Junior Taofiki: “Nací en España, pero me deportaron por tener pasaporte nigeriano”

Junior Taofiki nos atiende desde Marruecos. El joven de 29 años nacido en Madrid y criado en el barrio de Benimaclet, en València, fue deportado hace casi cuatro años a Nigeria, país donde nunca había estado. El grupo de apoyo a Taofiki denuncia que es víctima de racismo institucional, y sigue luchando para que vuelva a la tierra que lo vio nacer.

Junior Taofiki, víctima de racismo institucional
Junior Taofiki tiene actualmente 29 años, y se encuentra en Marruecos ( Foto de Carla Sendra El Salto País Valencià

publicado
2018-10-26 08:00:00

El próximo 30 de octubre se cumplen 4 años de la deportación de Junior Taofiki y su grupo de apoyo ha convocado  una concentración ante el Palau  de la Generalitat. La cita es a las doce del mediodía, con el objetivo de exigir su regreso. En el comunicado explican que: “A sus 19 años Junior cometió un delito que para cualquiera de nosotros hubiese supuesto una simple falta, pero que en un claro caso de racismo institucional supuso su deportación a Nigeria, país de sus padres en el que jamás había estado. Tras un breve interés tanto del defensor del pueblo, como de instituciones y personalidades políticas, el silencio se ha instalado sobre su caso, sin posibilidades de regresar a su hogar”.

El gran error de Junior fue que la policía descubriera que portaba nueve pastillas de éxtasis y un gramo de cocaína en el Festival Internacional de Benicàssim (FIB), cuando tenía 19 años. Según distintas informaciones, salió corriendo y un policía cayó al suelo. Junior alegó que las sustancias eran para “consumo personal”. Acabó condenado dos años y 9 meses por delito de tráfico de drogas y atentado contra la autoridad. En aquel entonces, decidió firmar una sentencia de conformidad para evitar una pena de hasta ocho años. Un mes antes de terminar su condena, le informaron del expediente de expulsión y lo llevaron al Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche (Madrid) para su posterior deportación.

Concentración en apoyo a Junior Taofiki
Cartel de la concentración de apoyo a Junior Taofiki, en València El Salto País Valencià

El comunicado continúa pidiendo que no cese el interés y “exige que Junior sea trasladado urgentemente a Valencia por razones humanitarias, para que sea atendido convenientemente en el sistema de salud, de los graves problemas que actualmente sufre a raíz de su expulsión”.

¿Junior cuál fue tu trayectoria en Valencia antes de la deportación?
Nací en una familia desestructurada, mi padre nos abandonó y la relación con mi madre, que vive ahora en Cataluña, porque nos desahuciaron en València, no siempre es la más adecuada. Estudié hasta que terminé la secundaria, luego  hice varios cursillos orientados a oficios. Tuve carta sanitaria, jugué federado en varios equipos de fútbol. Hice muchas amistades antes de mi deportación a Nigeria.

¿Por qué te deportaron?
Se me deportó a raíz de múltiples expedientes de expulsión. Todo esto después de cumplir una pena de dos años y nueve meses. Las razones por las que se me deportó realmente, fueron por tener un pasaporte nigeriano, aún habiendo nacido en territorio de España, ya que mi madre no pudo gestionar mis papeles de manera adecuada. Reclamamos el DNI español, así como el pasaporte, pero se nos denegó en varias ocasiones.

En 2015, el actual president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, llegó a exponer mi caso en el Congreso de los Diputados, en Madrid, dándome así un rayo de esperanza 
¿Cómo te adaptaste a Nigeria tras la deportación?
Desde la deportación, mi vida ha ido dando tumbos. Al llegar a Nigeria me encerró el gobierno por manchar el nombre de la nación en el extranjero. Luego logré salir de ahí, de aquel problema, gracias a un conocido de mi madre, que me acogió durante un breve periodo de tiempo. Luego me vi como nómada de barriada en barriada, de gueto en gueto, sufrí en mis carnes diversos ataques, uno de ellos incluso se publicó en un periódico local.

¿Cuál ha sido la postura del gobierno valenciano?
En 2015, el actual president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, llegó a exponer mi caso en el Congreso de los Diputados, en Madrid, dándome así un rayo de esperanza . En ese año, València se mostraba como ciudad acogedora para algunos inmigrantes. Pero mi caso fue apartado y se quedó en manos del defensor del pueblo, donde se enfrió y se olvidó. Mientras tanto, en Nigeria los peligros me perseguían. Huí a Marruecos, pero me doy cuenta que sigo siendo ilegal y estando en peligro.
Deseo que esto no pase más veces. Y que se pueda arreglar mi caso. Desde aquí -Marruecos- también deportan a gente de vuelta a sus países, o de vuelta a empezar casi de nuevo, al Sáhara
¿Quienes te apoyan?
A todo esto, nunca cesó la ayuda de mis amigas y amigos de España. Recalcar la ayuda psicológica de mi pareja y al principio de mi madre, ambas residentes en España. También he tenido apoyo del colectivo de madres y padres del Pare Català, de mi antiguo colegio. Sin olvidar a mis amigos y conocidos que se unieron a la causa y han participado en manifestaciones al grito de ¡Ningún ser humano es ilegal! y ¡Junior et volem a casa!

Junior, ¿quieres enviar un mensaje a la sociedad en el Estado Español?
Lo que se me ocurre decir es que deseo que esto no pase más veces. Y que se pueda arreglar mi caso. Desde aquí -Marruecos- también deportan a gente de vuelta a sus países, o de vuelta a empezar casi de nuevo, a el Sáhara. Pero otros, si no saben llegar, como yo supe, acaban en Libia, acaban vendidos como esclavos. Corren riesgo de vender sus vidas, de acabar peor.

Pido que se me ayude, que me acepten en València, en España, donde nací, donde estoy registrado. Donde me puedo comunicar y que me entiendan.  Sé que lo de los CIES es un método de control para regular a la gente inmigrante. Pero también se debería de mirar aquello, porque muchas veces se saltan como se puede sentir la persona que deportan. Ya no tanto con África, también con Sudamérica y distintos países. Que hagan conciencia de eso y que pueda volver. ¡Junior con su gente! El mundo es mi gente, somos todos humanos. Pero que haya igualdad, al menos que haya empatía y consideración.

#JUNIOR CON SU GENTE
El próximo domingo 28, en el CSOA L'Horta, el grupo de apoyo a Junior Taofiki ha organizado una cafeta-jam solidaria, para informar del caso de Junior, recaudar fondos para su causa, y preparar el material para la concentración que realizarán el próximo día 30 en la plaza de Manises, frente al Palau de la Generalitat (València)

Junior Taofiki Kafeta

 


3 Comentarios
#25472 21:21 3/11/2018

nueve pastillas de éxtasis y un gramo de cocaína, que angelito.

Responder
0
0
Fco-Javier Navarron 11:17 28/10/2018

Animo Junior!

Responder
1
0
Rosa 9:38 28/10/2018

¡Qué injusticia!

Responder
1
0

Destacadas

Racismo
El antirracismo político y las alianzas contra el fascismo

Los colectivos racializados interpelan a la sociedad y el Estado, a la izquierda y al feminismo, sobre racismo y colonialidad. 

Historia
Juan Gutiérrez, el mediador por la paz que se hizo amigo de un espía del Cesid

Roberto Flórez, un agente del Centro Superior de Información de la Defensa, entró en contacto con el mediador por la paz Juan Gutiérrez para conocer las entretelas del conflicto vasco. Forjaron una amistad. Mudar la piel, el documental de Cristóbal Fernández y Ana Schulz, indaga en esa relación.

Atenas
45 años después, la llama de la Politécnica sigue viva

Como cada 17 de noviembre, Grecia ha vivido este sábado una jornada de movilizaciones en recuerdo y reivindicación de la revuelta de la Universidad Politécnica de Atenas en 1973, hecho que aceleró la caída de la dictadura militar un año después.

Fronteras
Con el Baobab de Roma se abre una nueva temporada de desalojos

Policía étnica. Furgones blindados y excavadoras en el campamento donde dormían 130 migrantes, ahora abandonados a su suerte en las calles de Roma. Salvini: “Hay que acabar con las zonas francas”.

Música
Música de librería: melodías anónimas en busca de sustento y esparcimiento

La música de librería, una biblioteca sonora al servicio de la industria audiovisual mayoritariamente, en la que se pueden rastrear el genio, la aventura o el simple goce de unos autores y ejecutantes sepultados por el tiempo.