Elecciones del 26 de mayo
Carlos Sánchez Mato: “Somos incómodos porque somos firmes en los principios y sabemos dónde queremos ir”

El candidato de Madrid en Pie Municipalista valora su paso por el Ayuntamiento y analiza la dificultad de su candidatura para alcanzar el límite de entrada en la próxima legislatura.

Carlos Sánchez Mato interior
Carlos Sánchez Mato, cabeza de lista de Madrid en Pie, antes de la entrevista con 'El Salto'. Álvaro Minguito

Cada dos días se generan y difunden en internet los mismos contenidos que produjo la humanidad en los 5.000 años previos. Es otra forma de decir que la memoria colectiva es extremadamente frágil. Ocho años después del 15M y cuatro años desde las últimas elecciones locales, todo se transforma a un ritmo endiablado. Así, el proyecto de Ahora Madrid, construido aquel 2015 para el asalto al palacio de la Cibeles ya es noticia de un periódico de ayer. De la misma manera, el paso de uno de sus integrantes, Carlos Sánchez Mato (Madrid, 1970), por el área de Hacienda, ha sido sepultado entre una tormenta de nuevos datos. La consecuencia es que, dos años después de su destitución, se enfrenta a la que fue alcaldesa con su grupo municipal, en unas elecciones a las que concurre defendiendo una nueva marca Madrid en Pie Municipalista.

En tu etapa como concejal de Economía, se produjo una de las victorias que sigue luciendo Manuela Carmena como es la reducción de la deuda que se hizo en esos primeros años. ¿Es el hecho que marca tu paso por el Ayuntamiento?
Nunca fue un objetivo de este gobierno. Ni era el objetivo como elemento programático ni el mío político ni el de mi organización. Nuestro planteamiento era multiplicar, elevar el presupuesto del Ayuntamiento de Madrid, invertir mucho más en reequilibrio territorial y en gasto social, y hacer eso compatible con que la deuda no fuera un problema para la ciudad de Madrid. Afortunadamente fuimos capaces de hacerlo. El mapa de actuación que teníamos en la cabeza cuando llegamos al área de Economía y Hacienda no era que fuéramos a tener un enorme aplauso y un enorme apoyo del gobierno del PP. Sabíamos que íbamos a tener dificultades y, de hecho, las tuvimos. Nada más entrar en el área se nos indicó que teníamos que hacer un recorte del 16,5%. Evidentemente, no lo hicimos, pero no desde un planteamiento de desobediencia, que es lo que algunos intentan decir, si no de utilizar las rendijas que la legislación tiene para hacer nuestro plan de gobierno expansivo en cuanto a gasto. El resultado de esos dos años y medio de gobierno fue que incrementamos el gasto social en un 72% y duplicamos la inversión el 102%.

Y, aún con eso, la deuda se disminuyó.
Lo hicimos compatible con 3.500 millones de euros de superávit en 2015, 2016 y 2017, y con una reducción de deuda del 42%. A eso incorporamos una actuación fiscal que tuvo modificaciones en el impuesto de bienes inmuebles (IBI), rebaja de hasta el 40% de IBI en 22 barrios, en 370.888 viviendas de la ciudad de Madrid, en las zonas cuyos precios de mercado habían sufrido más deterioro durante la crisis, según la Dirección General del Catastro. Ese tipo de cosas fueron compensadas con un incremento del IBI a los patrimonios más elevados, poco más de 5.000 recibos. No a la tienda de barrio, sino a la gran superficie. No la pequeña pensión, sino al gran hotel. Y ese tipo de incremento presupuestario no solo compensó la bajada de impuestos a esas zonas más desfavorecidas, sino que hizo que hubiera bastante más ingresos. La política de actuación en materia de deuda, entre otras cosas, rebajó sensiblemente el gasto financiero. Nos hemos ahorrado 233 millones cada año. De eso sale la capacidad de expandir el presupuesto. Por lo tanto, no hicimos magia, si no que jugamos bien las cartas incluso dentro del marco legal hostil, que no facilitaba la acción. No incumplimos, no desobedecimos, sino que usamos esas rendijas para desbordar la legislación vigente.

