Crónica de una recuperación

El Salto Andalucía visita una de las recuperaciones más recientes del SAT, en Cerro Libertá (Jaén)

SAT Cerro Liberta
Integrante del SAT en Cerro Libertad, poco tiempo después de su ocupación José Luis Vicente

publicado
2018-03-02 17:25:00

“Hay mucha gente en las cunetas, ya no tenemos miedo”, sentencia Víctor, integrante del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), mientras conversamos en Cerro Libertá, la finca que el 1 de abril ocupó este sindicato en la periferia de la ciudad de Jaén, aunque ellos prefieren hablar de “recuperación”. “Solo queremos que en Andalucía se pueda vivir dignamente del trabajo en el campo”, dice.

LA GRAN PARADOJA

He quedado con Curro, también miembro del SAT, para visitar la finca. Llega con retraso, más que justificado. An­tes tenía que pasar por la Guardia Civil porque se han ampliado dili­gencias. Durante un fin de semana un grupo de personas acudieron a echar una mano en las labores de rehabilitación de la finca, momen­to en el cual fueron denunciadas por delitos de usurpación y daños. Paradoja de este sistema: la rehabilitación perseguida penalmente como daño. La finca, de unas 75 hectáreas, iba a ser presa del boom inmobiliario, pero la crisis se llevó por delante los planes del propietario constructor y pasó al más absoluto abandono: cosechas sin recoger y manos sin trabajar. Las deudas del constructor provocaron el embargo, siendo BBVA el dueño actual. Y así, la finca continuó abandonada y cada vez más degradada, hasta que 13 miembros del SAT volvieron a darle vida.

CULTIVOS SOSTENIBLES

Pero Cerro Libertá no es solo una finca ocupada —o recupera­da—, por lo menos, no pretende serlo. Aspiran a ale­jarse del “típico monocultivo del olivar que tanto daño ha hecho a Andalucía y especialmente a Jaén”. Ya han comenzado con un huerto y pretenden diversi­ficar los cultivos, plantando pistachos y otros ár­boles que pueden desarrollarse con igual plenitud. Además, plantean emplear técnicas agrícolas soste­nibles alejadas de la utilización de pesticidas y fertilizan­tes químicos. Introducir ganado o apicultura son otros proyectos. Con la ocupa­ción, afirman, pretenden lanzar una llamada de atención, que la población tome conciencia de la grave situación de la agricultura andaluza, con una alta proporción de tie­rras concentradas en muy pocas manos y, parte de ellas, en absoluto abandono.

DEVOLVER LA TIERRA

Tras apenas dos meses impresiona su organización. En la zona habitable, donde antes había ruina ahora hay una gran sala que sirve de comedor y cocina. Las habitaciones también han sido re­habilitadas y cuentan con espa­cios para dormir. Trabajan todos los días y la finca nunca está vacía. Sus caras de cansancio se mezclan con las de la ilusión por construir colectivamente, por “devolver al pueblo algo tan básico como la tierra que nos da de comer”. Solo piensan en el presente, el desalojo ni se les pasa por la cabeza. Como dice María, otra de las manos que trabajan en Cerro Libertá, “estas puertas ya no se cierran”.

0 Comentarios

Destacadas

Ganadería
Pastores de lobos

El lobo es el archienemigo histórico de la ganadería, pero existen formas de coexistir pacíficamente con este amenazado depredador. Es más, algunos ganaderos afirman que puede ofrecer beneficios económicos.

Sanidad pública
Así son las víctimas del INSS (y de los decretos que hacen que la sanidad en España no sea universal)

Viven en España tras reagruparse con sus familiares pero el Instituto Nacional de la Seguridad Social les niega la tarjeta sanitaria. Han conseguido más de 60 sentencias a su favor pero les siguen obligando a contratar seguro privado si necesitan que el médico les atienda.

Guinea Ecuatorial
La vida en las fauces de la muerte
El autor hace una revisión histórica de los 50 años de independencia de Guinea Ecuatorial, a través de los regímenes de Macías y Obiang
Ofensas a los sentimientos religiosos
Dos activistas de Femen se enfrentan a cárcel por protestar en La Almudena contra la ley del aborto de Gallardón

La Asociación de Abogados Cristianos pide dos años de cárcel y 46 meses de multa para las dos activistas por encadenarse a la reja que rodea el crucifijo de la catedral de La Almudena para denunciar la propuesta de ley de aborto en 2014. 

Cine
La peste que nadie quiere oler

Menos mal que existe este cine que señala y hunde el dedo en la ranura para abrir una auténtica brecha en la verdad instituida, para desmontar el imaginario dominante.

Migración
El Defensor del Pueblo investiga el “colapso” del sistema de citas para solicitar protección

El Defensor del Pueblo quiere conocer las medidas previstas para acabar con las largas esperas y condiciones que han de soportar los ciudadanos extranjeros que quieren iniciar los trámites para solicitar protección internacional en Madrid.

Últimas

Feminismos
Xenofeminismo: que florezcan un centenar de sexos

Cualquier teoría que haga de la “lo natural” una norma o un principio moral o político debe ser destuida. Llega el xenofeminismo, y va tomando fuerza. 

El Salto
El Salto gana cuatro galardones en los premios ÑH2018 a las revistas mejor diseñadas
El Salto es seleccionado entre las mejores revistas diseñadas de 2018 en los premios ÑH2018 obteniendo cuatro galardones
Salamanca
Gabriel de la Mora: “Quieren suspendernos para que no podamos hacer nada con el caso Aceinsa”
Gabriel de la Mora, concejal de Ganemos Salamanca, ha sido juzgado por injurias y calumnias a la policía por denunciar las agresiones que varios agentes infringieron a vecinos de la localidad.
Elecciones autonómicas
Andalucía se encamina hacia las urnas
1
Comienza la campaña electoral para el 2D. Tres años, ocho meses y diez días han transcurrido desde las últimas elecciones andaluzas.
Literatura
[Podcast] ¿Qué tienen en común las hostias y los libros?
Reflexiones de distintos colectivos y editoriales de autoedición, que van desde el libro tradicional al fanzine, en torno a la literatura y la edición