Big data
Se venden datos personales, módico precio

En noviembre de 2019, multitud de debates se abrieron sobre la noticia de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) había llegado a un acuerdo con las principales compañías telefónicas, por valor de 500.000 euros que saldrán en las arcas del Estado, a cambio de que estas cedan información sobre sus usuarios y usuarias. Según el INE, estos datos son estrictamente anónimos y se utilizarán únicamente con fines estadísticos. ¿Contraviene este acuerdo la Ley de Protección de Datos? Esta experiencia acabará en agosto del 2020 recabando datos sobre preferencias vacacionales.

En otoño del 2019, abrimos los periódicos con una noticia que levantó revuelo: el Instituto Nacional de Estadística (INE) decidió dejar de lado las antiguas encuestas y apostar por las nuevas tecnologías y la big data para realizar sus encuestas. ¿Cuál fue el “modus operandi”? Las líneas de móvil operadas por Movistar, Orange y Vodafone serían rastreadas para conocer los movimientos y hábitos de la población, incluyendo formas de desplazamiento, dónde se van de vacaciones o conocer sus lugares preferidos. Del 18 al 21 de noviembre de 2019, el 24 del mismo mes, el 25 de diciembre y los veraniegos 20 de julio y 15 de agosto de 2020, los datos se convertirían en interpretaciones, según el INE, más fiables que el de una encuesta telefónica.

El anuncio hizo estallar la polémica no solo porque el organismo tendrá que desembolsar 500.000 euros de dinero público a las principales compañías telefónicas, sino también por la dudosa legalidad de utilizar información privada sin que los afectados y afectadas den su consentimiento expreso para ello. El INE justifica esta cesión de datos, dejando claro que no contraviene la Ley de Protección de Datos, puesto que la información de la ciudadanía es totalmente “anónima”, y no puede ser asociada a una persona en concreto.

Con nuestros datos, el INE elaborará un estudio en el que el territorio estatal se dividirá en 3.200 celdas de 5.000 personas cada una de ellas. Posteriormente, cada cierto tiempo se observará cuánta gente hay conectada en el mismo instante a una antena en particular. El organismo explica que la localización estará limitada a la celda en cuestión y no se especificará en concreto la dirección exacta, sino cuánta gente está conectada en ese momento a esa antena.

Para saber cuántas antenas de telefonía móvil hay, el Ministerio de Economía y Gobierno dispone de una web especializada. Con esto podríamos pensar que sería difícil determinar la posición exacta en la que cada persona está conectada en un determinado momento, más teniendo en cuenta que nos han asegurado que se trata de datos anónimos. El pasado mes de junio, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) publicó una nota sobre la k-anonimización, consistente en convertir la información recibida en datos objetos de estudio sin aportar información identificadora. Existen dos métodos: eliminación, que consistiría en la eliminación parcial de lo que la AEPD llama “atributos sensibles”, con los que se identificaría a personas dentro de una tabla, y generalización, la conversión de dichos datos en intervalos. Parece que nunca sería posible la publicación de una lista con datos sensibles, pero mediante inferencias e ingeniería social, podría ser factible una reformulación de la tabla permitiendo una reidentificación en la que poder volver a asignar nombres, apellidos, situación social y religión a las personas objeto del estudio. Si la entidad en cuestión no encuentra el equilibrio entre el derecho a la privacidad y su objetivo de analizar los datos, la presunción de que pudiesen vender nuestra información a terceros es palpable.

Las viejas prácticas del INE

Las formas que se venían utilizando para obtener información de la población eran dos: a través de un censo o de una encuesta. En el censo se investiga a todas las unidades que componen la población. Las encuestas, sin embargo, permiten obtener información de un colectivo, investigando exclusivamente una parte, que se conoce como 'la muestra', que representa a toda la población. La teoría estadística permite asegurar la obtención de resultados válidos en una encuesta dentro de unos intervalos de confianza. Para ello, es condición fundamental obtener la colaboración de todas las unidades de la muestra. En resumen, estos mecanismos requieren de la colaboración ciudadana para poder llevarse a cabo.

El proceso habitual para la selección de la muestra depende de si se trata de una encuesta dirigida a los hogares o a las empresas. Además, tal y como fija el artículo 11 de la Ley 12/1989, de 9 de mayo, de la Función Estadística Pública, “Cuando los servicios estadísticos soliciten datos, deberán proporcionar a los interesados información suficiente sobre la naturaleza, características y finalidad de la estadística, advirtiéndoseles, además, de si es o no obligatoria la colaboración, de la protección que les dispensa el secreto estadístico, y de las sanciones en que, en su caso, puedan incurrir por no colaborar o por facilitar datos falsos, inexactos, incompletos o fuera de plazo.”
Es decir, que cada vez que el INE necesite datos de la ciudadanía para elaborar cualquier tipo de censo, tendrá que proporcionar información suficiente sobre la naturaleza, característica y finalidad de la encuesta, y tendrá que advertir en el caso en que no sea obligatoria. Con este nuevo acuerdo, realizado con las compañías telefónicas, el organismo directamente pagará por los datos y con dinero público a las grandes empresas telefónicas. Mucho más sencillo, donde va a parar.

El pasado mes de junio, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) publicó una nota sobre la k-anonimización, consistente en convertir la información recibida en datos objetos de estudio sin aportar información identificadora.

