Memoria histórica
Ni bandoleros, ni alimañas, señor Pérez-Reverte

Carta a Arturo Pérez-Reverte: “Escribir sobre un hecho histórico, aunque sea en columnas como la suya, implica al menos el esfuerzo por conocerlo mínimamente”.

Batalla del Ebro 5
Exposición sobre la batalla del Ebro. Álvaro Minguito

Universitat Autònoma de Barcelona.

10 jun 2020 07:18

El prolífico escritor Arturo Pérez-Reverte se quejaba en una columna de reciente publicación titulada Sobre héroes y/o asesinos de que la clase política y la incultura general están fabricando un tipo de español que no le gusta para nada. Desde luego, en ese punto estamos totalmente de acuerdo. Sin embargo, su escrito no aporta nada para solucionarlo. Aunque tampoco debería hacerlo si no era su intención al escribirlo. Lo grave de su columna es que más allá de no contribuir a mejorar la situación va y la empeora, ya que trata un tema sobre el que se muestra claramente ignorante. Ya saben que aquel que mucho abarca poco aprieta. Y que no me mal interprete el escritor, pues de escribir sabe y mucho, en eso pocos le ganan en este país. A mí desde luego. No obstante, es un desconocedor absoluto de la guerrilla, un ignorante de la historiografía y lo que es peor todavía, un autor que justifica la equidistancia entre víctimas y victimarios. Un reduccionista. Parece ser que le funciona eso de escribir bien sobre temas complejos con tal de aportar su particular visión, aunque demuestre no tener ni idea sobre lo que habla. Al fin y al cabo, parece que lo único importante a día de hoy es escribir bien, se diga lo que se diga.

Al señor Reverte habría que aconsejarle que antes de dar lecciones de aparente moralidad utilizando algún tema debería conocer bien ese tema. De lo contrario, además de mostrarse como un desconocedor del mismo ayuda a rescatar visiones deformes y desfasadas que nada tienen que ver con lo que la academia española lleva tiempo publicando. La historiografía no lleva 30 años investigando sobre la resistencia armada republicana, rebatiendo y deconstruyendo el relato franquista que se encargó durante cuatro décadas de manipularla y silenciarla, para que venga ahora un buen escritor con ínfulas de historiador y recupere el discurso de los hagiógrafos del régimen. ¡Nada menos!

PERSPECTIVA

Señor Reverte, no se trata de una cuestión ideológica el ser capaz de ver puntos negativos y positivos en un adversario, sobre todo en relación con unos hechos pasados. Lo importante es acudir a las fuentes de archivo, auxiliarse a través de los libros escritos por investigadoras e investigadores que han dedicado años de su vida a esos temas, sean más o menos conservadores, más o menos comunistas, y ayudarse también del análisis comparado con otros casos europeos o mundiales. Poner en perspectiva aquello que uno desea comprender es fundamental en historia y usted que ha publicado libros con títulos tan pretenciosos como Una historia de España debería saberlo.

La historiografía no lleva 30 años investigando sobre la resistencia armada republicana, rebatiendo y deconstruyendo el relato franquista para que venga ahora un buen escritor, con ínfulas de historiador, y recupere el discurso del régimen

Lo importante, señor Reverte, es que las víctimas no pierdan su condición de víctimas y que los represores no pierdan su condición de represores. Eso es lo que vengo a decir con estas líneas. Sobre todo, en un tema como el de la guerrilla española, vilipendiada por la dictadura y olvidada por la democracia. Y usted mete en un mismo saco a un Estado que practicó políticas eliminacionistas con buena parte de su población junto a los que ante la agresión no tuvieron más remedio que defenderse. Me sorprende que tenga que dejar claro esto tras haber leído una columna de un excelente reportero de guerra como lo fue usted.

Debe saber también que su amigo Paco no es el único guardia civil que hablaba de sus enemigos “con curiosa mezcla de rencor y admiración”. Fue mucho más habitual en el seno del Instituto Armado de lo que usted piensa y de lo que muchos piensan. Uno solo puede sorprenderse de esto cuando se dedica a comprar el discurso legitimador del régimen. Sorprende que se hable bien del enemigo si solo se ha leído propaganda sobre el enemigo, como le ha pasado a usted, ¿no cree?

De hecho, el teniente coronel Eulogio Limia Pérez, uno de los máximos responsables de la lucha antiguerrillera en España, encabritaba habitualmente a la tropa del Instituto señalando que los partisanos eran mucho más bravos que ellos. Bueno, o que tenían muchos más cojones, como diría usted. Ya que parece que sobre la guerra suele reducirlo todo a cuestiones de tamaño y de testosterona. En fin, le dejo un ejemplo sobre lo que le comentaba del teniente coronel:

Espero de todos el mayor espíritu y entusiasmo para acabar en breve plazo con lo poco que queda de bandolerismo en esta provincia, siendo lamentable tener que poner de ejemplo a los propios bandoleros que con desprecio de la fatiga e inclemencias del tiempo viven y pernoctan en el monte, haciendo marchas nocturnas de largo recorrido que prueban su voluntad y recia energía y que es preciso contrarrestar dando por nuestra parte pruebas de superioridad en todos los órdenes, resistiendo con mayor ahinco [sic] las fatigas y penalidades del servicio y ejecutandolo [sic] con el mayor celo, exactitud y entusiasmo.

Lo importante es que las víctimas no pierdan su condición de víctimas y que los represores no pierdan su condición de represores

Por cierto, que las buenas palabras, como las de su amigo Paco o las de Limia Pérez no confundan la parte con el todo. Pues de la misma forma que Limia escribía así sobre los guerrilleros también era capaz de acabar sus directrices amenazando con expulsar del Cuerpo y llevar a la ruina a todo aquel guardia que no actuase con la dureza que se esperaba de él en la guerra antipartisana. Además, al igual que la mayor parte de los mandos del Cuerpo en los años cuarenta se caracterizó por ordenar el asesinato de inocentes o la quema de cortijos y bosques, con la consiguiente ruina que supuso esto para centenares de campesinos. Igualmente permitió que sus subordinados torturasen a golpe de vergajo a todo aquel sospechoso o sospechosa de colaborar con la guerrilla.

Y es que la tropa, los guardias civiles que combatieron a la guerrilla en el teatro de operaciones y no desde Madrid o desde las comandancias situadas en capitales provinciales, lo hizo en unas condiciones precarias, cobrando uno de los sueldos más bajos de la administración y teniendo que soportar a numerosos mandos intransigentes y déspotas a los que solo les importó contentar al Caudillo, a su benemérito amigo Alonso Vega y aprovechar sus posiciones de poder para enriquecerse económicamente. Si no pregunte a sus amigos del Cuerpo por Gómez Cantos, que gracias al golpe de Estado se convirtió hasta 1945 en amo y señor de Extremadura, en un auténtico señor de la guerra. Y no fue el único. Con la buena pluma que tiene usted le invito a que algún día se atreva a escribir sobre ellos, el resultado seguro que será excelente si decide informarse bien antes de escribir. Para ello le recomiendo que antes de acudir a los trabajos de Aguado se lea los de profesionales de la materia como Francisco Javier García Carrero.

LAS FUENTES ADECUADAS

Si hubiese acudido a la historiografía de verdad y no a la literatura franquista habría podido comprobar cómo la lucha antiguerrillera en España estuvo plagada de guardias que disparaban al aire para evitar el combate. De otros tantos que entraban en cortijos habitados por guerrilleros y cerraban la puerta volviendo al cuartel como si no los hubieran visto, o de guardias que vendían armas y municiones a los guerrilleros para poder dotar de un extra sus sueldos de miseria. La guerra provoca miedo, usted eso lo sabe muy bien, y los guardias civiles pasaron mucho miedo, créame. Además, la violencia empleada por guardias también fue criticada por otros guardias. Ya que le gusta a usted rescatar la memoria de su vecino para justificar a los represores, le dejo el testimonio del general de brigada Ángel Martín Díaz-Quijada, quien no tuvo reparos en hablar de estas cuestiones y nos permite comprender el grado de brutalización al que se llegó en España con los vencidos de la guerra:

«En cuanto al sistema de interrogatorios de la Guardia Civil era muy duro, yo sólo vi uno que me dejó impresionado para toda la vida. Un interrogatorio que hicieron unos guardias civiles del Servicio de Información que habían venido a Valencia. Entonces cuando terminé de ver ese interrogatorio, recuerdo que me dirigí al jefe y le dije que no volviese otra vez a pisar mi zona, que lo de los interrogatorios me encargaría yo. Las relaciones terminaron mal, no sólo con el sargento que mandaba aquellos guardias, sino también con el propio jefe de la Comandancia porque, cuando regresaron a Valencia, relataron la escena muy dura que habían tenido con un joven teniente que había allí; el teniente hizo un comentario adverso hacia mí, que no me llegó directamente […] Era una gente que llevaba muchos años, yo no llevaba prácticamente nada y creía que se podía luchar con los maquis con unos procedimientos más ortodoxos. Tal vez, yo no sé si estaba equivocado o no, pero en efecto, los maquis no tenían nada de blandos, sus represalias eran tremendas también».

Evidentemente, señor Reverte, cualquier guerra ni es negra ni blanca impoluta, más bien es gris y las generalizaciones rara vez son operativas. La Guardia Civil también en aquella época y como en todas estuvo llena de buenas personas que no torturaron en cuarteles ni aplicaron la ley de fugas. Lástima que a Manuel Sesé Mur no le tocase uno de los buenos cuando un 20 de enero de 1948 una pareja de guardias le aplicó la ley de fugas delante de sus hijos en un pueblito oscense. ¿Su delito? Su afiliación a la CNT y haberle dado de comer a los guerrilleros que se movían por el Somontano. Él no era ningún bandido ni alimaña de esos que cita en su columna. Como tampoco lo fueron la mayor parte de los más de 2.000 partisanos ejecutados o los más de 20.000 civiles detenidos y acusados de colaborar con la guerrilla.

Miles de civiles murieron a consecuencia de las palizas en los cuarteles mientras los guardias les obligaban a firmar falsas declaraciones, o mientras iban engrilletados en un camión que misteriosamente se quedaba sin gasolina y eran tiroteados por la espalda

Además del número todavía desconocido de civiles que fueron asesinados por las fuerzas del orden en el marco de la lucha antiguerrillera. Muchos de ellos sí habían colaborado, pero otros perdieron la vida sin haberse cruzado nunca con un guerrillero. Le recomiendo que se lea un breve pero interesantísimo artículo escrito por Teófilo Gallega con el título “Sumarísimo 619-V-47: un ejemplo del andamiaje represivo y judicial franquista”. Si lo hace se dará cuenta rápidamente de las tonterías que escribe usted sobre la guerrilla y la absurda equiparación que hace sobre unos y otros.

Muchos civiles murieron a consecuencia de las palizas recibidas en los cuarteles mientras los guardias les obligaban a firmar falsas declaraciones, o mientras iban engrilletados en un camión que misteriosamente se quedaba sin gasolina en mitad de una carretera inhóspita y eran tiroteados por la espalda tras haber “emprendido veloz carrera”. Me sorprende que después de haberle leído alguna columna en la que menciona la ley de fugas, no la tenga en cuenta a la hora de hablar de la guerrilla. Y es que tal y como denunciaba ya en 1870 Cánovas del Castillo respecto a la ley de fugas: “hace dos años nadie se fugaba, desde entonces acá todos los malhechores apelan a la fuga, y todos mueren en manos de la Guardia Civil”. Ni un herido, todos muertos entre 1936 y 1952. No me venga con equidistancias señor Reverte.

LA PARTE POR EL TODO

No obstante, de la misma forma que hubo buenos y malos en la Guardia Civil, también los hubo en la guerrilla. De norte a sur de España hubo guerrilleros y personas que se hicieron pasar por guerrilleros (de estos últimos los hubo a raudales como atestigua la propia documentación franquista) que violaron a mujeres, robaron a gente pobrísima y mataron a civiles por su condición de derechistas. Por lo que tiene usted un problema nuevamente cuando confunde la parte con el todo y generaliza en exceso.

Debería tener en cuenta que aquel que violaba, robaba o asesinaba en el seno de las agrupaciones guerrillas habitualmente era apartado y repudiado por sus compañeros. Le recomiendo que un día se pase por el Archivo Histórico del PCE en Madrid y consulte los fondos documentales de la guerrilla. Allí se aburrirá de leer estatutos que prohibían mantener relaciones sexuales con mujeres, robar indiscriminadamente o asesinar a civiles inocentes. Además, podrá hallar ajusticiamientos de compañeros dentro de la guerrilla por haberse sobrepasado con la población, entre otras cuestiones.

De hecho, encontrará también propaganda y directrices en las que se instaba a los partisanos a no atacar a los guardias civiles, pues los consideraban simples peones del régimen que estaban allí para ganarse el sustento. No obstante, ¿sabe usted lo que le costará muchísimo encontrar en un archivo civil o militar? Directrices en las que se instase a la tropa encargada de la lucha antiguerrillera para que actuase con proporción sobre la población civil o que respetase los derechos más elementales de los detenidos, fuesen guerrilleros o posibles colaboradores.

