El color del flamenco

La reciente petición de reconocimiento institucional a la aportación del pueblo gitano al flamenco ha desencadenado el resurgir de los discursos antigitanistas.

Detalle Bailes de Gitanos
Abogada y activista por los Derechos Humanos

publicado
2018-05-17 11:39:00

Hace unas semanas, un grupo de intelectuales y activistas gitanos y gitanas se dirigieron a los grupos parlamentarios andaluces a fin de instar una declaración institucional para el reconocimiento del elemento gitano en el flamenco. Alertan que el flamenco está sufriendo un “descafeinamiento y blanqueamiento” en los últimos años. No reivindican la paternidad exclusiva del flamenco pero sí el reconocimiento del pueblo gitano como uno de los padres fundamentales del flamenco.

Las reacciones entre los flamencólogos y otra intelectualidad paya cercana al flamenco no se han hecho esperar y la iniciativa se ha tachado de tontería, poco seria, innecesaria, y fruto de los celos de los gitanos. Pero lo más alarmante, leyendo las críticas, es que se ha entendido como una pretensión de reivindicar la autoría exclusiva del flamenco por parte de los gitanos a pesar de que la iniciativa remarca que lo que se quiere es un reconocimiento de la aportación gitana. Esto de dar por hecho que los gitanos y gitanas se quieren reapropiar de cosas que no son suyas es un triste estereotipo a superar.

El debate sobre la paternidad del flamenco viene de largo. Existen numerosos estudios históricos y etnomusicólogos que bucean en las raíces castellanas, negras, sefardíes, moriscas y gitanas del flamenco. Hasta donde yo sé existen más investigaciones de las cuatro primeras que de las gitanas. Esta última se presume que se da por supuesta y existen más investigaciones que intentan desmontarla que acreditarla. De hecho existen las, desafortunadamente llamadas, tesis gitanistas y antigitanistas del flamenco.

- Las tesis gitanistas son las que dan un protagonismo principal o exclusivo a la aportación gitana en el flamenco. El mairenismo (de Antonio Mairena) es la que más ha contribuido a ella. Estas tesis se pueden enmarcar dentro de la estrategia del poder político de identificación de lo gitano-flamenco con lo andaluz y esta a su vez con lo español que se lleva a cabo desde finales del S.XIX hasta el tardofranquismo en pos de la mercantilización y la reapropiación de la identidad gitano-andaluza.

- Las tesis (desafortunadamente llamadas) antigitanistas abogan por la desmitificación del factor gitano-andaluz en el flamenco. Los estudiosos de estas tesis reivindican la necesidad de hacer justicia histórica y social al flamenco y desempolvar la verdad: “que los payos también cantan y han cantado siempre”. Aquí encontramos de todo, algunas hipótesis más moderadas, respetuosas y bien fundamentadas y otras de quienes han hecho el objeto principal de su militancia flamenca la continua supremacía del cante payo sobre el gitano. Ejemplo de este último es la afirmación de Tomás Andarade de Silva, profesor del Conservatorio Real de Madrid, que mantuvo que los gitanos han sido meros intérpretes sin ninguna tradición musical ni cultural y que llegaron “mudos” a estas tierras.

No voy a entrar yo en el debate del gitanómetro del flamenco, como tampoco entran quienes hacen la propuesta del reconocimiento de la aportación gitana. Verdaderamente es una discusión estéril, imposible de acreditar fehacientemente, pues, al ser el flamenco un conocimiento vernáculo, no han quedado registros escritos suficientes para conocer los porcentajes que tiene de gitano y, salvo que viajáramos en el tiempo, no podemos esclarecerlo con certeza.