Ese marco legal hostil derivó a la larga en falta de apoyo y en que finalmente se te quitara de la Concejalía. ¿Por qué faltó el respaldo de Carmena?
Voy a enmendar la pregunta: durante esos dos años y medio en los que hicimos un esfuerzo muy importante por ese crecimiento presupuestario, yo no sentí falta de apoyo. No fueron decisiones personales mías, fueron aceptadas y aprobadas por la Junta de Gobierno y, por supuesto, por Manuela Carmena. Las actuaciones del ministro Montoro que, esas sí, no se ajustaban a la legislación existente, eran tildadas, no por mí, si no por la propia Carmena de manera pública y privada, de arbitrarias. Por tanto, no es que tuviera dificultades desde el principio. No, mi proceder fue aceptado entre otras cosas porque de esa manera han podido realizarse cosas de las que Manuela se siente muy orgullosa, y yo también: 13 escuelas infantiles nuevas, comprar 1.340 autobuses sin pedir un euro de crédito y aun así amortizando deuda de la EMT. Para hacer estas cosas hace falta dinero. Ese dinero se lo ha proporcionado la estrategia que diseñé para el Ayuntamiento de Madrid, pero las presiones enormes del Ministerio de Hacienda en un momento dado debieron hacer mella. Pero eso no lo puedo contar yo, eso tendrá que ser ella [Carmena] la que explique por qué en un momento dado decidió aceptar esas presiones y servir mi cabeza, políticamente hablando, junto con una reducción de las posibilidades del Ayuntamiento de Madrid en la fase final del mandato para hacer nuestro plan de gobierno.

Se usa la excusa de que también hay vivienda en la Operación Chamartín, y es verdad que hay vivienda: vivienda que jamás podrá adquirir ni en la que podrá vivir ningún ciudadano medio de la ciudad de Madrid. Porque son viviendas para ricos


También se revocó tu cargo de vicepresidente de la agencia turística y cultural de la ciudad. ¿Qué pasó con el caso Open de Tenis, uno de los casos más extraños de Madrid Destino?
Creo que cualquier persona que forma parte de un consejo de administración de una empresa pública está obligado a velar por el interés general: no estamos nombrados para defender los intereses de una empresa privada, que organiza por ejemplo el Máster de Tenis de Madrid. Y lo que hicimos la presidenta [de Madrid Destino] Celia Mayer y yo fue velar por los intereses de los y las madrileñas. No tengo nada en contra de que se celebre un torneo de esa magnitud y de esa importancia desde el punto de vista de la asociación de tenis profesional (ATP), ahora bien, que eso se lleve prácticamente la tercera parte del presupuesto municipal en deportes, eso sí que me importa. Porque la competencia municipal en materia de deportes es para el deporte base, no para pagar a tenistas profesionales premios sustanciosos. Cuando comparamos lo que cuesta ese torneo en otras ciudades en materia de dinero público, vemos que no tiene nada que ver. Y precisamente por eso, y ante actuaciones en este caso de la empresa y los convenios firmados con ella, lo investigamos y pusimos en conocimiento de la fiscalía algo que podría ser constitutivo de delito. El juzgado de instrucción archivó, no quiso investigar. El que no quisiera investigar no quiere decir que no haya pasado nada y que a los madrileños les pueda parecer lógico que una burrada de dinero público sirva para pagar a una empresa que, en ningún momento, ha mostrado la propiedad de los derechos que dice que tiene. Una empresa que está radicada en un paraíso fiscal y es opaca desde el punto de vista de la propiedad. Creemos que hay suficientes elementos como para que haya una duda razonable.

Siguiendo con temas de conflicto ¿hacia dónde va la operación Chamartín?
En ese partido instrumental que surgió en 2015, Ahora Madrid, y que fue fruto de un proceso de movilización popular, de una confluencia complicada, se acordó un programa potente, que sigue vigente y que desde Madrid en Pie seguimos reivindicando. En ese programa estaba claro que no tenía ningún tipo de encaje no solo cosas como la que hemos hablado —el Open de Tenis realizado de determinada manera—, tampoco una Operación Chamartín que pasa de usar el suelo público, en lugar de para afrontar el primer problema que tenemos en la ciudad, que es el de la vivienda, para hacer un macrocentro empresarial de oficinas cuando no es precisamente la primera necesidad; y si es la necesidad del sector privado, que lo hagan en suelo privado. Se usa la excusa de que también hay vivienda en ese desarrollo, y es verdad que hay vivienda: vivienda que jamás podrá adquirir ni en la que podrá vivir ningún ciudadano medio de la ciudad de Madrid. Porque son viviendas para ricos.

