Comunidad de Madrid
Cristina Cifuentes dimite como presidenta de la Comunidad de Madrid

Dos frascos de crema hurtados en un centro comercial han puesto fin a la agonía de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que renuncia tres años después de acceder al cargo.

Cifuentes TFM
Cifuentes, durante su comparecencia para explicar en Pleno las irregularidades en torno a su máster. David F. Sabadell

publicado
2018-04-25 12:04

No habrá recepción en la Comunidad de Madrid el 2 de mayo. Cristina Cifuentes ha anunciado su dimisión poco antes del mediodía del 25 de abril. La agonía de la ya expresidenta de la Comunidad de Madrid ha durado exactamente 21 días desde su comparecencia en la Asamblea. Tres semanas de huida hacia adelante en las que Cifuentes se ha desvanecido como figura honorable y ha decaído hasta el baúl en el que se encuentran los protagonistas de la historia bizarra de la política española.

La presidenta ha denunciado una "campaña" contra su persona. Ha reconocido que la grabación es real, que se tomó en 2011 cuando estaba siendo "espiada" por actores que no ha querido concretar. Cifuentes ha defendido que se llevó de manera involuntaria dos tarros de crema "por error". Acto seguido ha anunciado su voluntad de no seguir al frente de la Comunidad. Cifuentes ha dicho que "renuncia" al cargo pero no ha aclarado si seguirá siendo diputada en la Asamblea y, por tanto, aforada, una condición importante para las investigaciones del Caso Lezo. 

El episodio más chusco de su carrera, el que ha precipitado su caída, tuvo lugar hace ahora siete años. El 4 de mayo, la entonces número dos de la Comunidad de Madrid —gobernada por Ignacio González— adquirió sin pasar por caja dos botes de crema antiarrugas. Siete años después ha sido Ok Diario, medio de comunicación vinculado al PP, quien ha destapado la secuencia de Cifuentes en el cuartito de seguridad del centro comercial que está junto a la Asamblea de Madrid. Y a partir de ahí, la sátira ha servido para amenizar la espera de lo que ya se sabía, que el tiempo político de Cifuentes, señalada desde finales de marzo por la falsificación de un máster de derecho autonómico, había acabado.

Herencia envenenada

Nacida en 1964 en Madrid, Cristina Cifuentes maduró políticamente en un partido destinado a la concreción de un proyecto específico para Madrid desarrollado por el equipo formado en torno a Esperanza Aguirre a comienzos de los años 2000. La premisa número uno de ese club de inspiración neoliberal fue beneficiar a los amigos —entendiendo y poniendo en cuarentena el significado del concepto amistad—. La estructura básica, un triunvirato formado en torno a Aguirre, compuesto por Ignacio González, Francisco Granados y Alfredo Prada, hoy salpicado en la guerra entre clanes populares por presuntas facturas falsas en el caso del campus de la Justicia.

Comunidad de Madrid
Cristina Cifuentes y el fin de fiesta del PP de Madrid
Aguirre, Granados, González y ahora —posiblemente— Cifuentes. Ninguno dimitió por lo que se les imputaba en los casos que han puesto nombre —Gürtel, Lezo, Púnica— a aquella fiesta en la que se convirtió la Comunidad de Madrid gobernada por el PP.

La trayectoria de Cifuentes ha estado ligada a la Comunidad de Madrid, de donde no ha salido desde mayo de 1991. 27 años en la Asamblea, con un pequeño lapso entre 2012 y 2015, un parlamento en el que lleva más tiempo que los propios ladrillos, ya que el edificio de Entrevías donde se realizan los plenos fue inaugurado en 1998.

De maduración lenta, la carrera de la expresidenta se cimentó en su nombramiento como delegada de Gobierno en enero de 2012. Había pasado medio año del episodio con las cremas que ha precipitado su caída. Su estrella estaba en alza. Aguirre dejaba paso libre en la Comunidad en septiembre de aquel año. Su sucesor, Ignacio González tenía los meses contados. El caso Gürtel, destapado en 2009, iba a carcomer el proyecto del PP. Los casos Púnica y Lezo, desde comienzos de 2018 unidos en un mismo sumario, descartaban cualquier proceso de regeneración entre los clanes enfrentados que sostuvieron a Aguirre. Pero Cifuentes consiguió sobrevivir políticamente durante tres años.

