Amazonía
Greenpeace lleva la catástrofe del Amazonas al corazón de la UE

La organización ambientalista despliega una pancarta de 30 metros sobre la fachada de la sede de la Comisión Europea para denunciar su “complicidad” con los incendios de la región amazónica.

Greenpeace Incendios Amazonia UE Bruselas
Activistas de Greenpeace en la sede de la Comisión de la UE en Bruselas denuncian la complicidad de esta en los incendios de la Amazonía. Foto: Johanna de Tessieres / GREENPEACE
11 sep 2020 10:50

Greenpeace ha señalado esta mañana directamente a la Unión Europea como “cómplice” de los incendios que están devastando la Amazonía, principal pulmón verde del planeta. Lo ha hecho con una acción de protesta en la que activistas de la ONG defensora del medio ambiente han escalado la sede de la Comisión Europea en Bruselas y han desplegado una pancarta de 30 metros sobre la fachada con una imagen de los fuegos y la frase “Incendios del Amazonas, Europa culpable”.

La organización denuncia que el consumo europeo de productos que impulsan la deforestación convierte a la UE en cómplice de la situación, así como de otras formas de destruir la cubierta verde amazónica. Con motivo de la posible nueva ley para reducir la contribución de la UE a la deforestación actualmente en estudio, un centenar de organizaciones sociales y medioambientales se han unido para exigir que los productos que provocan la destrucción de los bosques se mantengan fuera del mercado comunitario.

Amazonía
Los incendios del Amazonas, camino de alcanzar el desastre de 2019
2020 podría ser aún peor para la Amazonía que 2019, un año en el que la deforestación en la región aumentó un 85% respecto al año anterior.

“Al comprar carne, soja para piensos y otros productos de las zonas deforestadas, Europa es cómplice de la destrucción de la Amazonía y otros ecosistemas, lo que provoca más cambio climático y nos expone a pandemias como la covid-19”, denuncia el portavoz de la Campaña de Bosques de la ONG, Miguel Ángel Soto. “Los europeos deberíamos poder ir a la compra sin correr el riesgo de estar comprando productos relacionados con la destrucción de los bosques o con los abusos de los derechos humanos. Necesitamos una legislación europea fuerte para garantizarlo”, continúa.

Dos segundos, un campo de fútbol menos de bosque

Como denuncian los ecologistas, cada dos segundos el planeta pierde una superficie de bosque similar a la extensión de un campo de fútbol, y es la expansión agrícola la responsable del 80% de esa situación, con la soja, la carne de vacuno y el aceite de palma como principales inductores de esta destrucción.

La UE es responsable, para los ecologistas, del más del 10% de la deforestación mundial mediante su consumo de carne, productos lácteos, soja para la alimentación animal, aceite de palma, cacao y miel.  En concreto, con datos de 2014, la UE registró el 41% de las importaciones globales de vacuno, del 25% del aceite de palma y del 15% de soja. España destaca especialmente en el consumo de soja para alimento de animales destinados al consumo humano y la explotación láctea, así como de aceite de palma.

Amazonía
Vázquez Pumariño: “Somos nosotros quienes estamos impulsando la quema de la Amazonía”

La soja de la Amazonía alimenta el ganado de las macrogranjas en España, cada vez más numerosas y con más exportaciones a Asia. El consultor ambiental Vázquez Pumariño tiene clara la responsabilidad de Europa y Estados Unidos en los incendios de la Amazonía.

El Estado español es, después de Holanda, el principal país de la UE en importaciones de soja brasileña, con el 21,3% de las importaciones. También es, con el 22,6% de las importaciones, el principal destino dentro de los países de la UE de soja argentina. La mayoría de estas importaciones de soja tienen como destino la fabricación de piensos para la ganadería industrial. “Respecto al aceite de palma, España es el primer importador de la UE de aceite de palma procedente de Indonesia (el 31,9% del total de la UE). y el tercero procedente de Malasia (el 15,5% del total de importaciones de la UE)”, denuncia Greenpeace. Entre julio de 2019 y junio de 2020 España fue el cuarto país importador de carne de vacuno de Brasil dentro de la Unión Europea, con el 8,7% del total. 

La posible legislación que haga frente a esta situación en la UE está actualmente en consulta pública, como parte de la Estrategia de Biodiversidad de la Comisión Europea. La consulta pregunta cuáles son las medidas que deben adoptarse para reducir la contribución de Europa a la destrucción de los bosques. Desde las organizaciones ecologistas piden una ley fuerte que asegure “que nada de lo que se venda en Europa esté vinculado a la destrucción de bosques y ecosistemas o a abusos de los derechos humanos relacionados con ellos, ya que las medidas voluntarias y las promesas de las empresas han fracasado hasta ahora“.

Ayer mismo el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) publicaba el informe Planeta Vivo 2020, en el que se destaca que las poblaciones de vertebrados en las regiones tropicales del continente americano las poblaciones de vertebrados se habían reducido en un 94% entre los años 1979 y 2016.


Relacionadas

Amazonía
Los incendios del Amazonas, camino de alcanzar el desastre de 2019
2020 podría ser aún peor para la Amazonía que 2019, un año en el que la deforestación en la región aumentó un 85% respecto al año anterior.
Amazonía
La Amazonía, en llamas y fuera de control un año más

El número de focos es solo un 8% menor al registrado el verano anterior, cuando tuvo lugar una oleada de fuegos que supuso una catástrofe medioambiental de proporciones planetarias.

Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: agricultura urbana, autonomía alimentaria y huida de las ciudades

“La incertidumbre es diferente si estamos organizados y nos apropiamos de nuestros territorios en los barrios”, dicen en las asambleas reunidas en cabildos territoriales en Chile. “Sabemos cuidar la vida, mientras el Estado no tiene la menor idea”. Nueva entrega de la serie Movimientos en la pandemia, elaborada por el periodista y analista Raúl Zibechi.

0 Comentarios

Destacadas

La semana política
Protestar a pie

La crisis sanitaria en la Comunidad de Madrid es la última estación del proyecto neoliberal del Partido Popular. El Gobierno central asume la represión de las protestas pero plantea en los medios de comunicación su desacuerdo con el confinamiento parcial.

Multinacionales
Circulen, solo es otro caso de puertas giratorias
De todos los integrantes del último Gobierno de Rajoy, apenas dos años después de la moción de censura que lo expulsó de La Moncloa, no falta nadie por colocar.
Migración
La gente del norte no viene en patera
Said hizo el trayecto Tánger-Algeciras en los bajos de un autocar; su objetivo, igual que el de la mayoría de sus amigos de infancia, era llegar a Barcelona.
Cine
El barrio de ‘La Haine’ que dejó de ser ‘El odio’

Quien quiera encontrar los decorados de la película francesa La Haine (El odio) en el barrio de La Noé, donde fue rodada hace más de 25 años, tiene por delante una tarea importante de imaginación: lo que en otro tiempo fue un barrio donde la policía entraba con antidisturbios y gas lacrimógeno hoy es un espacio renovado y agradable donde sus habitantes intentan capear los problemas entre barbacoas con los vecinos y apoyo mutuo.

Brigadas Internacionales
Jordi Martí-Rueda: “Negar la palabra al fascismo no es un ataque a la libertad de expresión, es un acto de ética elemental”

En su último libro Brigadistes. Vides per la llibertat el historiador Jordi Martí-Rueda recupera la historia de sesenta personas que, procedentes de todo el mundo, decidieron plantar cara al fascismo imperante desde 1936. 

Últimas