Hacer eso con el suelo público es un expolio al patrimonio de todos y todas. Evidentemente, es triste que eso lo haga la derecha y es decepcionante que lo haga un partido —en este caso, Más Madrid— que se dice transversal pero que apela a esa mayoría social. Es decepcionante. En el debate que tuvimos en Telemadrid me sentí muy solo defendiendo esa posición. Había planteamientos por parte del PSOE diciendo que hay que reformular la operación Chamartín, pero el ministro de Fomento, que es el que está firmando el convenio en la última renovación de contrato con Distrito Castellana Norte, ha firmado un contrato dando más concesiones si cabe que las que ya tenía el BBVA.

Tengo pocas ganas de hablar mal de nadie o de responsabilizar solo a una persona. Siento de verdad que ese proceso tan rico, con tantos problemas, haya gente que lo considere ya agotado. Sea Manuela o sea cualquier otra persona

Vamos a luchar contra ella con todas las pocas armas que tenemos, con la enorme dificultad que supone tener en contra a una gran empresa desde el punto de vista de su poder de cooptación con publicidad masiva en la inmensa mayoría de los medios de comunicación, con una capacidad de comprar voluntades enorme. Pero las voluntades de la gente que a nosotros y nosotras nos importa, que son las organizaciones ecologistas o la FRAVM o los movimientos sociales, o mi organización política IU, o Anticapitalistas o Bancada, o tanta gente que tiene sentido común en la ciudad, nos hacen pensar que esta es una batalla a largo plazo y vamos a pelear por todos los medios para que la ciudad no sea otra vez pasto y botín de los de siempre.

¿La figura de Manuela Carmena se ha comido ese proceso que tanto costó y en el que tanta gente puso esfuerzo del que has hablado cuando te has referido al programa de Ahora Madrid?
Me siento decepcionado y triste, y tengo pocas ganas de hablar mal de nadie o de responsabilizar solo a una persona. Siento de verdad que ese proceso tan rico, con tantos problemas, haya gente que lo considere ya agotado. Sea Manuela o sea cualquier otra persona. Quiero ver la parte positiva de quienes todavía quieren seguir construyendo de otra manera y piensan que las organizaciones deben funcionar de manera horizontal. Ese impulso que surgió en las plazas en el 15m para mí sigue vigente. Lo que me da más tristeza es que gente más joven que yo haya abandonado tan pronto ese tipo de postulados. Evidentemente, la parte con la que me quiero quedar es con la de que hay todavía mucha gente que sigue creyendo que es posible, que no se conforma y que quiere un Madrid, no obediente, sino rebelde. Mientras haya tres o cuatro que estén en esa posición, para mí hay esperanza. Y creo que hay más de tres o cuatro.

Volvamos a tu paso por la Concejalía de Economía y Hacienda, ahora en cuanto a las remunicipalizaciones. En esos dos primeros años de gobierno recuperaste la funeraria madrileña y el servicio de bicicleta. El de basuras quedó pendiente. ¿Cómo fueron estos procesos y hasta qué punto tuviste apoyo para llevarlos a cabo?
Nos hemos quedado muy lejos de los objetivos que pretendíamos, y eso le ha costado caro a la gente. Cada servicio público que estamos prestando de manera indirecta nos sale del cuerpo, nos cuesta la sangre misma. Un ejemplo, una instalación deportiva cuya gestión esté externalizada nos viene a costar aproximadamente un 32% más entre beneficios e impuestos —el IVA—, que son costes directos que no repercuten en una mejora del servicio. En limpieza y zonas verdes, por ejemplo, estamos hablando de un 25% de sobrecoste. Son cifras muy importantes. Cuando hablamos de recuperar los servicios no hablamos de ahorro, que no lo necesita el Ayuntamiento, sino de una mejora del servicio.En el de limpieza redundaría en calles más limpias. Si prestáramos este servicio público de manera directa, sin esos sobrecostes, podríamos contratar a 2.000 personas más, lo que mejoraría sensiblemente la limpieza de nuestra ciudad.