El 21 de marzo, ElDiario.es publicaba una información que ha terminado con su carrera. La justificación en sede parlamentaria, en la que Cifuentes mintió, fue seguida de una batalla política por reorganizar la política madrileña. La presidenta era un bulto sospechoso, pero PP y Ciudadanos tenían que pactar una solución a la crisis, a un año de las elecciones, y con la figura de Ángel Gabilondo amenanzado la envenenada entente del centro-derecha en la Comunidad. 

En su comparecencia, Cifuentes ha defendido una solución de continuidad ante la posibilidad de que se realice la moción de censura en la Comunidad, una moción auspiciada por "la izquierda radical" de Gabilondo, que Podemos ya anunció que secundaría. 

Relacionadas

Ayuntamiento de Madrid
Adiós a quien te enseña tus derechos
El Ayuntamiento de Madrid ha sacado a concurso el Servicio de Orientación Jurídica Municipal. Supone una privatización del servicio
Comunidad de Madrid
Díaz Ayuso es investida por las tres derechas en Madrid

Tras la película de terror vivida hoy en la Asamblea de Madrid, el proyecto de PP y Ciudadanos echa a andar con la perspectiva de ser inicialmente un instrumento que desarme la posibilidad de un Gobierno central basado en una coalición de centro izquierda.

Comunidad de Madrid
La tercera generación de aguirristas llega a la presidencia de la Comunidad de Madrid
La primera sesión de investidura de Isabel Díaz Ayuso muestra su vinculación con el proyecto de Esperanza Aguirre y el empeño del PP de hacer de la Comunidad de Madrid el eje de su oposición a Pedro Sánchez.
9 Comentarios
Blake 21:48 27/4/2018

Primero quisieron manchar con el caso Pesmir Trading a diferentes traders pero sobretodo a Fernando Martínez Gómez Tejedor quien para el momento estaba fundando el Partido Tecnócrata junto con su Fundación Fernando Martínez, es lamentable que hablar mentiras de otros sea el arma política de un Partido que se hace llamar popular ya que sólo se fundamentan en el chisme para actuar

Responder
0
0
#14822 16:55 25/4/2018

Con qué alegría te digo ADIÓS, Cifuntes, ladrona a 360 grados. Pero eso no es suficiente. Quizá el vídeo de Inda salga por regalo de Villarejo. La derecha sigue reajustando el presente. La derecha seguirá coordinando la agenda mientras que nosotros no salgamos a plantarles cara en las plazas. PP dimisión.

Responder
4
2
#14831 19:11 25/4/2018

Has errado el tiro. A esta prenda se la carga FAES, o sea Aznar. Aznar ES Ciudadanos. Mejor ir espabilando.

Responder
3
0
#14810 14:47 25/4/2018

Oh! Que pena! No va a haber recepción el 2 de mayo. Esa fecha tan señalada. Cuando el pueblo de Madrid se levantó contra los malvados gabachos al ver llorar al infantito.

Responder
6
1
#14808 13:58 25/4/2018

No entiendo que dimita. Esa crema no llevaba coca, como la de Feijoo.
https://diegoebarros.files.wordpress.com/2013/04/1364668018_534577_1364669009_album_normal.jpg

Responder
9
0
#14807 13:39 25/4/2018

De cajón!!!. Tarde o temprano a la oveja se le conoce ...

Responder
2
2
Ramón 12:32 25/4/2018

Tras el intercambio de navajazos entre facciones del PP madrileño (Cifuentes denunciando los robos del aguirrismo en la Ciudad de la Justicia, los de Aguirre contraatacando con el vídeo de Eroski) la derecha sigue controlando el tinglado mientras reajusta sus fichas: Ciydadanos evita votar con los "bolivarianos", se mantiene la ley del suelo, la privatización de la sanidad, etc. y solo está en discusión si C's conseguirá quedarse con gran arte del voto derechista. O sea que alegrías, pocas.

Responder
13
0
#14812 15:35 25/4/2018

Cuando el sabio señala a la luna la izquierda tricornio se queda mirando el dedo.

Responder
4
0
#14829 18:05 25/4/2018

Por la cara, queda evidenciado que el sistema guarda mierda para generar pactos de silencios mafiosos y se anda hablando del máster y el mercadona

Responder
5
0

Destacadas

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo
Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.