Ley de Seguridad Ciudadana
No Somos Delito tacha de maquillaje las propuestas para sustituir la Ley Mordaza

La plataforma ha convocado una jornada de debate en el Congreso en la que presentar un documento de mínimos para la próxima Ley de Seguridad Ciudadana.

Ley Mordaza entra en vigor
Protesta el 1 de julio de 2015 ante la entrada en vigor de las Leyes Mordaza Álvaro Minguito
3 jul 2018 06:00

Desde el grupo socialista en el Congreso de los Diputados prevén tener listo para noviembre el nuevo texto de Ley de Seguridad Ciudadana que sustituiría a la Ley Mordaza. Es una de las grandes promesas del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

En vigor desde el 1 de julio de 2015, la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el PP supuso la imposición de 285.000 sanciones en su primer año y medio. Contando solo las relacionadas con las faltas de respeto a los agentes de policía, el número hasta desde 2016 y hasta el primer trimestre de 2018 fueron 44.500 sanciones.

Frente al texto aprobado por el Partido Popular, en el Congreso siguen en trámite —desde enero de 2017— dos propuestas presentadas por el PSOE y el PNV. Desde el PSOE han afirmado que están dispuestos a trabajar sobre el texto presentado por PNV para agilizar el trámite.

“Las dos, desde el principio, nos parecen un maquillaje de la Ley Mordaza”, afirma a El Salto Mónica Hidalgo, portavoz de la plataforma No Somos Delito. “Ninguna de las dos nos parece que vaya a garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales”, añade.

En cuanto al texto sobre la mesa, el de PNV, Hidalgo destaca que mantiene las sanciones por faltas de respeto a la autoridad, “que es donde más abuso de poder, más casos de mala praxis policial y más recaudación se está dando”.

“Hay muchas acciones que se siguen sancionando y no deberían. Ninguna de las dos propuestas profundiza en lo que debe ser una ley de seguridad ciudadana, que debería garantizar el ejercicio de derechos, no reprimirlo”, continúa la portavoz de No Somos Delito. 

#10PuntosSinMordaza

Desde esta plataforma, han convocado una jornada en el Congreso, para el próximo 5 de julio, invitados por Compromís, donde debatir sobre cómo debe ser el texto que sustituya la actual Ley de Seguridad Ciudadana. El objetivo es dar a conocer un documento de mínimos sobre el que empezar a trabajar. 

Bajo el título #10PuntosSinMordaza, el documento recoge como mínimos que la nueva ley garantice la seguridad jurídica —estableciendo criterios claros y determinados, en contraposición, por ejemplo, del artículo que castiga las faltas de respeto a los agentes de autoridad—, haga efectivo el principio de presunción de inocencia —para ello, los atestados y manifestaciones por parte de la Policía deberían tener la consideración de una denuncia—, mantenga transparencia y garantías en su aplicación, respete el principio de igualdad y no discriminación, y también respete la protección de datos, eliminando el registro de infractores. 

Otros de los puntos hacen referencia a la creación de mecanismos independientes de investigación para reponer los derechos de las personas que sufran arbitrariedad por parte de los poderes públicos. También la defensa de los derechos humanos, entre ellos el de manifestación o expresión, y la prohibición de los castigos físicos —cargas policiales con métodos violentos—. Por último: la prohibición de las devoluciones en caliente —en cumplimiento de la legislación internacional— y la protección de las personas en situación de vulnerabilidad o exclusión social.

Libertad de expresión
Tres años de leyes mordaza
Cuando la ley mordaza cumple tres años, los artistas denuncian la censura y la falta de libertad de pensamiento y expresión crítica.

Relacionadas

Pensamiento
Salvar al soldado Kant (o cómo proteger la democracia)

Lo único que sostiene ese triángulo entre libertad, responsabilidad y democracia, que favorece nuestra condición de ciudadanía, es algo escurridizo: una relación de confianza, un acto de fe, nada religioso, sino humano donde habita la más profunda de nuestras libertades.

Ley de Seguridad Ciudadana
La interpretación de la desobediencia podría paralizar el millón de sanciones del estado de alarma

Los abogados consultados por El Salto consideran que la interpretación laxa de la desobediencia por parte del ministro del Interior no será suficiente para que los jueces puedan sancionar razonadamente las propuestas de multa. Pero, en cualquier caso, el trabajo de amedrentar y controlar a la población ya está hecho.

0 Comentarios

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
EH Bildu avanza frente a un PNV que sigue imponiéndose

Han sido las elecciones con la participación más baja de la historia del País Vasco: ha votado el 52,84% de los electores censados. Las coaliciones Elkarrekin Podemos-IU y PP-Ciudadanos se han desplomado, mientras que Vox ha conseguido un representante. Solo EH Bildu ha conseguido ganar votantes (más de 23.000), el resto los ha perdido. PNV y PSE consiguen esta vez armar la mayoría absoluta que se les escapó en 2016.

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
La izquierda se recompone radicalmente en Galicia: el BNG sube 13 escaños y En Común desaparece
El Partido Popular (42 escaños) gana con mayoría absoluta las elecciones de julio de 2020. La nueva política desaparece de un plumazo del Parlamento. El BNG obtiene un resultado histórico: 19 diputados. El PSdG completa el cuadro con 14 escaños.
Opinión
Galicia y las leyes de Newton

Si el reto de encontrar algún ítem positivo en la acción gubernamental de Feijóo es grande, buscar una única cosa que las confluencias hayan hecho bien es misión imposible. 

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Los principales datos de las elecciones en Galicia y País Vasco

Mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo en Galicia. El PP ha ganado en todas las provincias. En el País Vasco, el PNV revalida su mayoría con 31 escaños y, junto con el apoyo socialista, gobernaría en mayoría absoluta.

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Así fue la noche electoral: Feijóo revalida la mayoría en Galicia y El PNV gana en País Vasco

En pleno verano, y tras el pico de la pandemia del covid-19, las comunidades gallegas y vasca eligen sus próximos parlamentos autonómicos. Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo aspiran a repetir mandato. En ambos parlamentos la mayoría absoluta está en 38 diputados.