Feminismos
Transfeminismos en rebeldía: encuentro de 60.000 mujeres diversas y disidentes en Argentina

Por tres días, Trelew se convirtió en la ciudad de las mujeres. Pibas del secundario, agrupaciones villeras, colectivas trans y lesbianas, sindicatos, centros culturales, radios comunitarias... Todas se dan cita en la ciudad que sirvió como centro de detención y ejecución de militantes políticos. Este  lugar en medio de la Patagonia fue la sede del 33 Encuentro Nacional de Mujeres.

Encuentro Transfeminismos Trelew Argentina1
Varias mujeres bailan en Trelew con los pañuelos que se han convertido en símbolo de la lucha por los derechos reproductivos. Laura Reyes (Corriendo la Voz)

Entre trenzas para el viento, crestas verdes, brillantinas, carmines y torsos desnudos vuelan polleras, chándals, pañuelos, pinturas y tambores de guerra. Olor a hierbas y cocina popular, sonido de kultrun y trutruka con murmuros y gritos. Estamos en Trelew, por tres días la ciudad de las mujeres: un lugar en medio de la patagonia, sur de sures, territorio de ballenas, guanacos y coirones es la sede del 33 Encuentro nacional de mujeres, que tuvo lugar entre el 13 y el 15 de octubre. Un acontecimiento que cada año se desarrolla en algún punto de la geografía argentina.

Mochila, saco de dormir, tienda de campaña y mucho mate para cebar alegrías son parte de los útiles comunes de estos viajes. Cientos, en algunos casos miles de kilómetros por recorrer. Pibas del secundario que se organizan para ir, agrupaciones villeras, colectivas trans y lesbianas, sindicatos, centros culturales, radios comunitarias y múltiples etcéteras, todas se dan cita en la ciudad chubutense, otrora centro de detención y ejecución de militantes políticos.

Nuestro autobús de línea sale de estación Retiro, Buenos Aires, frontera con la Villa 31. Nos esperan veinte horas de viaje. Pero no estamos solas: los asientos al completo están llenos de mujeres hacia el mismo destino. Dormimos, charlamos y cuidamos a les bebes entre todas. Cuando el sol empieza a calentar vamos despertando. Nos paran en un control que comienza fitosanitario y termina siendo de narcóticos. Nos retienen por una hora. Después nos dirigen a otro donde sacaremos nuestras mochilas para que sean olfateadas por perros y revisadas en el escáner. Tras varias horas de incertidumbre logramos reanudar la marcha hacia Trelew. A nuestras espaldas quedan todavía detenidos cuatro autobuses de mujeres.

A pesar de la campaña de desprestigio llevada a cabo por medios locales y nacionales, de los dispositivos de control, requisas e impedimentos en la llegada de cientos de vehículos colectivos; a pesar de las represiones y las detenciones, el encuentro se materializa del 13 al 15 de octubre. De camino a Trelew, escuchamos corear entre buses: “¡queeé momento, queeé momento, a pesar de todo nos hicimos el encuentro!”.

Encuentro Transfeminismos Trelew Argentina 2
Un momento del 33 Encuentro Nacional de Mujeres. Laura Reyes (Corriendo la Voz)

Llegamos con tres horas de retraso. Ya arrancaron más de 70 talleres y actividades culturales. Se discute, se debate y se propone, pero sobre todo se comparte. Compartimos experiencias, vivencias, problemáticas, conflictos e inventamos modos de hacer. Los desafíos del autodenominado movimiento de mujeres son muchos; algunos de los platos fuertes de este año son: la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito; ampliar el tejido de organización barrial en temáticas de interseccionalidad, educación, salud, comunicación, trabajo o vivienda; armar redes de apoyo a nivel internacional y la necesidad de acompañar mejor las diversidades étnicas, sexuales y de género dentro del movimiento.

“Queremos un encuentro donde las diferentes subjetividades sean igual de importantes para el movimiento feminista”, escuchamos. “Estoy muy contenta de que cada vez haya más espacios donde la gente no viene a hablar de los problemas de nuestros barrios, sino que venimos nosotras mismas con nuestra voz a hablar de lo que nos pasa”, dice una vocera de La Garganta Poderosa. Y esto no tarda en llegar: el sábado a la tarde marchamos para repudiar y condenar los travesticidios y transfemicidios, la convocatoria más importante en la trayectoria del movimiento. Sin ellas, no hay Ni una menos. Repensando las propias palabras del Encuentro Nacional de Mujeres, se plantea que la junta del próximo año se nombre plurinacional y transfeminista.

