Huelga feminista
Un 15M feminista contra la derechización social

El 8M ha conseguido un desplazamiento, por lo menos momentáneo, de la derechización social a la que parecía conducirnos el conflicto en Catalunya y que tan bien estaba aprovechando C's.

Ni michismi ni fiminismi
Pancarta manifestación Sevilla Julia Rodríguez
Nuria Alabao

publicado
2018-03-09 13:51:00

La impresión de lo de ayer es que sí, otra vez hemos vuelto a hacerlo. Veníamos de un tiempo en que parecía que los nuevos partidos iban a liderar la protesta social, el impulso de cambio, pero el espejismo se acabó. Las movilizaciones están despertando lentamente: las protestas laborales, las pensionistas aguerridas, el feminismo como tsunami.

Estamos viviendo un verdadero 15M feminista, otra vez la sensación es de aprender en el camino; de sumar de maneras inesperadas —pequeñas alianzas transitorias como con las presentadoras estrellas de los programas matinales—; de balbucear un lenguaje nuevo de la protesta que tiene un hilo histórico del que tirar. La representación intergeneracional en el movimiento aúna esa rica tradición feminista de las más mayores —que provienen de un movimiento que se institucionalizó en gran medida en la postransición contribuyendo a disolver las movilizaciones— y la vinculan con la generación intermedia, formada por muchas que se politizaron en el 15M y que vienen con lenguajes renovados y un uso intenso y original de las redes para expresarse y organizarse políticamente.

Lo que más impacta es ver a las más jóvenes, adolescentes que respiran también en los nuevos medios y aportan una energía desbordante, una vivencia del feminismo que parece venirles casi de fábrica y, sospechamos, de la conciencia despertada a golpe de asesinato machista, de sistema judicial y mediático que humilla, muchas veces, a las violadas. El #YoTambién ha sido un hito, el juicio a la Manada —el “hermana, yo sí te creo—, otro.

De todo ese despertar feminista estamos recogiendo sus frutos. A partir de la percepción —más intensa en las jóvenes, según las encuestas— de los micromachismos o las violencias cotidianas se está articulando un relato que consigue desvelar un sistema construido sobre la desigualdad de las mujeres —y las migrantes—. Esa es la gran victoria del feminismo hoy.

#LasPeriodistasParamos

Las periodistas han evidenciado la penetración social de esta nueva conciencia social mayoritaria —el 82% de los españolas y españoles veía motivos para la huelga, según Metroscopia—. Su posición ha sido central para extender la protesta y para que, esta vez, los medios entiendan algo —y antes— lo que está pasando con respecto a lo sucedido durante el 15M.

La forma de organizarnos las periodistas en un grupo de Telegram, el uso de las redes, la horizontalidad y tantos otros detalles aprendidos durante el 15M han servido para este propósito. Las consecuencias las hemos visto, cuando el periodismo se involucra —por fin— en una protesta, la protesta escala y es narrada desde dentro sin la habitual pretendida distancia. Eso ha constituido un verdadero triunfo. La mayoría de medios han hablado de feminismo y no de “Día de la Mujer”, salvo los que todavía se aferran con nostalgia al régimen del 78 del que fueron alguna vez portavoces y ahora se demuestran incapaces de tomarle el pulso a la sociedad. Pero la protesta les desbordó.

Cuando el conflicto nacional se opaca, vuelven a emerger las preocupaciones sociales y la crisis de régimen que creíamos enterrada

Desbordó también a los sindicatos mayoritarios, que oscilaron entre la apropiación de la protesta y la incomprensión total. Incluso al gobierno, que tuvo que variar su postura desde la franca hostilidad a una posición que les permita surfear la ola de la legitimidad conseguida por el movimiento. Hasta Rajoy lució un lazo morado, recordemos, los colores del feminismo, no del Día de la Mujer.

Estos días se podía percibir la pugna entre PP y C's por el espacio político de la derecha. El PP estirando mucho la cuerda de su distancia con la convocatoria para ser el auténtico representante de los conservadores, ahora que C's le come la tostada de la radicalidad en el tema catalán. Pero C's, más joven —tanto su estructura como sus votantes— ha entendido mejor lo que está pasando. La renovación de la derecha, parece que pasará también por llamarse “feminista”, aunque sea el feminismo del 1%.

