Laboral
Seis maneras de apoyar a las kellys si vas de vacaciones y te alojas en un hotel

Las Kellys Benidorm denuncian el aumento de la carga de trabajo durante estos días, sin plantilla extra y con un 95 % de ocupación. En Madrid, el colectivo denuncia que el 70% de los hoteles externaliza el servicio, lo que ahonda en la precariedad de estas trabajadoras. La presión de los clientes, junto a la movilización de las trabajadoras, ha forzado a algunos hoteles a abordar la precarización de sus trabajadoras. 

Hotel de Benidorm
Fachada de un hotel en Benidorm. David F. Sabadell

publicado
2019-04-17 06:12

Las kellys han conseguido arrancar a los turoperadores internacionales el compromiso de que no trabajarán con hoteles que externalicen el servicio de limpieza de habitaciones en Lanzarote. Ha ocurrido en la la feria de turismo de Berlín, la más grande del mundo, donde además pasó otra cosa importante. Myriam Barros, de las Kellys Lanzarote, recogió el Premio TO DO de Derechos Humanos en el Turismo.

“Que los turoperadores se nieguen a contratar hoteles externalizados es un paso importante”, valora la portavoz de las Kellys Benidorm, Yolanda García. Sin embargo, el problema no es solo la externalización y los usuarios de los hoteles tienen en su mano apoyar a las kellys para ejercer presión. Estas son algunas ideas para alojarte en un hotel y apoyar a las camareras de piso en estas vacaciones.

Uno: Ten en cuenta sus circunstancias para valorar el servicio

Las camareras de piso soportan una fuerte carga de trabajo que se ve incrementada en épocas de alta ocupación, como la Semana Santa. La ocupación hotelera en la Comunidad Valenciana para estos días está estimada en un 84%. En Benidorm, llega al 95%.

“La Semana Santa es una de la épocas de mayor ocupación, pero como son pocos días las empresas no contratan personal extra”, explica Yolanda García. Esto hace que se sume más presión a unas jornadas de trabajo que ya son duras. De hecho, según García, la media de entre 25 y 27 habitaciones que se exige a una camarera de hotel en la Costa Blanca excede media nacional.

Además, en estos días la habitaciones tienen camas supletorias y cunas, junto a un nivel mayor de entradas y salidas que recae sobre las camareras de piso. “En verano es más espaciado, pero en estos días el nivel de trabajo es muy grande”, dice García, que sugiere a los clientes que estos días vayan a alojarse en un hotel de playa que tengan en cuenta estas circunstancias a la hora de hacer la valoración de la limpieza”.

Dos: Pregunta al reservar por las condiciones de las trabajadoras

“A veces un cliente está pagando por una calidad que es imposible darle con las condiciones de trabajo que tenemos, ¿qué calidad puedes ofrecer cuando tienes diez minutos para hacer una habitación”, dice García.

Un ejemplo: en los primeros días de Semana Santa, una compañera ha mostrado un parte de trabajo que refleja que ha hecho 80 camas en una jornada, una situación que las Kellys Benidorm denunciarán a la Inspección de Trabajo. En marzo de este mismo año, la Inspección de Trabajo determinó con respecto a un hotel de esta misma zona que “el personal de pisos se encuentra expuesto a ritmos de trabajo elevados y a la exposición a factores de riesgo de origen ergonómico que redundan en padecimiento de patologías osteomusculares”.

Pero la situación se repite, con el consecuente deterioro para la salud laboral de las camareras de piso. De hecho, según un estudio de CC OO, muchas camareras de piso trabajan medicadas para soportar las cargas de trabajo.

3. Incluye comentarios sobre la salud laboral 

Los cuestionarios de evaluación de calidad se convierten en un método de presión para estas trabajadoras. “Al hotel le interesa obtener la máxima puntuación, y le da igual las condiciones de las camareras”, dice García.

Pero esos mismo cuestionarios pueden utilizarse para interpelar al hotel, que sí tiene en cuenta estas valoraciones. García es optimista: “Los clientes cada vez están más concienciados”.