En 2021 vencen esos contratos y, desgraciadamente, la única fuerza política que defiende que hay que prestar el servicio público de limpieza y de mantenimiento de zonas verdes de manera directa somos nosotros. Para cualquiera que haga los números es evidente que sale carísimo dar el servicio a un intermediario que lo único que hace es llevarse el beneficio, es absurdo. Pero estamos hablando de intermediarios muy poderosos: estamos hablando de que las grandes empresas constructoras, han mutado su modelo de negocio, sobre todo después de la última gran burbuja de la construcción en España, para ser proveedores de servicios de las administraciones públicas. Y claro, hay quien no les quiere dar una mala noticia. Lo que pasa es que, lamentablemente, para no darle una mala noticia a OHL, FCC, ACS, Ferrovial, prefieren dársela al conjunto de ciudadanos y ciudadanas, haciendo que nos cuesten mucho unos contratos que, además, no son buenos para la ciudad. En el momento actual, estos contratos no tratan igual a todos los madrileños: se dedica a Vallecas la mitad de recursos que a Argüelles. No estamos hablando de que los de Argüelles tengan que empeorar su nivel de limpieza, pero no puede ser que los de Vallecas, Carabanchel, Usera, Aluche sufran esa discriminación.

¿Pudo avanzarse en la recuperación de la recogida de residuos?
Hubo una oportunidad y no se hizo.

Hay que dar soluciones a las personas trans, que tienen especiales dificultades de acceso al mundo del trabajo. Una de las formas es la reserva de empleo público para las personas trans, que va en nuestro programa

¿Es posible recuperar este servicio en esta legislatura?
Perfectamente, en 2021. Hay que tener solamente dos cosas: la capacidad de trabajar en ello y de entender que, además de recuperar el servicio, hace falta hacer determinados cambios en la prestación del mismo que permitan que mejore —lo que hablábamos de contratación de personal adicional, por ejemplo—, y, luego, un tema fundamental: la voluntad política de enfrentarse a las presiones de quienes no quieren perder esa bicoca.

¿Es lo que no hubo en su momento con el tema del servicio de basuras, voluntad política?
Eso lo dejo a la interpretación de vuestros lectores.

Seguimos con el programa de Madrid en Pie, ¿qué otras actuaciones consideráis necesarias para Madrid?
Una de las cosas que entendemos que hay que atajar es esa situación lacerante de desigualdad, y hay herramientas muy concretas que contemplamos en el programa. La renta mínima social municipal, de hasta 700 euros y compatible con otras ayudas, permite no dejar a nadie atrás. Es algo que hemos trabajado en este mandato y que se habría puesto en marcha si no se hubiera producido esa catarsis. Otros ayuntamientos como Coruña la han puesto en marcha.

El salario mínimo municipal. La recuperación de los servicios públicos para prestarlos de manera directa, en algunos casos llevará tiempo, mientras eso ocurra queremos que nadie trabaje para el Ayuntamiento de Madrid por un salario inferior a 1.200 euros.

Hay que garantizar el abastecimiento de los servicios básicos a los ciudadanos y ciudadanas de Madrid, algo que ya hablamos en su momento en 2015. Para hacer eso necesitamos hacer una empresa pública de comercialización de energía que lo garantice.

Incrementar el parque público de vivienda en 50.000 unidades por varias vías, una por el recurso de suelo público para construir vivienda pública de alquiler social con un alquiler medio de 100 euros ligado a los ingresos, lo que es rentable socialmente pero también económicamente, y que no solo usará el suelo público sino también la expropiación a los grandes tenedores de vivienda que se han lucrado de una manera salvaje durante esta crisis y ahora merecen que le demos a la vivienda el verdadero uso que debe tener, que es la función social.

Hay que decir lo bueno que nos parece el Madrid de la diversidad y que cada persona quiera a quien quiera y como quiera, pero también hay que dar soluciones a las personas trans, que tienen especiales dificultades de acceso al mundo del trabajo. Una de las formas es la reserva de empleo público para las personas trans, que va en nuestro programa.

Carlos Sánchez Mato texto
Carlos Sánchez Mato, durante la entrevista. Álvaro Minguito

Madrid Central es una buena medida, pero hay que ir más allá cuando hay una situación de contaminación y emergencia ambiental como la que tenemos. Por eso declararemos el estado de emergencia ambiental en la ciudad: no es solo una declaración de buenas intenciones, sino que todas las medidas que van a ir aparejadas con esa declaración tienen que ser tramitadas de manera urgente. La emergencia climática lleva a aparejada, por ejemplo, la actuación en los carriles bus: hay que hacerlos en la periferia para que ese sistema radial se descargue para no obligar a pasar por el centro, es lo que se llama la M35 de autobuses. Hay que disminuir la capacidad de entrada de vehículos, sin generar problemas a la gente, que en muchos casos tiene que seguir viniendo a Madrid. Para eso hay que hacer el carril bus-VAO, para lo que hay que trabajar con las administraciones competentes.

Respecto a las encuestas, respeto hacia quienes las realizan, pero también digo que suelen tener su intencionalidad y que yo no sería concejal en ese mandato según las encuestas que salieron a los días previos a las elecciones de mayo de 2015

Luego hay que recuperar el Metro de Madrid. La batalla de estos cuatro años en el Consorcio Regional de Transportes para que haya una mínima lógica y este entienda la situación de la ciudad de Madrid dentro de esa corona metropolitana ha sido una lucha baldía. Mientras se ponían en marcha medidas como Madrid Central, Metro de Madrid la reducía la capacidad de transporte de viajeros en la zona. Quienes pagan eso son los ciudadanos y ciudadanas. Metro de Madrid, desde que Gallardón vendió el 75% de las acciones a la Comunidad, se ha descapitalizado, tiene un agujero económico importante y no tiene la capacidad para invertir lo que precisa en el momento actual la ciudad. El Ayuntamiento de Madrid debe comprar esas acciones e invertir en Metro de Madrid 1.200 millones de euros —la cifra la tenemos clara—, para cerrar el círculo de la Línea 11 y para unir el nuevo desarrollo urbanístico del barrio del Cañaveral con la Línea 2.

Una de las cosas que más está está costando remontar en campaña es el mal resultado en el barómetro preelectoral del CIS, y esa percepción de que no se vaya a llegar al 5% de votos necesarios para entrar, un CIS en el que ni siquiera existía la marca Madrid En Pie. ¿Por qué ese proceso se dio tan lentamente cuando parecía evidente que Carmena hacía ya bastante tiempo que no contaba con al menos seis integrantes de Ahora Madrid?
Hemos intentado a toda costa —y nadie nos podrá responsabilIzar de no haber intentado a toda costa— que el proyecto de Ahora Madrid continuara, que se mantuvieran los equilibrios y los elementos programáticos que nos habían unido, que se mantuvieran los procesos por los cuales se elegía a las personas… Quienes han demostrado a todo el mundo que no querían ese tipo de dinámicas, Manuela en el Ayuntamiento e Íñigo en la comunidad, han abandonado el barco.

Tiene un elemento negativo a efectos de visibilidad que no hayamos querido abandonar el barco, pero nos permite presentarnos ante la gente como lo que somos realmente: gente que ha creído hasta el último momento en el intento de ir a las elecciones con otras personas con las que tenemos diferencias políticas, algunas muy importantes, pero también cosas por las que nos sentimos unidos. El escenario de amenaza de la derecha y la extrema derecha merece que trabajemos juntos y juntas, pero no de cualquier manera y a cualquier precio, olvidando nuestros principios. Siempre entendimos, también en 2014 y 2015, que este espacio amplio de la izquierda es heterogéneo, pero eso lo hemos visto como riqueza: a mí no me sobra en el espacio político Manuela Carmena o Íñigo Errejón, desgraciadamente nosotros sí les sobramos a ellos, y es una pena.