La disputa está abierta entre la pluralidad que representa el movimiento —pero en el que las demandas principales van más allá del techo de cristal— y el feminismo liberal de C's. Se darán nuevos asaltos, pero la potencia de situar la reproducción social en el centro de las demandas, como hacía la huelga de cuidados, puede ponérselo muy difícil a Arrimadas y sus compañeras. ¿Quieren o no quieren más guarderías, más residencias, permisos iguales e intransferibles, derechos sociales, menor precariedad que nos permita decidir si criar o no, pero en cualquier caso, poder hacerlo en condiciones? Su apuesta por el contrato único y por la reducción de impuestos parece indicar lo contrario.

El 8M, esta erupción quincemayista, plural, alegre, ha conseguido un desplazamiento, por lo menos momentáneo —veremos si permanente— de la derechización social a la que parecía conducirnos el conflicto en Catalunya y que tan bien estaba aprovechando C's. Ya anteriormente la preocupación por la cuestión catalana estaba disminuyendo —retrocede en las últimas encuestas del CIS un 20%—, y la emergencia de nuevas potencias movimentistas y protestas que ocupan la arena pública obliga a modificar la agenda.

Cuando el conflicto nacional se opaca, vuelven a emerger las preocupaciones sociales —el paro, la situación económica, la sanidad—, y la crisis de régimen que creíamos enterrada. En el último CIS, más de un 92,8% considera entre regular y muy mala la situación política del país.

La buena noticia es que la crisis —latente, no superada a pesar de la aparente recomposición en términos institucionales— no está generando salidas de ultraderecha. Algo a lo que parecían apuntar las respuestas al desafío independentista. Y no habrá salidas de ultraderecha mientras se generen desbordes quincemayistas como el del 8M. A partir de aquí, todos los retos que plantea el movimiento feminista, que renace, parecen oportunidades, nunca obstáculos.

Relacionadas

Huelga feminista
El Gobierno vulneró el derecho a la huelga con los servicios mínimos de transporte el 8M de 2018

La Audiencia Nacional anula los servicios mínimos del transporte ferroviario y por carretera de la huelga del 8 de marzo de 2018 tras el recurso de CC OO. El sindicato ha interpuesto recursos también por los servicios mínimos impuestos este año.

País Valenciano
El movimiento feminista de València denuncia 8 multas durante la huelga del 8M
El colectivo recibió un total de 8 multas durante la huelga feminista del 8M. Las sanciones suponen 5.000 euros y están amparadas en la Ley Mordaza.
10 Comentarios
Víctor Prieto 10:30 12/3/2018

Lo mejor que he leído sobre la huelga feminista. Y lo es porque conecta la movilización con el proceso político-social abierto tras el 15-M, alejándola de la cárcel de la identidad en la que pretenden encerrarla algunos. La lucha feminista es la más importante de todas, porque en ella caben todas las demás. Felicidades por el artículo.

Responder
5
0
#10552 20:27 12/3/2018

El 15M duró bastantes semanas, meses incluso, y ya hemos visto como acabó: institucionalizado, apropiado por los partidos, absorbido por este sistema partitocrático. Aún recuerdo a un entonces desconocido Alberto Garzón megáfono en mano con su discurso ilusionante y prometedor, y al líder francés hablando de refundar el Capitalismo... Las asambleas y la horizontalidad se han esfumado de Podemos y de la reabsorbida Izquierda desUnida. El #8M promete e ilusiona quizá demasiado. Equiparar, buscar vínculos entre ambos movimientos en un país tomado y manipulado por los medios del poder es peligrosamente inocente ¿No han visto al pececito eclipsando la razón con su emotivo culebrón mediático? ¿No se han enterado de la manipulación interesada de los atentados de Cataluña contra el independentismo? La ilusión es necesaria, la autocontemplación es suicida. Y más en una sociedad manejada por los intereses de unos pocos grupos transnacionales mediadores del bulo interesado. Y sí, el #8M también estuvo -está- manipulado. Crucen datos. Y no sientan mucho, no se distraigan...

