Pablo Hasel, condenado a dos años y un día de prisión

La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel y un día, más una multa de 24.300 euros, al rapero Pablo Hasel por los delitos de enaltecimiento de terrorismo, injurias y calumnias contra la Corona e Instituciones del Estado.

Hasel

publicado
2018-03-02 14:05:00
La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel y un día, más una multa de 24.300 euros, al rapero Pablo Rivadulla, conocido como Pablo Hasel, por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, con la agravante de reincidencia, e injurias y calumnias contra la Corona e Instituciones del Estado por ensalzar a figuras de miembros de las bandas terroristas ETA y Grapo, cometidos mediante la difusión del contenido de 64 mensajes publicados en Twitter y una canción en YouTube.

Los magistrados de la Sección Primera de la Sala de lo Penal exponen en la sentencia que las publicaciones de Hasel suponen una “actuación conjunta, dirigida contra la Autoridad del Estado” y que aluden “a la necesidad de ir más allá en un comportamiento violento incluso con la utilización del terrorismo”.

La condena a Pablo Hasel llega justo un día después de la absolución por parte del Tribunal Supremo a Casandra Vera, otro caso que ha suscitado mucha polémica. Vera fue condenada por la Audiencia Nacional a un año de prisión y siete de inhabilitación total por publicar en su cuenta de Twitter 12 tuits que contenían chistes referidos a Carrero Blanco.

La Sala analiza en la sentencia la doctrina del Tribunal Supremo sobre el enaltecimiento del terrorismo, en especial la reciente sentencia que ha condenado al también rapero Valtonyc, para destacar que este delito requiere que se genere un riesgo en abstracto. Algo que, para la Audiencia Nacional, queda acreditado en el presente caso.

En esta línea, el Tribunal recuerda que el origen de esta investigación proviene de un mensaje remitido por un particular la Fiscalía, alarmado por la aparición de dichos tuits.

En relación con el delito de injurias y calumnias a la Corona, la Sala señala que los mensajes y el vídeo analizado presentan una actuación por parte del acusado que determina la imputación al Rey Emérito, e incluso al Rey actual, la comisión de múltiples delitos, incluso de homicidio y de malversación, así como de una conducta no acorde con la autoridad que representan.

“No se trata de expresar una reivindicación política de otra forma de Estado, como pudiera ser republicana —dicen los jueces—, sino que se advierte una intencionalidad como es la de injuriar y calumniar, con el ánimo evidente de que por quien accede a sus tuits adopte una posición contraria a los mismos, incluso de forma violenta”.

Respecto al delito de injurias y calumnias contra las instituciones del Estado, el tribunal subraya la gran cantidad de delitos que se imputan de forma reiterada a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, acusándoles de asesinatos, torturas, que se integran en unos contenidos ofensivos y de marcado odio a los mismos a los que se sigue acusando, a pesar de haber obtenido resoluciones judiciales que les exoneraba, en cuyo caso carga contra la autoridad judicial, sin más acreditación por su parte que sus propias palabras y sus manifestaciones, sin otro fundamento ni probanza alguno.

La resolución del alto tribunal sobre Hasel ha contado con el voto particular de la magistrada Manuela Fernández de Prado, quien entiende que el acusado debió ser absuelto puesto que su actuación encaja dentro de la libertad de expresión y no supone una manifestación del discurso de odio para propiciar o alentar, aunque sea de manera indirecta, una situación de riesgo para las personas o derechos de terceros o para el propio sistema de libertades, en el sentido en el que a su juicio viene pronunciándose el Tribunal Supremo y el Constitucional.

Una larga historia

Hasel ya fue condenado a dos años de cárcel por el Tribunal Supremo en 2015, también por el delito de enaltecimiento del terrorismo, al difundir a través de su canal de YouTube varios temas en los que deseaba que se cometieran atentados contra representantes del PP y PSOE y elogiaba a miembros de los Grapo, ETA y otros grupos terroristas. En esa ocasión, la Audiencia Nacional acordó la suspensión de la pena.

Hasel se sentó de nuevo en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional el 1 de febrero, esta vez acusado de cantar canciones críticas con la monarquía, por mensajes en redes sociales de denuncia de brutalidad policial y por otro en el que denuncia la muerte de Isabel Aparicio, militante de Grapo que falleció en abril de 2014 en la prisión de Zuera. La Fiscalía solicitaba para él, en este juicio, hasta cinco años de cárcel.

La canción, titulada “Juan Carlos El Bobón”, comienza con el extracto de una entrevista realizada por una televisión francesa al rey Juan Carlos, en 1969, en la que este elogia a Franco. La letra de la canción, entre otras críticas a la Casa Real, apunta la criminalización de la crítica a esta institución. Los tuits por los que también se condena a Hasel hacen referencia a los supuestos “negocios mafiosos” entre la Casa Real y Arabia Saudí.

El rapero también tiene otras dos causas pendientes, una por despreciar al futbolista Roman Zozulya.  La otra por denunciar que la policía local de Lleida utilizó un falso testigo para encubrir en un juicio una paliza a una persona que pegaba carteles sobre el derecho a la autodeterminación.

19 Comentarios
Mamita 14:24 5/3/2018

Gracias por la recomendación. Pero aquí, queridos lectores de El Salto, se trata de un joven que corre el riesgo de pasar dos años en la cárcel por hacer algo innecesario y que los demás que no arriesgan nada le jalean. Y yo insisto en que no es útil, que no comparto defender ninguna posición ideológica llevando como compañeros de viaje personajes del tiro en la nuca y de la extorsión, SIN NINGUNA DIFERENCIA con cualquier terrorismo y defender eso es de bocachanclas. Y las armas no son útiles ni para cazar que queda mucho plomo luego en los campos. Pero puestos a recomendar lecturas y la eficacia de la literatura y sobre todo de la música en los movimientos sociales me voy a permitir citar algunos títulos: "Como funciona la música" de David Byrne, "El Gran circo del Rock" de Xavier Valiño (aquí es de destacar el grupo de punk electrónico KLF que quemó un millón de libras, toma acto revolucionario de c.) y finalmente la trilogía de Jaime Gonzalo "Poder Freak" y a ver si nuestros cantantes, aunque lo sean de rap, que no soporto, escogen las letras de tal tamaño que no les lleven a la cárcel. El resto de ciudadanos no les exigimos tanto para defender nuestros derechos. De verdad. En mi caso porque además podrían ser, por la edad, mis nietos.

Responder
0
0
Mamita 8:39 4/3/2018

Me se olvidaba. Viendo la camiseta del artista y el desenfreno épico por las armas, por si no la habéis visto, os recomiendo "Y Jonnhy cogió su fusil"

Responder
0
0
#9783 13:43 4/3/2018

Mamita, yo te recomiendo por si no lo has leído, el libro.

Responder
0
0
Mamita 8:33 4/3/2018

Y acordaros de los jubiletas, que todos lo vais a ser algún día. Salud!!!

Responder
0
0
Armando Mas Acres 11:09 3/3/2018

A mi los que me molestan son los "artistas"? que gustan a los votantes de españoles como el misógino Manolo Escobar con letras como la de no me gusta que vallas a los toros en mini falda. España da asco

Responder
1
2
Mamita 9:05 3/3/2018

Evidentemente, no comparto las elucubraciones artísticas de este rapero; aún más. de todos los tipos de música popular que han sido, el rap, es el único que no soporto. Pero como he leído por ahí, en algún sitio, ser un bocazas no puede conllevar jamás el delito de cárcel. Y respeto que haya gente que disfrute con el rap, otra cosa es que, teniendo derecho a decir lo que quieras en ese contesto, se le atribuyan intenciones, en este caso, intenciones democratizadoras de la vida pública con semejantes compañeros de viaje: los que defiende en sus rimas o ripios. Desconozco como se les denomina en la música rap

Responder
0
15
#9667 9:25 3/3/2018

¿Evidentemente?

Responder
8
0
Emilio Rabanal 1:21 3/3/2018

Espero que no me censuréis esto tan terrible que voy a decir y que me censuraron la moderación de El País:

Cada vez este país se parece más al corrupto sistema político marroquí. Actuación judicial nauseabunda

Mientras tanto el moderador daba el visto bueno a comentarios enaltecedores del fascismo, violencia de insultos gratuitos, etc. Qué mal anda el periodismo en este país...

Responder
4
12
#9668 9:27 3/3/2018

Emilio, tras ser el único país de Europa donde el Fascismo venció y se afianzo, ¿que necesidad hay de mirar a ninguna parte? Es un fenómeno Español y mucho Español.

Responder
11
0
Emilio Rabanal 12:26 3/3/2018

Sí, ciertamente, cada cual que se ocupe de lo suyo. Pero en Marruecos la figura del monarca está sacralizada y la represión más contumaz ante quien cuestione este principio es algo cotidiano. Una semejanza con este país que no tiene parangón en ningún país de nuestro entorno que conserve esta anacrónica y rancia institución medieval y cavernaria.

Responder
0
4
Armando Mas Acres 19:21 2/3/2018

Libertad y solidaridad con Pablo Hasel así como mi repulsa contra los fascistas españoles a los que Pablo molesta.

Responder
14
0
#9603 18:05 2/3/2018

Forza, Pablo. Hasta la victoria.

Responder
13
0
#9594 16:56 2/3/2018

la guerra ha terminado, pero el fascismo no fue vencido. Aunque se demore algunas décadas, volverá otra vez. No lo reconoceremos por sus ideas, pues el fascismo no tiene ninguna, pero sí por sus acciones y su política. Una política del resentimiento, el miedo y la ira. Ése es el esqueleto fascista: incitación a la violencia, un vulgar materialismo, un nacionalismo asfixiante, xenofobia, la necesidad de señalar chivos expiatorios, la banalización del arte, el odio por la vida intelectual y una feroz resistencia al cosmopolitismo.

Responder
9
8
#9604 18:06 2/3/2018

Solo recordarte que en España el fascismo ganó la guerra y nunca se fue.

Responder
12
0
#9650 21:20 2/3/2018

La frase es de Albert Camus y Thomas Mann en 1947. Un saludo

Responder
2
4
Güi Arbelas 10:54 3/3/2018

En realidad la frase es de Rob Riemen, y hace una referencia al pensamiento de Camus , pero sobre todo al de Thomas Mann,

Responder
6
0
#9669 9:28 3/3/2018

Hecho en falta un entrecomillado y cita.

Responder
6
0
Camuñas 16:20 2/3/2018

Pero a quien se Le ocurre hacerse rapero, esto a los folclóricos no les pasa.

Responder
2
4
#9575 14:59 2/3/2018

¿Ya podemos decir Fascismo? Despertemoslo ya aunque no les guste a los pijos de la sexta, los de morado.

Responder
16
3

Destacadas

Sector del juego
Las apuestas entran en tu vida

La gran exposición mediática en los eventos deportivos y los espacios publicitarios ha encendido las alarmas acerca del aumento del gasto en apuestas por parte de la población. A continuación mostramos algunos datos sobre el crecimiento exponencial de este sector.

África
La fiebre del Cobalto en el Congo

Para el pueblo congolés la historia se repite. En tiempo en los que los smartphones y los automóviles eléctricos marcan la pauta, las vastas reservas de cobalto situadas en el subsuelo de la República Democrática del Congo son objeto de codicia por parte de las grandes multinacionales. Empresas chinas y el gigante minero suizo Glencore se reparten un jugoso mercado.

Estados Unidos
La izquierda en los Estados Unidos de Bernie Sanders: una revolución desde dentro

En un año de elecciones de mitad de período (mid term) fundamentales, el creciente ala izquierda del Partido Demócrata se distingue tanto por cómo se organiza como por las políticas que defiende.

Ley de Memoria Histórica
¿Se pondrá fin a la infamia?

La nueva propuesta de reforma de la Ley de Memoria Histórica de 2007 anunciada por el PSOE no habla de poner fin a la infamia que estableció la norma de 2007 al dividir y separar a las víctimas de la represión franquista entre las ejecutadas antes y después de 1968.