Desokupa tapia las ventanas del centro social La Yaya

La propiedad ha intentado forzar el desalojo afirmando que el espacio estaba en peligro de derrumbe, lo que ha sido descartado por los bomberos que han visitado hoy el centro social.

CSO La Yaya tapiada
Cerrajeros, acompañados por personal de Desokupa, tapian la única ventana de La Yaya.

publicado
2017-10-24 14:25:00

Esta mañana, varios operarios de Cerrajeros Express, acompañados por la empresa de desalojos Desokupa, han llegado al centro social La Yaya, en Argüelles, para tapiar las ventanas del inmueble, “la única vía de comunicación con el exterior”, explica el colectivo en redes sociales, que señala que, de esta manera “impiden la entrada de comida y bebida” en el centro social “ante la pasividad de la policía”. 

El tapiado de las ventanas se ha realizado después de que la propiedad del inmueble, una empresa administrada por el sobrino de Julio Iglesias, intentara forzar su desalojo alegando que estaba en peligro de derrumbe. Según explican desde el centro social, durante la instalación de las placas en la ventana, los cerrajeros y Desokupa han agredido a uno de los jóvenes del centro social.

“Es un intento a la desesperada para intentar desalojar el inmueble sin que haya un procedimiento judicial”, explica a El Salto Diego Redondo abogado del centro social, quien señala que los bomberos, que han entrado para inspeccionar el local, han constatado que no existe peligro de derrrumbe. “Los bomberos han dicho que está en perfectas condiciones y [la policía] no va a desalojar a nadie”.

El centro social La Yaya abrió sus puertas a finales de septiembre en un local que, según confirman asociaciones como Somos Barrio, llevaba más de 20 años sin uso.

El pasado 11 de octubre, la empresa de desalojos extrajudiciales Desokupa visitó el espacio, dando un ultimátum para que los jóvenes que lo ocupan lo abandonaran antes de las 12h del día siguiente o lo desalojarían “a su manera”.

Finalmente no se presentaron hasta el 17 de octubre, acompañados de dos vigilantes de seguridad privada que continúan allí desde entonces, a pesar de que en el inmueble tiene su residencia uno de los jóvenes que participan en el colectivo del centro social.

El pasado viernes, desde La Yaya convocaron una manifestación que terminó en el centro social, consiguiendo hacer un relevo a las personas que, desde el 17 de octubre, permanecían allí.

Según confirma Redondo, desde el centro social han presentado una querella en el Juzgado de Instrucción número 44 de Madrid por coacciones contra Desokupa por mantener el control de accesos en el edificio a la que ahora añadirán la agresión sufrida durante el tapiado de la ventana. En concreto, han denunciado a Daniel Esteve, administrador de Desokupa y quie esrá coordinando la actuación de esta empresa de desalojos extrajudiciales en La Yaya, y al administrador único de la sociedad propietaria del inmueble,  Jorge Iglesias Domínguez-Macaya. También han solicitado la identificación del resto de participantes de Desokupa y de los guardias de seguridad privada para que sean también llamados a proceso como querellados.

“La policía parecía entender hoy que teníamos derecho a entrar en el edificio, pero de repente ha cambiado de opinión y han dicho que, hasta que no decida un juez, los vigilantes de seguridad privada tienen derecho a estar ahí”.

Por el momento, el abogado afirma que no tienen constancia de que la propiedad haya presentado denuncia por usurpación del inmueble. “Quieren conseguir sus fines por la vía de los hechos”, concluye.

1 Comentario
#19383 17:46 25/6/2018

Alucinante, son un Principio de violencia que si no se para terminará muy mal. paso algo así en los años treinta con el sindicato libre de la patronal. Son un grupo de matones que lo único que harán es generar violencia, y como antes, tarde o temprano llegará Durruti y Ascaso y Garcia Oliver, y si no otros. LA HISTORIA SIEMPRE SE REPITE Y MÁS AÚN CUANDO NO SE CONOCE

Responder
0
0

Destacadas

Democracia participativa
E-democracia: la innovación democrática que no termina de arrancar

Varios países han avanzado mucho en la participación ciudadana a través de mecanismos de e-información, consulta y toma de decisiones. Sin embargo, sus expertos alertan de la dificultad de implicar a la ciudadanía en herramientas que pueden hacer de dique ante la progresiva reducción a lo representativo de la política institucional.

Global
Pierre Rousset: “La globalización neoliberal no es una herencia de Mayo del 68, sino de nuestra derrota”

Pierre Rousset, uno de los protagonistas de Mayo del 68, activista hasta el día de hoy, miembro de la Cuarta Internacional y especialista en los movimientos de lucha asiáticos, habla sobre los éxitos, derrotas y herencias de 1968.

Trabajo doméstico
Empleo abre una puerta a que las trabajadoras domésticas reduzcan su brecha de cotizaciones en 2019
El ministerio estudiará las propuestas de las trabajadoras domésticas para aumentar sus tramos de cotización un mes después de que una enmienda en los Presupuestos retrasara la equiparación plena a la Seguridad Social hasta 2024.
Partidos políticos
Casado, nuevo presidente del PP
El vicesecretario de comunicación del PP se impone a Soraya Sáenz de Santamaría en las primeras primarias del Partido Popular.

Últimas

Deportes
Ahora Madrid y la remunicipalización simulada de los polideportivos público-privados

Alegando el mantenimiento de los puestos de trabajo —que continúan precarios— y la ficción de colocar un administrador público al frente de cada entidad, el ayuntamiento simula una inexistente remunicipalización de servicios en cinco polideportivos municipales.

Arte
Una artista denuncia al director del CAC de Málaga, que ya fue señalado por “abuso de poder”
La artista plástica Marina Vargas ha interpuesto una denuncia contra Fernando Fernando Francés, director del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC).
Falsos autónomos
Huelga indefinida en Sueca tras la inspección que declara Servicarne falsa cooperativa
Inspección alega que la empresa principal en la que prestan servicios ha utilizado los servicios de Servicarne para evitar la contratación directa de las trabajadoras.