Por tres días las calles están tomadas por cuerpos en primera línea de batalla. Cuerpos y rostros diversos, coloridos, mestizos, originarios, migrantes. Trelew se convierte en una manifestación festiva en el solo deambular de las mujeres por la ciudad. Un lugar para nosotras donde el cuidado, el respeto y la sororidad marcan la entrada al baño, la vuelta a casa, el alojamiento solidario, el ubicarse y el perderse. Este encuentro, más allá de las actividades previstas, más allá de los talleres y las fiestas, es un lugar de expresiones diversas, una algarabía de distintas. Un ritual de color y purpurina, metáfora de transformación afirmativa y alegre. Los cuerpos se preparan para volverse otros: se maquillan, visten o desvisten entre sí, las energías vibran en un trance de resistencia y creación. Gritamos, “¡Y ahora que estamos juntas y ahora que sí nos ven, que sí nos ven, abajo el patriarcado se va a caer, se va a caer!”.

Bajamos por la calle San Martín acompañadas por miles de mujeres y nos dirigimos al punto de inicio de la manifestación. No hay pérdida, desde más de cuatro cuadras las vemos. Suenan bocinas, megáfonos, cantos, pitos, gritos. Las pancartas agitan el cielo de Trelew. Es la manifestación más grande que han visto sus calles, y además, esta vez, es toda de nosotras. Vecinas de esta ciudad del sur argentino se acomodan en sus ventanas, muchas ondean el pañuelo verde del aborto legal, otras bajan a la calle a ver pasar las ‘hordas tribales’. Algunos hombres nos miran con asombro, otros con enfado, algunos espían asomando la nariz, otros venden choripanes o cervezas.

Tambores y cantos, bengalas, grafitis y afiches marcan el paso. La energía es tal que no sabemos qué sentir. La emoción nos invade: nos miramos y vamos adelante. Las agrupaciones están vestidas con indumentaria para todos los gustos: pasamontañas, palestinas, pelucas rosas, camisetas rojas, moradas, azules, torsos desnudos, máscaras. Cada columna está organizada por un cordón de cuidado que se dispone con pulcritud festiva.

La manifestación va avanzando por sus cinco kilómetros previstos. Doblamos la esquina y encontramos una mujer desnuda, quieta y agitando un cascabel como invocando un cuidado cósmico. Más adelante nos espera una imagen que nos sobrecoge: la marcha inunda una subida de diez cuadras en medio de la villa. Emoción, lágrimas y gritos de cada grupo al alcanzar esa vista. Nos sorprendemos de tantas que somos, de haberlo logrado, de sentir una lucha ancestral que, nos dicen, sale de la guata. De saber que somos, como cantamos, “las nietas de las brujas que no pudieron quemar”. Como una bocanada de aire, un pie seguro clavado en la tierra, una voz coral y un pulso al tiempo. Y resuena, “¡Se cuidan los machistas, América Latina va a ser toda feminista!”.

El Encuentro Nacional de Mujeres es uno de los mejores ejemplos de articulación política en un país que enfrenta una de las épocas más regresivas de los últimos tiempos. El movimiento feminista argentino no solo marca la agenda de los movimientos en América Latina sino que se posiciona como referente a nivel mundial.

Hoy más que nunca, con el fascismo empujando nuestras puertas y el avance de las políticas neoliberales en la región, la organización de las mujeres se vuelve indispensable. Quizá, como fue hablado en alguno de los talleres, toca replantearnos las cargas —íntimas, colectivas— que asumimos arreglando las consecuencias de un pasado sin nosotras.

Perdimos mucho antes de encontrarnos. Es hora ya.

Feminismos
¿Es posible construir una escuela y cultura feministas sin tropezarnos con la censura?

A lo mejor si se empieza a contextualizar críticamente algunas obras, si se empieza a visibilizar lo invisibilizado, lo asumido como normal, a nombrar lo que no se nombra y, por tanto, no existe..., desde una perspectiva transfeminista, a lo mejor entonces podemos ver estas obras de otra manera, a lo mejor incluso estas obras pueden ser útiles en cierta manera.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Cuidados
Quitar los servicios de cuidados de las manos corporativas

Las tragedias en las residencias de mayores, gestionadas por empresas como Clece, visibilizan una crisis de cuidados existente antes de la pandemia COVID-19. De las luchas feministas en las ciudades surgen alternativas para una transformación del sistema que ponga la vida en el centro.

1 Comentario
Carolina 23:35 23/10/2018

Gran relato. Gracias infinitas.

Responder
0
0
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.