Centenares de personas boicotean el Festival de Cine de Elche por la participación de Israel

La ciudadanía ilicitana mostró su apoyo al pueblo palestino y su rechazo al “lavado de cara” del Estado de Israel en la inauguración del festival de cine independiente más antiguo del País Valencià.

La participación de Israel en el Festival de Cine Independiente de Elche lleva a la protesta de la ciudadanía ilicitana
La participación de Israel en el Festival de Cine Independiente de Elche lleva a la protesta de la ciudadanía ilicitana El Salto País Valencià

publicado
2018-07-14 12:00:00

El Festival Internacional de Cine Independiente de Elche (FICIE) abría ayer sus puertas, pero al hacerlo se encontró con éstas bien custodiadas. Unos dos centenares de personas acudieron a la convocatoria de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) para mostrar su rechazo a la participación de Israel y al nombramiento de este Estado como país invitado en su 41 edición.

Los días previos a la inauguración, la indignación de la sociedad civil ilicitana fue notable en las redes sociales. El anuncio de Israel como país invitado al festival coincidió con la intervención del Ejército israelí en la franja de Gaza ante la manifestación del pueblo palestino por el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén, asesinando a 65 personas e hiriendo a más de 2.500. La protesta, que se había iniciado el 31 de marzo, se saldó con 130 palestinos muertos y cerca de 15.000 heridos. 

Ocupación israelí
Israel masacra a decenas de palestinos en Gaza

Más de 40 palestinos muertos y 2.000 heridos es el balance provisional tras la represión por parte del Ejército israelí de una manifestación en Gaza en protesta por la inauguración de la embajada estadounidense en Jerusalén.

Durante días, BDS intentó contactar con la organización del festival de cine sin éxito, por lo que convocó a la ciudadanía a boicotear el festival en apoyo al pueblo palestino. También el premiado documentalista valenciano David Segarra rechazó su participación en el FICIE a modo de protesta por la presencia de Israel. Aunque él no pudo acudir a la concentración, su madre —también integrante de BDS— lo hizo en representación suya: "Mi hijo no quiso poner su cortometraje al servicio del sionismo, no pudo estar presente en un evento financiado por una embajada de Israel; un Estado criminal que está masacrando a un pueblo".

Manifestantes Elche FICIE
Dos centenares de persona participaron en la concentración convocada por BDS en la inauguración del Festival de Cine ilicitano El Salto País Valencià

La comunidad musulmana de Elche, colectivos y activistas se ubicaron en la entrada, desde una hora antes a la apertura, con banderas, carteles y fotografías que denunciaban la situación del pueblo palestino. Las demandas eran claras: “No a la financiación de eventos que enriquecen un ejército que constantemente mata, secuestra y viola los derechos humanos; no a la ayuda de un ejército que nos asesina”.

La presencia de los protestantes funcionó como elemento disuasorio y la convocatoria fue calificada como un éxito por BDS: en su primer día de festival, y según ilicitanos que suelen asistir al evento, el aforo no alcanzó ni la mitad de lo usual. Muchos de los asientos habilitados en el Parc del Xocolater permanecieron desocupados toda la noche, y alguno de los ciudadanos de Elche que iban a acudir al festival declinaron atravesar sus puertas o se sumaron a la concentración.  

Durante horas, los gritos de los manifestantes resonaban allá donde se proyectaban los cortometrajes. Sólo en el momento del rezo y en la lectura del comunicado se guardó silencio. El texto, firmado por varias organizaciones políticas, exigía a las instituciones solidaridad con el pueblo palestino: "Ni el cine ni la cultura pueden mantenerse impasible ante lo que está sucediendo en Palestina".

Relacionadas

Movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS) a Israel
La dignidad de Ahed Tamimi llena València

El martes la activista palestina Ahed Tamimi y su familia abarrotaron el teatro el Micalet. Fuera se quedaron cientos de personas a las que la activista decidió salir a saludar. Invitada por el BDS local, la adolescente y su familia han recibido un caluroso homenaje en el que han presenciado una muixeranga y han escuchado unas albaes.

Movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS) a Israel
Entrevista a David Segarra, documentalista
El documentalista que va rebutjar la seua participació en el Festival de Cinema d’Elx per la presència d’Israel explica els motius que li van portar a fer-ho.
Movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS) a Israel
Entrevista al documentalista David Segarra
El documentalista que rechazó su participación en el Festival de Cine de Elche por la presencia de Israel explica los motivos que le llevaron a hacerlo.
3 Comentarios
#20421 16:59 14/7/2018

Este país trilero tiene lo que se merece.. en unos años todos con burka. Si Rajoy era nefasto, el que hay ahora es un fantasma de la peor calaña. Españoles, estamos de enhorabuena, de verdad, vamos mejorando.

Responder
2
16
#20444 1:39 15/7/2018

España siempre mejorando.. Y mas rica con más culturas y la burka es una libertad de creencia.. Mientras la gente se mueve por sentimientos humanos apoyando a niños y mujeres que merecen vivir en paz se puede sentir que en el mundo hay todavía esperanza y gente buena y aun podemos respirar comodos ...viva la justicia

Responder
4
2
Humano normal 6:46 15/7/2018

De donde se ha escapado este señor, con miedos de pelicula

Responder
1
0

Destacadas

Municipalismo
El último asalto de la Comisión Europea a los ayuntamientos

Una nueva directiva europea pretende que la Comisión Europea tenga la última palabra en las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

Militarismo
"Se quiere impulsar el culto al militarismo"
Entrevistamos a Edgard Vega y Quique Sánchez, activistas e investigadores del Centro de Estudios por la Paz J.M Delàs.
Feminismos
Miles de personas se concentran frente al Parlamento de Andalucía en defensa de los derechos de las mujeres

En el mismo momento que Juan Manuel Moreno leía su discurso de investidura, más de ciento cincuenta colectivos feministas provenientes de todas las provincias andaluzas se han movilizado a las 12 horas frente a la sede parlamentaria en Sevilla. 

Música
Laibach: cuando Bertolt Brecht trolea a Leni Riefenstahl

Las herramientas de Laibach son versiones grotescas y marciales de éxitos pop, himnos nacionales y un repertorio propio que bascula entre lo altisonante, lo ridículo y lo majestuoso.

Masculinidades
Gillette y la mercantilización de las masculinidades

El anuncio de Gillette sobre las masculinidades tóxicas ha levantado airadas críticas y pasiones, pero la campaña abre también el debate sobre la cooptación y mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades por parte de grandes empresas.

Feminismos
Movilizaciones en todo el Estado tras la primera sesión de investidura

Los lemas #NiUnPasoAtrásenIgualdad y #NuestrosDerechosNoSeNegocian se han trasladado de Andalucía a un centenar de ciudades en todo el Estado para mostrar el rechazo al acuerdo del PP con Vox para investir a su candidato en Andalucía.

Últimas

Feminismos
Un siglo después del asesinato de Rosa Luxemburgo, ¿vuelven los Freikorps?

En el centenario de la muerte de la teórica revolucionaria sale a la luz un escándalo en el ejército alemán que recuerda a las unidades paramilitares de voluntarios que acabaron con su vida.

América Latina
Bolsonaro y López Obrador, dos estilos para gobernar las grandes potencias de América Latina
1
Con pocas semanas de diferencia Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador asumieron la presidencia de sus países, Brasil y México, las dos mayores economías latinoamericanas.
Minería
Contra la megaminería, el pueblo iluminado

Surge poco a poco, sin hacer ruido, pero cuando una minera pone el pie en tu municipio, ya no hay vuelta atrás. O estás con ellos o estás contra ellos.

Agricultura
Falta de mano de obra en el campo: un cuento más viejo que un arao
2

La alerta sobre la falta de mano de obra local es una campaña de marketing pagada por una parte de la patronal agraria para penetrar en la opinión pública y reducir su resistencia mental a la precarización del trabajo en el campo.