Olvida que esos 257 guardias civiles murieron a consecuencia de la guerra antipartisana, de una guerra que fue iniciada por el Ejército sublevado y por el Nuevo Estado que a posteriori conocemos como régimen franquista

Todo lo contrario, lo que usted encontrará mayormente en esos archivos será documentación que alentaba a actuar a los guardias civiles como si de un Ejército colonial se tratase. Solo le citaré un par de ejemplos, aunque podrían ser decenas, pero el espacio resulta limitado. El primero se trata de una orden fechada en 1942 y firmada por el ministro de la Gobernación, Valentín Galarza, en la que instaba a los guardias civiles a saltarse el reglamento con tal de exterminar a la guerrilla. La guerra sucia en su máxima expresión:

«[…] Creo que si es precepto del Reglamento del Cuerpo, en consigna dada o en instrucciones a las fuerzas de la Guardia Civil que antes de hacer fuego o antes de actuar tengan que prevenir al contrario intimándole a la rendición, parece muy arriesgado en caso como el presente que tal consigna se cumpla, como en este caso se ha cumplido, demostrando un gran valor los que ejecutaron el servicio. Por ello estimo que en cuanto se trate de persecución de huidos en campo abierto, tal precepto debe ser omitido y dejar a la iniciativa de la fuerza el identificar al supuesto contrario y deducir de la observación visual si lo es o no lo es, actuando seguidamente contra ellos sin prevención de intimidación de ninguna clase».

“ABRID FUEGO”

¿Sabe lo que causó este tipo de órdenes, no? Pues que cientos de civiles murieron acribillados a balazos por los supuestos garantes del orden. Por ejemplo, en 1944 unos soldados destacados en el Alto Aragón comunicaron a su mando que había una “figura que camina por el alcorce”, a lo que este respondió “pues abrid fuego”. Los soldados utilizaron una ametralladora y la ráfaga fulminó al transeúnte. Cuando se acercaron comprobaron que era la maestra de un pueblo vecino que volvía de sus vacaciones. Mientras que unos trataron de imponer cierta disciplina interna para evitar desmanes sobre la población, otros recibieron órdenes de cometer todo desmán posible si eso permitía ganar la guerra contra la guerrilla.

El segundo ejemplo es la experiencia de otro guardia civil. En este caso de Norberto Pérez Rodríguez, que en 1947 fue testigo de cómo un general del Instituto Armado ordenó a un oficial «llévense a Motril dinamita y gasolina. No quiero detenidos». Es más, ese mismo general acabaría ordenándole directamente al guardia Norberto que consultase la lista de desafectos al régimen que se custodiaba en el cuartel de la Guardia Civil de Almuñécar (Granada) y ejecutase a unos cuantos, como escarmiento a la población civil por la presencia de guerrilleros en la zona. El guardia se negó y el encargo fue realizado por otro compañero que sí cumplió la orden.

La violencia eliminacionista de los sublevados fue la que generó el fenómeno de los huidos y las primeras partidas guerrillas. Y no la resistencia armada la que generó la violencia estatal

No obstante, para seguir con el contenido de su artículo, me atrevo a decirle que su amigo Paco quizás no le contó toda la verdad, o bien le ocultó cosas de su pasado como es habitual en la memoria de cualquier combatiente. Me vuelve a sorprender tener que decir esto de una columna escrita por alguien que ha estado en mitad de una guerra. Se lo digo, señor Reverte, porque si su vecino Paco fue miembro de una contrapartida, tal y como usted relata, lo fue tras haberse presentado voluntario para ello. Por lo que si participó en uno de los servicios más infames de la historia de las fuerzas de seguridad españolas fue por decisión propia. Se lo comento ya que parece ser que desconoce bastante las formas de actuación y los objetivos que tuvieron estas contrapartidas. Pues además de ser muy graciosas porque “se disfrazaban con ropas de civiles”, como alegremente describe, fueron las encargadas habitualmente de aplicar la ley de fugas y asesinar a civiles que muchas veces lo máximo que habían hecho era dar un mendrugo a los guerrilleros, o ni eso. Simplemente eran “rojos” y por tanto debían ser represaliados. Pues recuerde que la guerra civil, como la que se vivió en España entre 1936 y 1952, fue una guerra contra el civil. De ahí a que muriesen muchos más civiles que guerrilleros, cosa que usted obvia por completo en su columna. Curiosamente de la misma forma en que esta parte de la historia fue omitida por los autores afines al régimen.

De hecho, ya que estamos basándonos en experiencias de combatientes, le dejo la de otro compañero de su vecino Paco. En concreto del guardia A. Hernández, en relación con las contrapartidas que usted describe tan simpáticamente:

«[…] Me acuerdo que una vez los de la “Contrapartida” que no eran muy integrales, se creían con derecho a hacer y deshacer todo… Pegaban unas palizas de muerte. Las contrapartidas las formaban voluntarios. Era una gente bastante especial. No tenían corazón. Era gente desalmada. Tenían otra dirección distinta a la nuestra…»

OLVIDOS

Parece ser por su forma de escribir sobre la guerrilla que el libro de La sierra en llamas de Ruiz Ayúcar debió impactarle en su momento. Tanto como para que utilice su contenido para hablar de la resistencia. Imagino que también debe ser fan de las obras de Francisco Aguado o Antonio Díaz Carmona. Hagiógrafos todos ellos del régimen y cuyos planteamientos han sido amplísimamente superados por la historiografía española. Llega usted algo tarde, la verdad.

Se equivoca gravemente cuando dice que la guerrilla fue eliminada por el régimen a consecuencia de “haber matado a 257 guardias civiles y a 50 militares y policías”. Por cierto, eso del millar de campesinos muertos a manos de partisanos me gustaría saber de dónde lo saca. Seguro que de Francisco Aguado, ¡menuda fuente!

Equiparar ambas violencias y mostrarse equidistante entre víctimas y victimarios, sin intentar poner en contexto la situación de unos y otros, me parece repudiable

No se confunda señor Reverte, aquella gente que mató a esos guardias estaba sentenciada a muerte o a penas de 30 años de prisión con mucha suerte antes siquiera de haberse echado al monte. Su destino estaba escrito porque los sublevados querían limpiar España, eliminar hasta la raíz a la Antiespaña. Y es que olvida usted que esos 257 guardias civiles murieron a consecuencia de la guerra antipartisana, de una guerra que fue iniciada por el Ejército sublevado y por el Nuevo Estado que a posteriori conocemos como régimen franquista.

La violencia eliminacionista de los sublevados fue la que generó el fenómeno de los huidos y las primeras partidas guerrillas. Y no la resistencia armada la que generó la violencia estatal. Es muy importante tener en cuenta el actor que inicia la agresión señor Reverte, más que nada para evitar caer en las visiones tan reduccionistas como las que suele aportar usted, como el mantra cansino del supuesto “cainismo español”.

¿Usted no consideraría legitimo echarse al monte con una escopeta si sabe que al volver a casa le van a fusilar a pesar de que no tenga ningún delito a sus espaldas? Seguro que no escribiría un artículo igual sobre la resistencia italiana en la República de Saló.

No trato con esta pregunta justificar la acción partisana, sino comprenderla. De la misma forma que entiendo a los guardias que en un espacio tan jerarquizado como el de la Guardia Civil tuvieron que cumplir órdenes repudiables. Muchos las acatarían con los dientes bien apretados y con rabia, mientras que otros las cumplirían con gusto. De testimonios de uno y otro tipo de guardias está la historiografía llena, lástima que no haya acudido usted a ella. Escribir sobre un hecho histórico, aunque sea en columnas como la suya, implica al menos el esfuerzo por conocerlo mínimamente. Equiparar ambas violencias y mostrarse equidistante entre víctimas y victimarios, sin intentar poner en contexto la situación de unos y otros, me parece no solo repudiable sino sintomático de que es usted un grandísimo escritor y un pésimo analista. Al menos sobre las guerras civiles.

