Editorial
La Laponia navarra

Cada vez queda menos de ese paisaje de comunales, pequeños propietarios y cooperativas agrarias de transformación que, con matices, estructuró el territorio durante el siglo XX.

Parcela cultivo
Cultivo contiguo al Canal de Navarra Jone Arzoz

publicado
2017-12-31 13:00

Las tierras entre Pamplona y Tudela están experimentando un cambio profundo. Hace años que la realidad demográfica, social y económica entre las ciudades y el campo está cada vez más desequilibrada. A lo largo de las últimas décadas, su explotación ha ido pasando, lentamente, a manos de entidades bancarias, grandes empresas y multinacionales, el denominado agronegocio. Cada vez queda menos de ese paisaje de comunales, pequeños propietarios y cooperativas agrarias de transformación que, con matices, estructuró el territorio durante el siglo XX. Donde antes se apostó por las explotaciones familiares y, en cierta medida, por los productos de cercanía y de calidad —el origen de los actuales alimentos ecológicos— ahora hay denominaciones de origen productivistas, corporaciones alimentarias globales, agrotóxicos y transgénicos. El cambio es sistémico.

¿Qué tensiones han desarticulado ese modelo de sociedad agraria? En lo esencial, las mismas que los recientes ensayos “La España vacía” y “Los últimos: voces de la Laponia española” han venido a caracterizar para la denominada Serranía Celtibérica (la zona peninsular a camino entre Aragón, La Rioja y Castilla la Mancha, con la tasa de envejecimiento más alta de la Unión Europea). En síntesis, la responsabilidad mayor recaería sobre las políticas de Estado que, durante generaciones, han marginado a los lugares con extracción de renta menos lucrativa. 

Donde antes se apostó por las explotaciones familiares y, en cierta medida, por los productos de cercanía y de calidad ahora hay denominaciones de origen productivistas, corporaciones alimentarias globales, agrotóxicos y transgénicos. El cambio es sistémico.

En el caso navarro, las lógicas de acumulación han imitado el modelo provocando la concentración de población y crecimiento en Iruñerria —y, en parte, de Tudela— mientras el resto de municipios ha continuado, con excepciones, su lento declive y envejecimiento (el ejemplo extremo serían los valles pirenaicos). Además, el particular desarrollo local de una red de carreteras y de vías de alta capacidad ferroviaria sobredimensionada, no sólo no ha atenuado la despoblación sino que la ha agudizado en los valles y en las montañas. La mayor y más veloz posibilidad de conectarse personas y mercancías no garantiza la cohesión necesariamente. Es un modelo fantasioso e interesado basado en una idea de desarrollo hoy cuestionada.

Tampoco el almacenamiento de agua y su transporte artificial son sinónimo de progreso. El binomio Pantano de Itoitz y Canal de Navarra es un buen ejemplo de ello. Algunas comunidades de regantes de la Ribera defendieron en su momento que la Primera Fase del Canal de Navarra iba a generar varios miles de puestos de trabajo. Un informe reciente de la Cámara de Comptos ha desvelado que han sido 365 a lo largo de estos años. Ahora, el presidente de la Cámara de Comercio se ha sacado 8.000 nuevos empleos de la chistera para la Segunda Fase. Todo ello, por no hablar de algo mucho más grave como es el macro-recrecimiento de Yesa, donde se están sepultando cientos de millones de euros sin garantizar la seguridad de la población.

Entre tanto, se siguen apuntalando la concentración de la propiedad, el alquiler de la tierra a empresas especializadas, la conversión de los agricultores en rentistas, o un aumento de la proletarización del campo. En definitiva, se está tomando el camino de vuelta al siglo XIX.

Relacionadas

Editorial
Es septiembre, tenemos que hablar

El argumento de que la ambición es cosa de otros es demasiado débil. El PSOE, por motivos evidentes, no quiere contribuir a la estabilización de la maraña que gira en torno a Podemos. Pero es indecoroso plantearlo en esos términos.

Editorial
Demoler, demoler

Las que salimos de colegios públicos en los que había maestros y maestras apañaos que se partían la cara por sacar adelante a la gente del barrio sabemos que han sido muchos años de ver cómo esos mismos niños se hacían mayores y llevaban a sus hijos e hijas a colegios concertados porque pretendían conocer a sus jefes, aquellos que les asegurarían un trabajo.

Editorial
De sentido común

¿Existe un sentido común escorado a la izquierda? O, como dice el partido neofascista Vox, ¿hay un marxismo cultural imperante que opera en el cuerpo social independientemente de si gobierna Aznar o Zapatero, Rajoy o Sánchez? La respuesta está en el Mediterráneo: no, no lo hay.