Lo que sí sabemos es que el flamenco nace en Andalucía, hay quien afina más y dice en el Bajo Guadalquivir. Nace en comunidades marginales, gran parte racializadas y excluidas socialmente. También sabemos que, desde los primeros documentos escritos sobre el flamenco, ya aparecen gitanos y gitanas, que tiene una manera de interpretación propia y que han sido quienes mejor han guardado el ascua del cante hasta hoy. En la actualidad la transmisión del flamenco fuera de los circuitos comerciales, es decir en los núcleos familiares, es muy escasa excepto en las familias gitanas. Cada vez es más difícil encontrar a alguien que haya aprendido compás, cante o baile en su familia y no en una academia, salvo en las familias gitanas.

Siendo así las cosas, me gustaría darles un consejo a quienes cargan con fuerza contra esta propuesta del reconocimiento de la aportación gitana al flamenco, o a quienes han hecho el objetivo de su militancia flamenca el desmontar las tesis gitanistas y mairenistas.

Su labor puede ser justa, necesaria y merecedora de respeto siempre que sea respetuosa, pero han de saber que ustedes no hacen estas críticas en un laboratorio o en una burbuja aislada de la sociedad. Cuando hacen estas críticas se están situando en un contexto socio-económico determinado. Cuando se habla de lo gitano en el flamenco no puede estar separado de lo que representa el concepto gitano en el resto de la sociedad. En 500 años se han dictado 250 leyes con el objetivo de perseguir y exterminar a la población gitana del Estado español. La última ley contra los gitanos se abolió en en 1986 y en la actualidad, fruto de esta persecución y genocidio, una gran parte de la sociedad gitana vive en la exclusión social todavía en pago de su resistencia a doblegarse a las imposiciones sociales. Un contexto donde las encuestas dicen que el gitano es más repudiado como vecino que cualquier otra etnia y una real academia española de la lengua que define una de las acepciones de gitano como trapacero.

Es en este contexto donde ustedes abanderan sus tesis antigitanistas del flamenco. Y se preguntarán qué tendrá que ver una cosa con otra. Pues se lo intento explicar. Ustedes están situados en una situación privilegiada, son blancos y además sus discursos sobre el flamenco se construyen sobre los saberes académicos reconocidos como los únicos válidos. Sus discursos influyen, marcan tendencia porque son hegemónicos. Tienen que tomar conciencia de su posición privilegiada y ser responsables en sus opiniones antigitanistas. Cuando hablan de la injusta reapropiación del flamenco por parte de los gitanos, revísense y valoren cuánta influencia tiene en su opinión la ideología del gitano como trapacero.

Dirán que no son racistas, y yo no se lo voy a discutir, pero si no lo son anden con pies de plomo cuando lanzan sus soflamas periodísticas antigitanistas en el flamenco. Sean moderados en sus insultos, no utilicen la ironía y traten estos asuntos con seriedad y respeto porque pueden, sin querer, estar apuntalando los pilares del racismo institucional contra el pueblo gitano. Ese antigitanismo institucional que hace que existan cosas como la acepción de “trapacero” para definir gitano en el diccionario, y que el 35% de población penitenciaria femenina sea gitana en este país, entre otras muchas cosas. Porque lamentablemente sí tiene que ver una cosa con la otra.

También hay quienes han tachado de racista la propuesta de estos intelectuales gitanos y gitanas desde un absoluto desconocimiento de lo que es el racismo y de cómo opera. El racismo es un dispositivo de control institucional que apuntala los privilegios de una parte de la población sobre la opresión de otra parte en base a su raza, procedencia, religión o condición. El racismo se da desde arriba a abajo, desde los privilegiados a los oprimidos. El rechazo o la no tolerancia de negros a blancos, de indígenas a colonos o de gitanos a payos no se llama racismo, será otra cosa pero no racismo. Dependiendo del contexto se puede, incluso, llamar justicia social.

Hablar del blanqueamiento o el descafeinamiento del flamenco no es racismo. Significa alertar sobre cómo el flamenco se está convirtiendo en una mercancía, en un producto de consumo desprovisto de todo el discurso social que encierra. El flamenco, más allá de lo musical, es una filosofía de vida, una posición en el mundo que nace de la opresión, de los márgenes, de aquellos que quedan fuera del orden vigente. El orden económico, una vez más, es capaz de venderlo todo, de desvestir de su condición social al flamenco y comercializarlo. Su blanqueamiento es la pérdida de su condición de raza y clase.

Por último, habrá quien diga que no hace falta este reconocimiento institucional a las raíces gitanas del flamenco, y que estas aspiraciones nacen del victimismo gitano. A quienes hablamos de vulneraciones históricas y actuales a los Derechos Humanos de la población gitana suelen llamarnos victimistas muchas veces. Sin embargo no es victimismo es una aspiración legítima de justicia y reparación social.

Léase esto sabiendo que yo no escribo de flamenco, eso se lo dejo a otros, yo escribo de gitanos y de racismo estructural. Ser un flamencólogo amante de la gitanería es más que amar una forma de interpretar el arte, un compás y una gracia, es hacerse cargo de una historia de persecución y exterminio de un pueblo cuyas consecuencias duran hasta nuestros días. Contra el racismo estructural los necesitamos de nuestro lado, no en frente.

10 Comentarios
#16628 17:37 19/5/2018

En verdad no se conoce ningún estudio que excluya a los gitanos del flamenco, de su construcción, ninguno, todos reconocen que flamenco y gitano es lo mismo, no hay estudios anti-gitanistas y los gitanistas están de sobra admitido, precisamente por ser reacctivos a la persecución y discriminación secular; otra cosa es que podamos pensar que los aportes los hacen ¿razas?, ¿pueblos?, ¿culturas?; quizás es importante entender que el flamenco nace en una zona temporal en la que, precisamente, las condiciones de clase o desclasamiento, la marginación, la anomalia social indiferenciaba entre gitanos, negros, moriscos, conversos, castellanos, andaluces y así;

Responder
13
1
1948 2:28 24/5/2018

Hay que disfrutar del flamenco como arte y no utilizarlo como una forma de vida ¿Entonces la Peña Flamenca de Huelva no es válida por no ser gitana? Arcangel, Argentina, India, los cantes de las minas, etc no son gitanos y constituyen un flamenco de primera división. Por favor, no hagamos del arte un mérito exclusivo de ningún grupo humano. Hay "bailaoras" japonesas que da gloria verlas. Así que a disfrutarlo sin corsés de razas ni colores ni opiniones.

Responder
0
1
#16692 11:27 20/5/2018

Sí, y la diferencia es importante, lo ha señalado Pedro G. Romero y otros muchos estudiosos, gracias a los gitanos el flamenco no ha conseguido ser españolizado, escapa de ser andaluzizado del todo, eso se lo debemos a los gitanos; otra cosa es pensar que determinadas razas o culturas producen este arte, quizás debemos pensar más bien en clases sociales y no en núcleos familiares, quizás en periferias urbanas y no en zonas de la geografía política, quizás en generos artísticos descastados y no en casticismos; como dice otro comentario flamenco y gitano es la misma cosa y fueron perseguidos con igual saña; otra cosa es que ese "gitano" que designa lo "flamenco" coincida con una raza o cultura determinadas; lo que si es verdad es que mientras el flamenco se patrimonializa a los gitanos los siguen persiguiendo, pensemos en la condición de los gitanos rumanos que vienen al occidente y norte europeos, eso sí habría que trabajarlo; y también los gitanos españoles tendrían que ponerse a ello, incluso sacrificando su matrimonio con el flamenco que, a veces, simplifica la variedad de formas que tiene en nuestro país el ser gitano

Responder
12
1
Daniela Caminos 8:16 20/5/2018

Gracias por tu artículo. Esto que dices es una cosa sería y profunda.