Pero, ¿infringe este nuevo mecanismo la Ley de Protección de Datos? Según señalan, los datos facilitados por las compañías telefónicas deberán someterse a Secreto Estadístico. Este Secreto Estadístico prohíbe que los órganos estadísticos difundan datos personales bajo ningún concepto. En consecuencia, se considera que en este supuesto no resulta aplicable la normativa de Protección de Datos, puesto que estos están anonimizados. Es decir, que no existiría vínculo que permita identificar a la persona física, y para poder aplicar esta normativa es necesario que se trate de datos que permitan que una persona sea identificada o identificable. Con respecto al consentimiento que tienen que ofrecer cada una de los titulares de esos datos, al tratarse de datos anónimos, no se tiene que exigir un consentimiento a cada una de las personas, hecho que, por otro lado, contraviene lo especificado por el artículo 11 de la Ley de Función Estadística Pública.

Cada vez que el INE necesite datos de la ciudadanía para elaborar cualquier tipo de censo, tendrá que proporcionar información suficiente sobre la naturaleza, característica y finalidad de la encuesta.

Pero en este caso no se debe tener únicamente en cuenta la anonimización de los datos, sino también considerar los límites y obligaciones de las propias compañías telefónicas respecto a la recogida y tratamiento de nuestros datos personales.

¿Qué hacer?

Ante esta situación, existen dos posibilidades: puedes solicitar a tu compañía telefónica, si forma parte del estudio, que no ceda ninguno de tus datos anonimizados a terceros, lo cual puedes gestionar desde tu perfil personal en la web de la compañía en cuestión, o bien, apagar tu teléfono móvil y extraer la tarjeta SIM durante los días en los que se esté realizando el estudio.

En conclusión, si bien es cierto que la tendencia mundial en los países desarrollados es convertir la información en mercancía, en el caso que nos ocupa tiene un ligero giro de guión: se está comprando información privada, a empresas privadas, con dinero público, sin que tengamos derecho a saber por qué se justifica esa decisión.

Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
El Capitalismo de vigilancia conquista el shock

El capitalismo de vigilancia se erige como la solución a una pandemia descontrolada, de la misma manera que la uberización de la economía se erigió como la alternativa a un mercado laboral bajo shock por la crisis financiera de 2008.

Tecnología
COVID-1984, ¿vigilando al virus o a la sociedad?

Debido al confinamiento mundial y la creación de nuevos paradigmas, las grandes tecnológicas no son ajenas y ya estamos oyendo el “ofrecimiento” de empresas como Google o Apple, que mediante sus sistemas móviles de Android y iPhone rastrearán ubicaciones mediante GPS para detectar posibles contagios. En numerosas ocasiones, no se cuenta con las autoridades sanitarias para este ejercicio de presunto altruismo, sin saber las consecuencias de un rastreo global. Diversos colectivos preocupados por la privacidad y la soberanía tecnológica han respondido con informes advirtiendo de los derroteros que puede llevar estas prácticas que, poco a poco, se asientan en nuestro día a día.

Coronavirus
Lanzan un test de autoevaluación del covid19 de código abierto
Una desarrolladora lanza una aplicación web de autoevaluación basada en la página de la Comunidad de Madrid, pero que garantiza el anonimato y la protección de datos, a la vez que permite su modificación y reutilización.
8 Comentarios
#45899 16:11 14/1/2020

Esta misma web tiene scripts de analytics, facebook y doubleclick. No sé cómo debe ser eso de tratar a los lectores como si fueran gilipollas. Supongo que divertido para el "periodismo comprometido".

En el INE por lo menos usarán esos datos para algo útil, vosotros visto lo que escribís tengo mis dudas.

Responder
2
1
#45897 15:51 14/1/2020

Somos conexión y Pepephone entre otras, dicen que no participan

Responder
0
0
#45900 16:11 14/1/2020

Pueden decir lo que quieran, porque no depende de ellos ya que no tienen bts.

Responder
0
0
#45896 15:48 14/1/2020

Siento decir que está redactado muy mal: Primero decis que esos 500.00€ "entraran en las arcas del estado" para más adelante decir que la institución los desembolsará de dinero público... al final se sabe que alguien mata a alguien, pero poco más.

Responder
0
0
El Jornal Andaluz
El Jornal Andaluz 17:28 14/1/2020

Hola. Ha sido un lapsus, era "saldrán de las arcas del Estado". Ya está modificado, gracias por avisar.

Responder
0
0
#45895 15:27 14/1/2020

He dejado de leer en "usuarios y usuarias". Los periodistas deberíais ser profesionales de la palabra, ya que no de la verdad.

Responder
1
1
#45908 18:25 14/1/2020

Estoy de acuerdo. No aporta nada, simplemente confunde al lector.

Responder
0
0
#45890 14:05 14/1/2020

¿Y no nos preocupa esa información no anónima que recogen esas y otras empresas privadas y que usan como les viene en gana?.

De verdad ¿el problema es un estudio puntual de un organismo público que tiene los focos encima y no se puede saltar la ley?.

Porque por mucha GDPR el tráfico de datos sigue igual que antes, la única manera es, como indica el artículo, apagar el móvil y no usar ninguna APP o Web. ¿Es esto una alternativa real para los ciudadanos-usuarios-clientes? o es simplemente ¿Lo tomas o lo dejas? pero que el de enfrente hace lo mismo, con lo que te excluyes o tragas.

Responder
3
0
Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Crisis climática
Unai Pascual: “El científico debe tomar partido, es nuestra responsabilidad”

El economista Unai Pascual es uno de los promotores del manifiesto Euskal Herria post covid-19, al que en tres semanas se han adherido 723 académicos que piden abrir un debate sobre cómo debe realizarse la transformación ecológica.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Últimas

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.