Régimen del 78
Duelo al sol y navajazos en las cloacas: lo que se sabe del conflicto entre Iberdrola y Florentino Pérez

Los papeles de las empresas de Villarejo siguen poniendo bajo sospecha las prácticas de baluartes del Ibex 35. En esta ocasión las sospechas se vuelcan sobre Iberdrola. Sus ejecutivos estarían detrás de un intento por desacreditar a Florentino Pérez, presidente de la constructora ACS.

Florentino Pérez y Sánchez Galán
La pugna de Florentino Pérez e Ignacio Sánchez Galán ha salido a la palestra por las revelaciones de José Villarejo. Arte El Salto

publicado
2019-11-21 07:08

Se presentó como un duelo en la cumbre del capitalismo español. Dos contemporáneos, de la generación de empresarios que dio sus primeros pasos en “el país europeo donde es más fácil hacerse rico”, en la cabeza de dos compañías emergentes: ACS, en la cúspide desde la compra en 2002 de Dragados, e Iberdrola, la segunda eléctrica del país, la que antes comprendió que el cambio climático lo cambiaba todo y que las renovables eran un negocio de futuro. La décima fortuna del ranking de El Mundo de 2008 (Pérez) contra el que ese año fue nombrado “Business Leader of the Year” por la Cámara de Comercio España-Estados Unidos​.

El espacio en el que se iba a desarrollar era la carretera que sale del eje Castellana hasta Bilbao, cuartel general de Iberdrola. El tiempo, el del comienzo de la crisis económica, 2009, hasta el año 2012. Hoy se sabe que las armas de ese duelo no estaban descritas en ningún reglamento. Las proporcionó, o al menos cobró por hacerlo José Villarejo, el perejil de todas las salsas, el excomisario que chalaneaba los bussiness del Ibex 35.

Las revelaciones sobre la disputa por el control de Iberdrola ha desempolvado aquel pulso. El Confidencial, en consorcio informativo con Moncloa.com, está publicando esta semana los detalles de la operación que Villarejo dirigió junto con Antonio Asenjo, jefe de seguridad de Iberdrola y hombre de confianza de Sánchez Galán, a quien acompañó desde su antiguo puesto en la telefónica Airtel. Asenjo y Villarejo se habrían confabulado para, presuntamente dañar la reputación de Florentino Pérez, el “ser superior” que dirige los destinos de ACS y el Real Madrid Club de Fútbol.

El último episodio de la exclusiva de El Confidencial y Moncloa.com incluía ayer una conversación —presuntamente registrada por las empresas de Villarejo— entre el propio excomisario y Asenjo. El empleado de Iberdrola, en un alarde de locuacidad, duda de los posibles efectos de las noticias planteadas para minar el cartel de Florentino Pérez y emite una frase que, desde ayer ya debe ser considerada un clásico del capitalismo noir español: “Si es que me sale más barato matarle. Me sale más barato matarle, macho”. El comisario Villarejo,  consciente de la grabación, alude al sentido del humor de su interlocutor y zanja la conversación con un recado: “Estas cosas no se comentan siquiera”.

La conversación forma parte del intercambio de información que Asenjo y Villarejo entablaron a raíz del encargo por parte de la empresa al excomisario del designado entonces como Proyecto Posy, del que se han publicado íntegras apenas cinco páginas, y que, según explica el informe de la sociedad Cenyt —Club Exclusivo de Negocios y Transacciones— la empresa de Villarejo, está dirigido a “verificar cualquier dato y/o circunstancia de interés sobre FLO [Pérez] y/o su equipo humano, que pudiera ser empleado en un escenario de conflicto, en el caso de que este llegara finalmente a tener lugar”.

El efecto de las cintas que están saliendo esta semana a la luz ha sido inmediato. Florentino Pérez, de quien se remarca en todo momento que es muy celoso y susceptible respecto de lo que de él se publica en prensa, ha anunciado que se personará como acusación particular en la pieza que instruye el Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional.

Sánchez Galán desplegó su influencia política para impedir la llegada de ACS al consejo de administración de la energética

Pérez, que se ha comunicado a través de ACS, incluye en las posibles acciones penales y civiles que tomará su acusación, sin citarlo directamente, a Sánchez Galán. Otra consecuencia de la información filtrada ha sido la dimisión fulminante del consejero de ACS, Manuel Delgado Solís. El adiós de Delgado se produce después de que trascendiera sus contactos regulares con Villarejo en los que el excomisario, en prisión provisional desde 2017, habría tratado de obtener de este abogado información sobre Pérez susceptible de ser empleada en “un escenario de conflicto”.

