Huelga general
Más de 140.000 personas salen a la calle por la huelga general de los pensionistas

Por unas pensiones, trabajo y vida dignas. Ese fue el lema que movilizó, por primera vez desde hace muchos años, a miles de personas a secundar una huelga general en Euskal Herria. El paro incidió en todos los ámbitos: empresas (30%), educación (65%), universidad (90%), ayuntamientos, medios de comunicación y ferrocarril.

Huelga genenral pensionistas
El momento de la incorporación de la columna sindical a la manifestación encabezada por los pensionistas. Gessamí Forner

Cuando empezó a llover, el pensionista Carlos Ruiz abrió su paraguas y cubrió al joven Erlantz Iglesias, portavoz de Harro Plataforma, del movimiento LGTBI. Cuando Iglesias se trabó con las palabras de su discurso, se giró hacia el pensionista y este le sonrió y le puso una mano en el hombro. Las miles de personas congregadas en la tarde de ayer en la explanada del Ayuntamiento de Bilbao, con motivo de la huelga general por unas pensiones, trabajo y vida dignas, aplaudieron para darle ánimos también al joven.

El teléfono de atención a la ciudadanía del Ayuntamiento, que deriva al servicio de prensa, se encontraba en huelga, y la Policía Municipal no quiso ofrecer los datos de la manifestación de la tarde, pero había mucha gente, aunque no tanta como al mediodía: más de 50.000 personas, según los convocantes. Cifra que se eleva a entre 140.000 y 145.000, englobando las movilizaciones de las cuatro capitales del País Vasco y Navarra y varias localidades.

“Sale de forma natural”, explicó Ruiz al terminar los discursos de los movimientos sociales. “El paraguas hay que sostenérselo a toda aquella persona que esté dispuesta a seguir esta batalla”, añadió.

La de ayer fue una jornada de huelga que se convirtió en “un hito”, asegura el pensionista. “Queríamos que se elevara el nivel de la respuesta y no ser un mero florero para enseñar los lunes a los turistas”, en referencia a la concentración que cada semana desde hace dos años llevan a cabo en la explanada del Ayuntamiento de Bilbao. A golpe de manifestación pensionista y feminista, ese espacio se ha convertido en un icono gráfico de la lucha social. Y todo icono que muestra rebeldía, conviene aplacarlo desde el poder. Quizá por eso el consistorio denegó el permiso para que los mítines no tuvieran lugar en la escalinata, donde la gente se arremolina de forma natural a lo ancho de toda la explanada, sin formar atasco en el puente, y ofreciendo a fotógrafas y cámaras de televisión el encuadre perfecto, con la emblemática escultura de Jorge Oteiza a un lado.

“También denegaron el permiso para la rueda de prensa de la semana pasada”, agrega Carlos Ruiz. “Este es el escenario ideal y los partidos que lo gobiernan, con el alcalde a la cabeza, desean fortalecer a las empresas, algo con lo que podríamos estar de acuerdo. Pero si proteges a los empresarios, y descuidas a quien menos tiene y a quien más lo necesita, es evidente que te estás burlando de la gente. La denegación de ese permiso es una muestra de esa burla”, concluyó el pensionista.

El día de ayer fue suyo. Siempre están en la calle, con la pañoleta roja anudada al cuello. Y ni siquiera se esfuerzan por aparecer en la foto. De hecho, ni se presentaron a la rueda de prensa de valoración de la jornada. Delegaron esa tarea, que iba a abrir los informativos de la noche, en los sindicatos y representantes de los movimientos sociales. Y ahí vino la segunda sorpresa de los entresijos del día: las siete representantes eran mujeres. ¿Lo apañaron previamente? Ante la pregunta, ellas se miraron sorprendidas, porque llevan meses trabajando juntas, y dijeron que no. Segundo gesto simbólico que salió natural.

Para el acto, repartieron un amplio informe con las incidencias del paro, así como su seguimiento. Alrededor de 145.000 manifestantes en las capitales; un paro de al menos el 30% en las empresas; un 60% de seguimiento en la educación pública, llegando al 75% en Gipuzkoa, y al 85% en las escuelas infantiles. Las universidades se vaciaron. La actividad en los campus de Araba y Bizkaia quedó reducida al 10%; solo al 5% en Gipuzkoa, territorio donde casi todos los ayuntamientos cerraron por huelga.

El metro de Bilbao y los trenes de Euskotren circularon a la frecuencia de los servicios mínimos y, hasta los medios de comunicación, secundaron la huelga. Periodistas de prensa dejaron de trabajar el día anterior para cubrir ayer las movilizaciones. La radio y la televisión enlataron los programas y solo realizaron los informativos de la jornada como servicio mínimo. De entre las ocho huelgas generales que ha habido desde 2013 en Euskal Herria, esta ha sido la más exitosa con diferencia, sin contar los dos últimos 8 de marzo, que siguen superando a cualquier movilización desde, al menos, los últimos veinte años.

demasiadas razones

No salieron a la calle todas las mujeres trabajadoras, como salieron muchas de ellas en el día de la mujer, pero sí se manifestaron las más conscientes de la transversalidad de una huelga que apelaba a las pensiones, a los salarios y a una vida digna. “Si hoy no estás aquí, o estás muy oprimida o bastante confundida. O eres una privilegiada”, recordó la activista Irantzu Varela, que se encontraba en la quedada del bloque feminista de la tarde. Si por ella fuera, todo Bilbao ocuparía las calles. Pero no por un sueño no cumplido estaba menos feliz. “Me encanta cómo está planteada esta huelga y que cada vez haya más movimientos sociales que nos incluyan a todas, porque cuanto menos hegemónica es una lucha, más mujeres llenan los espacios políticos”.

“Tenemos tantas razones para hacer huelga que ni nos caben en los panfletos”, resumía desde el escenario de los discursos Anabel Saiz, miembro de Feministalde, que habló en nombre del movimiento feminista autónomo. “Si conseguimos un trabajo, tenemos que enfrentarnos a la precariedad más cruda. Y nos niegan el derecho a emanciparnos con alquileres de viviendas impagables, inflados con la especulación inmobiliaria”, siguió Laura Luengo, del sindicato de estudiantes Ikasle Sindikatua, quien recordó, también bajo el paraguas de Carlos Ruiz, que “todas las políticas neoliberales que se han aplicado con las crisis han golpeado con especial fuerza a la juventud”.

El discurso en la calle no era menos tibio. “Estoy aquí para luchar contra el capitalismo”, resumía Olatz Robles, estudiante de 18 años. “El relevo generacional está en solfa”, alertaba una madre y dependienta de Massimo Dutti, Julia Martín. “Los pensionistas son unos abanderados y luchan para dejarnos un futuro mejor”, añadía junto con sus compañeras de Zara y otras tiendas de Inditex. “Hay que trabajar menos, cobrar más y dedicar más horas a tu vida y a tu gente”, opinaba un trabajador del sector informático, Mikel Alonso.

La manifestación dejó un buen sabor de boca entre los participantes y la organización y, si hubo un mensaje dirigido a la prensa que se repitió a lo largo del día, fue este: “Mañana seguiremos”.

Cinco detenciones, 34 multas

Más de 150 piquetes recorrieron pueblos y ciudades, sobre todo durante la mañana. La Ertzaintza detuvo a cinco personas (dos en Donostia, dos en Zornotza y una en Ermua). Abrieron diez investigaciones (cuatro en Gasteiz y en Hernani; una en Bilbao y Renteria). Y multaron a 34 personas con la Ley Mordaza (19 en Bizkaia, 11 en Araba y cuatro en Gipuzkoa), indicó su gabinete de prensa.

Los momentos más tensos se vivieron en Basauri y Durango, cuando los agentes antidisturbios bloquearon un piquete de 25 personas hasta lograr identificar a una de ellas, y luego cogieron a tres personas, poniéndoles las manos a la altura del cuello. “¿Pero qué sentido tiene esta violencia?”, les increparon las personas del piquete, narró una vecina del municipio. En Basauri, la Ertzaintza practicó un registro en el coche de un huelguista y hubo amenazas y golpes.

