Racismo
Antisemitismo de ida y vuelta

El auge de los discursos de odio en todo el mundo y dos atentados contra sinagogas en 2018 y 2019 han dado la voz de alarma ante el crecimiento del antisemitismo. Pero también se produce un fenómeno contrario: la acusación de antisemitismo y la identificación de las críticas al Estado israelí como críticas al pueblo judío están siendo utilizadas para desacreditar protestas legítimas.

Antisemitismo Ida Vuelta
Manifestación en Nueva York contra la ocupación de Gaza. Heri Rakotomalala
1 mar 2020 06:28

El alcalde de Madrid tenía una respuesta preparada contra el pequeño escándalo que generó la cesión de un edificio en pleno centro de Madrid para la construcción de un museo por parte de una entidad privada cuyo vicepresidente es un compañero de partido. José Luis Martínez Almeida capeó las críticas acusando de antisemitismo a los colectivos que criticaban una decisión con impacto emocional para la izquierda —el edificio había albergado hasta noviembre de 2019 el centro social La Ingobernable—. Una izquierda que “ha hecho del antisemitismo quizá una de sus razones de ser”, sintetizó el alcalde popular.

Las respuestas al comodín que había sacado de su manga Martínez Almeida no tardaron en llegar. La Red Internacional Judía Antisionista emitió un comunicado defendiendo el trabajo de La Ingobernable y cuestionando la pertinencia de un Museo Judío en una ciudad que cuenta ya con el Centro Sefarad-Israel, de titularidad pública. Antes había respondido JCall, una organización europea que hace un año abrió un espacio de debate en Barcelona, que añadió una crítica a la acusación lanzada por el alcalde de la capital: “Denunciamos que se utilice la acusación partidista de antisemitismo contra todos aquellos que protesten por el uso privado del edificio”, a lo que sumaban su preocupación por el uso “injusto e irresponsable” de ese término para criticar legítimas protestas.

Jonás Benarroch, portavoz de Jcall Barcelona, califica como una “infamia” las declaraciones de Martínez Almeida. Alejandro Baer, profesor de Sociología y director del centro de estudios sobre el genocidio y el holocausto en la Universidad de Minnesota, coincide en que la acusación de antisemitismo “se ha vuelto un arma en política para descalificar al adversario” y que las palabras del alcalde de Madrid y de los promotores del museo a las críticas son un mal punto de partida para el museo en tanto son una “banalización del antisemitismo y su instrumentalización política”.

Antes de la “izquierda madrileña” a la que vagamente se refirió el alcalde de Madrid, otros políticos han sido criticados bajo la misma acusación. Ada Colau, Pablo Iglesias, el PSOE del Ayuntamiento de Jaén o el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, son solo algunos de los cargos de responsabilidad que han tenido que afrontar críticas por su supuesto odio hacia el pueblo judío, las mismas que en la esfera internacional se han vertido sobre Jeremy Corbyn —para quien la acusación fue una losa durante toda su campaña— o el senador de Vermont y judío asquenazí, Bernie Sanders.

Sí, existe antisemitismo en la izquierda, aunque solo sea por el hecho de que la izquierda participa de una prolongada tradición histórica que ha sido antijudía

David Hatchwell, presidente de la Fundación Hispano-Judía, la entidad beneficiada en la cesión del edificio del Paseo del Prado por parte del Ayuntamiento de Madrid, ha sido especialmente explícito en su condena del “antisemitismo” de la izquierda al escribir que “Podemos es un movimiento chavista cuyo odio enfermizo y obsesivo contra Israel y su cercanía al régimen terrorista iraní negacionista de la Shoá lo han convertido en una amenaza existencial para la vida judía en España”.

Antisemitismo de la izquierda

Sí, existe antisemitismo en la izquierda, aunque solo sea por el hecho de que la izquierda participa de una prolongada tradición histórica que ha sido antijudía, “que pervive como resabio en el lenguaje, en la cultura popular y religiosa”, defiende Alejandro Baer. Una serie de tópicos a los que se añadieron los prejuicios que definen el antisemitismo moderno: el del judío poderoso y conspirador, “alguien que socava por dentro el orden de las naciones europeas”, ambicioso y artero.

