Accesibilidad
El rally de Sevilla para las personas en silla de ruedas

Una de las pruebas más duras para los vehículos de cuatro ruedas es el Rally Dakar. Para las personas que utilizamos una silla de ruedas -manual o eléctrica- nos basta con salir por las calles de Sevilla para realizar nuestro rally particular.

23 nov 2018 10:00

Quien escribe este texto, a pesar de poseer enormes limitaciones físicas a causa de su enfermedad y tener que depender de su madre y su padre para absolutamente todo, soy una persona muy activa a la que le gusta salir y realizar muchísimas actividades. Sin embargo, como usuario de silla de ruedas, me encuentro cada día una gran falta de accesibilidad, reflejada en las numerosas barreras arquitectónicas que hay en la capital hispalense, que me impide hacer mi vida en igualdad de condiciones que el resto de los habitantes de la ciudad.

Consciente de esta gran problemática decidí salir por Sevilla con mis padres, tal y como suelo hacer algunos fines de semana. Esta vez fuimos a dar un paseo por el parque de Magallanes, inaugurado el 18 de mayo de este año 2018, para comprobar si su grado de accesibilidad era el adecuado: según la legislación todo espacio o edificio público de nueva construcción debe de ser totalmente accesible.

Cuando llegamos allí nos encontramos con la sorpresa de que el parque está construido en una pendiente descendente constante del 6%. Para una persona que camine puede parecer muy poco, pero para alguien que va en silla de ruedas es una montaña rusa. Es más, creo que fue allí donde se desgastaron los frenos de mi silla porque mis padres tenían que estar cogiendo el freno constantemente para que no me diera un baño inesperado en el río. Tan solo existe una zona plana en el principio y en el final de la nueva zona verde de la Cartuja, tal y como la ha bautizado el gobierno local.

Accesibilidad parque Sevilla 3

Otro de los obstáculos que encontré fue que, para bajar a la parte final del parque, tuve que dar un enorme rodeo porque el acceso principal para descender está repleto de escaleras. Parece que al arquitecto encargado de diseñar el parque y a los técnicos municipales de urbanismo se les olvidó que en ese lugar también tenía que existir una rampa. Pero como a las personas con movilidad reducida nos cuesta menos esfuerzo que a los demás desplazarnos, nos obligan a recorrer casi todo el parque para poder llegar a su zona inferior.

Al Ayuntamiento se le ha olvidado informar de que el parque no es apto para personas en silla de ruedas.

Fue bastante complicado llegar para mis padres. Yo voy sentado y no hago ningún esfuerzo, aunque sí pasé un poco de miedo: al no haber una superficie plana la silla de ruedas iba inclinaba durante todo el trayecto y parecía que iba a volcar. Al salir del parque me fijé en el cartel informativo que hay en la entrada y que indica que está prohibido utilizar monopatines, jugar a la pelota o ir en bicicleta. Sin embargo, al Ayuntamiento se le ha olvidado informar de que el parque no es apto para personas en silla de ruedas.

Es inconcebible cómo el consistorio de la capital hispalense pasa por alto las legislaciones y normativas, tanto estatales como autonómica, sobre accesibilidad. En este caso particular he podido comprobar, de primera mano, que se incumplen numerosos artículos del decreto andaluz de accesibilidad 293/2009, el cual regula las normas para la accesibilidad en las infraestructuras, el urbanismo, la edificación y el transporte en Andalucía. También se infringe la legislación en esta materia, que estableció el 4 de diciembre del pasado año 2017 como fecha límite para que todos los espacios y edificios fueran accesibles, además de indicar que las nuevas construcciones desde el 2013 deben de ser accesibles para todas las personas.

Accesibilidad parque Sevilla 2

Lo peor de todo es que, con esta falta de aplicación de las normativas de accesibilidad, se está vulnerando el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con diversidad funcional. Desde luego, lo que no se le puede negar a la nueva zona verde y lúdica de la Isla de la Cartuja con el nombre de Fernando de Magallanes, es que quien se dé un paseíto en silla de ruedas por el parque va a vivir una gran aventura, tal y como hizo el propio marino portugués.

Relacionadas

Accesibilidad
No, Badajoz no es una ciudad accesible
Cualquier salida por pequeña que sea desde su domicilio es, para las personas con discapacidad motora, una auténtica prueba de obstáculos
Personas con discapacidad
Me llamo Nerea y no soy discapacitada
El punto de partida para conseguir la deseada inclusión es que toda la sociedad utilicemos un lenguaje inclusivo donde se ponga énfasis en la persona.
0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.