En ninguna de las encuestas publicadas en campaña se contempla que Madrid en Pie consiga ese porcentaje del 5%. La pregunta es ¿después qué? ¿Cómo se reconstruye el espacio político de la izquierda de la ciudad?
Eso es algo a lo que tenemos que dedicar muchísimo tiempo, hay que cerrar muchas heridas y ese espacio político amplio requiere una reconstrucción más allá de los ciclos electorales. En determinadas ocasiones, las organizaciones políticas o movimientos sociales lo evalúan todo pivotando sobre resultados electorales, pero creo que yerran, o erramos, porque esto es más complejo que el resultado de unas elecciones. Soy un firme creyente de la unidad popular más allá de las confluencias electorales. Llegará el momento de analizarlo cuando pasen estos ciclos electorales, pero me gustaría que haya relaciones de formaciones políticas más estables que lo que es simplemente el comicio electoral. Eso es uno de los elementos que tendremos que repensar en el espacio de la izquierda.

Esas estrategias ya se demostró cómo salieron a los madrileños y madrileñas con el PP. Yo me encontré un Madrid arruinado y espero que no me lo tenga que encontrar así dentro de unos años

Respecto a las encuestas, respeto hacia quienes las realizan, pero también digo que suelen tener su intencionalidad y que yo no sería concejal en ese mandato según las encuestas que salieron a los días previos a las elecciones de mayo de 2015, y he sido concejal de Economía y Hacienda y he tenido la enorme fortuna de dedicar estos años de mi vida a la ciudad de Madrid. Por lo tanto, si hubiera sido simplemente creyente de las encuestas, no estaría hablando con vosotros aquí.

No solo por las encuestas, nuestra campaña humilde, con muy pocos recursos, se ha encontrado con todo tipo de obstáculos: una situación de la que tampoco nos hemos quejado mucho. Hay quienes han criticado mucho que la Junta Electoral les haya impedido tener determinados espacios, pero han tenido abiertas las grandes cadenas. Nosotros interesadamente hemos sido ninguneados y relegados y lo entendemos, desde la perspectiva de que sabemos que somos incómodos porque somos firmes en los principios y sabemos dónde queremos ir, no nosotros, sino la inmensa mayoría de la gente de Madrid, independientemente de que nos voten o no nos voten.

La gente de Madrid sabe que su principal reto en el futuro no tiene que ver con tener grandes centros comerciales sino con tener vivienda asequible para sus hijos o para ellos mismos, la inmensa mayoría del pueblo de Madrid sabe que tiene verdaderos problemas a la hora de que los servicios públicos se presten de manera adecuada y sabe, en muchos casos, que hay mucha gente desempleada y muchas necesidades por cubrir en un Ayuntamiento que tiene inmensas cantidades de dinero. Ahora mismo hay 1.250 millones de euros, en las cuentas bancarias y la lógica va más de estrategia de política económica como la que exitosamente he podido tener la oportunidad de demostrar que funciona, que de cantos de sirena de gente como PP Ciudadanos o Vox, que dicen que van a rebajar impuestos porque van a quitar todos los chiringuitos. No saben ni de qué están hablando y van sin una puñetera memoria económica que demuestre lo que quieren hacer con la ciudad. Esas estrategias ya se demostró cómo salieron a los madrileños y madrileñas. Yo me encontré un Madrid arruinado y espero que no me lo tenga que encontrar así dentro de unos años.