Qué ocurrió entre Pérez y Sánchez

Todo comenzó con una cascada de elogios. En febrero de 2006, un año malo para Florentino Pérez, puesto que se vio obligado a dimitir como presidente del Real Madrid, ACS entró en el accionariado de Iberdrola. En el comienzo, la constructora quiso hacer de su desembarco suavemente, alabando la gestión “de calidad” de Ignacio Sánchez Galán y esquivando cualquier sugerencia de que el objetivo final de la empresa fuera provocar una fusión con Unión Fenosa, también bajo el control de Pérez.

Pero las buenas intenciones no se correspondieron con lo que, a todas luces, era el intento de conquistar por fases la compañía Iberdrola. El salmantino Sánchez Galán desplegó su influencia política para impedir la llegada de ACS al consejo de administración de la energética: se dio más entrada a la banca y se retrasó —merced a enmiendas de CiU y el PNV— la entrada en vigor de la llamada “enmienda Florentino”, una norma impulsada por el PSOE, que pretendía puentear la limitación para la entrada de socios “no deseados” en las empresas del Ibex.

La enmienda aprobada por el PSOE, que solo estuvo un año en vigor hasta que el PP la derogó, cambiaba el paisaje empresarial en un momento en el que ACS había alcanzado su tope en el accionariado de Iberdrola, el 20%. Desde una posición en el Consejo de Administración, que buscó con ahínco desde 2009 hasta el año 12, ACS podía desencadenar el duelo final por el poder en la empresa vasca. Fue un 17 de abril, corría el año 2012. La noticia de El País, firmada por Santiago Carcar, destaca que Florentino Pérez, de nuevo presidente del club de Chamartín, no acudió —en contra de su costumbre— al partido de la semifinal de la Champions que el Real Madrid perdió en Munich. ACS comenzó ese día a vender sus acciones. El Bayern ganaba en el campo, Iberdrola vencía en el parqué. Y así se terminó aquel episodio.

Capital fresco

El intento de control de Iberdrola por parte de ACS se enmarca, como explica a El Salto Pedro Ramiro, deL Observatorio de Multinacionales en América Latina, en un momento histórico en que se intuía el pinchazo de la burbuja inmobiliaria “pero todavía las grandes constructoras españolas estaban en el momento alto y tenían mucho excedente de capital para invertir”.

Los duelos para reposicionarse se sucedían en las alturas: Sacyr —que había intentado hacerse con el BBVA— volvería a intentarlo con Repsol, Gas Natural y Unión Fenosa se fusionaron, y en torno a Endesa se estaba fraguando la madre de las batallas, en la que participó Acciona, y que llevaría al control de la primera eléctrica del país por parte de la italiana Enel. Las multinacionales de la energía eran, en palabras de Pedro Ramiro, un “bocado apetitoso”. Todas tenían relaciones con el Gobierno, bien porque sus presidentes y consejeros venían de su pasado como empresas públicas, bien por relaciones engrasadas a partir de favores, relaciones de afinidad o del fenómeno de las puertas giratorias.

Entre todas ellas, Iberdrola ha sido un ejemplo paradigmático de las buenas relaciones entre el Gobierno y las grandes empresas. Pedro Ramiro recuerda que su relación con el PSOE y el PP ha sido modelada a través de la Marca España en sus distintas encarnaciones. Sánchez Galán ha sido anfitrión de Lula da Silva y hace poco se ha fotografiado con Jair Bolsonaro. Sabe que la política gira y que las buenas relaciones son fundamentales. Iberdrola también ha sido una de las grandes beneficiadas por la llamada Ley del Impuesto al Sol o la reducción de las primas a renovables, que “fue una forma de penalizar a pequeños productores y favorecer a las grandes empresas en el control del oligopolio eléctrico”, recuerda Ramiro.

Es en el contexto de ese duelo en las alturas entre la influyente Iberdrola y el no menos notorio Florentino Pérez —“dueño” del palco de las maravillas en el estadio Santiago Bernabéu— cuando comenzó el Proyecto Posy. Como en otras ocasiones, Villarejo inició sus trabajos recopilando todo el material “sucio” de la carrera de Pérez, con la esperanza, si no de que ese material fuera por sí solo capaz de tocar la reputación del empresario madrileño, sí de sumarlo a una “bala de plata” para frenar el ascenso del actual presidente del Real Madrid.

