Madrid
Malasaña: un bar por cada 50 habitantes y otras historias de la gentrificación

Vecinos de Malasaña denuncian que el barrio ha entrado en una espiral de degradación que parece imparable, salvo que las autoridades tomen medidas enérgicas y con carácter urgente. El Salto ha hablado con algunos, que pintan un escenario de franca decadencia para el emblemático barrio madrileño.

Malasaña barrio
La calle San Andrés, en el barrio de Maravillas, más conocido com Malasaña, en Madrid. Álvaro Minguito
19 oct 2018 18:39

Jordi Gordon, portavoz de la asociación vecinal Acibu, describe cómo se fue perdiendo en pocos años el ecosistema que constituyó el atractivo originario del barrio. Ha ido desapareciendo la convivencia —otrora armoniosa— con un tejido social y económico con la suficiente amabilidad, equilibrio y complementación, como para hacer de Malasaña en un barrio de una habitabilidad envidiable.

Por una parte, cada vez hay más pisos dedicados al alquiler turístico, legales e ilegales, con la secuela que ya es marca registrada en los barrios céntricos de nuestra ciudad: encarecimiento del alquiler, que lleva a la expulsión de los vecinos de toda la vida, “si estás pagando 900 euros de alquiler, te exigen el doble. Y, claro, la mayoría no puede pagarlos”, comenta Gordon.

Esa desterritorialización social trae aparejada una paralela desaparición del comercio local; una profusión de bares, alrededor de 600, han colonizado el espacio. Teniendo en cuenta que la población estable de Malasaña es de unos 30.000 habitantes, da una media de un bar por cada 50 habitantes.

“Para peor, en los fines de semana esa densidad se dispara. Con los botellones que se montan, es una de latas, vasos de plástico, bolsas de patatas fritas, desechos de todo tipo y un ruido ensordecedor. Sin contar el ambiente casi irrespirable, producto de que buena parte de esa gente hace sus necesidades en la vía pública. Una verdadera calamidad”, enfatiza Gordon.

Sin embargo, los recursos que —indudablemente— tanto trasiego de gente de paso generan, no revierten en beneficio de los vecinos. Malasaña cuenta con un centro de salud en condiciones lamentables, “tan decadente y cutre, que ni siquiera ventanas tiene”, nos informa uno de los vecinos. El único colegio público existente se ve obligado a funcionar con las ventanas permanentemente cerradas, para evitar que se infiltren los malos olores derivados del uso de las inmediaciones como baño público.

Responsabilidades institucionales

Al fenómeno promovido por la desenfrenada especulación inmobiliaria, con la derivada gentrificación, hay que sumar la existencia de un narcopiso en la calle Tesoro, con la imaginable secuela de degradación social que amplifica y expande, “se supone que existe un servicio de asistencia social y auxilio a la drogodependencia para atender y ayudar a esa gente, ¿dónde están?”, se pregunta otro de los vecinos que acompañan a Gordon.

Preguntados acerca de si han establecido contacto con el ayuntamiento para intentar solventar sus demandas, nos dicen que sí pero que, hasta el momento, todos los encuentros mantenidos han tenido resultado infructuoso. Piden ser recibidos por la alcaldesa para exponerle la dramática situación y harán lo propio con las autoridades de la Comunidad.

Informan también que mantienen relación con otras asociaciones de barrios del centro de Madrid, “estamos en contacto a través de la coordinadora y vamos a plantearles un plan de acciones conjuntas, es decisivo que los barrios del centro nos unamos para cambiar el rumbo a este desastre. Nosotros no estamos contra el comercio, ni mucho menos, pero tiene que haber un equilibrio y una armonía entre los negocios y el derecho a una vida digna de la población. No puede ser que el lucro y la especulación sean los parámetros urbanísticos del barrio”, señala Gordon.

Para dar visibilidad a sus demandas, bajo la convocatoria “#S.O.S. Malasaña - Vecin@s una especie en extinción”, invitan a la ciudadanía a participar de un “desayuno–protesta”, para este sábado, 20 de octubre, a las 11:30, en la Plaza del 2 de Mayo. Pretenden completar el acto de protesta con el despliegue de una batería de maletas para escenificar que están siendo expulsados del barrio.

