Grecia
Represión, desahucios y expropiaciones por parte de Nueva Democracia en Grecia

El último ataque al movimiento okupa en Grecia es el preámbulo de una operación masiva de desalojos de viviendas por parte del gobierno de derecha.

Pobreza Atenas
Una mujer busca alimento en la basura en Atenas en la época pre-Syriza. Stelios Matsagos
27 ene 2020 05:13

Dimitris Indares todavía estaba en pijama cuando la policía llamó a su puerta en el barrio de Koukaki, en Atenas, en la madrugada del miércoles 18 de diciembre. Poco después estaba acostado en el suelo de la terraza de su casa, con una bota de policía de las Fuerzas Especiales en la cara. Él y sus dos hijos adultos fueron golpeados, esposados, vendados y puestos bajo custodia policial. ¿Cuál fue el crimen de Indares? Se había negado a dejar que la policía entrara en su casa sin una orden judicial en su operación de desalojo de la casa de al lado.

El perfil de Indares no es el de un okupa. Un director de cine y profesor de escuela de cine de 55 años, propietario de una casa, políticamente moderado con opiniones conservadoras, que trabaja duro para que sus hijos lleguen a la universidad. Se podría decir que es el típico representante de la clase media educada griega y un votante corriente del partido gobernante, Nueva Democracia. Este hecho no impidió que la policía presentara cargos criminales prefabricados contra él, acompañados de una operación de falsas acusaciones y difamación.

El propio ministro de Protección Ciudadana mintió descaradamente afirmando que la policía tenía una orden de arresto, que Indares se resistió al arresto y trató de arrebatarle el arma a un policía, que sus dos hijos estaban en la casa de al lado y habían atacado a la policía. A pesar de muchos testimonios en contra, y de una grabación de audio filtrada del momento en que Indares fue detenido que desmiente las acusaciones, las fabulaciones del ministro fueron repetidas con toda su fuerza por la maquinaria propagandística del gobierno: los medios de comunicación propiedad de un puñado de oligarcas aliados con el partido de gobierno.

Desde que Nueva Democracia fue elegido con un programa basado en la “ley y orden”, la policía ha estado actuando como un ejército de ocupación en las ciudades griegas

Incluso cuando Nikos Alivizatos, el Defensor del Pueblo encargado de las cuestiones relativas a la Violencia Policial designado unos meses antes por el propio ministro, amenazó con dimitir a la luz de las pruebas de brutalidad policial, la prensa dominante se apresuró a calificar al profesor de Derecho Constitucional como un izquierdista que se pone del lado de los okupas.

El caso de Indares tuvo mucha publicidad, con muchas denuncias de las mentiras del gobierno. Mientras tanto, el gobierno y sus creadores de opinión se negaron a dar marcha atrás. Lo que es preocupante aquí es que esta masiva ola de apoyo llegó solo cuando a un “hombre de familia promedio” se le violaron sus libertades civiles.

Desde que Nueva Democracia fue elegido con un programa político basado en la “ley y orden” el pasado mes de julio, la policía ha estado actuando como un ejército de ocupación en las ciudades griegas, violando rutinariamente los derechos humanos y la dignidad. Detenciones arbitrarias, torturas, palizas, ataques con gases lacrimógenos, incursiones en cines y clubes nocturnos, humillaciones públicas, abusos verbales, han estado a la orden del día.

Aun así, mientras la violencia arbitraria de la policía se dirigía a los manifestantes: jóvenes, estudiantes, okupas, homosexuales, inmigrantes o marginados, la reacción de la opinión pública ante las graves violaciones diarias de los derechos humanos era, en el mejor de los casos, limitada. Lamentablemente, estas prácticas odiosas son posibles gracias al apoyo activo o pasivo de una parte de la sociedad griega que está convencida de que en la batalla contra el enemigo interno todos los medios son legítimos, incluso la violación de los derechos constitucionales y la dignidad humana.

El propio Indares, en declaraciones a la prensa después de ser puesto en libertad en espera de juicio, parecía confuso en cuanto a lo que realmente le afectaba. Obviamente está horrorizado por la campaña de difamación en su contra, pero parece considerarse la víctima inocente de una guerra justa. En la grabación de audio filtrada del momento de su arresto, se le escucha reprochando a la policía “actuar como anarquistas”, aunque la posibilidad de que los anarquistas irrumpan en su casa, lo golpeen y lo secuestren es inexistente. En su deseo de mantenerse equidistante, Indares no reconoce la naturaleza arbitraria de la represión policial ni la función distorsionadora de la realidad de los medios de comunicación, siempre y cuando la gente común y corriente, amante de la paz y trabajadora como él, permanezca inmune a esta violencia.

Pero son precisamente los ciudadanos de a pie amantes de la paz como él los que más tienen que perder en este nuevo ciclo de expropiaciones en Grecia.

LA DOCTRINA DE “LA LEY Y EL ORDEN”

Hoy en día, en Grecia, ya nada nos recuerda las multitudinarias y diversas movilizaciones de 2010-15 contra el programa de ajuste estructural. Sin embargo, las condiciones materiales no han mejorado para la mayoría de la población, ni se han invertido las políticas de austeridad. Más bien, la austeridad se ha “naturalizado”: ya no se ve como lo que es —una operación masiva de transferencia de riqueza de las clases populares al capital nacional e internacional— sino como un desastre natural, muy parecido a una inundación que lo arrasa todo y deja que uno se reconstruya desde cero.

La permanencia de Syriza en el gobierno ha contribuido en gran medida a esta condición. A pesar de las tardías reformas socialmente progresistas en materia de derechos individuales, la incapacidad de Syriza para desafiar la austeridad y la continuación de sus políticas represivas han tenido un “efecto TINA”, convenciendo a la población de que no hay alternativa a la austeridad. El único curso de acción posible, se les hace creer, es elegir la fuerza política que mejor pueda manejarla; y los medios de comunicación, al trasladar el programa a los conocidos tropos de la seguridad, la inmigración y el nacionalismo, han convencido a la mayoría de los votantes de que el mejor gestor de la austeridad es la derechista Nueva Democracia de Kyriakos Mitsotakis, que ganó las elecciones de julio por una gran mayoría.

Grecia
Grecia, ¿por qué no se pudo?

La derrota de Alexis Tsipras ante su oponente, el conservador Kyriakos Mitsotakis, vuelve a abrir el interrogante de si es posible oponerse a las medidas de austeridad de la Unión Europea.

Mitsotakis, proveniente de una larga línea de políticos, nació en paños de seda. En 1999, recién salido de sus estudios en Harvard y Stanford, consiguió un trabajo como gestor de fondos de inversión en Atenas gracias a las conexiones de su padre, ganando el equivalente a 10.000 euros al mes. En la última década, ha ganado publicidad como el heredero aparente que viene a vigorizar el desacreditado antiguo régimen. Lo que otros llamarían privilegio y nepotismo, él lo ha comercializado como “excelencia”: este fue el grito de guerra de su campaña electoral, junto con la promesa de hacer cumplir la ley y el orden.

Nueva Democracia ha empleado una retórica anticomunista divisiva que recuerda a la Guerra Fría

La actual materialización del partido Nueva Democracia es una alianza entre sus corrientes neoliberal y de extrema derecha, marginando a la corriente de centro-derecha que fue dominante en la década de 2000. Mitsotakis y su tropa de tecnócratas aristocráticos titulados se han rodeado de personalidades ultraconservadoras, alarmistas, moralizantes y que ondean banderas en la televisión.

Cabe señalar que no se trata de una alianza temporal en torno a la distribución del poder, sino de una alianza basada en un sólido proyecto conjunto. El punto en común de las dos facciones es una especie de darwinismo social, en el que las apelaciones a la racionalidad económica se alternan en el discurso del gobierno con tópicos racistas y sexistas para justificar y naturalizar sus políticas represivas y excluyentes. Además, ambas facciones están de acuerdo en reforzar los valores conservadores y la estructura familiar tradicional como la institución que absorberá los permanentes shocks sociales de la era post-memorándum.

Además de su discurso tecnocrático y su promesa de crecimiento económico, la Nueva Democracia ha empleado una retórica anticomunista divisiva que recuerda a la Guerra Fría, junto con un revisionismo histórico que busca escribir la resistencia popular a partir de la historia reciente del país. A través de narrativas nacionalistas, xenófobas y homófobas han logrado robar los votantes del partido neonazi Amanecer Dorado, el cual, acorralado por las acciones del movimiento antifascista, un juicio en curso, la división interna y el surgimiento de nuevas formaciones políticas de extrema derecha, no logró entrar al parlamento en julio, por primera vez desde 2012.