De este modo, el informe reseña las actividades más opacas de la trayectoria de Pérez: sus vínculos con la oposición guineana y con el dirigente Severo Moto —aparentemente sin contrapartida—, el caso Ollero —sobre adjudicaciones públicas, sin reproche judicial de ningún tipo para Pérez—, el caso Urbanor, la quiebra de una filial de Cobra (del grupo ACS), que la empresa de Villarejo tilda de “fraudulenta” y un caso que se destaca “como líneas de especial relevancia dada su actualidad [el informe es de 2009, en pleno destape del caso Gürtel]”. Se trata, según el informe de Cenyt de “unos supuestos pagos irregulares en la Comunidad de Madrid que reservadamente se estaban investigando judicialmente, donde se relacionaría a FLO con pagos al entorno del Vicepresidente de la Comunidad de Madrid y al tesorero nacional, ambos militantes del PP”, en referencia a Ignacio González y Luis Bárcenas, quienes ocupaban los citados cargos en ese momento.

Pese a que los supuestos pagos de ACS nunca aparecieron en los llamados papeles de Bárcenas, el caso Gürtel sí implicó directamente a Manuel Delgado Solís, pues se trataba del abogado de otro de los mitos del turbocapitalismo de amiguetes: el mismísimo Francisco Correa o don Vito, uno de esos personajes que merecen unas memorias a la altura de su ascenso y caída. Habría sido entonces cuando Villarejo encontró en Delgado Solís una rendija en la fortaleza pública de Florentino Pérez. El factótum de la estructura policial llegó a prometer que la UDEF —Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal— haría lo que se conoce técnicamente como “la vista gorda” a los posibles delitos de Delgado Solís si colaboraba en la defenestración de Pérez.

La segunda posible grieta la habría proporcionado otro imputado en la Gürtel, José Ramón Blanco Balín, exvicepresidente de Repsol, que, según Villarejo, podía aportar información relevante sobre Pérez. La tercera vía de entrada habría sido, a sugerencia de Villarejo, Arturo Fasana, testaferro de oro, metido en un buen montón de lío, comenzando por la Gürtel. Pero las tarifas de Fasana fueron, según la información revelada, demasiado elevadas: diez millones de euros. Esto es lo que, supuestamente, habría llevado a Asenjo a emitir su ya célebre: “Me sale más barato matarle, macho”.

Pero la munición aportada por Villarejo en ese informe preliminar no parecía ser suficiente y, como se ha divulgado esta semana, el jefe de seguridad de la energética elucubraría entonces con otras posibles “balas de plata” —escándalos inventados de índole sexual— que superaran la barrera que Pérez tiene en los medios de comunicación, que controla hasta “límites obsesivos”, según Villarejo, a base de suculentos contratos de publicidad. “Métete, coño, en Internet, a ver si ves alguna noticia de las que hay anunciadas que al final tengan texto. Están todas borradas. Yo no había visto eso en mi puta vida”, dice Villarejo sobre la influencia de Pérez en los medios con el objetivo, presunto, de aumentar su asignación para la misión encomendada.

El escándalo, que se une a otras revelaciones como el espionaje de dos sindicalistas de CGT, trabajadores de la nuclear de Cofrentes, es parte de una revelación que ya ha supuesto el despido de Antonio Asenjo como jefe de seguridad de la energética, y que amenaza, como en el caso BBVA con sentar en el banquillo a auténticos símbolos del empresariado español del siglo XXI. La compañía ha contratado a PricewaterHouse Coopers para la auditoría de los 14 contratos firmados con Cenyt entre 2004 y 2017. La cotización de la compañía no se ha resentido por este capítulo: en lo que va de año acumula una subida del 40,46% sobre su valor en 2018. Sánchez Galán tuvo una retribución de 9,5 millones en 2018.

Caso Ibex

El caso Villarejo, en sus distintas piezas, están dando lugar a pequeños casos Ibex. El más avanzado es el del BBVA, que implica a nueve directivos del banco —entre otros su expresidente y el máximo responsable de la Operación Chamartín desde el cargo de presidente de Distrito Castellana Norte. Un trabajo por el que el excomisario se habría embolsado once millones de euros. Pero los hilos de las tramas que han salido a la luz no terminan en el banco que fue de Francisco González. Los casos del Canal de Isabel II o del espionaje de OHL muestran cómo las peleas entre las élites se extienden a las cloacas de los cuerpos y fuerzas de seguridad, el espionaje y la policía al servicio del Estado.

Capitalismo
Un cigarrillo en el Windsor durante el milagro económico español

Nuevos documentos aumentan las dudas en torno al incendio del edificio Windsor en 2005. La guerra política por el control del BBVA es el contexto de un hecho que se ha atribuido al comisario y empresario Villarejo.