De hecho, fíjese usted si llega a copiar el relato franquista que incluso animaliza y brutaliza la acción de los resistentes españoles de la misma forma en que lo hacía la prensa y la literatura fascista. Por ejemplo, le copio el testimonio de un soldado sublevado pacense recogido en La Gaceta de Tenerife del 25 de agosto de 1936: «nos dedicaremos a recorrer la provincia para cazar a todos los que se refugiaron en el campo huidos, y recoger las armas que no entregaron por miedo». Mientras unos salían de caza, otros no tenían más remedio que defenderse y esconderse para no ser cazados. Este lenguaje que deshumanizaba a los republicanos y los convertía en animales que debían ser perseguidos fue característico entre los perpetradores y usted lo adopta de una forma que me sorprende. Es muy literario y quizás por eso le haya gustado, pero no deja de ser una deformación de su época que usted utiliza con excesiva facilidad en el presente.

Por cierto, señor Reverte, el ejemplo tomado de La Gaceta de Tenerife no es casual. Lo he seleccionado intencionadamente. Fíjese usted en la fecha. España llevaba un mes en guerra y la lucha antipartisana ya se había iniciado a consecuencia de la feroz represión en los territorios dominados por los golpistas. Miles de republicanos o se echaban al monte o estaban sentenciados a muerte. Se lo digo para que no repita usted en el futuro lo que dice en su columna, sobre que después de luchar en Francia contra los alemanes ”creyendo que había llegado su hora, volvieron a España a hacer lucha de guerrillas contra el franquismo“. No se equivoque, no se habían ido nunca. Esos maquis a los que usted hace alusión lo que hicieron fue reforzar y dar empuje a la resistencia armada antifascista que ya existía en el interior a consecuencia de la represión que el Nuevo Estado jamás dejó de ejercer tras el primero de abril de 1939. Desde julio de 1936 las sierras de muchas provincias españolas vieron resistir a varios miles de republicanos hasta 1952, ininterrumpidamente.

Por cierto, no sea usted tan inocente como para comprar el discursillo franquista de que la represión contra la guerrilla se inicia a consecuencia de las incursiones pirenaicas organizadas por el PCE de 1944. Y haga como los represores y diga que la violencia estatal era una respuesta defensiva ante un ataque externo, que le veo venir. La guerra antipartisana ya venía de muy lejos para entonces.

BANDOLEROS FUGITIVOS

Para concluir, me encantaría extenderme en una respuesta mucho más sesuda y justificada de este párrafo. No obstante, no lo haré. Ya que usted basa su columna en la experiencia de un combatiente, yo me limitaré a hacer lo mismo con la experiencia de compañeros de su vecino Paco. Dice usted, comprando de nuevo el discurso franquista y nazi que los guerrilleros españoles fueron ”bandoleros fugitivos". Y sí, digo nazi puesto que fue característico de los regímenes fascistas eso de llamar “bandidos” a los partisanos, por si no lo sabía. Pues bien, señor Reverte, la historiografía española, la de verdad, no la de Ruiz Ayúcar, Francisco Aguado o Pio Moa, que parece que es la que usted lee para estos temas, lleva 30 años sin utilizar esa terminología ya que es pura y simple propaganda fascista y carece de todo rigor científico. Podría citar aquí a decenas de doctores en historia y otros tantos compañeros de profesión que llevan años dedicándose a estas cuestiones. Pero no lo haré, prefiero responderle con la memoria de guardias civiles. Verá, comentaba el guardia civil Miguel Galindo que el Cuerpo se habían visto obligados a tildarlos de bandoleros, puesto que “teníamos orden de llamarlos de esa manera”. Mientras que el guardia José Cuenca fue consciente de lo viciado que estaba el lenguaje impuesto por el régimen: “no se podía decir que eran guerrilleros, porque la situación de España, con Franco… no se podía decir que, no estábamos en paz, y reconocer que había guerrilleros será reconocer que no estábamos en paz, que había una guerra”.

Me atrevo a decir que es su desconocimiento absoluto del tema lo que le ha conducido a escribir una columna tan mala y carente de rigurosidad como la que ha escrito, pues agravia la memoria y la dignidad de miles de individuos que lucharon y resistieron por la restitución de la democracia. No me quiero imaginar las respuestas que habría tenido un escrito como el suyo en Italia o en Francia.

No deja de sorprenderme que en 2020 todavía haya gente que sea capaz de escribir con tanto desconocimiento e inconsciencia como lo hace usted sobre este tema, sobre todo si tenemos en cuenta que ya en los años cuarenta y cincuenta la Guardia Civil reconocía en informes secretos que se estaba enfrentado a un Ejército guerrillero que se dividía en “Divisiones, Brigadas, Batallones y Zonas”. No sé qué manía tenemos en este país por deformar nuestro pasado cuando sus propios protagonistas, incluso los que ejercieron el papel de represores, asumieron como en este caso que se tuvieron que enfrentar a una guerrilla política cuyo objetivo era la restitución de la República.

Así que de bandoleros y alimañas nada, señor Reverte.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Memoria histórica
Los dos sables de Rafael del Riego, en el bicentenario de su sublevación

Uno está en el Congreso y el otro lo entregó un cura al Ayuntamiento de Oviedo. La viuda del general dejó escrito en su testamento que no se entregara a la nación española hasta que estuviera dignamente representada.

Memoria histórica
Lo que pasó, cuando aquí no pasó nada

Jesús Vicente Aguirre investigó durante años la represión y la guerra en La Rioja, recorriendo pueblo por pueblo. Más de mil páginas dieron cuenta de la cruda realidad que necesitaba ser narrada de nuevo. El autor explica el tránsito de la investigación a la novela. No buscó moralejas, sino compartir lo que todos deberíamos recordar.

Memoria histórica
El Estado español tiene que enfrentarse de una vez a su pasado franquista

La Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina (CEAQUA), de la que la Confederación General del Trabajo (CGT) forma parte, organizó un encuentro virtual con Fabián Salvioli, relator de la ONU el pasado jueves, 16 de julio, con motivo del Examen Periódico Universal sobre los crímenes del franquismo y la transición. Junto a él, en la charla, participaron Jacinto Lara y Paloma García de la plataforma, y pudo seguirse en directo a través de You Tube y videoconferencia para medios y periodistas.

85 Comentarios
#63323 14:03 16/6/2020

Cuanto facha leyendo El Salto ¿no?.. Si lo hacen gratis tiene su mérito, os puede dar un derrame al leer un trabajo histórico riguroso. Si os pagan ya es otra cosa jajaja

Responder
0
1
#63212 18:08 14/6/2020

Ciertamente extenso e ilustrativo el comentario. Pero, vaya, que he leído el artículo de PR y no sé muy bien a cuento de qué viene la crítica. ¿Qué dice de malo sobre el maquis ahí? Me da que no han leído bien -ni el autor de la crítica, ni demasiados participantes- el artículo. No veo nada de lo que dicen. No veo nada invisible, no veo equidistancia; veo el comentario sobre un hecho, y cualquiera que haya leído un poco al escritor sabe qué opina sobre el maquis. Y, hombre, vale ya, PR no tiene nada de fascistoide. De hecho, me caen especialmente bien las personas que no caen bien en ningún extremo. La facción España retro, rancia y negra ve un enemigo en cualquiera que no use sus mismas palabras ; y nos encontramos demasiado a menudo con una facción rojeras ceporra, iletrada e injusta que hace lo mismo con quienes no usan las suyas. Paz y amor.

Responder
1
0
#63407 11:04 17/6/2020

Creo que no ha leído bien el artículo del señor Minguito. No es apto para quien no capte las sutilezas. Cada vez que se habla del golpe de estado del 36, de la guerra que provocó o de la dictadura de ultraderecha que devino tras la Victoria, siempre habrá alguien que diga que se está hablando de más.
Se impone el falso discurso de la equidistancia, hoy muy de moda porque vende esa objetividad sucia, de hombre justo y sabio. Como si meter en el mismo saco a víctimas y verdugos signifique un avance moral. Personalmente siento la misma repulsa intelectual ante estos fantoches que ante los ultraderechistas de carné, de los golpistas de familia militar.
Y eso es lo que creo que dice el señor Minguito, aunque no es apto para una lectura simplona, sin vis crítica, gris, como los análisis superficiales de nuestros días, de fachas y rojos, de todos iguales, de ignorancia, o de ese término tan "moderno" y absurdo como el de "guerra in-civil". Esa verdad tan 2.0, de blanqueamiento de gravísimos delitos contra el país, fundamentada en obviedades, simplificaciones erróneas y hechos excepcionales que se han generalizado, es en sí mismo la misma mentira que el régimen de ultraderecha cultivó durante sus años de represión. Entonces la población sabía que era una mentira, ahora veo que ya no.
No nos engañemos ni cultivemos ideas simplonas y elocuentes de nuestra historia. En 1936 hubo un golpe de estado contra un régimen legítimo, democrático y de libertades. Un golpe, por cierto, idéntico en esencia al del 23F. Los golpes de estado no debieran justificarse nunca, y menos el nuestro, que echó mano de la violencia desde el minuto cero. Y la violencia genera violencia y guerra, señores.
No eran todos iguales ni por asomo. Y estos mensajes que equiparan ambos mundos, los del golpismo y los de un estado legítimo, dan nauseas. Y eso es lo que dice el señor Minguito en un artículo excepcional.

Responder
0
0
#63191 13:15 14/6/2020

Esta respuesta demuestra la diferencia entre un historiador y un columnista que va perdiendo fueye. Sr. Reverte ha tocado con un hueso duro.

Responder
7
1
#63178 8:41 14/6/2020

Vaya parrafada para decir siempre lo mismo: Fachas malos malísimos, rojos buenos buenísimos, así va este pais.. Todavía queriendo ganar la guerra de hace 80 años..

Responder
2
11
#63169 22:16 13/6/2020

Pues acabo de leer el artículo de Reverte y no entiendo ni el tono ni el contenido de su artículo. Reverte ensalza y defiende a los guerrilleros de manera mucho más eficaz que usted, siento decirle. Por poner un ejemplo al que acude de manera reiterativa, cuando les compara con alimañas, no lo hace despectivamente, si no queriendo dibujar el acoso brutal al que se les sometía. Por ello, le recomiendo una relectura del artículo del Sr. Reverte, por si acaso, intentando dejar a un lado odios y resentimientos. Inténtelo, que se puede hacer, créame...

Responder
5
4
#63213 18:11 14/6/2020

Se me ha adelantado, caballero. Es tan obvio como eso. ¿Ha leído bien el autor el artículo de PR? ¿Lo han leído bien -¿lo han leído, sin más?- los críticos duros que están participando?

Responder
1
0
#63168 22:04 13/6/2020

Replicar al rey de los cuñaos y de la oscura ponzoña reaccionaria no podría sino traer a una horda de cuñaos a los comentarios.

Responder
3
1
#63162 19:48 13/6/2020

Muy buenos argumentos, en mi pais, ocurre lo mismo. Justificar la barbarie en nombre de ideales, valores y ...en fin. Mientras no se acepten los excesos y abusos de ambos bandos, la cuenta va para largo

Responder
1
2
#63153 16:23 13/6/2020

Rectifique e sí me equivoco. La República se instauró con las votaciones municipales. A falta de dos meses de las legislativas. Y sin llegar todos los resultados. Lo podríamos considerar golpe de estado? Si eso ocurriera hoy en día lo sería. Si es lo que digo. Franco. Mejor dicho el General Mola. No fue un golpista. Y la guerrilla republicana al pueblo que no le ayuda a, lo fusilaba y aunque usted no lo reconozca las violaciones iban al cabo el día, por mucho que el pce pusieran medidas. Así que tan ilegítimo fue la República, como el de Franco e igual de bandidos y asesinos fueron la guerrilla como los bandoleros de 1800.

Responder
1
4
#63320 13:07 16/6/2020

Te recomiendo leer el libro de Secundino Serrano "Maquis". Es un trabajo histórico riguroso.

Responder
0
1
#63222 19:35 14/6/2020

Franco es un golpista y un traidor y no hay mentira que pueda esconder eso. Lo que le convierte a usted en un mentiroso sin honor.

Responder
2
1
#63145 12:48 13/6/2020

Por suerte, hablé mucho con mis padres y mis abuelos de la preguerra, la guerra y la posguerra, y ni los buenos eran tan buenos, ni los malos eran tan malos. Y lo único que tengo claro es que los extremismos y fanatismos llevan a la confrontación. Y de las confrontaciones no sale nada bueno...

Responder
2
1
#63142 12:39 13/6/2020

Pues tampoco he encontrado nada constructivo en este artículo. Insultos y descalificaciones, si, pero constructivo, nada. En cuanto a víctimas, las he conocido de ambos bandos, que, le pese a quien le pese, nadie se libra de la quema.

Responder
1
4
#63132 7:08 13/6/2020

Excelente y necesario!

Responder
3
3
#63127 2:30 13/6/2020

Conclusión: Reverte tiene una opinión claramente una opinón sesgada, la tuya tras alabarlo brevemente como escritor, no lo es... Ups...

Responder
1
2
#63158 18:24 13/6/2020

He disfrutado cada línea del artículo. Más aún viendo cómo alguien erudito y con datos desmonta a Pérez Reverte.
Para enmarcar. Sublime!

