¿Qué le pasa a la izquierda extremeña?
Francis Reina: "La gente joven prefiere militar en colectivos porque ha perdido la poca fe que tenía en los partidos"

Nuestro debate sobre la Izquierda Extremeña pretende articular un diálogo entre la pluralidad irreductible de las sensibilidades políticas de la izquierda de nuestra tierra. El diálogo es, así, el método y la meta, también con un componente intergeneracional. Esta semana, Francis Reina Corbacho. 

Con 25 años escasos a la espalda, Francis Reina Corbacho (Mérida, 1993) atesora ya un amplio bagaje en las luchas políticas y sociales de nuestra tierra. Activista del movimiento LGTBI y militante de Anticapitalistas, nuestro entrevistado asegura que el 15-M fue, sobre todo, un espacio de socialización política.   

¿Qué fue, en Extremadura, de la oportunidad de cambio que se vislumbró a partir de 2011? ¿Puede hablarse de una crisis orgánica del Régimen extremeño del 83, o solo de una reconfiguración del sistema regional de partidos?
El 15 de mayo de 2011 tenía 17 años. Por aquellos meses estaba terminando bachillerato y tenía medio pie en la Universidad. Recuerdo que el ciclo de movilizaciones se vivió como una oportunidad histórica. Por fin el hartazgo generalizado, el hastío con el bipartidismo y el secuestro de la democracia por parte del poder financiero, así como la objeción a la pésima gestión de la crisis económica, social y política que arrastrábamos desde 2008, resumidos en los distintivos “no nos representan” y “no somos mercancía en manos de políticos y banqueros”, cristalizaba en un movimiento de protesta. Para los que por aquella época estábamos politizándonos, el 15M fue punto de inflexión para este proceso político-personal. En Mérida, parte del descontento juvenil y de las ganas de auto-organización alejada de las estructuras tradicionales se canalizaron, entre otras muchas formas, a través de la construcción de un centro social okupado autogestionado llamado “El Sitio”, donde se hacían conciertos, asambleas, debates, proyecciones… y en el cual estuve algún que otro día. El 15M no solo nos permitía resignificar plazas o aprovechar el marco discursivo para gritar que estábamos indignados e indignadas, sino que también fue un espacio de socialización donde, como dijo Cortázar, “caminábamos sin buscarnos, sabiendo que caminábamos para encontrarnos”.

En Extremadura, igual que en muchas partes del Estado español, los límites del 15M dieron paso a organizaciones, partidos y asociaciones como la PAH, las Mareas, las Redes de Solidaridad Popular, la campaña por la Renta Básica o Podemos. Visto en perspectiva, si bien supuso un cuestionamiento de la hegemonía neoliberal y la propia democracia -apostando por la “real”, recuerdo-, interrumpiendo el conformismo de buena parte de la sociedad, señalando la distancia entre el poder popular y las instituciones y colocando al poder económico y financiero en el eje de la impugnación, el 15M y la oportunidad de cambio que se vislumbró en 2011 se materializó, a mi juicio, en una “nueva” manera -frente a la vieja- de hacer política (mucho más abierta, asamblearia y transparente), y no en una transición de anti-poder a contra-poder.

El 15M no solo nos permitía resignificar plazas o aprovechar el marco discursivo para gritar que estábamos indignados e indignadas, sino que también fue un espacio de socialización

Me explico. Hoy, 8 años después de aquella fecha, sería impensable lo que por entonces era imposible: que un partido no haga primarias internas; que no existan portales de transparencia en las organizaciones políticas; que no existan movimientos antidesahucios o incluso que las redes sociales no fueran espacios de confrontación política. Es decir, las movilizaciones de 2011 transformaron el paisaje político y repolitizaron el debate público. Sin embargo, fue un movimiento incapaz de derrotar las políticas del austericidio, la fortaleza del bipartidismo o la deriva neoliberal de las políticas económicas. La cuantía de nuestras becas siguió disminuyendo y las tasas universitarias aumentando. Mis compañeros, mis amigas, jóvenes como yo, mantenían la desesperanza ante un futuro desolador. En la Junta, el PSOE dejó de gobernar nuestra tierra, pero fue el PP quien cogió el testigo. Hoy, Vara es presidente y el PSOE sigue siendo fuerza hegemónica en Extremadura. ¿Estuvimos ante una crisis? Sí. ¿Sirvió el 15M para pasar de la indignación a la oposición estratégica o a la formulación de un proyecto político que respondiera a las demandas populares? Los últimos procesos electorales o las cifras de emigración, precariedad, exclusión, desahucios, paro… siguen estando carentes de fuertes contrapesos, y eso evidencia que solo ha habido una reconfiguración simbólica, pues las relaciones de fuerza y las condiciones materiales de la mayoría social siguen siendo las mismas. Cabe recordar que en Extremadura, hoy, tenemos un 25% de paro y casi el 50% de paro juvenil, 8 jóvenes al día (200 personas de 20 a 39 años al mes) emigran y 13.000 se han ido en los últimos cinco años, más de 400.000 extremeños y extremeñas viven con 700 euros al mes y que, entre otras muchas cosas, la exclusión y el riesgo de pobreza atañe al casi 40% de la población. 

¿Qué balance haces de la acción de la izquierda social, política y cultural extremeña en esta legislatura 2015-2019 que ahora concluye?
Hablo desde fuera, como ciudadano que sigue la política en su tierra. Me parece una oportunidad perdida. La izquierda venía reformulándose y ampliando su radio de acción desde el 15M hasta la llegada de Podemos y el acceso al Parlamento regional con 6 diputados/as. Esta entrada tendría que haber revolucionado las instituciones, aprovechando esa ilusión desbordante -en Mérida asistían dos centenares de personas a las primeras asambleas- para llevar a cabo una política que, como se decía al principio, entraba en disputa abierta contra el Régimen. El desborde y la recuperación de la soberanía popular en términos como “impago de la deuda”, “nacionalización de la banca privada”, “soberanía legítima de los pueblos”, “fiscalidad progresiva”, “vivienda pública”, “socialización de las empresas energéticas y soberanía alimentaria” o “salida de la OTAN”, estaban legitimadas por el impulso de la calle. Aquel “Mover Ficha, tornar la indignación en cambio político”, principios fundacionales de Podemos, parecen hoy las reivindicaciones de otro partido: un espejismo. En Extremadura, la irrupción de Podemos podría haber servido, también, para reanimar a una izquierda clásica que, ensimismada en sus luchas internas, trataba de recuperarse del coste que supuso apoyar al Partido Popular. Pero no fue así.

En Extremadura, la irrupción de Podemos podría haber servido, también, para reanimar a una izquierda clásica que, ensimismada en sus luchas internas, trataba de recuperarse del coste que supuso apoyar al Partido Popular. Pero no fue así
Paralelamente a la domesticación, moderación y, a mi juicio, traición a esos pilares fundacionales a nivel estatal, Podemos Extremadura se encerró en la Asamblea y cayó pronto en la trampa institucional (la exclusividad de lo político-institucional -en un sentido de mera gestión de lo existente-), olvidándose de los movimientos sociales -que dejaron de percibirlo poco a poco como un aliado- y desangrándose lentamente en dinámicas internas de aislamiento en torno a un pequeño núcleo de personas sin apenas arraigo ni activismo en la región, lo que sumado al centrifugado de la militancia crítica y el abandono casi total de la estructura local, impidiendo así el asentamiento de la base inicial del partido -muy difícil de recuperar hoy-, devino en desencanto y abandono de partido, militancia, y lo que es muchísimo más triste: la pérdida de una ilusión recuperada, cuando parecía imposible volver a tenerla, y la desconfianza de una juventud politizada que, desde mi punto de vista, también terminó viendo en Podemos una promesa diluida por las artes de la mala política. Por eso, en parte, se explica que a día de hoy la gente joven prefiera “militar” en colectivos feministas, LGTBI, antifascistas, etc; perdieron la poca fe que tenían en los partidos políticos y en las organizaciones institucionalizadas. Algo, quizá -y espero equivocarme- mucho más difícil de recuperar si cabe.

Por si no fuera suficiente, las direcciones de las organizaciones de la izquierda tradicional han sido incapaces de trabajar de forma conjunta para sumar esfuerzos en la creación de un bloque amplio que aprovechara lo mejor de cada organización y reforzara los puntos débiles de las mismas. En base a esto, me atrevería a decir que la situación actual es de apatía y desconcierto, de una disgregación y de una desmovilización social del que sólo el feminismo es una hermosa excepción ante el avance de la extrema derecha. 

Podemos Extremadura se encerró en la Asamblea y cayó pronto en la trampa institucional

¿Ves deseable y posible la unidad de la izquierda transformadora y los actores de cambio en Extremadura? ¿Qué desafíos les aguardan en el medio plazo del próximo cuatrienio, y qué estructuras y estrategias necesitaría desarrollar para enfrentarlos con éxito?
Ahora que se están volviendo a normalizar los discursos del odio, paralelamente a la radicalización de las derechas y la presencia de una ultraderecha que ya es una realidad en España -siempre lo fue, aunque ahora esté despojada de complejos-, Europa, y países tan relevantes políticamente como Brasil o EEUU, la unidad de la izquierda transformadora se antoja un deber moral, social y político. Tenemos que tener la capacidad de elaborar alternativas portadoras de radicalidad democrática en términos económicos (renacionalización y control público de los sectores estratégicos, democratización de la económica y reparto redistributivo de la riqueza), sociales (asegurar los derechos y las libertades de las migrantes, mujeres, LGTBI frente a los discursos de la extrema derecha con solidaridad desde abajo y radicalidad contra los de arriba) y con discursos que señalen sin complejos a, por un lado, lo que desde mi organización, Anticapitalistas, tildábamos de "minoría peligrosa": los privilegiados, los que detentan el capital, el 1%, los ricos; y por otro, al neoliberalismo progresista -en términos de Nancy Fraser- como pata fundamental del régimen del 78.

Debemos construir una unidad teniendo claro que ante la ofensiva neoliberal solo caben discursos de clase que integren la diversidad con un enfoque integrador. Construir, en definitiva, un proyecto de unidad popular horizontal, plural, integrador, arraigado entre las clases subalternas, en las ciudades, en los pueblos, en los barrios, mano a mano con las organizaciones y los movimientos de la sociedad civil que luchan cada día por cambiar las cosas. Gente diversa, causas comunes y confluencia popular. Todo ello, como decía Bensaid, sin subordinar los “movimientos sociales autónomos (feministas, LGTBI, ecologistas…) a la centralidad de la lucha de clases”, sino concibiendo la “unidad en la pluralidad de los movimientos” sin “reduccionismo de clase”, haciendo que “el capital y la mercantilización del mundo” generen “la convergencia de los conflictos”.

Encaramos otro reto: no entrar, por muchos chantajes que tengamos, en cordones sanitarios frente al fascismo que supongan la asimilación de programas económicos ultraliberales

Los desafíos que enfrentaremos son muchos. Uno de ellos, combatir los discursos populistas de extrema derecha con inteligencia, sin caer en "resistencialismos" estéticos que repitan fórmulas mecanicistas sin proyecto. Otro, imantar el reformismo y las tendencias moderadas de las organizaciones a la izquierda del PSOE hacia una política programática de base, descentralizada, cooperativa y con voluntades constituyentes frente a quienes apuestan por prácticas cesaristas, estructuras verticales, rígidas y jerarquizadas, hiperliderazgos, burocracia, centralismos, institucionalización, moderación, imposición o políticas que nos aboquen a la subalternización al PSOE. Y aquí encaramos otro reto: no entrar, por muchos chantajes que tengamos, en cordones sanitarios frente al fascismo que supongan la asimilación de programas económicos ultraliberales, como el gobierno sueco.

No todo es desolador, en Extremadura existen movilizaciones ilusionantes claves para la capacidad de permuta. El movimiento feminista, como dije antes, es una hermosa esperanza. La última concentración, que llenó las plazas de muchas ciudades extremeñas, es prueba de ello. Los numerosos colectivos juveniles, como los y las estudiantes de Cáceres y Badajoz o Abrir Brecha y Jóvenes Libertarios en Mérida, son indispensables para el cambio. La presencia activa del colectivo LGTBI, con colectivos alternativos como la Comisión 19M (de la que formo parte), los Campamentos Dignidad y la lucha incansable de los y las pensionistas, otros tres magníficos ejemplos.