Las movilizaciones de las kellys ha conseguido que se reconozcan algunas patologías como enfermedades laborales de esta profesión, y así el síndrome del túnel carpiano, la bursitis y la epicondilitis o “codo de tenista” pasaron en agosto de 2018 a formar parte de las enfermedades profesionales de las kellys.

Pero muchas quedaron fuera. Nicolás Alonso, abogado de Colectivo Ronda, explica que las dolencias de espalda, como las lumbalgias, quedan fuera de este reconocimiento, pese a que el hecho de tener que mover a diario muebles pesados o los movimientos necesarios para hacer una cama tiene mucho que ver con esta dolencia. Según Alonso, la prevención de riesgos es deficiente. “Los clientes puedes hacer presión, pero el cambio tiene que ser legislativo”, asegura.

4. Facilita el trabajo de las kellys 

El cambio legislativo que esperan las kellys es la modificación del artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores, modificación a la que se comprometió el Gobierno tras una reunión con las kellys en septiembre de 2018. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, prometieron tener avances ese mismo otoño. Esta modificación garantizaría que externas y empleadas del hotel tuvieran las mismas condiciones de trabajo. Pero no se ha producido.

“En Madrid hasta el 70% de los hoteles están externalizados”, dice Ángela Muñoz, portavoz de las kellys Madrid. El boom de los hoteles de lujo en Madrid no ha contribuido a mejorar las condiciones de las camareras de piso. En los próximos meses, se espera la apertura de varios hoteles de cinco estrellas donde, según sospechan las kellys madrileñas, el servicio estará externalizado a través de empresas multiservicios, cuyas prácticas ya han sido denunciadas por el colectivo de camareras de piso.

Como explica Muñoz, una trabajadora externalizada trabaja por producción y debe cumplir unas ratios. Si no llega a esas ratios, deberá días de trabajo a la empresa. “Cuando un cliente te cuelga el cartel de no molestar o te dice que no quiere que le hagas la habitación, tú lo anotas en su parte, pero son habitaciones que no te cuentan”, explicaba recientemente en un desayuno informativo junto al Colectivo Ronda.

“Externalizar un departamento estructural es cesión ilegal de trabajadores”, mantiene Ángela Muñoz, que considera que esta práctica se ha cebado con mujeres que suelen estar en situaciones muy vulnerables. “Un hotel se abre para vender habitaciones, ¿qué va a vender si no las limpian?”, argumenta para explicar que las camareras de piso son un departamento estructural de un hotel. Con la externalización “pierdes derechos, te enferman, te explotan y luego te echan”.

5. Usa tus redes sociales

En noviembre del 2018, el Hotel Barceló Nervión tuvo que dar explicaciones por repartir a sus clientes tapones para los oídos. Las camareras de piso de este hotel, y las del NH Villa de Bilbao, subcontratadas por la empresa Constant, llevaban mes y medio de huelga luchando por mejorar sus condiciones laborales, por las que cobraban desde 2,5 euros por habitación, y el hotel facilitó a sus clientes unos tapones para que no escucharan las protestas. 

La protesta de un cliente en Twitter de Joaquín Urias, profesor de Derecho Constitucional y exletrado del Tribunal Constitucional que se alojaba en el hotel, puso en evidencia a la dirección del hotel: “¡En vez de disculparse por el ruido que causan las protestas de las trabajadoras en huelga, mejor harían en pagar un sueldo decente a las Kellys!”.

Es otro ejemplo de cómo alojarse de manera responsable en un hotel.

6. Habla con ellas

A Yolanda García, desde Benidorm, se le ocurre una más: “Que hablen con nosotras, estamos siempre por los pasillos”, dice a El Salto. “Cada vez más clientes nos preguntan, sobre todo el turismo nacional. Nos dicen “Ah, ¡vosotras sois las kellys”. Nos animan y lo van entendiendo”, explica Yolanda García a El Salto.

“Los clientes cada vez están más concienciados”, dice García.

Relacionadas

Violencia machista
Las Kellys y la Plataforma 8M denuncian a un gran hotel por tolerancia con un intento de violación

Tras un intento de violación a una camarera de piso en Lanzarote, los dueños de una gran cadena hotelera no creyeron a la víctima y la obligaron a seguir trabajando junto a la habitación donde se había producido el supuesto ataque.

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Laboral
Pan y rosas para las trabajadoras del hogar

Cada año aumenta el número de hogares que busca personas trabajadores del hogar para empleo doméstico y el cuidado de personas. De hecho, España es el país europeo con mayor número de empleadas domésticas, rozando el 30% del total de empleo del sector en toda Europa. A pesar de este hecho, sus condiciones laborales lejos de mejorar, cada vez se ven más diezmadas.

5 Comentarios
#33236 12:43 20/4/2019

7- Boicotea el modelo de turismo, NO vayas a un hotel y si dispones de tiempo, dedicate a cuidar tus relaciones cercanas o ir a casa de un amigx que vive lejos.

Responder
6
0
#33217 19:32 19/4/2019

Sospecho de la intervención de la supuesta Kelly. Las verdaderas kellys, estan que están tan explotadas que no tienen tiempo de leer este periódico ni ningún otro. Y, si alguna leyera este periódico, me extrañaría que fuera para hacer un comentario tan méritocratico y que huele a esbirro de consejero delegado de cadena hotelera.

Responder
0
1
#33169 3:20 18/4/2019

Yo fui una Kelly. Y era buena y muy rápida. Mi peor enemigo eran mis compañeras, que me hacían la vida imposible cada vez que me llamaban de dirección para felucitarme porque en la valoración del cliente se les felicitaba por mí trabajo y eso pasaba bastante. Es otro de los problemas del sector de los que nadie habla: compañerismo, cero. Y estube en varios hoteles. Que las condiciones de trabajo sean tan duras es malo, pero que tus propias compañeras te amargen la existencia porque se reconoce tu trabajo, es mucho más duro.

Responder
11
7
Diego 14:18 18/4/2019

En los trabajos de poca cualificación puede ocurrir, pero nuestro error es "disparar" en horizontal en vez de en vertical...

Responder
5
2
#33180 18:56 18/4/2019

“En los trabajos de poca cualificación puede ocurrir” jajJaja Ponga los pies en la tierra.

Responder
2
0

Destacadas

Brasil
La guerra contra los pobres: militarización y violencia estatal en Rio de Janeiro

En Rio de Janeiro, el Gobierno lanza una cruzada contra los excluidos bajo el pretexto de luchar contra la delincuencia y el narcotráfico.

Crisis climática
El negacionismo climático hace estragos en Alemania

El sector de la energía eólica atraviesa una grave crisis y, con él, los planes estatales para abandonar las energías no renovables.


Brasil
Mônica Francisco: “Bolsonaro es el resultado de la venganza de las élites”

Mônica Francisco es diputada del partido Socialismo y Libertad. Desde la militarización de las favelas a la guerra contra activistas defensores de los derechos humanos, esta antigua asesora de Marielle Franco radiografía el Brasil actual a casi un año de la victoria de Bolsonaro en las urnas. 

Memoria histórica
El último viaje de Ascensión

La historia de Ascensión Mendieta es el reflejo social de miles y miles de familias que llevan décadas reclamando justicia para unas víctimas ninguneadas por el Estado.

Crisis climática
Clamor global contra la crisis climática

De Australia a Alemania, manifestaciones multitudinarias abren la semana de protestas organizada por el movimiento global por el clima.

Últimas

Ecofeminismo
Feministas por el clima

Sabemos que el próximo 27 de septiembre, día de la Huelga Climática Mundial, queremos marchar juntas y con todas las que quieran en un bloque propio, teñido de verde y violeta, para denunciar que “el planeta no es vuestro y nuestros cuerpos tampoco”. Nace Feministas por el Clima.

Crisis climática
Mapa: comienza la Huelga Mundial por el Clima con más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.