Responder
2
1
#63107 19:13 12/6/2020

Matraca revisionista que será convenientemente recompensada por las autoridades del régimen

Responder
2
3
teogallega 14:33 12/6/2020

Creo que Pérez-Reverte pretendía ser equidistante, como suele tratar de hacerlo cuando quiere sentar cátedra sobre algo. A muchos probablemente les dará el pego, pero en seguida se le ve el plumero, pues acaba siempre escorado hacia el mismo lado, el tradicionalista y reaccionario. No en balde las únicas fuentes que cita son el testimonio de un amigo suyo capitán de la Guardia Civil que actuó en la contraguerrilla y el libro "La sierra en llamas", escrito por Ángel Ruiz Ayucar, voluntario en la Guerra Civil con los sublevados y más tarde en la División Azul, que llegó a ser coronel de la Guardia Civil. Ruiz Ayucar colaboró en periódicos como "El Español", "El Alcázar" y "Fuerza Nueva". Evidentemente, la visión que Pérez-Reverte tiene de la guerrilla antifranquista (aunque él prefiere usar el término más anodino y equidistante de "maquis") es una visión que ignora la otra parte, la de la Resistencia antifranquista; además de toda la historiografía que se ha escrito sobre este tema en los últimos decenios.

Responder
7
7
#63085 14:29 12/6/2020

Muy buen artículo sin duda, y bien documentado, pero también se le ve el sesgo político.

Responder
9
2
#63071 12:10 12/6/2020

Bastante con que Reverte se encuentre las dos manos, no pidáis peras al olmo. Estar en la RAE es como ir al cementerio de elefantes.

Responder
2
7
#63060 10:50 12/6/2020

Un rotundo ,no a la guerra.

Responder
3
0
#63030 21:33 11/6/2020

Muy buena explicación.
Garcias

Responder
4
4
#63028 21:05 11/6/2020

No quiero entrar en debate sobre el articulo de que sea más o menos acertado, no tengo documentación ni cono cimientos para ello, pero si tengo claro que en 1936 se vivia en un estado de dercho y que un sector inmobilista y derechoide de la sociedad de la epoca trunco todas las libertades, asesino y represalio a todo aquel que opinase lo contrario- Un día todavía seguimos viviendo rodeados de lo mismo, otros perros pero los collares los mismos- Que no se olvide todo esto que al final la historia pondrá a cada uno en su lugar

Responder
3
3
#63020 20:46 11/6/2020

Yo no soy española, pero he leído a Pérez Reverté, no me parece ofensiva esta respuesta, la historia de Buenos y malos es para jugar a los soldados con los niños, creo que yo por tener abuelos españoles que la guerra civil española aún tiene sus lados muy oscuros y que el franquismo de bueno? Al menos por mis abuelos nada....no perder la memoria histórica,ahí es donde mueren los pueblos

Responder
9
2
#63007 17:34 11/6/2020

Has realizado un enorme esfuerzo para intentar explicar a un ultraderechista, algo que nunca va a entender.
Había leído el artículo y me produjo la sensación de superficialidad que me provoca todo lo que escribe este señor.

Responder
12
9
#63003 17:16 11/6/2020

Guerrilleros buenos frente a guardias civiles malos, republicanos buenos contra franquista malos...qué cansinos. A estas alturas ¿todavía hay historiadores que se ganan la vida contando estas patrañas? ¡Cuanta gente viviendo del cuento!

Responder
21
17
#63174 25:10 13/6/2020

En realidad la posibilidad existe. El nombre de uno no hace a su comportamiento. Todo puede pasar.

Responder
0
0
#63124 25:26 12/6/2020

A usted no se le ve el plumero, se le ve todo.

Responder
2
1
#63047 4:01 12/6/2020

cuantas gentes viviendo de la mentira,para esconder sus delitos.

Responder
5
1
#63046 3:59 12/6/2020

las fosas clandestinas lo dicen todo.

Responder
6
3
#62995 16:03 11/6/2020

Excelente articulo. Soy un gran admirador del Reverte novelista, pero en la columna y en las entrevistas se ve de que pié cojea. Veo en él a ese tipo de español "que nuestra infame clase política y la gozosa incultura general están fabricando". Con el agravante de que a él no se le puede tachar de inculto.
Tampoco entiendo la cantidad de comentarios fascistas que he visto. Que miedo cuando un escrito como el suyo, impecable y bien escrito que no insulta ni machaca a nadie da origen a este tipo de comentarios.

Responder
6
4
#63159 18:31 13/6/2020

Yo fui admiradora de Reverte, pero hace años que vi que su fórmula novelística es siempre la misma, ya no me aporta nada y no pierdo tiempo leyéndolo, más aún viendo el trono de soberbia sobre el que se sienta, además de creerse por encima del bien y del mal.
Es una lastima ver cómo autores a los que admiraban ahora te causan malestar.

Responder
2
1
#63099 17:42 12/6/2020

Siempre habrá quien al no tener argumentos se limite a insultar, desgraciadamente.

Responder
1
2
#62993 15:45 11/6/2020

Si hubiera conseguido ocultar el tufo revisionista y grandilocuente de los luchadores partisanos por la democracia ... Igual alguien podría tomárselo en serio.
El mismo artículo podría haberlo escrito sin mencionar (y menospreciar) a un escritor famoso y sin los tintes ideológicos que pueblan el texto.
Pero claro, así no lo hubiera leído nadie.
Feliz mamporreo del régimen que toca ahora, señor autor. No se sorprenda si la gente le crítica. Algunos ven más allá de manipulaciones tan evidentes

Responder
11
12
#63100 17:45 12/6/2020

Nos acordamos que qué ocurrió en el 36? En España existia democracia entonces.

Responder
1
3
#62962 9:54 11/6/2020

enhorabuena por el articulo. Se ve que hay 3 o 4 voxianos entre los comentaristas, los que votan negativos a los buenos comentarios, y los que ponen comentarios fascistas. Me pregunto si les pagaran, porque que interes tendra para ellos leer el salto??. Son troles, y seguro que algo hay de dinero. Los sionistas (tambien fascistas y criminales) pagan a grupos que siguen noticias propalestinas para poner coomentarios envenenados.

Responder
24
8
#62951 4:55 11/6/2020

Reverte es el héroe chulesco de todo cuñado "ni de izquierdas ni de derechas" (que ya sabemos lo que significa)
De ahí la fina selección de trols ofendiditos. Cacerola y troleo en digitales de izquierdas, la triste jubilación de tanta peñuza.

Responder
26
10
#62949 3:56 11/6/2020

Que necesarios y clarificadores son estos articulos.

Responder
26
7
#62948 3:44 11/6/2020

¡Uff! Qué texto tan largo para combatir contra fantasmas. Pérez Reverte escribió un artículo de opinión, no un ensayo sociológico o político. Si usted no sabe cuáles son las diferencias entre ambos géneros, andará por el mundo tratando de imponer su visión particular de las cosas a quien opine diferente. Y ya se sabe: en este mundo hay tantas opiniones como granos de arena en una playa.

Responder
22
38
#63067 12:01 12/6/2020

Una cosa es la opinión y otra el criterio y cuando uno se sienta a escribir algo que tiene intención de publicar y, además, lo hace tratando un tema histórico que sabe que va a tocar sensibilidades sería recomendable hacerlo con criterio.
Uno puede opinar que dos mas dos son cinco y tiene todo el derecho del mundo a opinarlo. Pero estará equivocado. Esa imposición social de que todas las opiniones son válidas es una memez propia de una sociedad infantilizada. No, señores, las cosas son como son y seguirán siendo como son opinemos nosotros lo que opinemos. ¿Acaso si opino que no existe la gravedad voy a dejar de caerme? No, la gravedad tiene una existencia propia que no está sujeta a mi opinión. Bueno, pues la historia también.
Las opiniones del señor Reverte pueden ser útiles, quizá y en función de su influencia, para cambiar el futuro. Pero el pasado es el que es opine Reverte lo que opine y, desde luego, un escritor de su altura tiene la responsabilidad de, en lo que a historia se refiere, escribir con criterio.

Responder
6
5
#63135 8:24 13/6/2020

Por cierto. Me olvidé de aclarar que la escritura es una forma de expresión. Por lo que uno debe escribir lo que siente y no lo que los demás esperan que escriba.

Responder
0
1
#63134 8:20 13/6/2020

Buenas. El caso es que la gravedad es un hecho científico. Pero la historia, como ciencia social que es, no cumple los requisitos epistemológicos de sociedad y repetitividad. Además, su uno no vivió en la época de los hechos relatados es muy difícil cerciorarse de que la historia no haya sufrido modificaciones. Cómo dijo George Orwell "la mentira pasará a la historia".
Por otro lado, al escribir ficción, creo que no hay problema si se modifica un poco la historia; ya que, escritores como Alexandre Dumas también lo hacían.
En cuanto a la sociedad infantilizada, todo lo contrario. La sociedad está "adultmorfiazada", y es observable en los niños que actúan como adultos. El problema es que hay un temor al cambió, es el miedo a tener que dejar de lado el hábito que tan cómodo nos parecía y tener que enfrentar un futuro sin saber que nos depara. Un saludo

Responder
0
1
#63140 11:53 13/6/2020

Hola. Una condena a muerte o una orden escrita de disparar a matar no son interpretables. Son documentos que reflejan un hecho. Esos documentos existen y por lo tanto los hechos quedan demostrados incontrovertiblemente.
El artículo de Reverte del que estamos hablando no es un artículo de ficción. Es, o pretende ser, un artículo de opinión sobre hechos históricos. Por ello, creo yo, debería sustentarse sobre certezas y no emociones. Obviamente no estaría escribiendo esto si estuviéramos hablando de una novela pero no es el calo.
Si uno no ha vivido en la época de los hechos, con mas motivo ha de apoyarse en pruebas y no en opiniones. Sobre esto de vivir en la época de los hechos añadiré que no es lo mismo vivir cosas que estar vivo mientras pasan cosas.
A veces tengo la sensación de que, en contra de lo que pudiera parecer, las personas no tenemos opiniones sino que son las opiniones las que tiene personas. Pero bueno, esto ya es divagar.
Un saludo.

Responder
2
0
#63009 17:54 11/6/2020

¿Opinión? Si, opinión, pero facha.

Responder
8
4
#63161 19:48 13/6/2020

Facha no es un comentario insultante,es que por lo que veo el que se sale de un tipo muy marcado de ideologia ,ya es facha esto no es insultar la libertad de pensamiento y de expresion, no es insultar compararte con un genocida fascista como mussolini o nacional socialsta como hitler o nacional comunista como stalin ,lenin o fidel castro, creo que comparar a una persona normal con cualquier personaje de cualquier extrema al llamarlo facha es un insulto muy grave y ya esta bien de que quien no comparta tu ideologia sea un facha

Responder
0
2
#63526 11:51 18/6/2020

A los fachas les jode que les llamen fachas.. ¡Vale! Acepto lo de demócratas.

Responder
0
0
#62943 24:56 10/6/2020

Me impresiona lo largo de este artículo para el final no decir nada

Responder
13
25
#62972 11:17 11/6/2020

Me lo podría repetir?
Es que escribe con tanto "conocimiento" que no me he enterado de nada. Hablando de "enteraos".

Responder
9
19
#63102 17:48 12/6/2020

Pues vuelve a leerlo.

Responder
0
1
#62942 24:39 10/6/2020

Buen artículo, gracias

Responder
23
5
#62939 23:20 10/6/2020

Muy claro, una pena que no se sepa historia en España.

Responder
26
5
#62931 21:54 10/6/2020

Un artículo escrito por un crío que trabaja en el IKEA para dar lecciones a un tipo que le saca 40 años y toda una vida viendo la guerra de cerca.
Amarillismo puro para gente sin hervir.

Responder
23
50
#63103 17:52 12/6/2020

Qué manera de menospreciar a l@s trabajadores de ikea. Igual hay muxos de ell@s que podrán darte alguna que otra lección de educación y sapiencia y en todo caso precisamente Reverte ya se ve de vuelta de todo y vive de renta. Piensa que con escribir es suficiente, y eso hace , escribe de cualquier cosa ybseblas da de saberlo todo y de tener siempre la razón, por supuesto.

Responder
2
0
#62953 7:38 11/6/2020

No es oro todo lo que reluce. Lea usted más historia y podrá distinguir el trigo de la paja

Responder
5
4
#62950 4:24 11/6/2020

Un comentario escrito por un cacerolo que se dedica a ir a trolear en internet y patalea y descalifica a falta de argumentos. Pena de franquismo sociológico.

Responder
12
5
#62929 21:49 10/6/2020

Qué cantidad de sinsentidos...
Acusa a Reverte de deformar y no le tiembla el pulso cuando hace exactamente lo mismo.
Qué pena de España.

Responder
16
42
#62928 21:17 10/6/2020

Apliquese el cuento y lea sobre lo que critica. Lo único que demuestra es que para que alguien le lea tiene que meterse con alguien famoso

Responder
11
39
#62925 20:18 10/6/2020

Aquí tenemos otro podemimita catalán inventando historia..

Responder
12
44
#62924 19:40 10/6/2020

Se podría decir más alto, pero no más claro.

Responder
26
6
#62920 19:03 10/6/2020

Gracias por molestarse en argumentar su opinión. Dedicar tiempo a expresar nuestras ideas no es común, la mayoría sólo busca resúmenes de 140 caracteres.

Responder
28
3
#62919 18:47 10/6/2020

Rambonismo literario es lo que hace P-R.por hacerle un favor, Aunque con mejor pluma que la pareja de hecho de Robertito Alcazar y Pedrin

Responder
17
6
#63160 18:40 13/6/2020

Eso de rambonismo literario me ha encantado,!
Ojalá tuviera tu inventiva!👏👏

Responder
0
0
#62918 18:46 10/6/2020

Excelente para desasnar a un montón de personas

Responder
30
8
#62917 18:39 10/6/2020

Mi bisabuelo fue uno de esos que lucharon en la batalla del Ebro. Primera línea de artillería según contaba el ( republicano ) y toda su vida nos contaba como le ponían una pistola a la espalda mientras les decían que el que se diera la vuelta no vería amanecer mientras ellos se retiraban y abandonaban a sus tropas. Esos héroes acabaron exiliados en cafés de Paris mientras mi bisabuelo estaba en un campo de refugiados al sur de Francia pegándose por una hogaza de pan. Así trataban los héroes a sus soldados.

