Explotación laboral
La tecnología te ata a tu puesto de trabajo

En los trabajos de oficina es prácticamente imposible que se produzca una verdadera separación de la vida personal y laboral. Mediante emails, whatsapps o llamadas, muchos trabajadores continúan trabajando más allá de su propia jornada o los fines de semana.

Internet, la religión del ‘Me gusta’
Internet, la religión del ‘Me gusta’. Byron Maher Sancho Ruiz Somalo

publicado
2019-07-11 06:00

El verano pasado, un estudio del portal de búsqueda de empleo americano Glassdoor revelaba que solo un 54 % de los trabajadores que tenían vacaciones pagadas en Estados Unidos agotaban todos sus días de descanso. Desde Glassdoor analizaban la cuestión. El factor principal era el miedo: el 34 % tenía miedo a quedarse atrás laboralmente, el 22 % se sentía completamente dedicado a su compañía y un 21 % sentía que nunca podía desconectar de su puesto de trabajo.

Con la llegada de la tecnología, la desconexión digital en cuestiones laborales se ha tornado prácticamente imposible. Lunes, a primera hora de la mañana. Los trenes Cercanías de Madrid y otras grandes ciudades de todo el mundo van llenos de personas que realizan viajes de camino a sus trabajos. Si se observa la actitud general, la mayoría de la gente va consultando el móvil. Lo que no sabemos es que muchos de ellos ya están contestando emails como si estuviesen en la oficina. Pero no ocurre solo en estos trayectos, sino también el fin de semana o después de finalizar la jornada laboral diaria.

“El registro de la jornada laboral, implantado recientemente, debe ir aparejado a la adaptación a la realidad que se vive actualmente en las empresas. Debe poder establecer que si yo estoy contestando emails fuera de la oficina, esto se me compute como tiempo de trabajo. Hay que regular los tiempos de desconexión digital a través de la negociación colectiva”, responde a El Salto Unai Sordo, Secretario General de CC OO.

Su sindicato ha presentado un informe en el que revelan que las empresas españolas se ahorran 11.500 millones de euros al año en horas de trabajo que se realizan pero que no se remuneran. En el informe distinguen entre jornada acordada, esto es, aquellas horas pactadas en el propio contrato más las horas pagadas, frente a la jornada efectiva, es decir, la que abarca horas retribuidas más horas extraordinarias, pagadas o no. Según CC OO, el 7,6 % de la población asalariada a tiempo completo extiende su jornada laboral por encima de lo acordado, aunque en este cómputo no se ha podido contabilizar el tiempo extra que algunos trabajadores dedican a contestar emails, llamadas o whatsapps. “No puede ser que estemos yendo a un modelo de disponibilidad full-time para trabajar, que nos puedan contactar durante todo el día”, declara Sordo.

José Luis Merino es profesor de Lengua y Literatura en secundaria y explica que “los profesores tenemos entre 20 y 25 horas lectivas, algunas de permanencia en el centro con guardias, reuniones o para preparar clases. Yo soy profesor de lengua y no tengo material en el centro para hacer ese trabajo. Por mi salud mental, prefiero contestar los correos de padres, alumnos y compañeros tranquilamente en casa. Miro cuando quiero los grupos de WhatsApp, los tengo silenciados. Si hay alguna urgencia espero recibir una llamada y no un whatsapp”.

Sobre las horas de trabajo fuera del centro, Merino comenta que “a veces bromeamos entre los compañeros sobre si con el nuevo sistema de fichaje también deberíamos computar las horas de corrección por la noche y los fines de semana, los viajes de fin de curso, etc”. Asimismo, reconoce que “por la salud del trabajador, debería haber un tiempo de descanso y desconexión, a pesar de que hay algunos trabajos, como el periodismo, que exigen estar pendientes de la actualidad, por ejemplo”.

Myo del 68 movil

Hay ámbitos en los que la separación de la vida personal y laboral parece no estar contemplada. “En el mundo de la consultoría es realmente habitual no poder separar tu vida privada de la jornada laboral. Lo peor es la presión ‘interpares’, pues los compañeros te lo piden y luego te escriben para cosas del trabajo. Cuando les digo que eso en otros países como Francia está prohibido o mal visto, directamente se llevan las manos a la cabeza”, afirma Danae López, trabajadora de una consultora. “Para intentar poner límites no suelo leer el correo electrónico fuera de la oficina, aunque podría. Incluso llego a bloquear si me escriben por el móvil en horario no laboral. Soy bastante radical en eso, pero a mi pareja le provoca mucho estrés recibir este tipo de mensajes”.

Diana Sarracedo, empleada en una empresa de marketing, también nota esta injerencia tecnológica en su puesto de trabajo. “Al ser consultoría, nos toca adaptarnos a las necesidades del cliente. En mi caso, llevo poco en este puesto y me gusta el trabajo, pero noto que es muy absorbente. También me llegan emails y whatsapps fuera del horario laboral. Si es algo informativo, no me molesta, pero si son entregas, plazos y peticiones pues eso me provoca una pequeña ansiedad”. Sobre los trabajos requeridos virtualmente fuera del horario laboral, declara que siente “como si me robasen el tiempo libre. No desconectas del todo al final, aunque te niegues a hacerlo”.

Si fuera de mi horario laboral me piden entregas o plazos, esto me provoca una pequeña ansiedad

Desde CNT, la delegada sindical Susana González dice que su sindicato “tiene una reivindicación histórica de establecer 30 horas semanales en lugar de 40, con el mismo sueldo. Entendemos que más horas no significa más productividad. Cuando, tras la huelga anarquista de La Canadiense, se establecieron las 40 horas, se mejoró laboralmente, pero también en conciliación familiar, salud y se redujeron los accidentes laborales”.

Una de las claves, según CNT, es que la lucha laboral para evitar la hiperconexión sea colectiva. “Te puedes negar individualmente, pero ya sabemos las consecuencias que tiene, el despido. Cuando hay una explotación laboral, aunque sea presencial, con lo digital no se va a producir una mejora. Nos han vendido como mejora que las conexiones digitales y el trabajo en remoto nos iban a facilitar la vida, pero se puede volver en nuestra contra en este tipo de casos”.

La nueva Ley Orgánica de Protección de Datos establece, en su artículo 88, la desconexión digital. En la misma se habla de que las empresas deben dotarse de un protocolo de desconexión digital. “Aunque se haya establecido esta legislación, se produce una conexión continua. Hay mucha gente diariamente contestando emails mientras prepara la cena o que, simplemente, no se dan cuenta de estar trabajando porque tienen automatizado lo de contestar whatsapps a cualquier hora”, dice González.

Es importante que la propia persona establezca, desde el principio, algunas barreras. Noemí Garía trabaja en el sector del diseño gráfico y la comunicación como freelance. El trabajo por cuenta propia es uno de los que presentan una línea más difusa entre jornada laboral y vida personal. “Intento educar a mis clientes y no responder llamadas o correos fuera de lo que sería un horario laboral normal. Intento ser estricta si contactan por la noche o en festivo, salvo que sea realmente urgente. Pero para evitar problemas, cuando hago un contrato de prestación de servicios indico el horario de contacto y añado una cláusula relativa a la desconexión digital”, cuenta esta profesional.

La profesora de Formación y Orientación Laboral Laura Ferri también ve problemática esta conexión permanente. Ella se dedica a explicar a los trabajadores sus derechos laborales. “Yo también siento invadida mi privacidad, especialmente cuando te contactan fuera del horario laboral vía whatsApp, ya que las notificaciones directas son más agresivas que los propios e-mails. Entiendo que una persona que no esté cobrando un plus de disponibilidad, no tendría por qué atender estas comunicaciones fuera de su horario laboral. Vivimos demasiado pendientes del móvil y conectados todo el tiempo, así que no nos damos cuenta de sus inconvenientes. Pero debemos ser conscientes de que esto supone una pérdida de derechos laborales y de disfrute de la vida personal”.

Relacionadas

Desigualdad
Cuanto más dinero tienes, más libre eres

La derecha utiliza mundialmente la palabra libertad en un sentido clasista y queriendo dar la vuelta al concepto. Lo que quieren decir en realidad es que eres más libre cuanto más dinero tienes. 

Opinión
El hambre ilustrada

La última vez que vi a Emilio él salía de hacer la compra. Sintió envidia de la fila de cajeros, con sus contratos fijos, con sus chalequitos iguales, con su salario minúsculo y estable. Deseaba ser cajero.

0 Comentarios

Destacadas

Chernóbil
Turismo de desastres: visita guiada al infierno

Desde que HBO estrenó la serie sobre el desastre en la central nuclear ucraniana, las visitas de turistas a esta zona se han multiplicado. 

Sexualidad
Polifonías de amor y deseo

El paisaje de los afectos se puebla de teorías y prácticas que impugnan los parámetros normativos del amor. De fondo, el capitalismo y el deseo innovan en su eterno romance. En la tensión entre la libre elección, los cuidados y el compromiso se configuran las relaciones amorosas del futuro. 


Arte
La Escocesa: un muro de contención frente a la Barcelona sin memoria colectiva

Esta antigua fábrica textil del siglo XIX del Poblenou barcelonés resiste desde hace dos décadas como un centro de creación artística autogestionado. Toda una rareza en este antiguo barrio obrero, hoy un objeto codiciado por las multinacionales tecnológicas y las garras del turismo.

Pueblo gitano
Cayetano Fernández: “El racismo es un producto histórico de la modernidad europea”

Fernández es miembro de Kale Amenge, organización política gitana que, desde la independencia y una óptica decolonial, lucha por la emancipación del pueblo gitano.

Literatura
Purpurina sobre la almohada

En las noches de verano, cuando el insomnio lleva al límite, hay un instante fugaz de reencuentros con lo sublime.