En este sentido, la doctrina de “la ley y el orden” es una parte vital de la estrategia del gobierno. Al igual que los gobiernos anteriores, su capacidad para ejercer su propia política es extremadamente limitada, ya que, a pesar del fin formal de los “memorandos” de rescate, las políticas económicas y exteriores siguen siendo dictadas por los “socios” y “aliados” del país, y hay un constante monitoreo y evaluación de la legislación y los resultados fiscales por parte de organismos extranjeros designados externamente. La “seguridad interna”, por lo tanto, es el único campo en el que el gobierno puede realmente aplicar sus energías y legitimar su poder a los ojos de su clientela electoral cada vez más conservadora.

El despliegue de las fuerzas policiales en las zonas urbanas se ha convertido, por tanto, en un gran espectáculo, con el movimiento anarquista identificado como el principal adversario. El notorio ministro de Protección Ciudadana, Michalis Chrisohoidis, dio un ultimátum de 15 días a todos los okupas para que abandonaran voluntariamente sus edificios o se enfrentaran al desalojo por la fuerza.

Se calculó que el ultimátum expiraría el 6 de diciembre, aniversario del asesinato de Alexis Grigoropoulos por la policía en 2008, fecha que atrae regularmente a multitudes de manifestantes a los centros de las ciudades. Sin embargo, el plan fracasó después de los desalojos de Koukaki; ante la creciente movilización y las críticas generalizadas a la violencia policial, el ministro tuvo que suspender el plan para redefinir sus tácticas represivas.

Movimientos sociales
Resistencia en Atenas: movimientos de base contra las políticas de austeridad

En este artículo Arnau Balot nos explica cómo el movimiento autogestionario ateniense dio lugar a nuevas conciencias e imaginarios políticos al ocupar la Plaza Syntagma, y cómo siguieron presentes en distintos barrios después de su desalojo.

OKUPAR EN LA TIERRA DE LA PEQUEÑA PROPIEDAD

Por cierto, fueron los disturbios de 2008 los que incubaron el movimiento de okupas en Grecia; la okupación ha persistido como una práctica de autoorganización popular en los años de movilización que siguieron. Hoy en día hay cientos de okupaciones en Grecia, entre ellas viviendas para los locales e inmigrantes, centros sociales, granjas urbanas y fábricas.

Las okupaciones son una parte importante de la infraestructura social puesta en marcha por los movimientos contestatarios que buscan liberar la actividad humana y la socialidad de la comercialización y el consumismo, y experimentar con estructuras de decisión y convivencia plurales. A pesar de su carácter experimental e incompleto, las viviendas okupas son un recordatorio vivo de que puede haber espacios y relaciones sociales fuera del dominio del capital, fuera del ciclo trabajo-consumo-horas de sueño.

Personas refugiadas
Squats en Atenas, una alternativa de refugio
Una decena de edificios ocupados en la capital griega representan, para muchas personas refugiadas, la posibilidad de desarrollar una vida más digna.

Las okupaciones también han sido lugares de coexistencia entre la población local y los inmigrantes, y los solicitantes de asilo en las que crean sus propias estructuras de autosuficiencia, como respuesta práctica a las condiciones inhumanas que se imponen a los recién llegados a los campos de refugiados. El consenso entre todos los gobiernos de la era del memorando es que las alternativas sociales deben ser reprimidas. La presente campaña de expulsiones, por lo tanto, es una intensificación de las tácticas de los gobiernos anteriores, incluido el de Syriza.

Aunque la gran mayoría de los espacios okupados son edificios abandonados y descuidados que pertenecen al Estado, a fundaciones privadas, a herederos ricos o a la iglesia, los pequeños propietarios han llegado a ver la okupación como una afrenta a sus propios intereses. Esto puede deberse al hecho de que la pequeña propiedad inmobiliaria es fundamental en la sociedad griega. Después de la Segunda Guerra Mundial, en contraste con las políticas de vivienda social del norte de Europa, el estado griego promovió activamente la autoconstrucción, viendo la propiedad inmobiliaria como el factor de igualación que garantizaría la reconciliación nacional entre un pueblo profundamente dividido y marcado por la Guerra Civil.

Como resultado, Grecia se caracteriza por la dispersión de la pequeña propiedad y una de las tasas más altas de ocupación de propietarios en Europa, incluso cuando una cuarta parte de la población carece de propiedad y está condenada a un sector de alquiler muy volátil sin políticas de vivienda como red de seguridad. Aunque las medidas de austeridad han convertido la propiedad inmobiliaria de un activo en un pasivo a través de la sobreimposición y la disminución de los precios de los bienes inmuebles, la propiedad sigue teniendo un significado importante en la idea del progreso para la mayoría de los griegos.

La propiedad inmobiliaria, entonces, significa mucho más que una casa. Es la medida del éxito de una familia, su medio de movilidad social, el activo a transferir a la siguiente generación y, en ausencia de políticas estatales de bienestar adecuadas, su cobertura contra un futuro incierto. Esto puede explicar en gran medida la oposición de principio de la mayoría de los griegos a la práctica de la okupación, a pesar de que las pequeñas propiedades familiares nunca son el objetivo de los okupas. Pero también puede ayudar a explicar el hecho de que desde el comienzo de la crisis, una ley especial de insolvencia protege la residencia principal hipotecada de los deudores de bajos ingresos en mora de la ejecución hipotecaria y la liquidación por parte de los bancos.

Aunque en muchos casos las ejecuciones hipotecarias aun así se han llevado a cabo, este arreglo ha ayudado a mantener la paz social al impedir los desahucios masivos de familias trabajadoras y de clase media. Dado que la familia tiene una posición tan prominente en Grecia y ha soportado el peso del ajuste estructural, todos los gobiernos hasta ahora, independientemente de su orientación política, han respetado este acuerdo. Sin embargo, las cosas están a punto de cambiar.

CONFLICTOS FAMILIARES

La preeminencia de la familia en el plano socioeconómico griego no se debe a una “psique” griega supuestamente centrada en la familia, sino que es el producto de un modo de desarrollo económico histórico “familiar”, en el que la unidad familiar ampliada se hizo responsable de la protección y el bienestar de sus miembros y asumió las tareas reproductivas que en los países del norte de Europa eran llevadas a cabo por el Estado de bienestar.

En la segunda mitad del siglo XX, este modelo de desarrollo cuidadosamente diseñado e implementado permitió a Grecia alcanzar altas tasas de crecimiento económico basado en la mano de obra barata con un coste mínimo para el Estado y los empresarios. En este contexto, el clientelismo, la evasión de impuestos, la corrupción, la laxitud en la aplicación de las regulaciones y otras “peculiaridades” griegas no eran comportamientos patológicos, como nos quieren hacer creer los manuales de economía, sino comportamientos adaptativos perfectamente racionales de la familia, sancionados por el Estado, que buscaba competir y maximizar su riqueza para proporcionar bienestar a sus miembros, en ausencia de cualquier otro mecanismo de redistribución.

Para la alianza de neoliberales y extrema derecha que actualmente rige el país, la recomposición de la familia tradicional es una pieza central

Los malsanos efectos secundarios de tal arreglo salieron a la luz a finales de la década de 2000, con un gran volumen de obras teóricas y artísticas que criticaban la opresiva estructura patriarcal de la familia griega. El epítome de tal crítica puede encontrarse en el movimiento cinematográfico conocido como “Greek weird wave” (la rara ola griega), iniciado por la premiada película de Giorgos Lanthimos Canino, una parábola sobre las complicaciones claustrofóbicas y de la realidad de la familia patriarcal codependiente. La voluntad de criticar y superar la formación tradicional de la familia y de celebrar nuevas identidades y arreglos sociales fue evidente en la movilización y experimentación de los movimientos sociales en la década siguiente.

Sin embargo, esta crítica duró poco. Para la alianza de neoliberales y extrema derecha que actualmente rige el país, la recomposición de la familia tradicional es una pieza central. Las razones de la extrema derecha son claras: la familia patriarcal es el laboratorio biopolítico básico de la nación, reforzando las tareas reproductivas de las mujeres, vigilando las aspiraciones y conductas de sus miembros, haciendo valer el género y la orientación sexual “correctos”, el idioma y la religión únicos.

Para los neoliberales, las razones son un poco más profundas: a pesar del énfasis discursivo del neoliberalismo en el individuo racional hecho por sí mismo, la familia sigue siendo la estructura encargada de facilitar sus diseños de privatización y erradicación de todas las disposiciones de bienestar. Además del trabajo de cuidado no remunerado de género, la familia, a través de la inversión, el endeudamiento y la redistribución interna, volverá a absorber los choques del ajuste estructural y protegerá a sus miembros en la guerra total que es la economía privatizada, mitigando así la crisis de reproducción social que es sinónimo de expansión neoliberal. En la sociedad de individuos aislados y egoístas prevista por el neoliberalismo, la familia tradicional es la última red de seguridad; por lo tanto, su autoridad sobre sus miembros se refuerza activamente.

La austeridad ya ha allanado el camino para tal renacimiento de los valores familiares conservadores. La disminución de los ingresos y las altas tasas de desempleo han condenado a toda una generación de jóvenes a seguir siendo económicamente dependientes de sus padres; a menudo se ven obligados a vivir con ellos hasta bien entrados los treinta años. Esto refuerza la autoridad moral de la familia patriarcal sobre los miembros dependientes de la familia.

Sin embargo, el restablecimiento de los valores familiares tradicionales también ha requerido un refuerzo externo: durante los tiempos de crisis, los medios de comunicación han mantenido al pueblo griego en una dieta constante de nacionalismo, religión y pánico moral. Las narraciones reaccionarias homofóbicas, antiabortistas o misóginas se han abierto camino en cada grieta de la cultura de masas y hordas de creadores de opinión de extrema derecha en las redes sociales de han estado promoviendo la fábula de que la cultura patriarcal tradicional es objeto de persecución política por parte de la izquierda.

Este fue el sustrato de un proceso continuo de construcción del “enemigo interno” como cualquiera que no contribuya a la reproducción cultural y física de la nación: movimientos sociales, inmigrantes, anarquistas, personas LGBTQ, personas con enfermedades mentales, drogadictos y gitanos. Junto con la biopolítica de la célula familiar tradicional, funciona la tanatopolítica —una política de muerte— del Estado y de los neonazis. A los asesinatos bien conocidos del rapero antifascista Pavlos Fyssas y del activista de los derechos de los homosexuales Zak/Zackie Kostopoulos, hay que añadir los miles de nativos e inmigrantes a los que se considera indignos de vivir y a los que se les niegan los derechos básicos y la asistencia, a menudo con consecuencias fatales.

Como en muchos otros países, la austeridad en Grecia no ha llevado a soluciones positivas de cara al futuro, sino a un acelerado retroceso conservador. A pesar de la aparición de un amplio consenso social en torno a los valores conservadores, la clase dirigente sabe que este nuevo equilibrio es muy delicado, ya que la política de despojo de la mayoría social por parte del capital local e internacional está lejos de haber terminado. Y la próxima ronda de despojos en Grecia se concentra en lo que los griegos más aprecian: la vivienda.

INTENSIFICAR LOS DESAHUCIOS

El efecto neto de las políticas de austeridad en Grecia ha sido una redistribución de la riqueza a gran escala hacia arriba. Según datos de la ONU, entre 2007 y 2017, a pesar de las tasas de crecimiento del PIB, en su mayoría negativas, el 1% superior de la población ha visto aumentar sus ingresos en un 6%, mientras que el 40% inferior ha perdido un 44%.

Bajo la presión de los “socios” internacionales de Grecia, el gobierno va a suprimir el marco de protección de la primera residencia este mayo

Debido a la disminución de los ingresos, así como a las frívolas prácticas de préstamo de los bancos en tiempos anteriores a la crisis, los griegos empezaron a incumplir sus pagos. El incumplimiento de las hipotecas se disparó, pasando del 5% de todas las hipotecas en 2008 al 45% en 2019. La tragedia social se evitó gracias al mencionado marco legal de protección de la residencia principal, que permitió un haircut [descuento sobre el valor de mercado] moderado, una renegociación y un subsidio de las hipotecas para los propietarios de bajos ingresos sobreendeudados. Sin embargo, a pesar de esta medida, a finales de 2019, 350.000 hipotecas, por valor de 25.000 millones de euros, seguían en mora, lo que ponía en peligro la seguridad de la vivienda para una gran parte de la población.

Sin embargo, la protección de los propietarios de viviendas no fue la única motivación detrás del marco de protección de la residencia primaria; este arreglo sirvió también para proteger los intereses del sector bancario. En el punto álgido de la crisis de la deuda, los precios de los bienes inmuebles habían caído en picado, por lo que la liquidación de los activos hipotecados habría sido una gran pérdida. Los bancos necesitaban ganar tiempo hasta que los precios de los inmuebles volvieran a subir. Y esta condición se cumplió en 2018, cuando, a pesar de la baja demanda interna, los precios se vieron impulsados al alza por las crecientes presiones en el mercado inmobiliario: el despliegue de los Fideicomisos de Inversión Inmobiliaria tras importantes exenciones fiscales, un programa de “Visado Dorado “ que ofrece residencia a los ciudadanos no comunitarios que invierten más de 250.000 euros en inmuebles y, lo que es más importante, un fuerte aumento de los alquileres a corto plazo, especialmente a través de Airbnb.

Con los precios que vuelven a subir rápidamente, los bancos han estado trabajando duro para acelerar las ejecuciones hipotecarias y las subastas de casas hipotecadas, así como la venta de “paquetes” de activos ya ejecutados a fondos extranjeros. Bajo la presión de los “socios” internacionales de Grecia, el gobierno va a suprimir el marco de protección de la primera residencia este mayo. Hasta 200.000 viviendas están amenazadas con ser embargadas durante el próximo año.

Esto representa una intensificación de la tendencia a los desahucios de viviendas que ya ha cambiado el rostro de las ciudades griegas en los últimos años. Koukaki, el barrio de Dimitris Indares, es un ejemplo de esta tendencia. En ausencia de protección de los inquilinos, Koukaki ha visto como muchos inquilinos eran expulsados, sus casas compradas por inversores extranjeros o locales y convertidas en pisos turísticos. Los alquileres exorbitantes —a menudo superiores al salario medio— expulsan a los habitantes del barrio, aspirando así la vida de una zona antaño animada, ahora cada vez más orientada al servicio de los turistas que buscan la “auténtica experiencia ateniense”.

En una manifestación anti-Airbnb en julio de 2019, vecinos pacíficos fueron recibidos con violencia policial no provocada. El desalojo de tres okupaciones en la madrugada del 18 de diciembre con pelotas de goma —la operación que terminó con el allanamiento de la casa de Indares— ha sido parte integral de los esfuerzos del gobierno para sofocar toda resistencia contra la turistificación violenta. Otros barrios, como el centro de movimientos sociales Exarchia, tienen historias similares que contar.

...Y EL RESCATE DE LOS BANCOS, OTRA VEZ

El pasado diciembre el Parlamento aprobó el plan “Hércules" para vender a los fondos 30.000 millones de euros de créditos en mora, con el Estado como garante. Los préstamos se venderán a una fracción del precio nominal, y los fondos tendrán vía libre para exigir el reembolso íntegro, lo que dará lugar a ejecuciones hipotecarias y subastas de garantías inmobiliarias, tanto de propiedades comerciales como residenciales.

El simbolismo del nombre es claro: como el mítico Hércules desvió dos ríos para limpiar el establo de Augeas de toneladas de estiércol, del mismo modo el gobierno está desviando hasta 12.000 millones de euros de sus reservas para garantizar estos malos préstamos y limpiar las cuentas de los bancos. No se trata simplemente de “dinero de los contribuyentes”: se trata de dinero sangriento extraído del pueblo griego a través de medidas de extrema austeridad.

La paradoja es que mientras que la ley prohíbe a los bancos ofrecer generosos haircuts y renegociaciones a los deudores, ahora se les permite vender los préstamos incobrables incluso a 7 o 10% del valor nominal para sacarlos de sus libros, y el Estado utiliza sus reservas para garantizar esta transferencia de riqueza a un tipo reducido a los fondos extranjeros especializados en “activos en dificultades”. El plan “Hércules”, entonces, constituye una recapitalización indirecta de los bancos griegos, la cuarta desde el comienzo de la crisis, utilizando nuevamente el dinero de los contribuyentes.