15 Comentarios
Mundubat 12:37 4/1/2018

No todo es desolación. Hay una nueva siembra de alternativas de agroecología y de soberanía alimentaria que siempre han estado en marcha aunque no sean las hegemónicas en Nafarroa pero que están retejiéndose seriamente y generando espacios con futuro frente a la "agricultura sin agricultores" que supone la distopía agroindustrial para un mundo rural vivo donde estemos comprometidxs campo y ciudad, sociedad civil, entidades locales, agentes sociales... Hay un buen tajo pero estamos en ello y no pocas personas y colectivos... http://www.mundubat.org/tag/gobernanza-alimentaria-navarra-2/

Responder
4
0
Mundubat 12:03 4/1/2018

Me parece interesante pero un análisis desde el "pesimismo bien informado" que es la otra cara del optimismo resistente y transformador requiere romper una lanza por un numero reducido pero creciente de habitantes de nafarroa: pequeños campesinos, consumidores críticos, colectivos de la sociedad civil y no pocos técnicos y cargos de entidades locales, cooperativas de nuevo cuño... están trabajando y coordinando líneas de acción y reflexión frente a esta distopía agroindustrial con criterios de soberanía alimentaria. Este año van a producirse dos debates en el Parlamento de Navarra en torno a la soberanía alimentaria y uno en cada merindad, además de celebrarse en junio Alternatiben Herria. Tenemos hoja de ruta alternativa y pese a que la gran mayoría del manejo, como reza el artículo "entre Pamplona y Tudela" es un modelo distópico de agricultura sin agricultores depende de nosotros presionar más a los políticos y dar un medio de vida digno a la pequeña agricultura campesina con criterios de soberanía alimentaria. El circuito corto y la soberanía alimentaria se construye con compromiso multiagente y mucha presión de abajo a arriba... Ejemplos chulos de camino en otra dirección son las mociones municipales que comprometen las nuevas concesiones de comunal libre de transgénicos o la conversión de 10 cocinas de las Escuelas Infantiles del Ayuntamiento de Iruñea/Pamplona en compra pública de producto fresco, local, de temporada y ecológico cocinado en las escuelas y con componente integral educativo y de compromiso en clave del Pacto de Milán y de Soberanía Alimentaria.
- - -
Un enlace al citado proceso donde van tejiéndose alianzas por la soberanía alimentaria y la gobernanza alimentaria: http://www.mundubat.org/tag/gobernanza-alimentaria-navarra-2/

Responder
7
0
#7200 18:00 22/1/2018

"pequeños campesinos, consumidores críticos, colectivos de la sociedad civil y no pocos técnicos y cargos de entidades locales, cooperativas de nuevo cuño". Esto, sinceramente, suena a chiste. Ahora bien, tienes ganas de ser idealista, pues puedes serlo. ¿Qué hay de nuevo respecto a lo anterior en esas categorías que has mencionado? Formalmente, nada.

Responder
0
0
#5793 13:18 2/1/2018

Interesante y claro articulo. Añadiría que además si una familia campesina busca financianción en la Caja de Ahorros de Navarra (CAN), no encontrará ni la entidad porque los fachas (PP-UPN) robaron mil millones hasta arruinar y vender a precio de saldo la caja de ahorros navarra. Pero hay alternativa: FIARE banca ética, cooperativa de crédito que funciona bien y presta dinero a herboristerias y agricultores ecológicos. Los transgénicos está demostrado que producen alergias a muchas personas, que se los metan por donde les quepan, y quien quiera ahorrar costes que mate a sus abuelos.

Responder
9
2
Anonimo 11:18 3/1/2018

Soy agricultor de Aragón. Y te tengo que decir que nunca en la historia de la humanidad de había llegado a esta longevidad, sera por tanto veneno que estamos comiendo?, en los años 50 era todo ecológico [ no había abonos químicos ni fitosanitarios) y se pasaba hambre. Infórmate un poco.

Responder
2
7
#7201 18:02 22/1/2018

Mentira. En los 50 había abonos químicos. El aumento de esperanza de vida responde a una sinergia de múltiples factores. No quieras hacer relación causa-efecto de venenos-aumento de vida.

Responder
0
0
Antuán 3:31 5/1/2018

Los valores demográficos que traes a colación, son ciertos. Pero no explicas ni puntualizas por qué vivimos más ahora que antes. Es cierto que se come, en general, mejor y más abundante. También es cierto que la tierra está cada vez más envenenada y esto es así desde hace unas pocas décadas, en las que se empezó a utilizar abonos químicos de síntesis y productos fitosanitarios a gran escala. En varias localidades de la Ribera navarra, hace tiempo que han aparecido trazas de plaguicidas en el agua de consumo doméstico, asuntos que intentó acallar UPN para no "alarmar". Está claro que la agricultura industrial produce mayor cantidad de alimentos a costa de envenenar la tierra y el agua. Esto lo pagaremos caro, sin duda. También hay que decir que muchas veces se tiran toneladas de "excedentes" agrícolas para mantener los precios dentro de lo considerado, o no se cosecha porque no resulta lucrativa la relación coste-beneficio. Recordar, también, la paulatina desaparición de las abejas debido en grandísima medida al uso de pesticidas llamados neonicotinoides, un problema enorme que la agricultura pagará caro.

Responder
3
0
#5922 15:48 4/1/2018

y lo de la longevidad se calcula haciendo la media de edad de las personas que mueren, antaño era tan baja porque la mortandad infantil erá muy alta, pero la gente también llegaba a vieja

Responder
1
0
#5896 11:26 4/1/2018

A ver cuanto te dura, mi padre falleció de un cancer de estomago después de una larga vida de uso de esos venenos que dices que nos dan de comer, en sus tierras abandonadas ya no crece ni la hierba, siguen los efectos del veneo...ya me contarán tus nietos que tal...

Responder
1
0
Patxi 21:38 1/1/2018

Yo soy agricultor de la ribera de Navarra y cualquier parecido de la realidad con lo aqui escrito es pura casualidad. Precisamente nuestro problema es que las parcelas son pequeñas, que no llega el regadio, los bajos precios... El problema no es el canal o los transgenicos, yo algúnos años siembro maíz transgenico (dependiando de la rotación) y me ahorran costes. Un saludo

Responder
3
11
Juanele 16:34 11/1/2018

Buenas tardes
Ustedes creen que la agricultura ecológica puede dar de comer a la humanidad, yo pienso que en la actualidad no.
Mientras esto no ocurra,no hay mas remedio que seguir con la agricultura extensiva
Pero con cabeza agricultores., hay que rotar los cultivos
Yo creo que no es mejor agricultor, el que echa mas abono o hervicidas,,
En fin esto daría para estar un día entero hablando y no pretendo aburrirles.
Por cierto, si no queremos transgénicos tienen que prohibir la importación de soja de Brasil y EEUU

Juan, Técnico agricultura ecológica,

Responder
0
0
#5802 16:17 2/1/2018

¿De qué pueblo eres?

Responder
2
2
Josep 19:00 1/1/2018

Querrás decir camino al S. XXI.

Responder
1
5
#5769 21:01 1/1/2018

Aprende a leer y a comprender. No es tan difícil. Aunque sólo sea por tu bien.

Responder
5
2
Josep 18:58 1/1/2018

Me parece lógica esta evolución si no es rentable no se aguanta, luego....................

Responder
3
5

Destacadas

Crisis climática
España ya está oficialmente en “estado de emergencia climática”

El Congreso aprueba la declaración de estado de emergencia climática. El movimiento por el clima, que venía reclamando la medida, se muestra escéptico y reclama que la iniciativa no se quede en una mera declaración institucional, sino que suponga un giro drástico en las política energética, industrial y de transporte para una disminución real y radical de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Elecciones generales del 28 de abril
Iglesias rechaza darle la investidura gratis a Pedro Sánchez

El rey considera buena opción esperar hasta proponer un candidato a la investidura y Albert Rivera rechaza el compromiso por escrito de Pedro Sánchez para abstenerse.

Opinión
Las victorias de Ascensión Mendieta
El presidente de la Comuna de Presos del franquismo recuerda cómo conoció a Ascensión Mendieta: en un avión a Argentina, donde iban a reclamar justicia.
Venezuela
Estados Unidos saca del juego a Europa en Venezuela

¿Obedeció el levantamiento de Guaidó a un plan estratégico a largo plazo para tomar las reservas de petróleo o fue una imprudencia nacida del deseo ideológico de los halcones?

Urbanismo
Libertad con minúscula

Cuando tienes un hijo, la ciudad te da la espalda, te mira con recochineo antes de enseñarte el culo y reírse de ti.

Últimas

Opinión
UDC. Destrozo. ¿Abolicionismo?

Desde una defensa firme de la libertad de cátedra y de la autonomía universitaria, el autor señala algunos intereses que se pueden ocultar detrás de la campaña por la supresión de las Jornadas sobre trabajo sexual que se iban a celebrar en la Universidade da Coruña (UDC).

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel.