Estudiantes de Granada organizan una "urna, grande y libre" en apoyo a Cataluña

Un grupo de estudiantes de Ciencias Políticas y Sociología montan una enorme urna de cartón en el vestíbulo de su facultad para solidarizarse con el pueblo catalán. La acción se suma a la oleada de muestras de apoyo a la democracia en Cataluña que se ha producido por todo el Estado.

Acción Granada Catalunya
Estudiantes de la UGR frente a la urna construida en solidaridad con el pueblo catalán

publicado
2017-10-06 10:53:00

Desde el comienzo del conocido como procés catalán, este nos ha dejado, hasta ahora: una consulta, un referéndum, un "pas al costat", la desaparición de Unió, la aparición de Barcelona en Comú, cantidades industriales de sentencias del Tribunal Constitucional y sobre todo fábricas en China trabajando a pleno rendimiento para hacer frente a la tremenda demanda de esteladas para vestir balcones. Sin embargo, lo que había sido un debate concentrado en el territorio catalán ha crecido tanto que ahora se ha desbordado, empapando al resto de España. Las fábricas chinas están de enhorabuena porque ahora también visten balcones de rojigualdas. Además, hemos visto concentraciones de lo más variopintas que iban desde los gritos de unidad y respeto a la ley hasta entonaciones del Cara al Sol.

Paralelamente a las manifiestaciones en favor de la unidad del estado, también se ha despertado en otros sectores de la población el impulso de mostrar que no hay un discurso único al respecto de la independencia en el Estado español y tomar partido en la pelea "Ley versus Democracia", apostando por la segunda. Ejemplos de ello fueron las manifestaciones que se produjeron el 1-O, que en Granada se saldó con cargas policiales.

A estas acciones se suma ahora la última acción de la Asamblea de Estudiantes de Sociología y Ciencias Políticas de la UGR. Esta asamblea, formada por un grupo de alumnos que se unieron el curso anterior para combatir el inmovilismo estudiantil en la ciudad, ofrece resistencia a las políticas implantadas en materia de universidad pública desde que Rajoy llegó a la presidencia.

La acción desarrollada en el hall de la facultad ha consistido en elaborar colectivamente una caja enorme de cartón con el mensaje "urna, grande y libre" parodiando el lema franquista. Según cuenta Miguel, uno de los integrantes de la asamblea, se busca "reivindicar el derecho a decidir de los pueblos de España". Pretenden que su acción sea colaborativa entre todos los alumnos de la facultad ya que "se intenta promover que los estudiantes muestren su solidaridad con la represión que se produjo el 1-O". Por eso hay espacio en los laterales de la urna donde se pueden poner expresiones de apoyo y opiniones que ya contiene mensajes que critican la brutalidad policial, piden diálogo o muestran la fraternidad entre Andalucía y Cataluña. En opinión de los organizadores, la Universidad de Granada no está acostumbrada a este tipo de performance. "La UGR no tiene vida política" señala Mateu, otro de los miembros de la asamblea al cual esta acción le toca de cerca al ser catalán. Afirma que un miembro del Decanato de la facultad les ha reprochado que "no podíamos usar el hall aunque sea de todos, justo por ser de todos" y que "era una buena idea pero que estorbaba". Pese a esto, la asamblea de estudiantes no contempla retirarse ni el decanato ha hecho amago de impedir que continúe la urna y en principio permanecerá ahí el máximo tiempo que sea posible.

La gestión que el presidente Rajoy ha hecho del procés, y sobre todo el impacto internacional de la represión del referéndum alegal del 1 de octubre, parece haber servido para legitimar el relato independentista en Cataluña pero también ha provocado que una parte de la población en el resto del Estado ya no se sienta representada y se crezcan los relatos contrarios a los del gobierno en algunos lugares en los que antes era impensable. Esta parece ser la opinión de Mateu, preguntado si cómo catalán le sorprendía que se hiciera una reivindicación como esta en una facultad andaluza. Para el estudiante "en vistas de la represión que hubo el 1 de Octubre no me sorprende. Si no hubiese habido esa represión sí que me sorprendería".

2 Comentarios
Olga 19:31 14/10/2017

Muchísimas gracias, Granada!! ❤️

Responder
2
0
Catalana en Islandia 18:33 9/10/2017

Gracias!!!!
Hoy soy granadina!!!!
💛💛💛💛💛💛💛💛

Responder
3
0

Destacadas

Audiencia Nacional
La Audiencia Nacional declara nulos los estatutos de OTRAS
Las demandas de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y la Plataforma 8 de Marzo de Sevilla argumentaban que contar con un sindicato supondría reconocer como lícita la actividad del proxenetismo.
Refugiados
El duro invierno de las personas solicitantes de asilo
Los solicitantes de asilo dependen de las redes de solidaridad ante una administración que dificulta cada vez más su acceso a derechos
Violencia machista
Mapa: todas las concentraciones contra la violencia machista para este 25N
Cerca de 100 marchas recorrerán este domingo las calles con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Cambio climático
Eléctricas e industrias extractivas lideran el aumento de emisiones en España

La economía española aumentó un 2,6% sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2017 respecto al año anterior, con 344 millones de toneladas.

Opinión
Quemar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para abonar una nueva agenda común global
5

Una minoría creciente de los movimientos sociales creemos que estamos frente a una auténtica crisis sistémica y global o, para ser más exactos, ante una civilización fallida en fase de colapso. ¿Cómo debe ser la agenda para afrontar el futuro?

Últimas

África
África: el ascenso del imperialismo de las fronteras

Más de un siglo después del originario Reparto de África, los líderes europeos están imponiendo hoy nuevas formas de colonialismo en el continente, en forma de controles fronterizos militarizados.

Pobreza
La Renta Mínima como Campo de Batalla
Los cambios en los criterios en la tramitación de los procedimientos relacionados con la RMI se traducen en mayores barreras burocráticas
Libertad de expresión
España indemnizará con 8.000 euros a un activista del centro social Casas Viejas que denunció torturas
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a España por vulnerar la libertad de expresión del activista, que fue condenado al denunciar en rueda de prensa que sufrió torturas durante el desalojo del centro social de Sevilla.