Responder
2
0
#16509 12:12 18/5/2018

me ha encantado el articulo,todos somos iguales,trabajemos en igualdad y en equidad

Responder
2
0
Curro 7:08 18/5/2018

«La historia del flamenco es como una ensaladilla rusa en la que los gitanxs son la mayonesa» F. Quiñones.
Que sería de la ensaladilla sin su huevo duro, o su buena papa¨... Cada cultura aporta algo y se retroalimentan unas de otras.

Responder
2
0
#16432 20:07 17/5/2018

Lo de que el flamenco surge en la Baja Andalucía es un error, pues fijaros lo que se decía de los gitanos de Granada en 1783. En la Memoria de la Real Chancillería de Granada fechado en 1783, con ocasión de la Pragmática- Sanción de Carlos III, se pidieron informes a las distintas Chancillerías sobre las medidas que sería necesario adoptar con el fin de integrar a los gitanos y acabar con el gitanismo. Y la de Granada recomendaba "cesar la persecución y acoso contra ellos, pues eso les llevaba al rechazo y recomendaba a los justicias cuidar celosamente que con motivo de bodas, bautismos y padrinazgos, no haya las fiestas, que comúnmente se llaman de gitanos, en las que se cantan aires y tonadas y tañen instrumentos que hasta de presente se han tenido por privativos de estas gentes y deberían desterrarse de los teatros públicos.

Responder
0
0
#16434 20:25 17/5/2018

Pues mirad el libro "El flamenco y su formación en el Siglo XIX" y veréis como no es cierto que todas las investigaciones sobre flamenco prescindan del elemento gitano.

Responder
3
1
#16421 19:04 17/5/2018

Hay que documentarse un poco más antes de escribir errores históricos

Responder
0
1
#16410 17:26 17/5/2018

Conozco profundamente el tema soy bailaora y marginada por mi forma tan sincera y sana de caminar siempre buscando una forma au tentica de vivir y ser

Responder
2
0

Destacadas

Salud mental
¿Conseguirán las máquinas predecir el suicidio?

Solo somos capaces de adivinar quién va a morir por suicidio con una precisión apenas superior a la del puro azar. Para colmo, estos discretos resultados casi no han mejorado durante los últimos 50 años.

Altsasu
Un millar de personas protestan ante el Ministerio de Justicia por la sentencia de la pelea de Altsasu

La manifestación, que ha salido a las 19h desde la Puerta del Sol, ha recorrido un kilómetro gritando consignas contra la sentencia que condena a los jóvenes a penas de entre 2 y 13 años de cárcel.

Carbón
Muerte lenta en Siberia

Los gobiernos y negocios de Europa quieren que creamos que el carbón es extraído de formas inocuas, pero la verdad es justo la contraria. 

Crímenes del franquismo
Los esclavos del franquismo

Aunque el trabajo forzado de los presos era algo corriente desde el golpe de Estado, la construcción del Valle de los Caídos será una de las primeras grandes obras en utilizar mano de obra esclava de forma masiva.

Contigo empezó todo
Los pobres de EE UU que querían ya el pastel
Miles y miles de europeos, asiáticos y latinoamericanos se unieron a otros tantos estadounidenses nativos y conformaron este ejército de pobres en huelga.

Últimas

Centros sociales
Chueca estrena centro social: La Pluma

Un pasacalles transmaricabollo convocado en el marco del Orgullo Crítico ha terminado frente a las puertas del nuevo centro social.

Música
Doctor Deseo: “Cualquiera con dos dedos de frente y un poco de corazón se identifica con el feminismo”

La peculiar idiosincrasia de Doctor Deseo, verso suelto en el ámbito del rock con denominación de origen vasca, ha permanecido intacta durante tres décadas. Al conversar con Francis Díez, voz cantante del grupo bilbaíno, es fácil entender por qué.

Fotografía
Nuevas miradas para combatir la hegemonía
Binomio Mujeril es un proyecto fotográfico que propone miradas desde las que cuestionarse y cuestionar.
Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.