Las portavoces de los sindicatos denunciaron los hostigamientos y detenciones durante la rueda de prensa, pero quisieron concluir el acto con optimismo y recordando que la huelga “ha sido un gran éxito”. “Los datos son sobresalientes, por lo que queremos dar las gracias a las personas de la clase trabajadora que la han secundado. Sabemos que no siempre es fácil, sobre todo en situaciones de precariedad. Gracias por demostrar que Euskal Herria está movilizada, articulada y que creemos en la calle”, concluyeron.

Cabecera de la manifestación
Ampliar
Las pensionistas portaron la pancarta de la cabecera de las dos manifestaciones de la jornada de huelga general de Euskal Herria, convocada por ocho sindicatos y los movimientos sociales que redactaron la Carta Social de Derechos en 2014.
Las pensionistas portaron la pancarta de la cabecera de las dos manifestaciones de la jornada de huelga general de Euskal Herria, convocada por ocho sindicatos y los movimientos sociales que redactaron la Carta Social de Derechos en 2014.
El pensionista, Carlos Ruiz, protegiendo de la lluvia al militante LGTB, Erlantz Iglesias, de Harro Plataforma.
Pensiones y papeles
Ampliar
"Sin papeles no hay derechos", recordaron en los actos de Iruñea los colectivos de personas migradas que secundaron la huelga general.
"Sin papeles no hay derechos", recordaron en los actos de Iruñea los colectivos de personas migradas que secundaron la huelga general.
Valoración de la huelga
Ampliar
Siete mujeres, siete portavocías. Edurne Larrañaga (LAB), Amaia Muñoa (ELA), Iratxe Delgado (Ernai), Naia Torrealdai (movimiento feminista), Ana Pérez (Steilas), Isabel Castro (ESK) y Miren Basaldua (movimiento ecologista) fueron las responsables de dar las valoraciones de la huelga general.
Siete mujeres, siete portavocías. Edurne Larrañaga (LAB), Amaia Muñoa (ELA), Iratxe Delgado (Ernai), Naia Torrealdai (movimiento feminista), Ana Pérez (Steilas), Isabel Castro (ESK) y Miren Basaldua (movimiento ecologista) fueron las responsables de dar las valoraciones de la huelga general.
Emplazamiento
Ampliar
Por primera vez, el Ayuntamiento de Bilbao ha denegado el permiso para que los discursos finales tengan lugar en la escalinata del consistorio y ha alejado unos metros a los manifetantes, que ahora se atascan en el puente antes de entrar en la explanada.
Por primera vez, el Ayuntamiento de Bilbao ha denegado el permiso para que los discursos finales tengan lugar en la escalinata del consistorio y ha alejado unos metros a los manifetantes, que ahora se atascan en el puente antes de entrar en la explanada.
Trabajo, pensión y vida dignas, el lema de la huelga, las palabras que reivindica una de las familias que la secundó.

Relacionadas

Pensiones
Sin pensiones y salarios dignos, no hay progreso

Hay una sentencia, acuñada por la sabiduría popular, que nos aconseja reflexionar antes de abrir la boca para soltar alguna burrada; es aquella que asegura que “callado estás más guapo”. Pues bien, por muy conocida y certera que sea, no hay nadie que se aplique dicha recomendación. Tampoco la clase política o los grandes empresarios y banqueros suelen abstenerse de meter la pata en cuanto se ven rodeados de micrófonos y cámaras.

Pensiones
La Caixa contra las pensiones públicas
Las jornadas sobre la soledad en las personas mayores organizadas por la Obra Social de La Caixa en la UEX han atacado la legitimidad de las pensiones públicas
Desigualdad
Las mujeres perciben 420 euros menos de pensión al mes que los hombres

El sábado 22 de febrero es el día europeo contra la desigualdad salarial. La diferencia entre lo que perciben hombres y mujeres se incrementa a lo largo de sus carreras laborales y se multiplica cuando pasan al sistema de pensiones. España no es una excepción.

1 Comentario
#46632 11:27 31/1/2020

Aupa! Todo el país está en la misma. Hay autonomías que les cuesta más manifiestarse, pero creo que ha llegado el momento para el gobierno de quitar ya el 155. Vamos a luchar, que el cambio está cerca ( y no me refiero al climatico) para más igualdad en general -> y insallah renta base universal como pilar de está sociedad avanzada (vivimos en el siglo 21. amigos mios -> tiempos para un nuevo renacimiento) !

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.