Relacionadas

8 de marzo
Galería | La gran manifestación feminista de Madrid
Cientos de miles de personas marcharon por el centro de Madrid para cerrar los actos del 8 de Marzo. Una mirada de los fotógrafos de El Salto.
La Ingobernable
La Ingobernable vuelve a ocupar un edificio

El colectivo de La Ingobernable recupera un nuevo espacio para continuar con la labor social y vecinal que realizaban en el edificio de la calle Gobernador.

10 Comentarios
#39015 24:40 2/9/2019

Madrid necesita más bares y más turismo. Lo que hace falta es una política contra el ruido como por ejemplo subvencionar a las viviendas afectadas para que pongan en sus casas cristales antirruido (climnalit)

Responder
0
0
Anónimo 23:23 22/10/2018

Desgraciadamente, el encanto del centro de Madrid se va perdiendo poco a poco, y todo por la codicia de muchos de los que mantienen intereses económicos en esa zona. Y no, no todos somos iguales.

Responder
3
0
#24816 24:47 21/10/2018

La venta de alcohol en carritos es continua, y siempre al lado de la Policía, no hace nada, locales que venden alcohol toda la noche , para que los jóvenes con derecho al ocio pueden seguir borrachos hasta la mañana del día siguiente. Eso sí, cuando están borrachos, se portan muy bien ,no hacen ruido, no vomotian, no hacen sus necesidades en las calles..( la semana pasada de manera mas discreta dos jóvenas entraron en nuestro portal y tuvieron a bien evacuar al lado de la escalera. ), los vecinos estamos muy cansados de esta vida indigna que nos obligan a vivir lo politicos ,por no hacer cumplir las más mínimas normas de convivencia.

Responder
1
0
#24760 20:42 20/10/2018

Mas bares es lo que hace falta. Cuanto amargado...

Responder
0
9
Elena 20:30 20/10/2018

Precisamente vivo en la calle de San Andrés y es horrible.
No se puede transitar ni pasear y relajarse con un paseíto.
Estoy harta y enferna de desesperación y tener que aguantar tanta porquería.

Responder
4
0
#24716 20:29 19/10/2018

El ruido de los bares es cada vez más insoportable. Y lo peor es q el ayuntamiento no hace nada sus técnicos dicen "es q no incumple" entonces, te puedes volver loco en tu propia casa por el ruido y no pasa nada. El Ayuntamiento protege el negocio de los bares no la vida de las personas.

Responder
8
2
#24773 24:15 20/10/2018

Los que estan en los bares tambien son personas.

Responder
1
4
#24735 9:54 20/10/2018

Y además el consiguiente gasto en electricidad al tener que vivir encerrados en todas las épocas del año. Tengo que poner el aire acondicionado cuando podría estar con los balcones abiertos. Nos va a pagar ese turismo las facturas? Aquí solo se beneficia el Ayuntamiento, que vende nuestro espacio público para terrazas, y los locales. A los vecinos que nos den

Responder
10
0
#24796 14:31 21/10/2018

Pues vete a vivir al monte, para que nadie te moleste...

Responder
1
9
#24909 20:17 23/10/2018

Lo malo de este mundo es que por muy lejos que me valla siempre me encontré un gilipollas como tu

Responder
1
0

Destacadas

Coronavirus
Trabajadores sanitarios denuncian que son forzados a reutilizar EPI pese a existir reservas

Personal hospitalario del sur de Madrid denuncia que las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid los están forzando a reutilizar equipos de protección individual (EPI) y emplear material no homologado para tratar a las personas enfermas por coronavirus a pesar de tener existencias de reserva en los almacenes.

Coronavirus
Cuáles son los servicios considerados esenciales que se quedan fuera del “retribuido recuperable”

Los repartidores de Amazon y los empleados de Correos seguirán trabajando. El real decreto publicado en el BOE recoge la regulación de los llamados “permisos retribuibles recuperables” y la lista de servicios esenciales que no pueden acogerse a él.