Como joven, es un orgullo y una lección política que la mayoría de pensionistas, en ejercicio de solidaridad y empatía, me reconozcan, en cada congregación, que luchan por jóvenes como yo. Las movilizaciones por el tren, con el Movimiento por el Tren Ruta de la Plata como máximo exponente de la reivindicación a favor del tren convencional frente al modelo elitista del AVE, generan la certeza de que no todo está perdido. El perseverante movimiento del FEAN y el MIA (Foro Extremeño Antinuclear y Movimiento Ibérico Antinuclear) por el cierre de las nucleares es otro gran ejemplo de batalla. También Podemos está experimentando en Extremadura una reconversión, ganando batallas al aparato en algún que otro territorio de la Comunidad, donde la presencia de militantes, activistas y miembros de la sociedad civil que tienen claro que la valía de Podemos como partido se halla en los principios fundacionales, puede volver a hacer de la organización morada una herramienta útil para la mayoría social. Existen estos y muchos otros, inabarcables, igual de importantes e igual de necesarios para construir una alternativa transformadora aquí y en el resto de regiones. Si nos centramos en lo que nos une y establecemos la radicalidad programática como eje vertebrador de nuestras luchas -luchas que, de un modo u otro, tienen el mismo causante: capitalismo y neoliberalismo-, estoy convencido de las posibilidades de transformación social.

Relacionadas

Historia
¿Cuándo nació Extremadura?

Este jueves, 21 de mayo, el colectivo de Guías-Historiadores de Extremadura organiza su VII Café con Historia (virtual) para debatir sobre los orígenes de la región extremeña.


Obituario
Julio, una senda hacia Utopía

En Extremadura, en esta tierra que tantas veces visitó, tanto en público como en privado, Julio deja a muchos huérfanos. Julio no puede morir mientras siga existiendo en el mundo una persona que se levante para decir ¡hasta aquí!

6 Comentarios
#29716 14:19 25/1/2019

La crítica a Podemos Extremadura está justificada en parte, pero es que “quedar absorbido por lo burocrático” tiene más que ver con la lógica institucional que con Podemos Extremadura (que también), aunque Podemos a nivel estatal ha sido experto en alejarse de los movimientos sociales y Errejón en concreto en quitarles poder a sus bases. Quienes no se dejarían absorver son precisamente los que saben que no merece la pena presentarse como enésimo y auténtico representante del pueblo. Más nos convendría asumir que es lo que le pasará a cualquiera que lo intente de nuevo. Ya estamos cansados del discurso de construir mayoría y unidad, en boca de personas que se presentan a las elecciones por su correspondiente partido y solo se mueven en época electoral. Por cierto, era lo que decía el 15M, el "no nos representan" que aquí se cita iba por todos, incluidos unos y otros en Podemos, es un grito contra la lógica partidista. Dicho esto, me parece feo que se diga que los diputados de Podemos no tienen arraigo ni activismo en la región (hay también un diputado que es miembro de Anticapitalistas en la Asamblea por cierto). Cada diputado es un caso diferente, eso ha quedado demostrado, pero por ejemplo Eugenio llevaba años en colectivos en Extremadura, algo que no se puede decir de Anticapitalistas en Extremadura. No deja de ser irónico que se nombre la falta de relación de Podemos con los colectivos sociales. Ni están ni se les espera. Y basta de hablar del 15M desde partidos por favor. Entre todos lo mataron y él solito se murió.
PD: Que conste que nada de esto va por el entrevistado, es una reflexión sobre lo dicho.

Responder
0
1
Yo estuve alli 2:08 25/1/2019

El problema que tenemos en nuestrs región es un gobierno que dejo de ser obrero hace muchas decadas, un partido que esta amansado por los lobys, gobierno que hace parches para resolver problemas a corto y no es capaz de tener propuestas ambiciosas para generar trabajo de calidad en la region, y evitar el éxodo de gente joven y formada a otros paises o regiones, como es mi caso, les falta voluntad y valentia politica para cobrar los impuestos a quien realmente tiene el dinero, y no como estan haciendo en la actualidad, que la elevada presion fiscal recae sobre sus propios votantes, tenemos un sistema de cotizacion de sellos agrariis que es vergonzoso, que nos condena a la pobreza con nuestro propios recursos. Un sistema ferreo que el mismo gobierno que esta en la actualidad, colaboro en el desmantelamiento de la infraestructura del ferrocarril, siendo pepe blanco ministro de fomento el que nos tomo el pelo y no presento el proyecto del eje 16, seguimos gobernados por los hijos y nietos de antiguos militares franquistas, hoy vestido con el traje de democrata y partido obrero, con respecto al proyecto podemos tiene que hacer autocritica puesto que ha cometido errores importantes, criticaban mucho a el regimen del 78 y han acabado haciendo lo mismo, para que la izquierda se una, cada partido tiene que renu nciar algunas pretensiones, y fijar objetivos comunes , de lo co trario lo succecido en la comunidad vecina , acabara por extenderse por el pais como una plaga. Es ahora cuando tenemos que unirnos de lo contrario sera tarde, un gobierno que va a llorar ante el papa en el vaticano, o incluso un gobierno que es mas monarquico que ka propia monarquia, el debate esta en la calle, la gente quiere un sistema republicano y no una monarquia, eliminacion del acuerdo con la santa sede, dos de las instituciones que se chupan nuestros impuestos, y depues para educacion, pensiones, sanidad universal y de calidad, inversion en i+d no hay, lo que no pasa en nuestra region, nos pasa porque estamos dormidos y tenemos lo que nos merecemos, miren el caso frances de los chalecos amarillos, se echaron a la calle y consiguieron lo que buscaban, el gobierno frances dio marcha atras.tomemos ejemplo

