Referéndum del 1 de octubre
Épica y picaresca en el polígono, Nou Barris

El colegio Tomás Moro de Canyelles (Barcelona) escondió las urnas de votación en el referéndum del 1 de octubre. Un vecino y activista del barrio narra en qué contexto tuvo lugar la acción. 

Arnau Montserrat
3 oct 2017 14:10

El domingo bajamos desde Collserola a juntarnos con cientos de personas y defender las urnas en nuestro barrio, Canyelles. Vale, Nou Barris no es la cuna del independentismo que digamos.

Como dicen en El Salto, el "distrito con más desahucios de Catalunya y acento andaluz" prioriza otras luchas, por no hablar del abundante voto a Ciutadans o el PSC. Y encima, Canyelles en concreto arrastra la fama de ser el barrio con menos vida asociativa de la zona. Por todo ello, ha sido aún mas emocionante ver tanta gente y los gritos en castellano, "esto con Franco, si pasaba!", tan lejos de un supuesto esencialismo indepe.

Han sido horas de épica y picaresca en el polígono. Grande ver a tanta gente reconociéndose al calor de la auto-organización. Grande la patente diversidad de orientaciones de voto. Grande la determinada entrega desde las cinco de la madrugada, esas "tardes libres" que según Jorge Riechmann son la argamasa de la democracia. Grande la chica de las CUP, casi sola, poniendo orden con calma y desparpajo.

Grandes las colas bajo la lluvia, los selfies ante la mesa electoral. Cierto, ha habido desobediencia institucional y choque de legalidades, pero también ha habido una titánica autoorganización popular. Y grande también la picaresca de barrio, con unas urnas bien escondidas y otros llenas de votos falsos, anzuelo que los nacionales han picado para nuestro regocijo.

Casi me deshidrato de tanto llorar todo el día. Pero no ha sido miedo ni tristeza, era la alegría del empoderamiento. A nosotros casi no nos ha tocado leña, ni siquiera cuando empujábamos a los pitufos hacía atrás a gritos. Pero sentir esa comunidad política pasajera en la piel ha sido como tocarse un músculo desentrenado y gozar de toda su potencia latente. Hay líneas rojas, pasos atrás en la frágil convivencia de nuestras sociedades hacinadas, que muchos no estamos dispuestos a permitir. No estamos solas. No se si es suficiente, pero es mucho mejor que nada.

No se si ahora toca una DUI por coherencia, unas elecciones por estrategia o un proceso constituyente para ensanchar esta potencia "organizante" aún más hacía lo social. En cualquier caso, seguirá siendo necesario convencer, persona a persona, situación a situación. Y ahora será mas fácil. En una mano, lo visto desde los balcones, la represión mas burda acreditada por los medios internacionales.

En la otra, las leyes tumbadas por el poder judicial del Estado que presagian la utilidad de la independencia (o de cualquier otra forma de re-encaje que sea realmente soberana). Me refiero a las leyes contra el fracking, por el impuesto a los bancos, por la celebración de referéndums, por la renta básica garantizada, etc. Todas ellas paralizadas o demolidas.

Y tres reflexiones:

1- Los dedos rotos, las agresiones sexuales, el ojo vaciado.. las tripas se revuelven ante toda esa violencia. Pero la mayor de las violencias recae en la prohibición misma del voto. Si hubieran venido con amable profesionalidad a "arrancar cebes", ¿hubiera sido distinto en esencia? Negar la posibilidad de la política, del diálogo, de la resolución de conflictos, del voto directo, es profundamente violento, haya sangre o no haya sangre. Y esta es hoy la lógica de Estado. No solo del descarnado machirulismo del PP, también del PSOE en su infinita doblez, desde que empezó a recortar en el congreso el Estatut del 2006 hasta la "responsable" adhesión de Pedro Sanchez del domingo.

2- Cada vez se pone mas en cuestión el cómodo y reduccionista discurso del choque de burguesías corruptas y nacionalistas. Sin negar su parte de verdad, la creciente amplitud del apoyo social al independentismo en Catalunya refleja un acuerdo estratégico, también "desde abajo". Es cierto, Catalunya no es mas pobre que otros territorios de la península, mas bien lo contrario. Por eso, aun con picoletos en el puerto, me resulta incómodo hablar de "relación colonial". Cierto también que peores aún son las servidumbres hacia la Troika, los acuerdos de libre comercio, la OTAN o los conglomerados mediáticos. Pero todo eso no niega la desinversión, la recentralización y la negación de derechos políticos básicos que está sucediendo en este país. Si los catalanes desobedecemos, no es solo para transformar nuestro territorio, sino para hacer frente a las deficiencias, por decirlo suavemente, de la democracia española.

Amigos equidistantes, porfa, superad ya la pantalla de "la burguesía catalana manipulando por TV3", mi admirado Julio Anguita incluido. Los catalanes no somos idiotas, entendemos la geometría variable de las alianzas si esas nos permiten lograr objetivos. No por ello olvidamos la represión de los mossos contra el multireferéndum o en el "setge al parlament", ni las "retallades" ni la corrupción. Pero ya que este no es un conflicto entre iguales, ¿nos permitís un poco de pragmatismo estratégico? Al fin y al cabo, no solo luchamos por esperanzas constituyentes, también defendemos derechos básicos; ¿o aún no está claro que el derecho de autodeterminación forma parte de ellos?

3- Hay una lucha por el relato de los datos del referéndum: ¿ha votado suficiente gente? ¿cuántos votos han sido robados? ¿qué pasa con los del 'no'? ¿ha habido garantías? ¿De quién es responsabilidad si no han sido suficientes? Pero a mí me domina otro interrogante: ¿todas las voces valen lo mismo? La duda ofende, ya lo sé, pero no es gratuita. Estos días, como sucede en todas las luchas de la historia, un ejército de personas anónimas ha trabajado durante días, clandestinamente, para distribuir el material electoral. Muchos más han pasado horas sin dormir para defender las urnas. Y aún muchas mas han ido a votar a pesar de la lluvia, los vídeos dantescos, el lavado de cerebro mediático, las amenazas del Estado.

En contraposición, los que no nunca han luchado por defender los derechos que disfrutan, los que no se organizan con sus vecinos y ni siquiera están dispuestos a ejercer la más barata de las herramientas democráticas, que es votar un domingo (sea "legal" o no), ¿merecen tener la misma cuota de poder político? Estoy cansado de un paternalismo de izquierdas según el cual “la mayoría silenciosa”, ignorante, asustada o cómplice, no da para más. No, la información es hoy mas accesible que nunca, así que la responsabilidad es cada vez mas compartida. Todo mi amor por quienes la ejercen.

Relacionadas

Criminalización y castigo en cuarentena
Daniel Gallardo y los muros de España

Daniel Gallardo cumple ocho meses en prisión preventiva a la espera de su juicio. La Fiscalía pide para él seis años de cárcel por un supuesto ataque a un policía durante una concentración en Madrid en apoyo a los condenados por el Procés.

Militarismo
La conflictividad en el mundo aumentó un 244% en la pasada década y seguirá creciendo tras el covid-19
El Índice de la Paz Global muestra una evolución negativa. Se han incrementado las tensiones como consecuencia de la desigualdad y los conflictos armados. Los investigadores advierten de que la crisis económica derivada del covid aumentará los niveles de violencia en todo el mundo.
Catalunya
Matar al periodista

Las 50 agresiones policiales contra periodistas documentadas durante las protestas en Catalunya hacen pensar en una estrategia coordinada para silenciar lo que ocurre en las calles.

4 Comentarios
#565 2:49 4/10/2017

y el paro general de hoy, ni te cuento... esto se desborda amig@s, aprovechémoslo! Cada uno desde su lugar pero con una mirada común.

Responder
2
0
matriouska 24:42 3/10/2017

Que magnífica historia. Llena de dignidad, de semi-clanedestinidad, de resistencia civil pacífica. Enhorabuena !

Responder
8
1
Iñigo Arispe 23:34 3/10/2017

No viví la Unidad Popular de Salvador Allende en Chile, pero he leido, escuchado y reflexionado sobre aquel momento, al final y durante años, tan doloroso. Aquel periodo ha quedado grabado en la mente de millones de libertarios del mundo. Hoy, más de cincuenta años después, aquella alegría e ilusión, de todo un pueblo, la veo igual en los catalanes que defienden sus derechos civiles. Solo puedo imaginar, sentir, desear, soñar, que este proceso revolucionario continuará de forma pacífica y que se será el comienzo de un camino de libertad, fraternidad, respeto y solidaridad. Un proceso humano donde el bien común sea el motor del bienestar de las personas, de los catalanes.
Esperadnos en el camino porque saldremos a vuestro encuentro.
Adelante. Ahora sí. Es el momento.

Responder
10
0
#554 22:37 3/10/2017

Lo mejor que he leído en días de leer sin parar sobre lo mismo. Mi más sincera enhorabuena, mejor explicado es imposible. Y lo dice un madrileño que vive en Alemania, al que las las fronteras le producen un rechazo infinito y las banderas le dan urticaria, pero que tampoco le da el mismo tipo de urticaria la de Estados Unidos que la de Palestina. Por supuesto que no. Pues eso, que gracias por este texto, precioso y necesario para vivir en un mundo mejor. Viva la revolución.

Responder
11
0

Destacadas

Racismo
Un estallido antirracista en medio de la pandemia
La ola antirracista que ha desbordado ciudades en todo el mundo bebe de mareas preexistentes: una memoria múltiple de violencias policiales que quedaron impunes, años de resistencia contra el racismo institucional que dicta la exclusión de una parte de la población, y la conciencia de las clases trabajadoras racializadas de su condición desechable en las lógicas capitalistas. 
Sanfermines
San Fermín: una mundanidad imposible

Por primera vez las fiestas de Iruñea se han suspendido por motivos sanitarios, ya que el coronavirus es incompatible con el roce del festejo.

Cuando volvamos a encontrarnos
Vivir en las ciudades más afectadas por el coronavirus

Esperanza Balaguer y Javier Abella residen en dos de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Desde Nueva York y San Pablo, comparten su experiencia como emigrantes en medio de la crisis del covid-19.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Ley Trans
Confluencia Trans exige una ley estatal que garantice la autodeterminación de género
Una treintena de colectivos integrados en Confluencia Trans se movilizan en Madrid por los derechos de las personas trans y para que se apruebe la normativa que garantice la autodeterminación de género.
Costas
Contra el hotel de La Tejita y su mundo: rastros de una lucha ganada

Las que aquí hablan son solo unas pocas voces de las miles que gritaron en La Tejita. El texto bien podría ser anónimo. Esperamos recoger parte del sentir común.