Laboral
Respuestas legales sobre el “permiso obligatorio retribuido” y cómo afecta a los trabajadores

El Real Decreto-ley que establece la “bolsa de horas” a recuperar como consecuencia de la suspensión de sectores no esenciales pone la negociación colectiva en el centro del tablero. La negociación colectiva es obligatoria, por lo que no tiene cabida el pacto individual empresa-trabajador.

Coronavirus
La gestión desastrosa del BM y el FMI

En lugar de suspender los pagos para paliar las consecuencias del Covid-19, El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional aumentan la deuda de los países que dicen ayudar

Coronavirus
Los sindicatos de inquilinos llaman a la huelga de alquileres a partir del 1 de abril

Los sindicatos de inquilinos denuncian que las medidas que baraja el Gobierno para enfrentar el impacto del virus dejan intactos los intereses del lobby inmobiliario y llevarán al endeudamiento de las familias más vulnerables. Llaman a la huelga de alquileres en todo el territorio a partir del 1 de abril.

Coronavirus
La Unión Europea, a medio pulmón
Las instituciones de la Unión Europea desarrollan toda su capacidad retórica para esquivar el hecho de que ni está ni se espera una respuesta común y solidaria a la crisis provocada por el covid19.
Tribuna
Covid19: por qué la sociedad va ganando

Esta emergencia sanitaria es, probablemente, la primera ocasión donde una acción gubernamental mundial se regula en tiempo real por presión de la opinión pública. El gobierno resistirá porque tiene la respuesta correcta a la pregunta clave: ¿Es la sanidad pública quien nos está salvando de esta emergencia sanitaria?

Coronavirus
Xi Jinping emerge como líder mundial en la lucha contra el coronavirus

China ayudará a luchar contra el covid19 a casi un centenar de países. Se erige así como actor fundamental en la lucha contra la pandemia después de haber ocultado datos y silenciado a médicos en el inicio de la crisis. 


Coronavirus
Denuncian abuso policial en la calle San Francisco de Bilbao
La Coordinadora de grupos de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala y SOS Racismo Bizkaia denuncian un abuso policial de la Ertzaintza en la calle San Francisco, en Bilbao.

Últimas

Agroecología
Un centenar de organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

Más de cien colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Coronavirus
Cacerolas por una renta básica de cuarentena

Este lunes 30 de marzo, la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad convocaba una cacerolada para exigir la aplicación urgente y sin trabas burocráticas de una renta básica de cuarentena. 

Coronavirus
Se activan los mecanismos de culpabilización social

¿Podría ponerse en tela de juicio este modelo bajo el riesgo de que un efecto cascada provocase el colapso del castillo de naipes de la doctrina liberal? Desde la óptica del poder esto es inaceptable, y por ello la activación de la fase de culpabilización social.

Coronavirus
Las trabajadoras del hogar se organizan durante la pandemia

La falta de concreción y consideración hacia las trabajadoras domésticas en los sucesivos anuncios del Gobierno enfocados a paliar la crisis del covid19 ha obligado al colectivo a organizarse y prestarse apoyo mutuo. 

Memoria histórica
La izquierda se despide de Chato Galante, un emblema de la memoria antifranquista

Activista de la lucha antifranquista, torturado en cuatro ocasiones por la policía del régimen, Galante se volcó en la última década de su vida en la búsqueda de una memoria histórica basada en la verdad, la justicia y la reparación. El reconocimiento a su trabajo y su experiencia ha sido unánime cuando se ha conocido su fallecimiento.

Migración
Nyango: atrapadas en Marruecos

¿Cómo es la vida de las mujeres migrantes a las puertas de Europa? En Marruecos, ser migrante, mujer y negra no es fácil, pero, si además eres pobre, se convierte en un infierno.

Agroecología
La realidad invisible de la producción agroecológica
Muchas las personas que siguen con su actividad laboral, sosteniendo, de forma invisible (mejor dicho, invisibilizada), nuestra vida.