Centros sociales
La Yaya le gana el pulso a Desokupa

Los dos vigilantes de seguridad contratados por Desokupa abandonan el control de acesos al centro social.


publicado
2017-10-25 18:57:00

“Hemos ganado esta batalla, aunque sabemos que aún no se ha ganado la guerra”, exclaman con cautela desde el centro socio cultural La Yaya, ubicado en Argüelles. Este medio día, a la 1h, los dos vigilantes de seguridad que, desde el pasado 17 de octubre, controlaban los accesos al espacio, contratados por la empresa de desalojos extrajudiciales Desokupa, se han ido. “Nos han dado la mano y nos han dicho que esto les había superado”, relata uno de los participantes en la asamblea del centro social.

La Yaya abrió sus puertas a finales de septiembre. Después de mantener conversaciones con la propiedad del local, a cargo de una empresa administrada por Jorge Iglesias Domínguez-Macaya, sobrino del cantante Julio Iglesias, el 11 de octubre recibieron la visita de Desokupa, contratada por la propiedad para desalojar el espacio al margen de la legalidad. Desokupa comenzó una campaña de presión que comenzó primero con sobornos y con un ultimátum para que dejaran el espacio el día 12 de octubre y siguió, el 11 de octubre, con la contratación de la empresa de seguridad Team Security Europe para impedir que entrara nadie en el centro social. Desde el centro social presentaron una querella contra Desokupa y contra la propiedad del local por coacciones, que está pendiente de admisión.

Ayer, la escalada de presión continuó con el tapiado de la única ventana del espacio con paneles de aluminio. Esa misma tarde, desde La Yaya se hizo un llamamiento. “La asamblea decidió demostrar que no nos iban a adrementar, que el desgaste no iba a ser solo por nuestra parte. Fuimos y entramos cantando “Bella Ciao”. Los vigilantes de seguridad estaban sentados y no se dieron cuenta, y cuando vieron que estábamos entrando en el centro social ya pasaron”, relatan desde la asamblea del espacio.

Hoy, los dos vigilantes han decidido abandonar la puerta de La Yaya. “Nos han dicho que tengamos cuidado, que no creían que esto se haya acabado”, explican desde La Yaya. La representante de la propiedad ha explicado en redes sociales que "la propiedad se ha rendido porque es inasumible mantener 24 horas a dos vigilantes de seguridad privada más tiempo".

Según afirman, la intención del centro social es reanudar las conversaciones con la propiedad, que hasta ahora no hay constancia que haya presentado una querella por usurpación. Pero por lo pronto su prioridad es “recuperar fuerzas”. Para ello ya han organizado actividades para este fin de semana: un concierto acústico de canciones tradicionales con violines el sábado y una merienda y poesía para el domingo.

Relacionadas

Centros sociales
La Ingobernable saca pecho ante la amenaza de desalojo

El centro social madrileño celebra su segundo aniversario con una velada de conciertos y actividades. La jornada ha incluido una manifestación para pedir su permanencia como infraestructura básica para el centro de la ciudad y los movimientos sociales de la región.

Centros sociales
Luz para el Eko: el centro social que quiere ser la isla ecológica de Carabanchel

El centro social ESLA Eko lanza una campaña de micromecenazgo para ser autosuficiente energéticamente mediante la instalación de paneles solares en su azotea.

1 Comentario
#1637 7:18 26/10/2017

Buenos dias!
Disculpen,pero la empresa Desokupa no tiene vigilantes de seguridad,no es personal de seguridad habilitado por el Ministerio del Interior,son personas que trabajan para esa empresa.Gracias.

Responder
0
2

Destacadas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

La Rioja
Desacuerdo entre el PSOE y Podemos en La Rioja
El gobierno de La Rioja sigue bloqueado tras una reunión in extremis entre Podemos y PSOE la víspera de la nueva votación ¿Qué ha pasado en La Rioja?
Biodiversidad
Apicultura intoxicada: agricultura, biodiversidad y plaguicidas

Es indispensable escuchar el reclamo de las organizaciones ecologistas que piden el compromiso político de todas las formaciones para reducir al 50% el uso de plaguicidas en 2023.

Últimas

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.