Opinión
Que se pare el mundo: otro cisma en la izquierda madrileña

Si a estas alturas no sabe quién va con quién en la crisis de Podemos —y de los últimos meses de Ahora Madrid y de gobierno de Manuela Carmena—, no tenga miedo: hay muchos que están igual. 

Rita Maestre
Investidura de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid Álvaro Minguito

publicado
2018-11-13 13:09:00

Nuevo episodio de división en Podemos. Sorpresón. Cinco de los concejales del Ayuntamiento de Madrid, inscritos todos, han sido suspendidos de militancia después de que ayer anunciaran que pasaban en canoa de las elecciones primarias establecidas como criba para presentar una futura lista de cara a las futuras primarias de la futura lista de cara a las próximas elecciones. Nuevo episodio de división en Podemos.

Que se pare el mundo que yo me bajo en la calle de Alcalá.

Madrid fue un sueño primaveral

Sucedió en Madrid, la capital, en torno 2015. Si a estas alturas (de 2018) no se saben la historia, igual (igual) es que no les interesa. Algunos investigadores señalan un día lluvioso del invierno 2014/2015 como el día en que se consumó “la unidad de las izquierdas madrileñas”. Estaban (casi) todos y casi todos daban me gusta y hacían retuit de lo que decían los demás. De las fuentes manaba ambrosía… No, no fue fácil. Un paso para adelante, dos pasos para atrás. Había voluntad pero faltaba la fórmula y la candidata. A alguien se le ocurrió que lo ideal era crear un “partido instrumental”. ¿Para quién o qué era el instrumento? Para la ciudadanía organizada… ¡qué preguntas! Vale, pues entonces faltaban las personas que iban a poner el cuerpo al servicio de la ciudadanía organizada, las personas que iban a mandar obedeciendo a la ciudadanía organizada.

Primarias. Tres sectores distintos se presentan a las elecciones para copar la candidatura Ahora Madrid. En una está la cara más visible de la ilusión. Manuela Carmena, exjueza, convencida por Pablo Iglesias —a través del exsecretario general de Podemos en la ciudad, Jesús Montero— de que era la candidata capaz de derrotar a la derecha, a la derechona, a la que te aparca en la Gran Vía porque yo lo valgo. La lista, no obstante, es completada por el incipiente Podemos madrileño, por activistas de toda la vida y por gentes de Ganemos, un dispositivo (bulto sospechoso, dirán otros) cuya génesis se remonta al inicio del Cretácico, más concretamente a las reuniones de interpelados por el 15M para interrogarse sobre qué era el 15M. Es un equipo difícil de cohesionar pero que se constituye como motor de la candidatura. Y por eso ganan.

La segunda lista la encabeza Mauricio Valiente. Es el candidato de Izquierda Unida —sin contar a la cabeza de lista de Izquierda Unida Comunidad de Madrid, que va en otra lista y se quedará sin concejalía—, coalición que se ha sumado a la confluencia y… bueno, no son el cambio químicamente puro, pero la cosa debería funcionar.

La tercera la encabeza Pablo Carmona —que viene de Ganemos—, suma a Anticapitalistas y otros excéntricos que, quién sabe por qué, no quieren unirse a los Globetrotters del cambio y prefieren ser el equipo encargado de perder cada noche después de dar la cara. Ellos sabrán por qué.

Salen los resultados y, en primer lugar, triunfa la democracia. No cabe lugar a dudas, las personas inscritas dan un aval mayoritario al equipo que encabeza Carmena. No cabe tampoco hablar de un esfuerzo por integrar equipos de trabajo porque el tiempo apremia. Es mucho mejor hacer carteles poniendo en primera plana a la candidata. No cualquier cartel, ¿eh? Carteles todo guapos. El programa, también, todo guapo. Pero los carteles mucho mejor. Elecciones. ¡La alcaldía! Y el Gobierno de la capital.

Madrid no se gestiona en una hora

Carmena le disputa a Podemos y a Ganemos (quién se acuerda ya) la primogenitura de la victoria. Podemos se la cede con gusto. Izquierda Unida —ya ha recuperado sus siglas clásicas— la disputa tímidamente hasta que cae Carlos Sánchez Mato por un conflicto que sitúa a Jorge García Castaño (encuadrado en el equipo mágico y no en “cualquiera de las otras” listas) al frente de la concejalía de Hacienda. Manuela Carmena se erige, desde la alcaldía, como el rompeolas de la política municipal.

