Gernika: un lugar en el mundo

De la labor de Gernika Gogoratuz destacan tres de sus aportaciones: la memoria colectiva, el horizonte de reconciliación, y la transformación noviolenta de los conflictos.

Gernika Gogoratuz Astra
Sesión de trabajo de los encuentros internacionales de Arte y Paz organizados por Gernika Gogoratuz en el centro autogestionado Astra Jone Arzoz
Directora de Gernika Gogoratuz

publicado
2017-11-30 19:11:00

La vida es tan larga que no deberíamos conformarnos con lo realizado, sino que deberíamos afrontar el reto de dar forma a lo realizable. La vida es tan larga que a lo mínimo que debiéramos aspirar es a vivir en condiciones de igualdad y libertad. Palabras sin condición de posibilidad si no hubiera sido por las luchas del feminismo, del ecologismo y del pacifismo, que sostuvieron las reivindicaciones que han ido constituyendo el universo de los derechos humanos. Y aún así, estamos lejos de una vida en condiciones dignas y acorde con las reglas del planeta. Saber lo que queda por lograr y saber a lo que debiéramos renunciar, son algunas de las inquietudes recogidas en la agenda de la paz. Me refiero a la renuncia material y a la simbólica. A la material que incumple con la estructura de la naturaleza y a la simbólica que sostiene estructuras de desigualdad entre las personas.

Un lugar en el mundo. Hace 30 años se constituyó el Centro de Investigación por la Paz Gernika Gogoratuz en el marco del 50 aniversario del bombardeo de la villa. El propósito fundacional de la iniciativa parlamentaria fue simbolizar el homenaje a las víctimas del fascismo, y ratificar una concepción democrática entre las personas y los pueblos. Contribuir al logro de una paz emancipadora y justa, a partir de la reflexión científica y vinculada al símbolo y a la ciudad de Gernika fue el propósito social de la Asociación de Investigación por la Paz responsable de su programa.

Si tuviéramos que sintetizar su labor destacaríamos tres de sus aportaciones: la memoria colectiva, el horizonte de reconciliación, y la transformación noviolenta de los conflictos. Con ellos se han sostenido los proyectos de dimensión local y enfoque global, en nuestro entorno más cercano y en otros países como Alemania o Colombia. La memoria y el arte como pedagogía de paz orientan los programas educativos. Los espacios de reflexión y diálogo horizontal agrupados en torno a actividades de la organización, como las Jornadas de Cultura y Paz, los Encuentros de Arte y Paz, las Jornadas Antimilitaristas y de Memoria Histórica y los Laboratorios de Economía de Paz, reflejan las inquietudes que nos ocupan. El centro de estudios cuenta con una biblioteca de 5.556 títulos y una colección editorial Red Gernika con 31 obras publicadas, y otras 34, en distinto formato, realizadas en colaboración con otras organizaciones.

La vida invita a pensar la paz, el símbolo y su estructura. Quizá desde la remembranza, la vulnerabilidad del cuerpo, la fragilidad de las relaciones y la finitud de la vida. Quizá desde esos puntos cardinales se hace deseable contribuir, a mínima escala y en forma de red, a la gobernanza. Si bien es cierto que será en la incerteza de nuestro tiempo, y si bien es cierto que será en la certeza del fruto de una y muchas acciones "creActivas" y así, seguir recordando para la paz. Recuerdo para proclamar que la vida es larga, cuando se proyecta desde la impertinente brevedad de la propia y ante la inmensidad de la misma, la misma vida.

0 Comentarios

Destacadas

Pensamiento
Thomas Fazi: “No puedes solucionar una crisis creada por el euro dentro del euro”

Políticas de identidad, crisis económica, arquitectura del sistema financiero, posibilidades de una coordinación de gobiernos de izquierda dentro de la UE... Thomas Fazi se mete en todos los jardines del presente político común a los Estados europeos.

Antiespecismo
¿Qué hace un oso en las Bardenas?

Sendaviva celebra su decimoquinto aniversario con la amplición del número de animales explotados en su zoológico y con una nueva inyección de dinero público, cuatro millones de euros para 2018 y 2019, que suman un total de 68 millones aportados por el Gobierno de Navarra.