Ocupación de tierras
Crónica de una recuperación

El Salto Andalucía visita una de las recuperaciones más recientes del SAT, en Cerro Libertá (Jaén)

SAT Cerro Liberta
Integrante del SAT en Cerro Libertad, poco tiempo después de su ocupación José Luis Vicente

publicado
2018-03-02 17:25

“Hay mucha gente en las cunetas, ya no tenemos miedo”, sentencia Víctor, integrante del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), mientras conversamos en Cerro Libertá, la finca que el 1 de abril ocupó este sindicato en la periferia de la ciudad de Jaén, aunque ellos prefieren hablar de “recuperación”. “Solo queremos que en Andalucía se pueda vivir dignamente del trabajo en el campo”, dice.

LA GRAN PARADOJA

He quedado con Curro, también miembro del SAT, para visitar la finca. Llega con retraso, más que justificado. An­tes tenía que pasar por la Guardia Civil porque se han ampliado dili­gencias. Durante un fin de semana un grupo de personas acudieron a echar una mano en las labores de rehabilitación de la finca, momen­to en el cual fueron denunciadas por delitos de usurpación y daños. Paradoja de este sistema: la rehabilitación perseguida penalmente como daño. La finca, de unas 75 hectáreas, iba a ser presa del boom inmobiliario, pero la crisis se llevó por delante los planes del propietario constructor y pasó al más absoluto abandono: cosechas sin recoger y manos sin trabajar. Las deudas del constructor provocaron el embargo, siendo BBVA el dueño actual. Y así, la finca continuó abandonada y cada vez más degradada, hasta que 13 miembros del SAT volvieron a darle vida.

CULTIVOS SOSTENIBLES

Pero Cerro Libertá no es solo una finca ocupada —o recupera­da—, por lo menos, no pretende serlo. Aspiran a ale­jarse del “típico monocultivo del olivar que tanto daño ha hecho a Andalucía y especialmente a Jaén”. Ya han comenzado con un huerto y pretenden diversi­ficar los cultivos, plantando pistachos y otros ár­boles que pueden desarrollarse con igual plenitud. Además, plantean emplear técnicas agrícolas soste­nibles alejadas de la utilización de pesticidas y fertilizan­tes químicos. Introducir ganado o apicultura son otros proyectos. Con la ocupa­ción, afirman, pretenden lanzar una llamada de atención, que la población tome conciencia de la grave situación de la agricultura andaluza, con una alta proporción de tie­rras concentradas en muy pocas manos y, parte de ellas, en absoluto abandono.

DEVOLVER LA TIERRA

Tras apenas dos meses impresiona su organización. En la zona habitable, donde antes había ruina ahora hay una gran sala que sirve de comedor y cocina. Las habitaciones también han sido re­habilitadas y cuentan con espa­cios para dormir. Trabajan todos los días y la finca nunca está vacía. Sus caras de cansancio se mezclan con las de la ilusión por construir colectivamente, por “devolver al pueblo algo tan básico como la tierra que nos da de comer”. Solo piensan en el presente, el desalojo ni se les pasa por la cabeza. Como dice María, otra de las manos que trabajan en Cerro Libertá, “estas puertas ya no se cierran”.

Relacionadas

Contigo empezó todo
El día que Extremadura cambió su historia

El 25 de marzo de 1936, 80.000 campesinos de Extremadura se hicieron con 250.000 hectáreas sin derramar una sola gota de sangre.

0 Comentarios

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Jóvenes y cabreados
De la resistencia pacífica contra la vulneración de derechos a la protesta más virulenta, hablamos con la generación que más ha hecho notar su frustración en Catalunya.
Juicio del 1 de Octubre
Catalunya se para

Barcelona se volvió a llenar de manifestantes contra la sentencia del Tribunal Supremo en una jornada de huelga de seguimiento desigual y fuerte movilización ciudadana. 

Juicio del 1 de Octubre
¿Fue el 15M también sedición?

La interpretación del delito de sedición incluida en la sentencia del procés abre la puerta, según diversos juristas, a la criminalización de la protesta ciudadana y su castigo con graves penas de cárcel.

Vivienda
El auge de los proyectos de vivienda en derecho de uso choca con la falta de financiación

Los proyectos en derecho de uso, una modalidad entre el alquiler y la compra, crecen de forma sostenida. Pero no resulta sencillo. Deben superar las dificultades para encontrar solares accesibles y financiación en el contexto de una nueva burbuja y un mercado inmobiliario cada vez más voraz. Más de 20 iniciativas se reúnen en Madrid en el primer encuentro estatal.

Fronteras internas
Con la casa en el aire y la vida en precario

Condenados a la precariedad, una comunidad latina se organiza en París para ocupar y reivindicar su derecho a una vivienda digna.

Últimas

Redes sociales
Selfies, posados y barricadas

El posado con una barricada de fondo convierte a la barricada en un teatro, en un lugar de recreo, en un lugar de estatus, en una realidad paralela.

Opinión
Racismo y salud mental

Las personas racializadas y migrantes son especialmente vulnerables a los problemas de salud mental. El odio social establecido como racismo crea trauma, debilidad, ansiedad, culpa, lo que resulta en un mayor número de ingresos en hospitales psiquiátricos.

Derecho al agua
Agua: envasando lo común

La tendencia de crecimiento del consumo de agua embotellada supone un verdadero problema, además de por la mercantilización de un bien común, por el impacto ecológico que conlleva y por el impacto que pueden tener en nuestra salud los plásticos. Un gesto tan sencillo como beber agua del grifo se convierte en la mejor alternativa.

Juicio del 1 de Octubre
Las protestas en Catalunya cuentan ya con 352 personas heridas y 66 detenidas

Concentraciones, cortes de carreteras y manifestaciones continúan en Catalunya tras tres días de protesta. Las marchas que han salido desde distintos puntos del territorio se acercan a Barcelona, donde mañana confluirán con motivo de la huelga general.