Hay un sprint final por conseguir movilizar a personas que están indecisas entre Más Madrid y Madrid en Pie. Hay una campaña en los medios de comunicación insistiendo en la idea de voto útil y en ese margen del 5%. ¿Cómo os planteáis movilizar a la gente contra esa idea?
Me da enorme tristeza que gente que ha defendido desde el punto de vista no solo científico sino también político lo aberrante de la utilidad del voto en el pasado estén ahora abogando por el mismo. Es triste que ahora gente haya descubierto lo que el PSOE descubrió hace 30 años y con lo que nos ha “castigado” a IU toda la vida. Desde ese planteamiento, los de IU siempre habríamos sobrado, pero creo que la realidad dice que el PSOE ojalá hubiera ocupado el espacio de la izquierda e IU no hubiera sido necesaria. Ojalá, porque eso hubiera significado que Felipe González no habría puesto en marcha en 1985 una reforma de pensiones que hizo que Nicolás Redondo padre dijera “hasta aquí”, o el contrato laboral para universitarios y recién licenciados, que fue la primera reforma laboral que tanto daño hizo. Hizo políticas de derechas desde una posición de izquierdas y eso hacía necesaria la existencia de IU y otras fuerzas políticas a su izquierda. Lo que ocurre con Más Madrid es similar: ha pretendido buscar —yo no lo comparto, pero lo respeto—, tanto Íñigo como Carmena, esa transversalidad para intentar alcanzar espacios de voto en el centro político, pero se ha olvidado de algo que existe, y es mucha gente que considera que el modelo de ciudad no puede ser de crecimiento ilimitado y expansivo, que los desarrollos urbanísticos se tienen que poner al servicio de la gente y de una movilidad responsable, no de las cuentas de resultados del BBVA; gente que piensa que la actuaciones desde el punto de vista presupuestario no pueden ir en la misma línea de las políticas austericidas que dicta la Unión Europea. Ese espacio existe, y nosotros no lo vamos a dejar huérfano, más allá de estos comicios.

No nos vamos a conformar con agachar la cabeza y pensar que no se puede, porque sí se puede, de hecho, hemos demostrado en la primera parte del mandato que se pueden impulsar las políticas públicas de una determinada manera, que se pueden auditar los pufos, la deuda pública del Ayuntamiento y las políticas públicas para que se pongan elementos que impidan que vuelva a pasar lo que el PP le hizo a esta ciudad. Todo eso se podía hacer y se empezó a hacer, pero generó determinados problemas a esos poderes fácticos, y esos poderes fácticos reaccionaron.

Relacionadas

Ayuntamiento de Madrid
Adiós a quien te enseña tus derechos
El Ayuntamiento de Madrid ha sacado a concurso el Servicio de Orientación Jurídica Municipal. Supone una privatización del servicio
Ayuntamiento de Madrid
La Operación Chamartín sumará 80.000 desplazamientos diarios en vehículo privado al tráfico de Madrid

El pleno del Ayuntamiento ha aprobado la operación Madrid Nuevo Norte. Conocida como Operación Chamartín, el desarrollo urbanístico incrementará en un 23% el desplazamiento de vehículos rodados en la ciudad.

Movilidad
Los gobernantes que perdieron la chaveta

La última ocurrencia del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y de la candidata a presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, es que Madrid Central supone mayor delincuencia. Qué menos que darle una vuelta a tan llamativa tesis.

3 Comentarios
#35977 13:16 18/6/2019

Pues no se podía! Y fruto de vuestro idealismo ahora estamos gobernados por la derecha y tenemos a VOX en casa. Quizá sería bueno que tuviéramos en cuenta que aferrarse a un ideal es síntoma de narcisismo. Gracias por nada.

Responder
0
0
fernandog 18:36 25/5/2019

Es de agradecer esta entrevista a Carlos Sánchez Mato, candidato que no aparece en los telediarios ni en la mayoría de medios de comunicación, aunque espero que el "boca a boca" supere a la desinformación y la candidatura "Madrid en Pie" supere el 5%.

Responder
7
2
#34757 20:10 24/5/2019

Todo lo que explica Carlos en la entrevista está muy bien. El problema es "la número dos" de la candidatura que os habéis empeñado en llevar, es decir Rommy Arce. Es una rémora y un personaje que lastra y limita la candidatura por sus antecedentes de mala gestión, soberbia y falta de empatía con movimientos vecinales y sociales. Allá por donde ha pasado, esta mujer ha dejado un pésimo recuerdo del papel que ha desempeñado como concejal (preguntad en Orcasitas, Usera o Arganzuela...). Una pena que para apoyar esa candidatura, se tenga que apoyar a la citada señora Arce. Esto hace que mucha gente pase de la candidatura.

Responder
11
6

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo