Amnistía Internacional exige la derogación del delito de enaltecimiento

La organización señala en el informe Tuitea... si te atreves el impacto de las condenas por enaltecimiento del terrorismo a partir del año 2011.

Concentración La Insurgencia
Concentración frente a la sede en la Audiencia Nacional e apoyo a los raperos de La Insurgencia. Álvaro Minguito

publicado
2018-03-13 10:48:00

De una persona condenada a 31 en 2017, pasando por las 35 de 2016. Amnistía Internacional ha recogido en un informe la aplicación hecha del artículo 578 del Código Penal, sobre enaltecimiento del terrorismo, en los últimos siete años, y los resultados se expresan por sí mismos: un aumento exponencial en las condenas.

A partir de este informe, titulado Tuitea... si te atreves La organización relaciona este persecución de la expresión, que ha tenido en los últimos años a las redes sociales como principal escenario, con un contexto en el que “el espacio para expresar la discrepancia en España se reduce con rapidez”. Amnistía hace referencia a las medidas de austeridad aplicadas a partir de 2008, y que fueron acogidas con una gran oposición que adoptó la forma de nuevos movimientos sociales nuevos y oleadas de protestas. “Las autoridades españolas restringieron posteriormente los derechos a la libertad de expresión y a la reunión pacífica”, apunta el informe de esta organización.

Los últimos casos que refleja el informe son los de los jóvenes de La Insurgencia, un colectivo de rap de los que 12 miembros fueron condenados a dos años y un día de cárcel por las letras de sus canciones.

También cita el caso de Alex García, cineasta de 23 años que en 2013 abrió un canal de YouTube llamado Resistencia Films. “Cuatro años más tarde, en julio de 2017, la policía le entregó una citación judicial y tuvo acceso a un informe policial de mil páginas en el que se enumeraban todos los vídeos del canal, fotografías, transcripciones de audio y las biografías de algunas de las personas entrevistadas. Alex fue acusado de “enaltecimiento del terrorismo” y puede ser condenado a dos años y un día de prisión, más nueve años de inhabilitación y una multa de 4.800 euros”, explica el informe de Amnistía Internacional.

El informe también apunta a las operaciones Araña, puestas en marcha a partir de 2014 y dirigida a la detención y procesamiento de personas —en su mayoría muy jóvenes— por mensajes publicados en redes sociales. Una de las personas detenidas fue Boro, periodista de La Haine, quien fue condenado a un año y seis meses y que ahora se enfrenta a otro juicio en relación a la protesta de Jaque a la Monarquía. También los casos de Cassandra Vera —condenada por la Audiencia Nacional y absuelta por el Tribunal Supremo—, Pablo Hasel o César Strawberry.

“Nadie debería ser procesado penalmente solo por decir, tuitear o cantar algo que que pueda ser desagradable o escandaloso. La ley está silenciando la libertad de expresión y aplastando la expresión artística”, apuntan desde la organización, que reclama la derogación del artículo 578 del Código Penal y la retirada de todos los cargos formulados por expresarse pacíficamente.

2 Comentarios
ART 17:32 15/3/2018

Un gobierno que predica el orden y no quiere la Anarquía y vive en completo desorden.Es verdad pero incleimble.Este es el mundo que quiere que veamos, estos se creen que todo el mundo es Julián.

Responder
1
0
José Antonio 12:57 13/3/2018

Cada vez vamos más hacia una democracia formal, pero vacía de contenidos.
Vamos hacia una dictadura encubierta, donde los que realmente mandan, son los grandes grupos financieros.

Responder
2
0

Destacadas

Altsasu
Un millar de personas protestan ante el Ministerio de Justicia por la sentencia de la pelea de Altsasu

La manifestación, que ha salido a las 19h desde la Puerta del Sol, ha recorrido un kilómetro gritando consignas contra la sentencia que condena a los jóvenes a penas de entre 2 y 13 años de cárcel.

Crímenes del franquismo
Los esclavos del franquismo

Aunque el trabajo forzado de los presos era algo corriente desde el golpe de Estado, la construcción del Valle de los Caídos será una de las primeras grandes obras en utilizar mano de obra esclava de forma masiva.

Feminismos
Multitudinaria protesta contra la puesta en libertad de La Manada en Sevilla

El movimiento feminista de Sevilla ha querido mostrar su rechazo a la decisión judicial de dejar en libertad a los miembros de La Manada y a la llegada de los cinco condenados a la ciudad.

Energías renovables
Un legado nefasto en renovables

El más que probable final del impuesto al sol es el epílogo a siete años de políticas en materia de renovables que, a ojos de los grupos ecologistas, han supuesto una marcha atrás sin precedentes.

Cómic
Emil Ferris, el cómic como reflejo y abismo

La ópera prima de Emil Ferris, Lo que más me gusta son los monstruos, se ha ganado a crítica y público y se presenta como una de las nóvelas gráficas más interesantes de la temporada.

Últimas

Música
Doctor Deseo: “Cualquiera con dos dedos de frente y un poco de corazón se identifica con el feminismo”

La peculiar idiosincrasia de Doctor Deseo, verso suelto en el ámbito del rock con denominación de origen vasca, ha permanecido intacta durante tres décadas. Al conversar con Francis Díez, voz cantante del grupo bilbaíno, es fácil entender por qué.

Fotografía
Nuevas miradas para combatir la hegemonía
Binomio Mujeril es un proyecto fotográfico que propone miradas desde las que cuestionarse y cuestionar.
Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.