Un imaginario racista que también cala, explica Miquel Ramos, periodista y editor del mapa Crímenes de Odio, “en personas que se consideran de izquierda” y tienen prejuicios o han sido influenciados por los discursos de odio, “sean antisemitas, islamófobos, machistas o contra los gitanos”. Ramos considera que la sustitución en determinados discursos de la retórica antijudía por propaganda de odio islamófoba no ha evitado una combinación de ambos odios. Este periodista denuncia la construcción identitaria occidental y su poso supremacista como algo transversal a las ideologías.

Fuera de Israel, el BDS ha generado controversia y ha sido motivo de debates institucionales sobre el supuesto “discurso de odio” que lo encarna

Laura, una española residente en Jerusalén, cree que es innegable la existencia del antisemitismo en todo el mundo e introduce un elemento que define la actual controversia en torno al uso y abuso de los discursos sobre antisemitismo: “Supongo que no será difícil para un israelí joven pensar ‘si a mi abuelo lo odiaban y lo perseguían en Europa por ser judío, los europeos que me critican a mí ahora por defender mi país lo hacen porque soy judío y no porque esté violando no sé cuántas leyes internacionales’. Es un pensamiento totalmente natural”, explica Laura, que abunda en el hecho de que una inmensa mayoría de la población israelí cree que, en la base de las críticas internacionales a Israel, subyace un antisemitismo histórico no superado: “Las voces nacionales que ponen algún pero a esa asociación de ideas provienen de la izquierda, que es bastante pequeña ahora mismo entre la población judía israelí (más o menos el 10%)”, resume esta trabajadora española.

Desalojo La Ingobernable
Desalojo de La Ingobernable Pablo Rivas

Esa identificación entre Israel y el pueblo judío es motivo de preocupación para comunidades judías en la diáspora. Grupos como Jcall en Europa, Jstreet o Jews Voice for Peace, que agrupa a más de 70.000 personas en Estados Unidos, están en alerta ante una sinécdoque —tomar el todo por la parte— que, consideran, amenaza la propia diversidad judía. La pensadora feminista Judith Butler, que forma parte de Jews Voice for Peace junto a otras referencias del pensamiento crítico como Noam Chomsky o Naomi Klein, señalaba en un vídeo de 2016 el hecho de que el Estado de Israel “solo representa a su mayoría demográfica”, que representa cada vez menos, según Butler, a los judíos de la diáspora, y que niega derechos de ciudadanía al millón y medio de personas palestinas que residen en Israel o en los territorios ocupados de Gaza.

Ocupación israelí
Israel continúa su expansión alentado por la administración Trump

La anexión del Valle del Jordán y la creación de dos nuevos asentamientos en Hebrón y Jerusalén este son los próximos pasos en la agenda expansionista israelí, cuyo gobierno ha encontrado en el apoyo explícito de Estados Unidos una oportunidad para escalar sus políticas de ocupación.

Alejandro Baer explica que se produce un diálogo de sordos en esa relación entre Israel y el antisemitismo. Para este profesor universitario, hay un sector que ve en la crítica legítima a ese Estado “un mero pretexto para articular sentimientos e ideas antisemitas”, pero en el sector que critica ese uso instrumental de la acusación de antisemitismo se niega un componente de odio a los judíos que, a su juicio, frecuentemente reproduce tópicos y prejuicios bajo el paraguas del discurso “antisionista”.

BDS

Laura ha decidido permanecer en el anonimato para responder al cuestionario de El Salto. Su cautela viene por el especial celo que ponen las autoridades israelíes para controlar la expansión y los vínculos de ciudadanos israelíes con el Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones, más conocido por sus siglas BDS, que plantea una protesta de rechazo a Israel desde el consumo, en el ámbito académico, y desde el punto de vista del derecho internacional por la ocupación de Palestina. El BDS es el enemigo número uno del Estado de Israel en Occidente. Como explica Laura, el boicot se considera como profundamente antisemita por la mayoría de la ciudadanía, con las pocas excepciones de Merez, el partido de izquierdas, que protesta matizadamente contra el uso que se utiliza del concepto “antisemitismo”, y de la oposición frontal de la minoría de israelíes que se moviliza contra la ocupación en el interior del país.

Fuera de Israel, el BDS ha generado controversia y ha sido motivo de debates institucionales sobre el supuesto “discurso de odio” que lo encarna. En el Congreso de Estados Unidos, el Estado de Massachusetts, o el Parlamento alemán se han discutido mociones para la condena penal de aquellas organizaciones o empresas que lleven a efecto acciones de boicot —no así a quienes “llamen” simplemente al boicot— sobre la base de que es un movimiento antisemita. Héctor Grad, que participa en el BDS de Madrid, recuerda que hace pocas semanas el Parlamento valenciano admitió a trámite una moción de esas características a instancias de Toni Cantó, diputado de Ciudadanos.

Rabbi Brant Rosen, militante de Jews Voice for Peace, explicaba en una entrevista en Jacobin Magazine hasta qué punto el movimiento BDS ha asustado al Estado israelí, algo que queda revelado por la coerción que está ejerciendo hacia las personas que apoyan el movimiento de Boicot, que, al menos en Estados Unidos, son judías en su mayoría. Para Judith Butler, el BDS es un movimiento legítimo de boicot equiparable al veto que supuso el fin del régimen de apartheid de Sudáfrica.

Alejandro Baer, por el contrario, es muy crítico con el BDS entre otros motivos por su “visión parcial de la historia y la realidad Israelí-Palestina”, pero cree que hay muchas razones para oponerse a dicho movimiento, “sin necesidad de censurarlo automáticamente de movimiento antisemita”.

Israel ha dedicado millones de euros para perseguir la campaña de boicot y desinversiones a través de la oficina de Hasbará —literalmente de “esclarecimiento”— dependiente directamente del Gobierno. Héctor Grad cree que, más que el boicot a uno o a varios de sus productos, el Estado de la estrella de David teme las sanciones, en cuanto suponen un cuestionamiento de su política exterior.

El proceso de primarias demócratas en Estados Unidos y las declaraciones de Bernie Sanders y Elisabeth Warren sobre la necesidad de revisar la relación con Israel han multiplicado las protestas por parte del American Israel Public Affairs Committee — AIPAC, el principal lobby dedicado a la relación EE UU-Israel— y sus medios de comunicación asociados, al tocar algunas “líneas rojas” de la relación histórica entre los dos países.

Supremacismo

Mientras en la arena de las primarias del Partido Demócrata se discute sobre el alcance de las sanciones, el Gobierno de Benjamin Netanyahu cultiva inmejorables relaciones con la administración republicana de Donald Trump. Asociaciones como Jews Voice for Peace denuncian cómo se omite la escalada del discurso supremacista que se ha instalado a raíz de la llegada de Trump a la Casa Blanca.
“De repente, no es tan terrible ser antisemita. De repente, es excusable siempre y cuando odies a los musulmanes y árabes y ‘ames a Israel’”, ha denunciado el periodista Gideon Levy

Como explica Miquel Ramos, la gran mayoría de la ultraderecha occidental —Trump, Bolsonaro, Wilders, Salvini, Vox o AfD— “son declarados amigos de Israel, incluso han visitado el país y mantienen muy buenas relaciones con la ultraderecha israelí en el gobierno y los think tanks sionistas de todo el mundo. Ambos comparten la misma concepción identitaria y excluyente de Occidente, amenazado por la islamización y la migración. Israel, en este caso, actúa como puerta de Occidente frente al peligro del Islam”.

Medios y personalidades judías opuestos a la visión de AIPAC han denunciado con estupor cómo Trump y el que fuera su lugarteniente, Steve Bannon, exeditor también de Breitbart, el medio de referencia del neofascismo estadounidense, han liberado en los últimos años el discurso supremacista y del llamado “nacionalismo blanco”. Un discurso que ha tenido un correlato trágico en matanzas como las de las sinagogas de Halle (Alemania) en octubre de 2019 o la de 2018 en Pittsburgh.

Alejandro Baer incide en cómo se ha producido un repunte de movimientos que defienden la teoría conspirativa del “genocidio blanco”, según la cual hay un programa secreto para la sustitución de la población blanca por poblaciones no caucasianas. Una retórica nativista y xenófoba que confluye con los discursos de la extrema derecha y que está siendo omitida por las organizaciones pro-israelíes pese a que reproduce —en versión soterrada— algunos de los discursos tradicionales contra los judíos, como la crítica al “globalismo”, a las élites financieras—particularmente al inversor George Soros—, a quienes define como “pulpos” y se acusa de “mover los hilos” de esa supuesta conspiración anti-blancos.

“De repente, no es tan terrible ser antisemita. De repente, es excusable siempre y cuando odies a los musulmanes y árabes y ames a Israel”, ha denunciado el periodista Gideon Levy en las páginas de Haaretz.

Educación y diálogo

Para Benarroch, superar el antisemitismo pasa por favorecer la educación y el debate, “también por parte de la izquierda”. No olvidar los episodios de persecución y genocidio que tuvieron lugar ya antes de la II Guerra Mundial y en la Shoá —el holocausto—, pero tampoco las razones de la creación del Estado de Israel y promover un diálogo honesto sobre la ocupación de Palestina son los pasos en un camino difícil y largo.

Pensamiento
Donatella di Cesare: “El terror es el rostro enigmático y violento de la globalización”
Profesora de filosofía y autora de dos libros sobre tortura y terrorismo, el compromiso de Donatella di Cesare con la humanidad le lleva a alertar de las políticas de “brutalización” de las sociedades y de la relación entre democracia y miedo que se ha impuesto en la agenda política de los Estados europeos.

La propia definición de antisemitismo es hoy parte de la controversia. A través de la organización International Holocaust Remembrance Alliance se ha propuesto una revisión del concepto que, según dicen sus críticos, puede abrir la puerta a que se califiquen como antisemitas expresiones y opiniones legítimas “como pueden ser la crítica a la política colonial y a la ocupación”, concluye Héctor Grad.

En un momento de eclosión de los discursos del odio, los debates sobre antisemitismo deben partir, según explicaba Judith Butler, de una conciencia profunda de lucha contra todo tipo de discriminación: “Si el antisemitismo es una más entre todas las formas de racismo, entonces la lucha contra el antisemitismo no tiene sentido fuera de la lucha contra todo tipo de racismo, y eso incluye el racismo de Estado”.

Relacionadas

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Opinión
También somos el amo

El amo blanco no desapareció en 1863, cuando Lincoln aprobó la Proclama de Emancipación por la que se abolía la esclavitud, ni tampoco lo hizo más de un siglo después, cuando el Movimiento por los Derechos Civiles y el Partido de las Panteras Negras consiguieron, a golpe de décadas de lucha, acabar con las leyes de segregación racistas en Estados Unidos.

Migración
Las 180 personas rescatadas por el Ocean Viking desembarcan en Sicilia

Italia da finalmente instrucciones y permite realizar el desembarco en Porto Empedocle, al sur de Sicilia. La decisión llega después de diez días reclamando un puerto seguro y tras la declaración del “estado de emergencia” a bordo.

4 Comentarios
#48373 15:30 3/3/2020

No soy antisemita, pero estoy en contra de las actuaciones del Estado de Israel. Si estoy en contra del paripé de las elecciones, entonces, ¿soy, forzosamente, antidemocrático?- Maniqueísmo + Sofismo = Fascismo

Responder
1
0
#48309 20:35 2/3/2020

Los judíos ortodoxos son escoria. La hez de la tierra.

Responder
0
0
#48239 14:43 1/3/2020

Si Benarroch (millonario), Judith Butler (personaje dañino e intelectualmente tramposo), y el periodisto misógino son los referentes para este pegajoso artículo, Pablo Elorduy, tu brillante estilo está lastrado.
Sugiero Los Otros Judíos, Rafael Arraya, y los judíos fe origen ANTISIONISTAS que explican cómo Israel agita el antisemitismo. Quien no quire saber del apartheid, el genocidio, la expulsión de su tierra, el vergonzoso "Acuerdo del siglo" para culminar la anexión de Palestina ante el siencio internacional, no puede explicar de donde viene, no el resurgimiento del antisemitismo, sino el fe la palabra que intenta desviar el foco de conflicto: el sionismo.

Responder
3
0
Multitudes 17:17 1/3/2020

No sé, igual son análisis complementarios. Seguro que Pablo Elorduy no pretendía dar TODAS la explicaciones posibles y dejar zanjado el tema definitivamente. Sumemos, compas.

Responder
6
1

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.