La lucha por la tierra en Andalucía: El caso de Láchar en la II República

El presente artículo se basa en un estudio preliminar de un proyecto solicitado a la Junta de Andalucía titulado “Recuperando nuestra memoria” cuyo objetivo es investigar y analizar el periodo comprendido desde la II República hasta la Transición en la localidad de Láchar (Granada). Este artículo va dedicado a todos esos héroes anónimos que por rebelarse ante la injusticia todo les fue arrebatado. Para que nunca queden en el olvido. Para que su lucha no sea en vano.

Pintura Zabaleta 3
“Familia de campesinos” es una de las obras más reconocidas del pintor Rafael Zabaleta

Graduada en Historia por la Universidad de Granada

Graduado en Ciencias Políticas por la Universidad de Granada


publicado
2019-01-08 19:47:00

Entre el feudalismo y el capitalismo

El municipio de Láchar, enclavado en plena vega de Granada, desde la Reconquista hasta el año 1942 perteneció a los Condes de Benalúa. Fue en el último cuarto del s. XIX cuando aparece en Láchar el dueño de casi todas las fincas rústicas y de algunas propiedades inmuebles importantes, un personaje clave para la ciudad de Granada como para el municipio, Julio Quesada-Cañaveral y Piédrola, vi Conde de Benalúa, viii Duque de San Pedro de Galatino y señor de Láchar. Además, ostentaba el título de Grande de España y fue amigo íntimo tanto de Alfonso XII, como de Alfonso XIII.  

Este aristócrata fue un político y empresario muy importante en la Granada de finales del siglo xix y comienzos del xx. Él llevó a cabo múltiples iniciativas empresariales muy emprendedoras para la época que serían vitales para la economía y el turismo de Granada. Tales como la construcción del Alhambra Palace, el Hotel del Duque, el ferrocarril a la sierra, y además siendo pionero en Andalucía en la fabricación de azúcar a través de la remolacha.  Como político, siempre valedor de la monarquía, fue virando desde posiciones más conservadoras hacia el liberalismo. Como señor de Láchar y dueño de gran parte de la tierra contribuyó a su modernización e industrialización. Construyó el castillo y la fábrica de azúcar; además muchos de los edificios de utilidad pública eran de su propiedad como la iglesia parroquial, la sala capitular del ayuntamiento, el molino y cedió en 1929 una parcela para construir la escuela.
La mayoría de estas propiedades las utilizaba el pueblo ya que el ayuntamiento pagaba un censo enfitéutico para ello, como queda reflejado en el archivo municipal de Láchar. Concretamente en noviembre de 1902 el administrador del Duque reclamaba 90 pesetas de deuda de los censos que llevaban algunos años sin pagarse por la sala capitular, la casa de la caridad y la cárcel o depósito municipal al Ayuntamiento. La deuda se cancelaría si pagaban 94 pesetas correspondiente a años anteriores y a ese año (1). 

demás, al ser el mayor contribuyente de rústica fuera del término (la cuota a pagar era de 12.672,07 pesetas) debía formar parte de las mesas electorales o como vemos en el expediente de elección de vocales natos de las comisiones de repartimiento real y personal para 1929 también debía formar parte de está, aunque renunció al nombramiento(2).
Se ha estudiado ampliamente la figura de Julio Quesada Cañaveral, pero casi nada se ha escrito sobre la relación del Duque con los colonos, que era de dependencia absoluta, una relación feudal en pleno siglo xx, continuada por un hombre al que se le denomina “adelantado a su tiempo”.

Sin embargo, nuestro protagonista no es el Duque, sino que hablaremos de un protagonista colectivo, de los trabajadores sin tierra, los colonos de Láchar. Más concretamente su brazo más organizado, la Sociedad Obrera La Redención. Una sociedad fundada el 12 de mayo de 1931 perteneciente a la UGT(3).

Es en la II República cuando se agudiza exponencialmente el conflicto por la tierra en Láchar. Los hechos históricos que aquí se narran, a pesar de suceder en un pequeño pueblo granadino, son muy reveladores para entender en su totalidad el alcance de la lucha por la tierra en Andalucía, concretamente en el periodo de la II República. Se trata de una verdadera experiencia de reforma agraria, la expropiación a un Grande de España gracias a la lucha y a la movilización. A pesar de la fuerza de los cánticos y los anhelos por repartir las tierras, el sueño fue bruscamente truncado con el golpe de Estado franquista y la dictadura.

El problema de la tierra. La rebelión de los colonos

Los trabajadores sin tierra de Láchar bajo una estructura feudal que persistía hasta el siglo xx, encontraron un anhelo de esperanza y una oportunidad única con la legislación del gobierno de la II República. Estos obreros organizados, con el apoyo tácito de personalidades ilustres como Fernando de los Ríos, creyeron decididamente en una verdadera reforma agraria que apuntaba a pionera incluso para aquel momento.

“Estos señoríos aristócratas de rancio abolengo son los poseedores de considerables extensiones de riego, cultivadas por sus arrendatarios, los vecinos de los pueblos ya citados, cuyos colonos vienen desde tiempo inmemorial reclamando siempre inútilmente que sus cimenteras no fuesen comidas por los conejos, que en proporciones aterradoras infestan aquellos pueblos, procedentes de los tres cotos vedados de caza que tiene uno de dichos aristócratas(4), dándose el caso de que los labradores no pueden extirpar aquellos roedores por estar vedados y acotados para la caza todos aquellos dominios y castillo feudales enclavados en los pueblos ya citados. Los tres cotos unidos entre sí y lindantes, tienen una extensión superficial de millón y medio de hectáreas dedicadas única y exclusivamente para grandes cacerías, que se han celebrado hasta el pasado año, y a las que siempre fue invitado don Alfonso de Borbón, pues en su honor y para él únicamente estaban reservados, a los efectos de que se oxigenase y le fuese más llevadera la vida.
Recuerdo, por haber asistido a algunas cacerías (con el carácter de invitado) que, para la mayor abundancia de caza, echó en su coto 6.000 pares de perdices de toda España. Se advierte que en cada coto y cacería se cobraban de 4 a 5.000 piezas. Pues bien: para solaz del señor Borbón y demás señores feudales y aristócratas se daban tres o cuatro ojeos al día, actuando de jaleadores más de mil personas, sin otra retribución que las gracias de aquellos señores que al final dejaban como recuerdo a los colonos unas pocas pesetas(5).” 
La lucha de los obreros discurría en dos planos, desde la movilización y desde la Institución. El 14 de enero de 1932, a iniciativa de Manuel Ruiz, alcalde de Láchar, se acuerda mandar un oficio al gobernador por la actitud de los empleados de confianza del Duque que no hacían caso a las iniciativas tomadas desde la administración. Señalaban “resistencia pasiva” a las reformas, siendo los señalados el administrador del Duque y el encargado de labor.
Entre otras acciones el pleno del Ayuntamiento de Láchar acordó que se tramitara el expediente de expropiación forzosa de la “Viña del cementerio viejo” de 50 áreas, pero nunca llegó a realizarse.
Desde el gobierno de la II República, no sólo cabe destacar la Ley de Reforma Agraria, la Ley de Laboreo Forzoso, era vital para pueblos como Láchar. En abril de 1933, desde el Ayuntamiento se acuerda personarse en el Ministerio de Agricultura para que los programas de laboreo forzoso sean declarados de urgencia para aliviar a las personas que estaban en paro. Al respecto el Duque señalaba:
“Le exponía la explicación de mi situación de que si me obligaban a la escarda de cebadas no podía ser más apurada pues se trata de 400 fanegas de tierra que hay sembradas de cebada y que yo no podía aceptar por las dos razones conocidas. La primera, porque nunca se han escardado las cebadas y la ley de cultivo forzoso manda que se siga labrando a uso y costumbre anterior y la segunda razón es por la tan repetida de que el secano de Láchar es zona de temple aunque el pueblo hasta los olivares sea de la zona de la Vega (…) Vuelvo a pedirle a usted mil y mil perdones, pero si a estas horas no ha hablado siquiera con el Gobernador y éste alienta las malas pasiones de aquellos tíos que siguen mandándome 400 jornaleros al día, cuando el plan primitivo era de 180, no comprendo ya nada(6).”

Para el Ayuntamiento y para la Sociedad Obrera era fundamental, como mínimo, que se cumpliera con esta Ley de Laboreo Forzoso. Los intereses de las partes eran antagónicos, mientras la Sociedad mandaba cada vez a más trabajadores a las tierras del Duque, Julio Quesada escribía lo siguiente a los Rodríguez Acosta:
“Comprenderá usted que una vez que está agotado todo lo que había de trigos, cebadas, remolacha, habas, rentas urbanas y rústicas que no pagan, y sobre todo el aceite, cuya recogida de aceituna ha costado más que lo que vale el aceite, a más todo lo que ha producido allí la central eléctrica, fincas urbanas, fábrica de harinas, todo se lo han tragado, y allí ha quedado, luego es mentira cuando dicen que tienen hambre.

Mientras no varíen las bases de trabajo y no podamos despedir a nadie, ni elegir el personal, ni trabajar a destajo en algunas faenas como es la aceituna, es inútil pensar en que ni con el Banco de España en la mano se podría labrar.”

La lucha de los trabajadores sin tierra persistía y Julio Quesada empezaba a sucumbir:

“Yo no puedo resistir más la situación de Láchar y creo que el trabajo actual es convencer a ese demonio de alcalde de Láchar que se quede en arrendamiento con todo el campo, tanto más, cuanto que van a pagar muy poca renta con arreglo al amillaramiento y además van a recoger ahora muy pronto todas las sementeras y lo más importante para ellos es que el gobierno está dispuesto a ayudarles con dinero para labrar. Aquí está todo dispuesto en el Instituto Agrario para firmar el arrendamiento conmigo y el Instituto a su vez lo arrendará a ellos (…) Ahora bien lo que es menester es que la Sociedad Obrera de Láchar conteste al ingeniero que están conformes, de lo contrario lo único que puedo hacer es abandonarlo todo, porque no tengo medios posibles(7).”

“El Instituto está conforme en arrendarme a mí y todo está corriente para efectuar el contrato, pero a su vez el Instituto quiere arrendar a la Sociedad de Láchar dándole la ayuda pecuniaria necesaria al caso. Si lo meditan, tanto el Sr. Otero, como el Sr. De los Ríos yo estoy materialmente agotado, por consiguiente, cuanto mejor será para los obreros de Láchar la explotación con ayuda del Ministerio que querer sacarme a mí lo que no tengo(8).”

El 6 de febrero de 1934 el Duque San Pedro se dirige al Consejo de Ministros, que a su vez reenvía el escrito al Ministerio de Agricultura, exponiendo haber sido embargado por vía de apremio por el Ayuntamiento de Láchar por negarse al pago en un reparto vecinal por Utilidades, medida que juzga ser un atropello y que solicita no se lleve a efecto. A su vez, pocos días después, interpone reclamación contra la cuota interpuesta de en el reparto general de actividades del año 1932 cuyo importe es 6.651,49 de pesetas.

Armando Pardo, en nombre de la Sociedad Obrera, envía un telefonema al Ministerio de Agricultura señalando lo siguiente:
“El que suscribe, presidente Sociedad Obrera Láchar, Granada, ruega (…) se les proteja faenas agrícolas en tierras que lleven arriendo propiedad don Julio Quesada Cañaveral, teniendo satisfecha renta y por mero hecho de ser socialistas, administradores del duque ceden dichas tierras a sus adictos, siendo asaltadas por los mismos; nosotros creemos tener derecho a ellas por estar en posesión de las mismas y por no haber sido despedidos en su tiempo por el propietario. Por todo lo expuesto rogamos a V.E. interceda acerca de nuestra petición con el fin de poder seguir realizando labores, pues no contamos con más medios de vida que dichas parcelas que injustamente nos quieren arrebatar, pero en cambio, a quien se las quieren ceder tienen los suficientes medios de vida en tierras e industrias.”
En agosto de 1934 el alcalde de Láchar envía el siguiente telegrama al presidente de la Junta de Reforma Agraria:
“Pueblo de Láchar (Granada) víctima reforma no se hace. Propietarios abandonaron cultivos negando trabajo. Asentamientos sin hacer. Miseria general obligan a dirigirnos pidiendo realice o deróguese ley. Protestamos inactividad centros burocráticos arruinan economía pueblos. Pedimos justicia(9)”.

El 1 de agosto de 1935 el Instituto para la Reforma Agraria (IRA) se incauta de la finca de Láchar 1.172 hectáreas para asentamiento de los obreros, fijándole una renta de 71.568,80 pesetas. Sin embargo, la Sociedad Obrera pide con fecha 27 de marzo de 1936, entre otras cosas, la expropiación sin indemnización de las fincas de la grandeza de España, entrega de la finca de Láchar al IRA, asentamiento temporal y que la tierra sea sólo para los campesinos pobres.
El levantamiento fascista y el fin de un sueño.
Esta lucha, tan digna como heroica, hizo posible la consecución de una verdadera reforma agraria. Julio Cañaveral falleció el 15 de julio de 1936, por lo que no pudo ver que pocos días después se produjo el levantamiento militar de corte fascista en nuestro país. Al analizar la lucha por la tierra en Láchar, a pesar de ser un fenómeno a pequeña escala, es muy revelador, podemos intuir como ese levantamiento conllevaba un proyecto de clase, de las clases dominantes por mantener sus privilegios.
La llegada de la dictadura significó el espolio, nunca revertido, de muchos de nuestros protagonistas. Significó que, por ejemplo, Manuel Ruiz se viera obligado al exilio, o que Armando Pardo, tras exiliarse acabara encerrado en un campo de concentración nazi donde murió.
El 21 de agosto de 1936, catorce hombres y doce mujeres, jornaleros muchos de ellos, fueron encerrados en el Castillo de Láchar y trasladados a Las Gabias donde fueron fusilados.10 De esta forma tan dramática la dictadura truncaba tantos años de lucha y de aspiraciones democráticas.


(1)Archivo Municipal de Láchar. Libro de actas 1902 sesión nº 36, Caja 308 Leg 01

(2) Archivo Municipal de Láchar. Expediente nombramiento junta general del repartimiento nombramiento vocales, caja 354 legajo 19. 

(3) Alarcón Caballero, J. A. (1990). El movimiento obrero en Granada en la II República (1931-1939). Diputación de Granada 

(3) Alarcón Caballero, J. A. (1990). El movimiento obrero en Granada en la II República (1931-1939). Diputación de Granada
(4)  Se refiere a Julio Quesada Cañaveral.

(5)Artículo de José Fernández Martín publicado en El Heraldo de Madrid y reproducido por El Independiente de Granada el 7 de junio de 1931.

(6) Carta del Duque San Pedro de Galatino enviada a Miguel Rodriguez Acosta el 24 de marzo de 1933 extraída de CORRAL, A. (1980), Duque San Pedro de Galatino, Diputación de Granada, 196-197 pp.

(7) Carta del Duque San Pedro de Galatino enviada a Miguel Rodriguez Acosta el 24 de marzo de 1933 extraída de CORRAL, A. (1980), Duque San Pedro de Galatino, Diputación de Granada, 196-197 pp.

(8) Carta del Duque San Pedro de Galatino enviada a Miguel Rodriguez Acosta el 30 de marzo de 1933 extraída de CORRAL, A. (1980), Duque San Pedro de Galatino, Diputación de Granada, 198-199 pp.

(9)Telegrama del alcalde de Láchar al presidente de la Junta de Reforma Agraria aparecida en El Defensor de Granada el 21 de agosto de 1934.

(10) Ver GRANADOS, F. El grito de los desaparecidos y ver IZQUIERDO, M. Historias desenterradas.



Sobre este blog
Espacio de enunciación colectiva, encrucijada de ideas y reflexiones en torno a la descolonización de Andalucía, de sus prácticas y de su teoría social crítica.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Ocupación de tierras
Jornaleros del SAT vuelven a ocupar durante unas horas el Cerro Libertad

El SAT ha recuperado durante el pasado sábado parte del Cerro Libertad y, aunque al final de la jornada los ocupantes tuvieron que desalojar la finca, insisten en que “la lucha del Cerro Libertad no concluye aquí”.

Ocupación de tierras
El desalojo del Cerro Libertad trunca su recuperación tras un año ocupado

El cumplimiento de la orden de desalojo de esta finca vecina a Jaén pone fin a un año de trabajo para su recuperación, que ha convertido las 75 hectáreas abandonas en tierra de cultivo después de más de cinco años sin uso.

0 Comentarios
Sobre este blog
Espacio de enunciación colectiva, encrucijada de ideas y reflexiones en torno a la descolonización de Andalucía, de sus prácticas y de su teoría social crítica.
Ver todas las entradas

Destacadas

Pobreza energética
6,8 millones de personas sufren pobreza energética en España

Con motivo de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, organizaciones como la PxNME, la PAH y EeA reclaman el derecho fundamental y humano a la energía. La última reforma del bono social de electricidad, que entró en vigor el 1 de enero, rebaja sus potenciales beneficiarios de 2,3 a 1,1 millones de personas.


CIE de Aluche
El caso de la muerte de Samba Martine irá a juicio en junio

El Juzgado Penal número 21 de Madrid celebrará los próximos días 3, 4 y 7 de junio el juicio por la muerte de Samba Martine, que falleció en 2011 en el CIE de Aluche.

Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

Marruecos
“En Marruecos cuanto más rico eres, más libre eres”

¿Qué le pasa en Marruecos a una joven si —estando soltera— se queda embarazada? Sobre esta pregunta la cineasta Meryem Benm'Barek-Aloïs traza el argumento de Sofía (2018). La película, primer largometraje de la directora, fue galardonada en el festival de Cannes y aún puede verse en algunas salas del estado.  

Últimas

Almería
Dos décadas de acuerdos incumplidos
La revuelta del año 2000 forzó una negociación para sortear los costes de la huelga.
Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.