Sarasate y la precariedad

¿Cómo es posible que Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Iruñea sigan sin impulsar políticas decididas para garantizar el derecho a la vivienda?

Casa Pamplona
Fachada de una vivienda en Pamplona Jone Arzoz
Eugenia Indurain

publicado
2017-09-13 18:08:00

Después del bajón de los años de la crisis, la gente ha vuelto a comprar. Esto ha provocado que los alquileres escaseen y que los precios hayan subido mucho”, declaró recientemente el responsable de una conocida inmobiliaria de Iruñea. A finales de 2015, el Área de Sociología del Ayuntamiento publicaba el Informe sobre la vivienda en Pamplona. Uno de los apartados evaluaba la necesidad de acceso a vivienda y concluía que “alrededor de 4.800 personas tienen ‘mucha’ (1.692) o ‘bastante necesidad’ (3.102) de acceder a la vivienda en Pamplona”. Y constataba que en aquel momento existían, como mínimo, 5.426 viviendas vacías. Añádase que también, según estadísticas oficiales, el 60% de las personas asalariadas de la ciudad cobran menos de 1.300€ al mes. Ser mileurista en Iruñea no es fácil: puede suponer un uso limitado de la calefacción en invierno, la compra de alimentos de gama baja o un acceso escaso al ocio y a la cultura de la ciudad. Además, sin la garantía de un trabajo estable y con derechos, es muy difícil plantearse el acceso a la propiedad.

En este contexto, ¿cómo es posible que Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Iruñea sigan sin impulsar políticas decididas para garantizar el derecho a la vivienda? Y, más aún, ¿cuántas viviendas vacías propiedad de inmobiliarias, promotoras y bancos siguen sin fiscalizarse? Ante esta doble realidad, la de unas instituciones que no garantizan el acceso a un bien básico —sin el que no cabe la vida digna— y de miles de inmuebles destinados a la especulación, ¿es de sentido común considerar un delito la ocupación de pisos y locales? ¿No se trata, más bien, de un medio legítimo para recuperar derechos arrebatados? La sociedad civil de Iruñea ha solido organizarse en torno a la problemática de la vivienda, a caballo entre el teórico derecho constitucional y la realidad de la propiedad privada y el afán de lucro. Por eso, la ocupación de un edificio en el Paseo Sarasate, a principios de octubre, era una más de esas reivindicaciones históricas. Debería haberse saldado con la reutilización comunitaria de un espacio privado que llevaba 15 años en desuso. Sin embargo, algo salió mal, y doce personas fueron denunciadas por delitos de usurpación y de atentado.

Todo comenzó con una confusa llamada del juez de guardia que, durante los hechos, aleccionó por teléfono al Jefe de Sala de la Policía Municipal, responsable del operativo, acerca de su responsabilidad respecto a un “delito flagrante” que estaba teniendo lugar. El mando policial interpretó aquella conversación telefónica como un mandato judicial directo —sin recibir ningún documento por escrito— y envió una patrulla de agentes. En aquel momento, el propietario del edificio abandonado estaba interponiendo la denuncia.

La Policía Municipal no tiene competencias obligadas en materia de Orden Público, a excepción de los delitos flagrantes. Por lo tanto, podría haberse actuado de otra manera; por ejemplo, protegiendo la zona, ordenando el tráfico y llamando a la Policía Foral para proceder al desalojo. Pero lejos de gestionar la situación con inteligencia y claridad, se decidió desalojar inmediatamente a los activistas. En un momento dado, uno de los comisarios se colocó en la puerta para impedir el paso y la tensión aumentó. Entre las prisas, la falta de sensatez y una cadena de mando policial que se mantiene prácticamente como con UPN, la ensalada acabó aliñándose con porras extensibles.

La acción, diseñada y llevada a cabo en claves pacíficas, terminó en una serie de hechos violentos. La actuación policial se saldó con declaraciones contradictorias desde el Área de Seguridad Ciudadana, vagos informes técnicos, heridos de diversa consideración por ambas partes y varias cabezas abiertas. Como consecuencia de todo ello, y por primera vez desde que gobierna el “Ayuntamiento del cambio”, se ha materializado la amenaza de cárcel, que ya planea entre los sorprendidos entornos militantes. La investigación oficial posterior es poco original y recuerda demasiado a tiempos pasados: ninguna responsabilidad sobre las espaldas de las fuerzas de seguridad o de los cargos políticos... y 12 okupas encausados por vía penal.

A veces, los acontecimientos condensan metáforas sarcásticas. Cuatro meses después de los hechos, el Ayuntamiento adjudicó directamente la Casa de Socorro —una vieja propiedad municipal situada a 50 metros escasos del bloque ocupado— a Construcciones y Promociones Sarasate XXI por 1,8 millones de euros, la misma empresa propietaria del edificio desalojado. Y todavía faltan los juicios.

Relacionadas

Ocupación
El edificio del Gaztetxe Maravillas será cerrado con hormigón

Comerciantes y vecinos/as denuncian el masivo dispositivo policial que ha tomado el Casco Viejo de Iruñea para hacer efectivo el desalojo del edificio, del que se ha estado sacando material

Derechos Humanos
“Ahí te vas a quedar sepultado”

El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos da la razón a un activista del CSOA Casas Viejas (Sevilla), al que condenaron por calumnias tras denunciar torturas.

Derechos Humanos
Lecciones desde Andalucía y Estrasburgo

Hace ya 11 años, el 30 de noviembre de 2007, el activista Agustín Toranzo, junto a otro compañero, fue extraído por la fuerza de un túnel bajo tierra en el que se encontraba sujeto como forma para protestar por el desalojo judicial del inmueble situado en la calle Antonia Sáenz nº12, en la ciudad de Sevilla.

Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS)
El Ayuntamiento de Madrid posterga el debate sobre un reglamento de vivienda criticado por los movimientos

El texto restringe el acceso a personas que hubieran ocupado viviendas de la EMVS y a quienes no tengan reconocido el derecho de residencia. El equipo de Gobierno lo ha postergado ante las críticas generadas ayer en redes sociales.

0 Comentarios

Destacadas

Huelga feminista
CNT escucha al movimiento feminista y convocará huelga el 8 de marzo

La Confederación Nacional del Trabajo anuncia que convocará una huelga de 24 horas durante la huelga feminista. CGT tomará la decisión en un congreso a finales de enero, aunque todo apunta a que volverá a sumarse a la convocatoria de huelga.

Pueblos recuperados
La Audiencia Provincial confirma la sentencia a los pobladores de Fraguas

Los seis jóvenes condenados afirman que no pagarán la demolición del pueblo, por lo que la pena de cárcel podría ampliarse al año y cinco meses.

Italia
La extradición de Cesare Battisti: donde Bolsonaro y Salvini se dan la mano
La extradición el pasado lunes de Cesare Battisti, tras 38 años de fuga de la justicia italiana, provee a Salvini y Bolsonaro de un marco para exhibir modos e intereses comunes y lanzar un aviso a navegantes.
Municipalismo
El último asalto de la Comisión Europea a los ayuntamientos

Una nueva directiva europea pretende que la Comisión Europea tenga la última palabra en las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

Últimas

Catalunya
Dos alcaldes y ocho activistas detenidos en una operación de la Policía Nacional en Girona

Los arrestos no han sido ordenados por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Girona, que lleva la causa, sino directamente por las fuerzas de seguridad españolas. Las acusaciones de desórdenes públicos están relacionadas con la ocupación de las vías del AVE durante el aniversario del 1 de octubre.

Masculinidades
Gillette y la mercantilización de las masculinidades
2

El anuncio de Gillette sobre las masculinidades tóxicas ha levantado airadas críticas y pasiones, pero la campaña abre también el debate sobre la cooptación y mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades por parte de grandes empresas.

Asia
El reto de la educación en el Nepal rural: “Dejé de estudiar para casarme”

Las áreas rurales de Nepal presentan una dificultad añadida en materia de educación, sanidad y derechos sociales. Para las mujeres, los obstáculos se multiplican.