Explotación laboral
Trabajadoras del hogar denuncian la explotación de la agencia Apuros Mayse de Barakaldo

Esta empresa de colocación de trabajadoras del hogar ha sido denunciada tres veces por ATH-ELE, la Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia, por someter a sus empleadas a prácticas abusivas, como exigirles el pago a su sustituta en el caso de solicitar un fin de semana libre, y operar sin permiso de Lanbide.


publicado
2019-03-29 10:40

Medio centenar de trabajadoras del hogar se concentraron ayer en Barakaldo para denunciar la existencia de agencias de colocación de trabajadoras del hogar que tachan de “agencias vampiras”. El acto de protesta fue convocada por ATH-ELE, Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia, y contó con el apoyo de una decena de colectivos y sindicatos.

“La agencia de colocación Apuros Mayse es una agencia ilegal, pues no cuenta con la autorización de Lanbide (Servicio Vasco de Empleo)”, explicó Lorea Ureta, militante de ATH-ELE, organización formada no solo por las trabajadoras del hogar, sino también por otros miembros militantes. Desde la asociación han interpuesto tres denuncias en la Inspección de Trabajo contra esta agencia desde el año 2013, la última en febrero, señalando que carece de permiso como agencia de colocación.

Según denunciaron, Apuros Mayse somete a unas condiciones pésimas a sus trabajadoras. “No respetan las jornadas de trabajo, que pueden llegar a diez y doce horas diarias los siete días de la semana. Si una empleada necesita un fin de semana libre es ella quien debe pagar a la sustituta. En algunas ocasiones no les dan de alta en la Seguridad Social”, aseguró Ureta.

Desde ATH-ELE exigieron "el cierre de la empresa y que inspección actúe también en el caso de otras agencias de este tipo", además de exigir la intervención del Gobierno vasco para que los servicios de cuidados sean públicos.

Según explicaron ayer en un comunicado, el ente público se beneficia de la oferta privada de estos servicios tan necesarios, evitando así tener que costearlos. Sin embargo, esto supone que los precios de contratación de las trabajadoras, unas 90.000 mujeres en la CAV, según los últimos datos oficiales de 2011, sean asequibles a costa de la precariedad laboral de estas.

Las manifestantes denunciaron también, desde una perspectiva feminista, este modelo en el que los cuidados no están valorados dentro del núcleo familiar y, fuera de él, se materializan en trabajos con condiciones precarias de abuso a las trabajadoras, muchas de ellas inmigrantes, lo que las sitúa en una situación aún más vulnerable.

La concentración frente a la sede de Apuros Mayse, en pleno centro de Barakaldo, contó con el apoyo de diversos colectivos y sindicatos como AMB-BEA, Argilan, Argitan, Berri-otxoak, Bilgune Feminista, Feministalde, SOS Racismo, Trabajadoras No Domesticadas, ELA, ESK Steeilas, CGT/LKN.

La pancarta principal exigía el "Control y cierre de las agencias vampiras”, pero también se leían otras consignas como “Zaintza ez da negozioa”, “El Gobierno vasco no quiere controlar las agencias” o “Agencias vampiras itxi orain”.

En este vídeo se puede ver el testimonio de Teodora, una antigua trabajadora que explica el funcionamiento de esta empresa.

Relacionadas

Extremadura
Alarma por la entrada de empresas privadas en los servicios sociales y sanitarios en Extremadura

La propuesta de Ley de Conciertos Sociales presentada por el PSOE permite la gestión de los servicios de atención social y sanitaria a empresas privadas. Las entidades del tercer sector social extremeño se han posicionado en contra de esta medida.

Cuidados
España tendrá cada vez más dependientes y menos personas cuidadoras
Un cuarto de la población española será mayor de 65 años en 2033, y la tasa de dependencia va en aumento. La población de entre 30 y 49 se verá mermada en los próximos 15 años, mientras que aumenta la mayor de 50.
Dependencia
Más de 65 y tetrapléjico: no tienes derecho a la vida

350.000 personas dependientes permanecen en el “limbo” de la lista de espera de la Ley de Dependencia. Atraviesan un laberinto burocrático incierto para optar a ayudas que no cubren la tercera parte de sus necesidades.

0 Comentarios

Destacadas

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

Aporofobia
Aporofobia: el doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Contigo empezó todo
Las dos Marías en la locura franquista

Dos hermanas de Compostela retaron al franquismo con color y alegría. Las llamaron “locas”, pero la locura estaba a su alrededor.

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

Últimas

Sexualidad
La homosexualidad como "conducta de riesgo"
Una experiencia personal sobre los prejuicios en las consultas médicas acerca de la sexualidad y las relaciones homosexuales.
Chernóbil
Turismo de desastres: visita guiada al infierno

Desde que HBO estrenó la serie sobre el desastre en la central nuclear ucraniana, las visitas de turistas a esta zona se han multiplicado. 

Sexualidad
Polifonías de amor y deseo

El paisaje de los afectos se puebla de teorías y prácticas que impugnan los parámetros normativos del amor. De fondo, el capitalismo y el deseo innovan en su eterno romance. En la tensión entre la libre elección, los cuidados y el compromiso se configuran las relaciones amorosas del futuro. 


Guerra civil
Federico García Lorca, rojo y maricón
En un ejercicio de revisionismo histórico consciente, algunos especialistas lorquianos se empeñan en desligar la implicación política y la orientación sexual del poeta, de las causas de su asesinato