La gestión no entiende de momento integrante, y por eso, la mesa de coordinación de Ahora Madrid pasa a ser un fastidioso engorro. Hoy en día su papel es decidir cómo se gestiona la pasta que corresponde al partido y no a ninguno de sus integrantes (que el registro no entiende de instrumentalidades). El programa, igual que los carteles, mejor para campaña. Dejémoslo en recomendaciones.

La alcaldesa lo deja claro como la sopa del asilo: no se trata de coordinar, sino de poner a trabajar a los mejores y que los peores (o los no mejores, no hay que ser cruel) no estorben. El equipo se engrasa al margen de Podemos, que cede con gusto los trastos de mando, con cada vez menos participación de IU —relegada por mandato regio, y a pesar de los concejales díscolos, loca por incordiar—, que se opone en algunas votaciones a las decisiones del equipo de los mejores. Y así que pasen tres años.

La hostilidad de los medios hacia el experimento del cambio va dando paso a la entronización de Manuela Carmena. La alcaldesa —y su círculo de confianza— se hacen mainstream. El truco de los carteles todo guapos ha funcionado. Ahora Madrid sigue siendo un partido instrumental aunque subyace la pregunta, nunca contestada en público, de para qué o para quién sirve el instrumento. En todo caso, lo que iba a ser un coro se queda en un concierto para solista en Yo Mayor.

Madrid renovará los votos de la ilusión

Pasan tres años y se acerca el domingo de mayo en el que se renuevan los votos de la ilusión, se vierte vino nuevo en los odres del cambio y florecen otra vez los buenos propósitos: esta vez los de gobernar escuchando, que lo de mandar obedeciendo se extinguió como cigarro en el cenicero de un coche. Carmena anuncia que se volverá a presentar y que esta vez no quiere un equipo de retales y medianías, esta vez quiere un súper equipo, que funcione como un reloj de horno, hecho a su medida para su proyecto. No irá en las listas de Podemos, porque ella no es de Podemos, pero está dispuesta a coordinar un equipo, siempre y cuando lo formen los mejores, y ya se negociará quién lo forma y para quién hay sitio. Los tiempos están de su lado.

Pequeños inconvenientes. En su equipo de los mejores sí hay, aparentemente, integrantes de Podemos. Los principales son la portavoz que, como todas las portavozas desde que se inventó la rueda (de prensa), se ha achicharrado las veces que han sido necesarias para defender las decisiones tomadas en el círculo íntimo en torno a la alcaldía. Está también el concejal de Hacienda que, abnegadamente, se ocupó de la concejalía de Hacienda cuando las cosas se fueron de madre. Y el concejal de Urbanismo, único “pablista” del equipo, inflexible con quienes “anteponen sus cargos a sus principios”, como quedó reflejado en su ilusionante entrevista en ABC. El grupo lo completan dos concejalas —Esther Gómez y Marta Gómez— y el concejal que quiere transformar Vallecas con la guinda de un museo dedicado a Ángel Nieto.

Y cuanto más se aceleran los tiempos, más calentitos se ponen los cinco concejales, que se han bregado en la actividad del Ayuntamiento y que, a estas harturas, les queda pequeño el pequeño artefacto llamado Podemos Madrid. Pasan, eso sí, por unas primarias internas (¿otras? ¡otras!) que son necesarias para las futuras listas autonómicas, pero, llegado el momento en que se habla de las cosas de comer, se ven ante la engorrosa situación de participar en otras primarias establecidas como criba para presentar una futura lista de cara a las futuras primarias de la futura lista de cara a las próximas elecciones. Aburrido, ¿no? Eso mismo pensaron ellos. Así que deciden que no se presentan, que ya lo harán en las futuras primarias convocadas fuera de Podemos.

A seis meses de las elecciones, sorpresón, la unidad está mucho más lejos que aquellos días hermosos del invierno de 2014/2015. Podemos celebra unas primarias sin ningún concejal en ellas —y con Julio Rodríguez, exJemad, añorando la tranquilidad de Beirut— con la confianza de que, a pesar de la suspensiones de militancia, el encuentro con el equipo de Carmena será incruento, en unas futuras primarias en las que las sonrisas se descongelarán (hay que pensar que el tiempo primaveral eche un cable). Izquierda Unida mueve sus fichas y confía en que puede prescindir de protagonismo en el Ayuntamiento siempre y cuando lo adquiera en otros escenarios. A Ganemos no se lo espera, pero el sector Anticapitalistas-Traficantes de Sueños aún no ha dicho su última palabra (minoritaria). Manía de estorbar. Otros grupos como Madrid 129 se apearon del futuro proceso (y casi nadie se enteró).

