Malasaña: un bar por cada 50 habitantes y otras historias de la gentrificación

Vecinos de Malasaña denuncian que el barrio ha entrado en una espiral de degradación que parece imparable, salvo que las autoridades tomen medidas enérgicas y con carácter urgente. El Salto ha hablado con algunos, que pintan un escenario de franca decadencia para el emblemático barrio madrileño.

Malasaña barrio
La calle San Andrés, en el barrio de Maravillas, más conocido com Malasaña, en Madrid. Álvaro Minguito

publicado
2018-10-19 18:39:00

Jordi Gordon, portavoz de la asociación vecinal Acibu, describe cómo se fue perdiendo en pocos años el ecosistema que constituyó el atractivo originario del barrio. Ha ido desapareciendo la convivencia —otrora armoniosa— con un tejido social y económico con la suficiente amabilidad, equilibrio y complementación, como para hacer de Malasaña en un barrio de una habitabilidad envidiable.

Por una parte, cada vez hay más pisos dedicados al alquiler turístico, legales e ilegales, con la secuela que ya es marca registrada en los barrios céntricos de nuestra ciudad: encarecimiento del alquiler, que lleva a la expulsión de los vecinos de toda la vida, “si estás pagando 900 euros de alquiler, te exigen el doble. Y, claro, la mayoría no puede pagarlos”, comenta Gordon.

Esa desterritorialización social trae aparejada una paralela desaparición del comercio local; una profusión de bares, alrededor de 600, han colonizado el espacio. Teniendo en cuenta que la población estable de Malasaña es de unos 30.000 habitantes, da una media de un bar por cada 50 habitantes.

“Para peor, en los fines de semana esa densidad se dispara. Con los botellones que se montan, es una de latas, vasos de plástico, bolsas de patatas fritas, desechos de todo tipo y un ruido ensordecedor. Sin contar el ambiente casi irrespirable, producto de que buena parte de esa gente hace sus necesidades en la vía pública. Una verdadera calamidad”, enfatiza Gordon.

Sin embargo, los recursos que —indudablemente— tanto trasiego de gente de paso generan, no revierten en beneficio de los vecinos. Malasaña cuenta con un centro de salud en condiciones lamentables, “tan decadente y cutre, que ni siquiera ventanas tiene”, nos informa uno de los vecinos. El único colegio público existente se ve obligado a funcionar con las ventanas permanentemente cerradas, para evitar que se infiltren los malos olores derivados del uso de las inmediaciones como baño público.

Responsabilidades institucionales

Al fenómeno promovido por la desenfrenada especulación inmobiliaria, con la derivada gentrificación, hay que sumar la existencia de un narcopiso en la calle Tesoro, con la imaginable secuela de degradación social que amplifica y expande, “se supone que existe un servicio de asistencia social y auxilio a la drogodependencia para atender y ayudar a esa gente, ¿dónde están?”, se pregunta otro de los vecinos que acompañan a Gordon.

Preguntados acerca de si han establecido contacto con el ayuntamiento para intentar solventar sus demandas, nos dicen que sí pero que, hasta el momento, todos los encuentros mantenidos han tenido resultado infructuoso. Piden ser recibidos por la alcaldesa para exponerle la dramática situación y harán lo propio con las autoridades de la Comunidad.

Informan también que mantienen relación con otras asociaciones de barrios del centro de Madrid, “estamos en contacto a través de la coordinadora y vamos a plantearles un plan de acciones conjuntas, es decisivo que los barrios del centro nos unamos para cambiar el rumbo a este desastre. Nosotros no estamos contra el comercio, ni mucho menos, pero tiene que haber un equilibrio y una armonía entre los negocios y el derecho a una vida digna de la población. No puede ser que el lucro y la especulación sean los parámetros urbanísticos del barrio”, señala Gordon.

Para dar visibilidad a sus demandas, bajo la convocatoria “#S.O.S. Malasaña - Vecin@s una especie en extinción”, invitan a la ciudadanía a participar de un “desayuno–protesta”, para este sábado, 20 de octubre, a las 11:30, en la Plaza del 2 de Mayo. Pretenden completar el acto de protesta con el despliegue de una batería de maletas para escenificar que están siendo expulsados del barrio.

Relacionadas

Memoria histórica
Madrid, la bombardeada

Una investigación crea un plano de los ataques aéreos y de artillería franquistas contra la que fue la primera gran urbe de la historia que sufrió un bombardeo sistemático, masivo e industrial de la historia.

Sanidad pública
Atención primaria: el enemigo a las puertas de la sanidad pública

¿Tres minutos para que el médico de cabecera escuche tu problema, lo diagnostique y apunte una posible solución? Parece una locura, pero es lo que está comenzando a ocurrir en muchos servicios de atención primaria. Profesionales y pacientes se rebelan frente a los recortes que están afectando de forma especial a la base de la sanidad pública española.

Música
Cuando Cecilio G hace magia

Cuando el dolor es compartido, las miradas son siempre de complicidad.

9 Comentarios
Anónimo 21:23 22/10/2018

Desgraciadamente, el encanto del centro de Madrid se va perdiendo poco a poco, y todo por la codicia de muchos de los que mantienen intereses económicos en esa zona. Y no, no todos somos iguales.

Responder
2
0
#24816 22:47 21/10/2018

La venta de alcohol en carritos es continua, y siempre al lado de la Policía, no hace nada, locales que venden alcohol toda la noche , para que los jóvenes con derecho al ocio pueden seguir borrachos hasta la mañana del día siguiente. Eso sí, cuando están borrachos, se portan muy bien ,no hacen ruido, no vomotian, no hacen sus necesidades en las calles..( la semana pasada de manera mas discreta dos jóvenas entraron en nuestro portal y tuvieron a bien evacuar al lado de la escalera. ), los vecinos estamos muy cansados de esta vida indigna que nos obligan a vivir lo politicos ,por no hacer cumplir las más mínimas normas de convivencia.




Responder
1
0
#24760 18:42 20/10/2018

Mas bares es lo que hace falta. Cuanto amargado...

Responder
0
9
Elena 18:30 20/10/2018

Precisamente vivo en la calle de San Andrés y es horrible.
No se puede transitar ni pasear y relajarse con un paseíto.
Estoy harta y enferna de desesperación y tener que aguantar tanta porquería.

Responder
4
0
#24716 18:29 19/10/2018

El ruido de los bares es cada vez más insoportable. Y lo peor es q el ayuntamiento no hace nada sus técnicos dicen "es q no incumple" entonces, te puedes volver loco en tu propia casa por el ruido y no pasa nada. El Ayuntamiento protege el negocio de los bares no la vida de las personas.

Responder
8
2
#24773 22:15 20/10/2018

Los que estan en los bares tambien son personas.

Responder
1
3
#24735 7:54 20/10/2018

Y además el consiguiente gasto en electricidad al tener que vivir encerrados en todas las épocas del año. Tengo que poner el aire acondicionado cuando podría estar con los balcones abiertos. Nos va a pagar ese turismo las facturas? Aquí solo se beneficia el Ayuntamiento, que vende nuestro espacio público para terrazas, y los locales. A los vecinos que nos den

Responder
10
0
#24796 12:31 21/10/2018

Pues vete a vivir al monte, para que nadie te moleste...

Responder
1
9
#24909 18:17 23/10/2018

Lo malo de este mundo es que por muy lejos que me valla siempre me encontré un gilipollas como tu

Responder
1
0

Destacadas

Temporeros
¿Otro año de abusos contra las temporeras marroquíes?
Ante el regreso de las temporeras marroquíes a Huelva, surge el interrogante de si esta vez se podrán garantizar sus derechos.
Acuerdos comerciales
El ‘no’ del Parlamento Europeo al acuerdo con Trump abre una fisura inédita en Europa

Los jefes de Estado europeos deben decidir si siguen adelante con el acuerdo comercial con Estados Unidos después de que el Parlamento rechazase aprobar un mandato para buscar dicho acuerdo.

Libertad de información
Lander Arbelaitz: “A los vascoparlantes se nos vulneran nuestros derechos lingüísticos”

Periodista de Argia, Lander ha sido acusado por dos agentes de la Ertzaintza de un delito de injurias y calumnias por difundir un vídeo en el que se veía a estos vulnerar el derecho a ser atendido en euskera.

Bolivia
Manuel Canelas, ministro de Comunicación de Bolivia: “Las demandas en 2019 no pueden ser las mismas que en 2005”

Bolivia se ha convertido en uno de los pocos países enmarcados en lo que se llamó el socialismo del siglo XXI que ha resistido los golpes de la derecha. El nuevo ministro de Comunicación de Bolivia, Manuel Canelas, relata a El Salto, la necesidad de actualizar el discurso del proceso de cambio liderado desde 2006 por Evo Morales.

Últimas

Opinión
Sobre poder y dominación en nuestros espacios críticos
La realidad nos explota en la cara, y no podemos dejar de ignorar mucho del daño que nos estamos haciendo, los poderes que estamos generando.