Responder
1
1
#10559 24:36 12/3/2018

no se que 15M viviste tu, pero debió ser ese de los medios de poder de los que nos adviertes... seguimos con la PAH, con 15mparato, con el tribunal ciudadano de justicia, con centros sociales, con NoSomosDelito, con Agora Sol Radio, con el periódico Madrid15M y con unas cuantas asambleas que siguen haciendo barrio... sal a la calle y actúa... tanta pantalla no debe ser buena...

Responder
1
1
#10563 25:27 12/3/2018

Madrid no es España aunque a algunos les gusta creerlo. Tus consejos son están tan errados como tus prejuicios

Responder
1
1
Anónima sined 13:27 10/3/2018

Que la crisis del régimen del 78 parecía enterrada con esto de la cuestión catalana? Esto es no haber entendido nada. Precisamente fué y esta siendo lo que más a tocado la linea de flotacion del status quo.
Que el resto del estado se haya derechizado por una pugna de haber quien es más facha no tiene "culpa" ninguna el pueblo catalan, sino el necho de que la ultraderecha ha estado y sigue estando en el poder y en el gobierno por muchas mascaras que se ponga. Y el derecho e decidir tambien es un derecho social, por mucho que moleste.
Cuidado con los editoriales que marcan la linea ideológica de este diario, porque hai afirmaciobes que no se comptenden en un medio como este.

Responder
8
2
#10536 13:28 12/3/2018

En Catalunya los partidos más votados han sido de izquierdas, claro. Indepes y no indepes han elegido allí a las derechas, más claro agua.

Responder
1
3
Redacción 17:22 10/3/2018

Hola,
Este artículo es de opinión, no una editorial del medio.
Un saludo

Responder
2
0
Jlc 18:05 10/3/2018

Como siempre la izquierda manchándolo todo los más sectarios

Responder
0
12
#10354 14:12 10/3/2018

Muy buen análisis. Y añadiría: Si la protesta anti-patriarcal ha sido masiva aun jugando restadas, ¿como sería con un apoyo pleno y masivo de las personas anti-patriarcales aunque dotadas con genitales masculinos? Me refiero a que, al menos en Donostia, por la mañana se llamó a los "hombres" a que se quedaran en casa o en el curro asalariado, y por la tarde se decidió "nada de banderas". A eso le llamo jugar restadas aunque tengan sus razones para ello. La manifestación de la tarde, sin banderas ni gritos mas parecia una procesión funeraria que una protesta masiva. Imaginémonos una protesta similar pero con colorido y gritos:¡ la bomba!. Otra vez será, la peña aun no está cabreada o no lo exterioriza en la calle.

Responder
3
7
Alternativa desde el sur 14:09 11/3/2018

Pues yo estuve en la manifestación de Granada y aquello fue totalmente una fiesta súper multitudinaria. Gritos, cánticos de protesta, pancartas,...

Responder
3
0

Destacadas

Economía
¿Montamos una cooperativa de plataforma?

La Pájara Mensajería, Coopcycle, Som Mobilitat y Fairbnb son algunos de los proyectos cooperativos que han nacido para ofrecer una alternativa social a las economías de plataforma. Sus objetivos: crear un trabajo con condiciones dignas, estructuras de decisión horizontales y tejer redes.

Tenerife
La historia del Puerto de Granadilla: 300 millones de despilfarro

El puerto de Granadilla es una de las infraestructuras investigadas en una de las piezas del caso Lezo por supuestas comisiones pagadas de forma ilegal por OHL. Su construcción, que costó 300 millones de euros, fue objeto de una década de protestas por parte de colectivos ecologistas que denunciaban su inutilidad.

Acuerdos de Paz de La Habana
“El presidente colombiano no tiene voluntad política de cumplir los Acuerdos de Paz”

Gladys Rojas, secretaria de la corporación Sembrar, y Pablo de Jesús Santiago, síndico de la Federación Agrominera del sur de Bolívar, denuncian el incumplimiento de los Acuerdos de Paz de La Habana.