Queda el Partido de Carmena —a falta de otra nomenclatura, esa es la más clara—, conquistando por sí mismo cada vez más espacio en los medios, confiado en que la gestión y, sobre todo, la imagen de la alcaldesa será un valor fundamental ante la crispación que acompaña a Ciudadanos y Partido Popular. Hacia la unidad por la supeditación al proyecto de los mejores, encabezada por la que se supone es mejor entre las mejores. El plan, por mal fario que invoquen los resentidos de siempre, huele como una magdalena recién horneada. Como hot dog de food truck. Como la City de Londres a pocos kilómetros del Bernabéu.

Mientras, Podemos se queda hecho unos zorros (sorpresón), el resto de partidos y movimientos de acompañamiento esperan acontecimientos, y la ciudadanía vive en vilo esperando el momento en que la alcaldesa esclarezca cómo, cuándo y dónde se producirá el siguiente acuerdo cósmico destinado a configurar la siguiente lista de cara al 24 de mayo. Entonces volverá a echar a andar el reloj de la ilusión.

Relacionadas

Opinión
Ese dolor de todas

Decir que si las mujeres no tienen una presencia más destacada en la literatura es porque no alcanzamos la excelencia masculina supone negar la dimensión política e ideológica de la literatura, como si esta fuese una esfera luminosa al margen de la vida.

Opinión
Piquete por el clima. Madrid Central, modelo de ciudad y la defensa de nuestros territorios

El autor defiende la organización desde abajo para mantener Madrid Central y frenar desarrollos urbanísticos que pueden multiplicar el impacto de los vehículos privados en la calidad del aire y acrecentar la desigualdad en la ciudad.

Opinión
Soy bisexual, confusa e indecisa

La existencia de la bifobia ha ido ganando un poco de reconocimiento, aunque pocas veces se la reconoce por lo que realmente representa en nuestras vidas.

13 Comentarios
Adela 8:11 9/12/2018

Muy divertido y muy buen estilo para aligerar el contenido, pero si no estás en el ajo no te enteras. Supongo que seria necesario leer con papel y lápiz. Pero también el autor podria hacer un resumen al principio o al final del articulo. Seré torpe pero no tanto como para no entender lo que se dice en un articulo con el estilo de este.
En fin, ya se que con lo que pareces disfrutar escribiendo seria raro que hicieras el menor esfuerzo para que te entendiera el común. Un abrazo

Responder
0
0
Lástima 23:13 18/11/2018

Es que si no se hace referencia a las políticas que ha llevado a cabo Carmena, estos dimes y diretes no tienen sentido. Ese es el verdadero problema, y la verdadera deslealtad de Carmena, haberse separado del programa con el que fue elegida. A ver si todos hacemos un esfuerzo por centrarnos en eso, en los programas. El resto, los personalismos, ni son objetivables, ni por otro lado, tienen mayor interés.

Responder
4
0
#26154 25:51 15/11/2018

El outfit de Rita Maestre podría ser el de alguien del PP o Ciudadanos, muy poco anticapi y muy poco trotsko

Responder
2
1
Iberio 14:37 15/11/2018

a mí el artículo me parece bueno, esto sólo se puede digerir desde el distanciamiento y el cachondeo amargo: Una alcaldesa buena y profética que odia al guiñol y lo rojo intenso pero no al tenis ni al BBVA, seis concejales pastueños que se dan cuenta del frío que puede hacer fuera si su partido no secunda su diligente acción, un general que bombardeó Yugoslavia, suaves errejonistas al acecho...¡Menuda izquierda oficial del cambio!
Por favor IU, trotskos, asociaciones... Decid algo

Responder
9
2
Marc 22:08 13/11/2018

La lista del Presidente, el gobierno de los mejores... ¿Está Carmena plagiando a Artur Mas o qué? Desde luego el artículo es crítico pero no hay que ser un libertario irredento para ver que esto es un desastre.

Responder
12
0
Carlos 21:59 13/11/2018

El firmante del articulo, aparece claramente como un cretino, que lo único que hace es meter mierda contra sectores de la izquierda.... bulto sospechoso, gente del cretácico... Se descalifica sin mas.

Responder
4
13
#25935 19:17 13/11/2018

Con Podemos no paro de comprar palomitas. La lucha por los sillones no para nunca, jaja.

Responder
5
2
#25927 17:34 13/11/2018

Sólo un matiz al texto. A las primarias se presentaron cuatro candidaturas a la alcaldía y no tres. Falta la encabezada por Álvaro Sánchez Serrano en la lista Madrid Incluye. Se puede ver todavía aquí:

https://primarias.ahoramadrid.org/alvaro-sanchez-serrano/

Un saludo!

Responder
6
0
Aprende a escribir coño 16:55 13/11/2018

Menuda mierda de articulo por mucho que sea de opinión. Yo no tengo ni idea de la política interna de la izquierda madrileña y esperaba con esto que me explicasen detalladamente los hechos y son todo el rato comentarios irónicos y gilipolleces que no aclaran nada, y es en plan como si quisiese hacer el texto mas interesante mostrando su dominio léxico y juntandolo con la ironía para acabar demostrando lo semejante pedante de mierda que es el autor, lo cual le saca razón.

Responder
29
22
... 24:41 13/11/2018

a ver si va a ser problema tuyo, que de comprensión lectora igual andas flojito

Responder
6
7
Marc 22:40 13/11/2018

Ya no se trolea como antes...

Responder
4
1
#25926 17:24 13/11/2018

Lo has clavado!

Responder
6
2
Olmo Gonzalez 17:22 13/11/2018

Pero qué dices, para una vez que no nos dormimos leyendo sobre este tema, vas y lo afeas. A un par de Asambleas te mandaba yo a tomar acta, por soso.

Responder
23
5

Destacadas

Pensamiento
Luciana Cadahia: “Frente a la idea de nación oligárquica hay que pensar la de una nación plebeya”
La estigmatización del término populismo se ha extendido en los últimos años. La profesora Luciana Cadahia defiende la vigencia de esa idea, que emparenta con el socialismo en su búsqueda de la igualdad de todos los seres humanos.
Gordofobia
Cuerpos en la playa, el bikini como forma de resistencia

Tener un cuerpo no normativo se castiga en el probador del Calzedonia, en el chiringuito de playa y en la piscina municipal. La producción cultural se ha encargado de dictar a las personas cómo deben ser sus cuerpos: en este dictado, el cuerpo gordo es un cuerpo incorrecto. Exponerlo, un desafío.

Senegal
Aar Li Nu Bokk: el pueblo senegalés dice basta al saqueo

El verano en Senegal empezó con amplias movilizaciones contra la corrupción. El movimiento Aar Li Nu Bokk [proteger el bien público] se enfrenta a un horizonte de políticas extractivistas tras el descubrimiento de yacimientos de petróleo y gas en el país. 

Opinión
Ese dolor de todas

Decir que si las mujeres no tienen una presencia más destacada en la literatura es porque no alcanzamos la excelencia masculina supone negar la dimensión política e ideológica de la literatura, como si esta fuese una esfera luminosa al margen de la vida.

Partidos políticos
La renuncia de Iglesias clausura una semana de bochorno

La correlación de debilidades entre PSOE y Unidas Podemos ha dado lugar a una semana de movimientos y declaraciones de pésimo gusto para una mayoría de votantes de izquierdas. Sánchez ha conseguido que Iglesias no esté en el Consejo de Ministros.

Nicaragua
Cuarenta años de revolución sandinista

Ortega y Murillo afirman en la conmeración del 40 aniversario de la Revolución Popular Sandinista que no habrá elecciones hasta 2021 y responden con un "no pudieron ni podrán” a las protestas que han alcanzado centenares de muertos desde abril del año pasado fruto de la represión.

Últimas

Humor
Acuerdos

Octava entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Especulación urbanística
Hasta siempre, Calderón

El antiguo estadio del Atlético de Madrid desaparece y el club vende los terrenos por 100 millones de euros para hacer viviendas de lujo.

La Rioja
Cuando 2 diputados sí valían 3 consejerías
En 1991 el PSOE formó un gobierno de coalición con Partido Riojano al que ofreció 3 consejerías, y sólo contaba con 2 diputados
Bebés robados
Ni un paso atrás

Son sorprendentes algunas declaraciones de la prensa que dicen que este hallazgo puede dar un vuelco al relato sobre bebés robados. No debería ser así, ya que si algo se ha demostrado con este reencuentro es que el tráfico de bebés existía.