Responder
1
0
#29672 25:06 24/1/2019

Es de agradecer la nitidez en los planteamientos y la sinceridad defendiendo los mismos. Bendita crítica si viene acompañada de argumentos, benditas diferencias. Lo penoso del asunto es que algún carguito de la nueva política seguro que estará indignadísimo, dolidisimo de que la gente diga lo que piensa. Triste proceder y triste futuro el de quien solo tiene oídos para el elogio, para la ovación cerrada. Bienvenida la gente joven que dice lo que piensa.

Responder
9
0
#29655 22:24 24/1/2019

Una exposición muy clara ,un desarrollo inteligente que busca la unidad como meta final que cambie el equilibrio de fuerzas . Sorprende su capacidad para ver la situaciones devenidas , exponer su problemática y aportar acertadas soluciones . España necesita jóvenes como él . Magnifica entrevista . Gracias por tu coherencia y compromiso .

Responder
12
0
#29637 19:00 24/1/2019

Gran artículo. Gran persona. Esperanza se escribe con j de juventud. Ánimo

Responder
13
0
#29630 18:06 24/1/2019

Qué alegría ver a jóvenes con ideas transformadoras y ganas de luchar. En cuanto al contenido de la entrevista comparte parte de ella y otra disiento. Es ciertos que Podemos está mutando o ha mutado rápidamente a muchas prácticas de vieja política, pero creo que tb es cierto, que de esas prácticas no libra Podemos en otros territorios donde dominan dígamos otras corrientes ni en parte de los colectivos sociales. Creo que solo unas bases organizadas y exigentes pueden evitar una deriva a prácticas verticales y camarillas

Responder
15
0

Destacadas

América Latina
Destinos inciertos: el covid-19 deja en situación de emergencia a millones de migrantes en América Latina

En situación de calle, bajo el sol en la ruta, abandonados o detenidos en las cárceles de frontera. El covid-19 expulsa a miles de migrantes latinoamericanos que, sin trabajo ni vivienda, emprenden distintas travesías agobiados por el hambre y el miedo.

Migración
Los barcos de rescate humanitario exigen a Italia que ponga fin al bloqueo

Mientras el mar Mediterráneo continúa sin barcos civiles de rescate humanitario, el Kurdi y el Aita Mari llevan más de tres semanas paralizados por la Guardia Costera italiana, que alega “deficiencias técnicas” y no permite zarpar a los buques. 

Desigualdad
Ingreso mínimo vital, la última red de protección

El Gobierno pospone al viernes 29 de mayo el anuncio del ingreso mínimo vital, ante la expectación de miles de personas que esperan poder cobrarlo. Ayer a última hora se modificaba el borrador para incluir a las comunidades autónomas en la gestión de esta herramienta. 



Coronavirus
La teoría de la conspiración que se hizo tan viral como el covid-19

La creencia de que la tecnología 5G está relacionada con la expansión del coronavirus, surgida como una teoría de la conspiración en foros y redes sociales, lleva propagándose por la red desde enero, pero no atrajo la atención de los medios hasta principios de abril, cuando un ataque a una antena de telefonía móvil en Birmingham dejó sin cobertura de red móvil a uno de los hospitales de la ciudad británica.

Coronavirus
En primera línea de la lucha contra el virus

Radiografía de una jornada con el Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid y el Hospital de la Princesa.

Últimas

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.


Coronavirus
¿Una buena oportunidad?

Cuando finalice la epidemia, nuestros gobiernos seguirán con su dinámica habitual, la de gestionar el funcionamiento de la máquina-mundo capitalista e intentar atenuar diariamente sus daños colaterales.

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.