre de 2012 en la capital riojana.

Jorge y Pablo -14N
Jorge Merino y Pablo Alberdi, a la salida de los juzgados tras conocer el fallo. Israel Rodríguez Citores

publicado
2018-09-04 10:14

Casi seis años después de los hechos que se juzgaban, en la mañana de hoy, 4 de septiembre, se ha hecho público el fallo del juicio del 14N. Pablo Alberdi y Jorge Merino han sido condenados por delitos de desórdenes públicos a un año de prisión. Además, Alberdi ha sido condenado también a tres años y nueve meses de prisión por un delito de atentado. El tercer imputado Iñaki I. ha sido condenado a seis meses por un delito de desórdenes públicos. Alberdi ha sido absuelto de un delito de lesiones a un policía, después de que los peritos acreditasen que dicha lesión era anterior a la jornada de huelga.

Los hechos se remontan a la huelga general del 14 de noviembre de 2014, durante las cargas policiales y disturbios que se sucedieron frente al palacete del Gobierno regional, en la plaza del Espolón de Logroño. Las defensas de Alberdi y Merino han denunciado los cambios de versiones de la acusación y los acusados denuncian que el proceso parte de un “montaje policial” basado en unas grabaciones en vídeo que la policía admitió haber destruido durante el periodo en el que se llevó a cabo el juicio. Los vídeos aportados por la defensa, que cuestionan la versión policial no han sido tenidos en cuenta a la hora de la sentencia. 

La defensa de los acusados ha pedido tiempo para leer una sentencia que consideran injusta y ha anunciado que va a recurrir el fallo condenatorio en la Audiencia Provincial. Durante los seis años transcurridos, Alberdi y Merino han sido apoyados por la Plataforma Stop Represión La Rioja, que en todo momento ha calificado como un “no caso” los hechos juzgados.  

“Éramos optimistas, no habían conseguido probar, como era su obligación, la culpabilidad de los tres acusados sino que nosotros habíamos logrado probar su inocencia”, ha valorado Henar Moreno, una de las abogadas de la defensa, pero esto ha sido insuficiente: “comprobar la inocencia no basta, hay que acreditar que esto es un montaje”, ha declarado la letrada a la salida de los juzgados.

En abril de este año, el pleno del Ayuntamiento de Logroño expresó su solidaridad con los dos militantes anarcosindicalistas condenados hoy. El concejal Gonzalo Peña, de Cambia Logroño, defendió en la moción municipal que se trata de dos inocentes y recalcó que Merino ni siquiera estaba en la plaza del Espolón durante los hechos.

Jorge y Pablo -14N concentración
Concentración de apoyo a los acusados, a la salida de los juzgados tras conocer el fallo. Israel Rodríguez Citores

Relacionadas

Represión
Un guardia urbano de Barcelona, juzgado por agredir a un ciclista al grito de “te reviento”

La fiscalía y la acusación piden penas de hasta cuatro años de prisión por un delito contra la integridad moral y un delito de lesiones para un agente de la Guardia Urbana de Barcelona que agredió a un ciclista tras una discusión en 2016.

Represión
Resistência Galega, un concepto

La operación contra Causa Galiza y Ceivar se articula en base a la vinculación de estas organizaciones con Resistência Galega. Pero incluso la existencia de este grupo resulta controvertida.

8 Comentarios
Anónimo 11:33 6/9/2018

Que sean sindicalistas de CNT os parece un detalle sin importancia y por eso ni lo mencionáis, ¿no? Relación entre huelga-sindicalismo-represión... Nada importante, claro. Siempre lo mismo....

Responder
1
0
#22526 11:27 5/9/2018

Enel NO CASO entiendo que wlmontaje policial lo debe investigar el juez, a partir de las encías de los acusados y de los indicios que detecten para denunciar. De otra forma, en vezde un juez con poner un árbitro de baloncesto, es suficiente. Ernesto15M

Responder
0
0
Javier 23:47 4/9/2018

Ya sabéis a Bélgica y pedir asilo por persecución fascista

Responder
0
4
#22512 8:47 5/9/2018

Es un chiste? No l'he Vero la gracia

Responder
0
0
#22466 18:31 4/9/2018

Estado fascista, no me sale nada mejor.

Responder
6
1
#22447 15:17 4/9/2018

Los jueces defendiendo a sus perros.

Responder
7
2
#22469 20:34 4/9/2018

No hay que culpar a los jueces, hay que cambiar las leyes y para eso hacen falta gobiernos nuevos.

Responder
0
3
#22494 22:17 4/9/2018

Perdona, pero no se en qué ley viene que los vídeos de las defensas no se tienen en cuenta. Clavadito al caso de Alsasua

Responder
15
0

Destacadas

Dependencia
Los fondos de inversión desembarcan en el cuidado de mayores

En Madrid existen 426 residencias para la tercera edad, de las que 25 son 100% públicas y 18 tienen su gestión externalizada. El resto son privadas, un pastel que no pasa desapercibido a las empresas que buscan maximizar la rentabilidad del cuidado de personas mayores.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
Corrupción
Griñán condenado a seis años de cárcel y nueve de inhabilitación para Chaves

La audiencia de Sevilla condena por malversación a José Antonio Griñán y a Manuel Chaves por prevaricación a causa de las prejubilaciones en Andalucía, conocidas como “caso de los ERE”.

Internet
El presente como distopía ochentera

¿Cómo juzgaríamos el mundo actual en caso de poder observarlo desde la perspectiva de los años 80s?

Literatura
Luna Miguel: “La generación de escritores macho ya se está muriendo”
La escritora y periodista Luna Miguel se suma con ‘El coloquio de las perras’ al trabajo de recuperación gracias al cual, si estás atenta, tu lista de lecturas pendientes tendrá pocos autores de los de siempre.

Últimas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.