Responder
12
14
#62916 18:36 10/6/2020

No puedo mas que felicitar a Arnau, por magnífico artículo, la batalla por prevalecer la verdad es permanente hacia aquellos que insisten en distorsionar los hechos reales de la historia. Muchas gracias por semejante lección.

Responder
42
8
#62914 18:21 10/6/2020

Bravo, enhorabuena por su artículo.

Responder
32
8
#62912 18:04 10/6/2020

Tú solito te contradices...jajaja

Responder
12
31
#62910 17:50 10/6/2020

¡¡Así os va!! ¿Dentro de un año
se os seguirá viendo?. Os deseo lo mejor. (Que os pueda ocurrir, por que ganarlo, lo que se dice ganarlo, no lo hacéis)

Responder
5
16
#62909 17:33 10/6/2020

Víctimas, verdugos... ¿Quién fue qué?
Mis padres eran niños en aquella época. Recuerdo a mi madre cuando relataba un bombardeo el día de Reyes. "¡Niños malagueños!¡Ahí van vuestros Reyes Magos!" Gritaba un famoso general franquista, ordenando el comienzo del bombardeo.
Miedo, mucho miedo es lo que recordaba de aquello.
También me contó que unos años después, viviendo en el campo, llegaron unos guerrilleros, bandoleros les decían, y mataron a un cura, delante de ella, que había ido a visitar a una hermana en un mal momento.
Y volvió a sentir el mismo miedo que aquella noche de bombas franquistas.
Héroes o villanos. Supongo que hubo de todo en ambos bandos.
Pero de lo que estoy seguro es de que la historia no es blanca, ni negra. Es gris. O tampoco.

Responder
23
2
#63069 12:07 12/6/2020

A los "bandoleros" que mataban al cura se los perseguía, detenía o mataba directamente y se los juzgaba. Eso mismo se hacía con los que quemaban las iglesias en la república que, por cierto, no fueron tantos. Sin embargo a los guardias civiles que torturaban y mataban a inocentes, se les pagaba un sueldo y se les ponían medallas. Esa es la diferencia.

Responder
1
5
#62904 16:58 10/6/2020

¿Sabéis quién es Arturo Pérez Reverte, Alias "Cartaguito"? Aquí su hermano. Jose M. Pérez Reverte, alias "Cartago".
Que escriba un artículo sobre crímenes policiales, sabe mucho y de 1ª mano. Él era quien señalaba y delataba a la policía, su hermano y sus colegas daban los palos. "Robaron" a varios atracadores. Buen negocio y salieron impunes.
http://loquesomos.org/idonde-esta-perez-reverte-el-ex-policia-asesino/

Responder
24
14
#62903 16:36 10/6/2020

Enhorabuena por el artículo. Me ha parecido muy veraz. Reverte ya sabemos todos de que pie cojea; una pena desde luego.

Responder
31
11
#62900 16:27 10/6/2020

Es difícil hablar del tal Reverte o Gutiérrez sin insultar, si hablamos del tal Reverte estaremos hablando del protegido y financiado por Polanco y su mafia, si hablamos del tal Gutiérrez estaremos hablando del fachita hermano de otro fachita condenado a 90 años por asesinato. La memoria hay que conservarla y sacarla para saber quién es quien y el tal Arturo Pérez Reverte no es otro que el tal Arturo Pérez Gutiérrez por mucho que se cambie el apellido y lo legalice, así que todos sus escrito tienen una clara explicación.

Responder
11
10
#62896 16:15 10/6/2020

Vaya rollo que has soltado. Una cosa es ser historiador y otra dormirte en la historia.
Léete el artículo 1.3 de la Constitución, que eso es historia reciente.

Responder
12
38
#62895 16:14 10/6/2020

Gracias por el fantástico artículo.

Responder
28
10
#62893 15:25 10/6/2020

Tanto texto para qué reverte te meta un zaska en Twitter cómo acostumbra... Si llega a leer esta entrada.

Responder
14
27
#62892 14:48 10/6/2020

Lo de Reverte es para mear y no echar gota. Que se dedique a la novela, porque como historiador es execrable. De todas formas diria que es un tonto útil, aunque de tonto no tiene nada. Hay muchos buenos historiadores, me viene Paul Preston a la mente, por ejemplo. Reverte tu tufo no lo ocultas con tu retórica jaja.. Hueles desde lejos.

Responder
27
15
#62891 14:35 10/6/2020

Menuda empanada mental ha sacado este señor del articulito de otro señor.

Responder
18
31
#62887 14:05 10/6/2020

Hoal!!!!
Que grande. Menudo zasca en toda la boca. Bravooo!!!

Responder
18
12
#62907 17:17 10/6/2020

Los de la izquierda, seguís mintiendo, y salvaguardando a los asesinos comunistas y genocidas, la escoria de este país.

Responder
13
34
#63081 13:19 12/6/2020

Tu no eres de izquierdas ni de derechas, tu eres de centro comercial jajaja.. ¡.... Mal!.

Responder
1
2
#62878 13:16 10/6/2020

Felicitaciones por el artículo, ¡es de justicia!

Responder
30
11
#62921 19:07 10/6/2020

Un buen artículo, esclarecedor y bien documentado que pone las cosas en su sitio. En cuanto a Pérez, yo creo que no merece ni que se le nombre.

Responder
19
12
#62958 9:22 11/6/2020

El señor Pérez Reverte además de testosterona para repartir, tiene el españolismo de los piratas, porque él , es un pirata que tiene mucha maña en hacer literatura para los españoles racistas y xenófobos que han dominado siempre España desde los reyes católicos, que en nombre del catolicismo cometieron tantos crímenes de lesa humanidad. Y ahí está el paladín Reverte.

Responder
9
11
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Horas extra: nunca trabajamos más de más
Según los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa de 2020, se han trabajado en España 7,2 millones de horas extraordinarias por semana, máximo de la serie histórica del registro. El 59%, 3,8 millones a la semana o 15,2 al mes, son horas extra no remuneradas.
Series
‘El colapso’, y sus críticos
¿Hubiera sido mejor o más interesante El colapso de habernos mostrado, pongamos por caso, cómo la aldea del cuarto episodio consigue convertirse en una comuna y puede funcionar con una relativa normalidad bajo un sistema asambleario?
Violencia machista
Confinamiento y violencia de género en La Rioja
Seguimiento integral de 446 casos de violencia de género, servicios de apoyo presencial cerrados y las llamadas para pedir ayuda aumentaron al triple.
Educación pública
Acordes y desacuerdos en los conservatorios de Andalucía
La decisión de la Junta de Andalucía de no contabilizar el tiempo de servicios prestados por muchos de los docentes de los conservatorios superiores dejará fuera este curso a profesorado cualificado y experimentado.
Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.