Para Pedro Ramiro, “estos casos muestran el modus operandi con el que funcionan esas grandes empresas: ese mito de la libre competencia en un mercado entre iguales no es realidad. El Estado los ha apoyado con diplomacia, en su momento con legislación y con aparatos jurídicos… pero también con prácticas policiales. Esta es una de las patas menos conocidas de la expansión del capitalismo español de los últimos 25 años, que ahora está saliendo a la luz. Desvela un modus operandi. No son casos aislados”.

Las revelaciones de esta semana sitúan a Florentino Pérez como la víctima de un intento de desprestigio en el contexto de una lucha de poder. Los dosieres de Villarejo, sin embargo, aun no han explicado cómo terminó esa práctica de hostigamiento, ni si la salida de ACS de Iberdrola pudo estar relacionada con los trabajos de Cenyt para la compañía. El caso acaba de empezar. Y amenaza con no ser el último: Prisa o La Caixa ya han sido apuntadas por el excomisario que se encargó, supuestamente, de la guerra sucia dentro del Ibex. Los días soleados del milagro económico y la reconversión del capitalismo español tuvieron como actor secundario al agente operativo que mejor se ha movido desde la sombra.

Policía
Policías siniestros sin punto y final

Viaje al origen de las llamadas cloacas del Estado, una mafia organizada en paralelo y desde dentro de la policía. De los torturadores de la Brigada Político Social y la guerra sucia contra el terrorismo al espionaje, los informes inventados y la intoxicación mediática.


Relacionadas

Régimen del 78
El Estado que dejó de ser feliz

La última descarga de la crisis en el sur de Europa se produce entre millones de ciudadanos “hartos de ser españoles”, pero también entre jóvenes catalanes condenados a un presente de precariedad. La Marca España se ha visto incapaz de contener la rabia y el desengaño de una generación condenada a la precariedad y a la falta de diálogo sobre la plurinacionalidad

Elecciones 10N
Oskar Matute: “PSOE y PP tenderán a formar un pacto de gobierno disfrazado de excepcionalidad”
La porra de Oskar Matute (EH Bildu) para las próximas elecciones generales contempla la repetición de aquel pacto histórico, y a priori imposible, entre el PSE y el PP en el Gobierno vasco que se produjo en 2009. Un gobierno de Pedro Sánchez, con el beneplácito de Pablo Casado, o viceversa.
3 Comentarios
#43520 22:59 22/11/2019

Florentino, virgen y mártir.¡Saca algo más osado y sustancioso sobre el mago del palco!

Responder
1
0
#43479 18:43 21/11/2019

¿Y la MONCLOACA qué?
¿Qué hacia Rajoy?

Responder
1
0
#43453 9:17 21/11/2019

estamos en un país oligárgico, bajoj el yugo del capital

Responder
1
0

Destacadas

Medio ambiente
España lidera el uso de pesticidas debido a la agricultura intensiva

En dos décadas, la superficie dedicada a la agricultura intensiva ha aumentado un 21%. Un incremento que lleva aparejado el liderazgo del Estado español en la Unión Europea en cuanto al uso de pesticidas y también que el 85% del agua consumida se destine a regar campos e invernaderos.

Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría. 
Pensiones
La huelga contra la reforma de las pensiones afronta una semana clave en Francia

Tras la exitosa movilización del jueves, los transportes siguen casi paralizados y los sindicatos, especialmente sus bases, organizan nuevas protestas a partir del martes.

Urbanismo
Mireia Vidal: "La Punta sufre las mismas políticas de hace 20 años a pesar de la emergencia climática"

La secretaria general de la Coordinadora Camperola del País Valencià contextualiza las problemáticas actuales de l'Horta Sud en materia de urbanismo y cuestiona la propuesta del actual gobierno valenciano con respecto a la ZAL.

Argelia
El Hirak pide el boicot de las elecciones en Argelia

Argelia supera los diez meses ininterrumpidos de movilizaciones en las calles con una fuerte oposición a las elecciones presidenciales del 12 de diciembre

Últimas

Literatura
[Podcast] Entrevista a Santi Fernández Patón y su novela "Todo queda en casa"
[Podcast] Santi Fernández Patón: “Lo que más interesa de los grandes temas que me planteo en una novela son sus consecuencias en las personas”
Racismo
Medio millar de personas rechazan en Hortaleza el ataque de la granada y piden convivencia

Cerca de 500 personas han apoyado la convocatoria de las asociaciones vecinales de Hortaleza por la convivencia y contra el racismo, a cinco días del ataque con una ganada contra el centro de primera acogida de menores. 

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
COP25
Carteles para el fin de este mundo

Hay espacios donde los principios no se trafican y no es fácil que los mercaderes se hagan hueco. Este parece ser uno de ellos.