Jornaleros del SAT vuelven a ocupar durante unas horas el Cerro Libertad

El SAT ha recuperado durante el pasado sábado parte del Cerro Libertad y, aunque al final de la jornada los ocupantes tuvieron que desalojar la finca, insisten en que “la lucha del Cerro Libertad no concluye aquí”.

Cerro LIbertad - Reocupación
Integrantes del SAT en el Cerro Libertad tras su reocupación

publicado
2018-04-29 14:10:00

Una semana después de que un amplio despliegue policial desalojara a las personas que llevaban un año ocupando y recuperando el Cerro Libertad, varios miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT) han vuelto a ocupar este sábado parte de la finca. La recuperación de la finca del Aguardentero, ahora conocida como Cerro Libertad, se producía en torno a las diez y media de la mañana, cuando un grupo de unas cincuenta personas ocupó el edificio que, en su momento, era utilizado como casa del guarda de la finca.

La Guardia Civil ponía fin a esta recuperación unas horas después, cuando acudió a la finca con la amenaza de desalojar violentamente a las personas que allí se encontraban y detenerlas. Ante esta situación y tras negociar con los agentes que se habían desplazado hasta allí, los ocupantes decidieron abandonar la finca pacíficamente en torno a las seis de la tarde para evitar que la gravedad de la situación aumentase.

Tras la jornada del sábado, estos jornaleros no consiguieron el objetivo de reocupar la finca, cuyo edificio principal sigue tapiado y con la vigilancia de seguridad privada, pero sí han logrado sus otros objetivos: “Denunciar el estado de pobreza y miseria del campo andaluz y luchar por la reforma agraria y contra la propiedad privada”, dicen.

En un comunicado emitido tras el nuevo desalojo pacífico del Cerro Libertad, autoorganizado como Zona A Defender (ZAD), los ocupantes señalan que “la lucha del Cerro Libertad no concluye aquí” y apuntan a “nuevas acciones de recuperación de tierras, además de seguir señalando a los culpables, BBVA y Junta de Andalucía”.

No es la primera vez que el Cerro Libertad pasa por una situación complicada. En junio de 2017 se sentaron en el banquillo 20 ocupantes acusados de “usurpación y daños” en un juicio en el que 19 de ellos quedaron absueltos y solo se condenó a una persona a pagar un multa de 180€.

A pesar de todo, el Cerro Libertad se ha convertido, después de un año de ocupación y de una inversión de más de 30.000 euros que ha sido posible gracias a la solidaridad de las personas que han colaborado en la recuperación de la finca, en una tierra útil tras cinco años de abandono. Los 7.500 olivos plantados en sus 75 hectáreas están totalmente rehabilitados y listos para producir en la próxima campaña.

El Aguardentero es una finca situada a cuatro kilómetros de la ciudad de Jaén y que llegó a las manos del BBVA después de que el banco embargara al empresario de la construcción que la adquirió con fines especulativos. Por eso, el SAT asegura que va a “seguir señalando a los culpables de la situación del campo andaluz, que no son otros que la Junta de Andalucía, la banca (en este caso el BBVA) y los grandes capitales que acaparan la tierra”.

6 Comentarios
Jornalera 3:13 30/4/2018

Es posible que estemos un poco equivocadas en esta forma de lucha y reivindicación. Soy perita agrícola y os puedo asegurar que ocuñar una finca y ponerse a gritar "abajo el capital" no es en absoluto efectivo y da sensación de violencia desmedida.
Lo que hay que hacer es empezar a quitar los subsidios "clientelares" del PSOE andaluz y obligar a los propietarios a crear puestos de trabajo. Obligar a envasar el aceite en Andalucía ( de aquí no debe salir ni un depósito más de aceite ) y así crear factorías para envasar, comerciales colocando el producto, camioneros andaluces transportándolo, etc
De Andalucía no debe salir ni un litro más de aceite que no sea embotellado y etiquetado como procedente de Jaén, Córdoba etc e indicando el tipo de aceituna y fecha de envasado.
Solamente con esto se crearían cientos de trabajos.

Responder
1
7
#15296 16:31 30/4/2018

¿Violencia extrema ocupar una finca del BBVA abandonada? ¡Por Dios! ¿Pero tú te has escuchado? Cuánta tontería invade este país que hasta ocupar una finca es violencia. La lucha del SAT es DIGNA y LEGÍTIMA ¡La tierra para el que la trabaja!

Responder
4
0
#15283 15:28 30/4/2018

Aprende dignidad con el SAT

Responder
5
0
#15241 3:17 30/4/2018

¿ Has visto que reloj lleva el gachó de la foto que está al lado del de la gorra ? Es de los buenos.
¿ Has visto las manos de estos ? Ni un callo.
Y dicen que son jornaleros... JAJAJAJAJA

Responder
0
7
#15284 15:28 30/4/2018

Trol. Go away.

Responder
4
0
#15253 8:59 30/4/2018

Que vista tienes, con el puño cerrado y ves que no tienen callos ? Reloj de los buenos? La tierra para quien la trabaja

Responder
7
0

Destacadas

Vivienda
El PNV no apoyará la ley de vivienda presentada por la PAH

El Partido Nacionalista Vasco se abstendrá en la votación para el trámite de la ley de vivienda que se discute en el Congreso, ya que considera que la propuesta presentada por la PAH supone invasiones competenciales en los ámbitos social, fiscal y de vivienda.

Ganadería
Producción animal, más allá del sí o el no

La previsión de aumento de las exportaciones ha impulsado un sector cárnico dominado por la ganadería intensiva, a pesar de los problemas ambientales y sociales que genera.

Crímenes del franquismo
El relator de la ONU reclama al Gobierno español que deje de obstaculizar los juicios por crímenes franquistas

El relator especial de la ONU para la promoción de la Verdad, la Justicia, la Reparación y la Garantía de No Repetición, Fabián Salvioli, afirma que el Gobierno español, más allá de resignificar el Valle de los Caídos, debe dejar de obstaculizar los procesos judiciales por crímenes del franquismo.

Movilidad
El Ayuntamiento abre la puerta a Google para privatizar la gestión de datos de tráfico de Madrid

Un convenio entre el Ayuntamiento y la empresa Carto DB permitirá gestionar a Google, a través de su proyecto Waze Connected Cities, los datos de tráfico en la ciudad. 

Promiscua
Los entrepreneurs
Quedé con varios hombres bimbo. Pero... ¡ay!, la política...