Este plan —junto con la inminente abolición de la protección de la residencia primaria, la gran ola de embargos de viviendas que ya está en marcha, y la venta a fondo de “paquetes” de inmuebles ya embargados por los bancos— constituye una operación bien orquestada de expropiación de viviendas en Grecia. Miles de familias están amenazadas con el desalojo, con sus casas en última instancia poseídas por corporaciones extranjeras a precios muy por debajo de su valor de mercado.

A medida que los operadores inmobiliarios se preparan para atacar el modelo de vivienda griego —caracterizado por la amplia propiedad de pequeñas propiedades y un alto porcentaje de ocupación por parte de los propietarios— comenzará a tambalearse. Esto seguramente generará sufrimiento humano, ya que el contexto es de precios de alquiler por las nubes y una completa ausencia de políticas de vivienda efectivas para absorber el choque.

En todo el mundo, dondequiera que el neoliberalismo se afiance, las solidaridades sociales se rompen, la desigualdad se intensifica y los gobiernos despliegan una fuerza policial militarizada, brutal e irresponsable para contener el descontento popular. El año 2019 ha estado repleto de ejemplos de este tipo, desde Chile y Ecuador hasta el Líbano y Francia. En el contexto griego, el actual ataque del gobierno al movimiento okupa tiene una doble función: por un lado, se trata de neutralizar al “enemigo interno” y eliminar uno de los pocos bastiones de la crítica y la resistencia al despojo, el aburguesamiento y la “renovación urbana”. Por otro lado, están ensayando las tácticas represivas que van a emplear en la inminente ola de embargos de viviendas, poniendo a prueba los reflejos de la sociedad ante la violencia extrema y arbitraria, y enviando un mensaje positivo a los potenciales “inversionistas” de que no se escatimarán esfuerzos para proteger su “inversión”.

Paradójicamente, si la tendencia actual de desahucios de viviendas continúa, Dimitris Indares y muchos ciudadanos amantes de la paz como él se van a dar cuenta de que, a pesar de sus deseos y aspiraciones, sus destinos están más ligados a los de los okupas de al lado que a los del gobierno griego y las organizaciones financieras internacionales a las que sirve.

roar magazine
Theodoros Karyotis es un sociólogo, traductor y activista que participa en movimientos de base. Actualmente está realizando una investigación sobre la propiedad y la vivienda en Tesalónica, Grecia. Artículo original: Repression, eviction and dispossession in New Democracy’s Greece. Publicado en Roar Magazine y traducido para El Salto por Tomás Pereira.

Relacionadas

Obituario
Recordando a Manolis Glezos

Manolis Glezos ha estado presente en prácticamente todas las luchas de su pueblo desde hace casi un siglo, dejando una huella profunda en la historia contemporánea de Grecia.

Coronavirus
Las últimas bolsas con recursos de primera necesidad entran en el campo de Moria

Las mujeres refugiadas que autogestionan los proyectos de distribución de bienes básicos en el campo de Moria, Lesbos, multiplican sus esfuerzos ante la limitación de las entradas y salidas por el covid19.


Fronteras
Una niña muere en un incendio en el campo de Moria

En el campo de Moria, donde se hacinan 19.400 personas en unas instalaciones previstas para recibir a 3.000, un incendio ha acabado hoy con la vida de al menos una persona. Las organizaciones urgen a evacuar los campos de refugiados de Lesbos, ante las condiciones inhumanas que se sufren en su interior y la amenaza del coronavirus.

1 Comentario
#46380 16:18 27/1/2020

La experimentación con Gracia solo está al nivel del sometimiento y explotación colonialista de Haití.
Gracia, la gran Grecia humillada y abandonada a su suerte. Me duele Grecia.

Responder
1
0

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
Liberan a los últimos internos del CIE de Madrid

Continúan abiertos los Centros de Internamientos de Extranjeros de Murcia, Valencia, Algeciras y Gran Canaria, donde la tensión ha ido en aumento al ver que otras personas son liberadas y los CIE cerrados en cumplimiento de la planificación estipulada ante el avance de la pandemia de coronavirus.

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Últimas

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia