Derechos Humanos
El movimiento antirracista de Madrid se pone las pilas para apoyar a los encerrados de la escuela Massana

La lectura de un manifiesto de apoyo da inicio a una semana de acciones en Madrid que pretende agregar fuerzas para unirse a la lucha de decenas de personas migrantes y refugiadas que protagonizan un encierro en Barcelona para exigir derechos.

Manifiesto concentración Mame Mbaye Barcelona
Una joven habla durante la concentración por Mame Mbaye en Barcelona Sandro Gordo

publicado
2018-05-13 13:43

La escuela Massana, en el barrio del Raval de Barcelona es, desde el 21 de abril, el lugar de encuentro y de encierro de la comunidad de personas migrantes, sin papeles y refugiadas. Denuncian el racismo institucional. Un día a día marcado por el acoso administrativo, de derechos que se convierten en papel mojado, de persecución por parte de la policía, de explotación laboral, de imposibilidad de sostener proyectos de vidas en ciudades hostiles, que les niegan el estatus de ciudadanía.

En apoyo de las decenas de personas que permanecen encerradas en el Massana de Barcelona, varios colectivos madrileños inician hoy, 13 de mayo una campaña para hacer público su apoyo y "para compartir sus demandas", explica Yousra, una de las activistas que mueven la campaña en Madrid.

"No es una cuestión local de Barcelona", explica, es una lucha "contra el racismo que nos mata, nos deshumaniza y vulnera nuestros derechos". Yousra recuerda los últimos sucesos de Lavapiés, la muerte de Mame Mbaye y un segundo senegalés, "asesinados por el racismo institucional", y cómo se produjo una "criminalización de las personas migrantes y del barrio".

Por este motivo, el apoyo "incondicional y solidario" a los encerrados de Barcelona se traduce en una lucha por diez demandas que arranca este domingo en la lectura de un comunicado en las fiestas de San Isidro de Madrid, en la celebración del primer aniversario de El Salto. Las demandas son: acceso a papeles sin necesidad de contrato de trabajo; la abolición de la Ley de Extranjería; el derecho a empadronamiento sin restricciones; el acceso a la nacionalidad sin necesidad de examen; el derecho a la sanidad universal; la despenalización de la venta ambulante; la lucha contra el racismo institucional y contra las fronteras como espacios de no derecho; el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros y la toma de medidas contra la violencia machista que sufren migradas y refugiadas.

Como en Barcelona, se denuncia que las administraciones no cumplen sus propias leyes en materia de empadronamiento, ni las mociones municipales y autonómicas en materia de acogida.

A partir del lanzamiento de esta campaña, se plantean varias acciones en la semana que entra. Así, el lunes se apoyará en redes sociales la concentración que las personas del Massana han convocado al mediodía en la Delegación de Gobierno de Barcelona, durante la reunión que las personas del encierro están llevando a cabo con las distintas administraciones responsables de la situación que denuncian.

El miércoles 16 de mayo se realizará una concentración en el Ministerio de Trabajo. Se denunciará la situación de un contingente de refugiados que han sido "devueltos" a España en base a los protocolos de Dublín y que no cuentan con ninguna ayuda de las administraciones del Estado o del Ayuntamiento de Madrid. "Algunos están en situación de calle", explica Yousra.

El movimiento antirracista de Madrid, del que forman parte la Asociación de Sin Papeles, o el Sindicato de Manteros y Lateros, busca crear un espacio potente de acumulación de fuerzas que no solo se solidarice con las protagonistas del encierro de Barcelona sino que cree un polo para la consecución de sus demandas.

Manifestación trabajo cuidados encierro migrante Massana
Bloque de trabajadoras del hogar y los cuidados durante una de las manifestaciones de apoyo al encierro migrante promovidas en Barcelona. Andrés Ávila Escobar

Relacionadas

LGTBIQ
Orgullo, crítico

La Ley de Peligrosidad Social, la mercantilización, la denuncia a un partido político por el uso propagandístico de unos principios, 40 años de conmemoración de las primeras manifestaciones en el Estado, la Memoria Democrática y un largo etcétera han marcado el Día del Orgullo que, a su vez, ha recordado los disturbios que tuvieron lugar hace 50 años en un pub neoyorquino llamando Stonewall Inn. No podemos olvidar que, en Andalucía, cientos de personas salieron en 1978 con una ley franquista aún vigente y un Manual Diagnóstico y Estadístico de los Transtornos que calificaba a la homosexualidad de "enfermedad mental" hasta 1990, año en el que la Organización Mundial de la Salud lo retiró de este sistema de clasificación aplicado globalmente.

Medio ambiente
Summer is coming

El nuevo Plan África del gobierno español sigue sin emplearse a fondo con los derechos humanos y la democracia en la región.

Feminismos
Marusia López: "Si no combatimos la violencia cotidiana no podremos con la del Estado"

Marusia López es defensora de derechos humanos y miembro de JASS Just Associates, una organización internacional de educación popular feminista que nace para proporcionar un espacio de diálogo, aprendizaje y fortalecimiento de las voces femeninas en la lucha por un mundo con justicia social e igualdad.

3 Comentarios
#16170 11:41 16/5/2018

Sí, el titular es bastante desafortunado, ¿Se pone las pilas?... irrespetuoso y paternalista

Responder
0
0
Mònica López Mas 12:22 14/5/2018

Hola, hace rato que le estoy dando vueltas y prefiero decirlo. No entiendo la elección de la foto, me parece un poco manipuladora, porque parece que Madrid "se haya puesto las pilas" con esta multitudinaria manifestación, que como bien dice el pie de foto es de Barcelona, como reacción a la muerte de Mame Mbaye, concretamente. Simplemente la he visto en las redes, me ha chocado y quería comentarlo. Hubiera estado mejor o poner una foto de la tancada de Barcelona o poner una foto de alguna movida de Madrid que se identificara como algo anterior. Tal como está ahora, la primera lectura que se hace de la noticia es que Madrid a salido masivamente a la calle por la Tancada de Barcelona... Y eso es engañoso.

Responder
5
0
#16031 11:14 14/5/2018

Se ponen las pilas? Creo que los que deben ponerse las pilas son ustedes que no se han dado cuenta que hace tiempo mucha gente estamos trabajando en la lucha antirracista en Madrid a tope. Además en este caso me resulta una expresión algo paternalista.

Responder
4
0

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.