Manuel Trinidad: "Extremadura será un pueblo desarrollado y mirará de cara al progreso cuando no se avergüence de su cultura ni de sus tradiciones"

Torrencial, caótico, sugerente, entusiasta. Hablamos con Manuel Trinidad, el bibliotecario de la Facultad de Derecho de la UEx que quiso ser antropólogo para seguir las huellas inmateriales de la muchas veces despreciada cultura extremeña. Su Biblioteca Virtual de Extremadura se ha convertido en un referente ineludible para reconstruir el fragmentario legado documental, fotográfico, sonoro y lingüístico de nuestra tierra.

Manuel Trinidad1

publicado
2018-11-10 10:02:00

¿De dónde surge la idea de una biblioteca virtual extremeña?
Dada mi profesión de bibliotecario, la idea nace en el año 2001, a partir de la creación de la página web de la Biblioteca de la Facultad de Derecho de Cáceres, en la que comencé a incluir sumarios de revistas científicas de Derecho, pues era una herramienta imprescindible para los investigadores, dado que antiguamente esta información se consultaba solo encuadernada en fotocopias. Una de las revistas que teníamos era la Revista de Estudios Extremeños, decana de las revistas de nuestra región y que se publica de manera ininterrumpida, nada menos, que desde 1927. Por ello, decidí incluir todos los sumarios en la red. A partir de ese momento empecé a recibir numerosas peticiones en relación a sus artículos, que atendíamos como hacemos con cualquier otra petición sobre publicaciones de nuestro fondo hemerográfico. Al fin y al cabo, es una de las principales funciones de mi profesión, localizar y facilitar documentación digitalizada a cualquiera que nos la solicite.

Más tarde, el Servicio de Bibliotecas de la Universidad de Extremadura se integró entre los colaboradores de Dialnet, proyecto de la Universidad de la Rioja pero en la que participan toda la red de bibliotecas de las universidades de España y otras del mundo, que ya dispone de millones de artículos de publicaciones científicas en lengua hispana y portuguesa de España y América, referente fundamental para cualquier investigador, con lo que ya mi proyecto de incluir sumarios en la página web de la Facultad de Derecho no tenía ningún sentido, y se cerró.

Los propios extremeños tampoco tenemos una gran conciencia regional, y algunos piensan que ni falta que hace (porque es mejor ser universal)

Pero, para entonces, ya me había dado cuenta de que existía en la red una gran carencia de contenidos extremeños, por lo que, de manera particular, decidí crear una web específica dedicada a nuestra región llamada Paseo Virtual por Extremadura, con panorámicas en 360º fotografiando diversos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, y dentro de ella incluí la Biblioteca Virtual Extremeña, a la que transferí todos los sumarios que tenía en la web de Derecho. Por otra parte, empecé a subir artículos completos digitalizados de la Revista de Estudios Extremeños gracias a que Lucía Castellano, que es la directora del Centro de Estudios Extremeños, me dio autorización para hacerlo. Afortunadamente, a partir de octubre de 2011, este centro tuvo la feliz idea de incluir en su web toda la revista digitalizada, con lo que sin duda hizo un gran servicio a todos los interesados por nuestra cultura.

A partir de ahí, se incluyeron otras revistas: Revista de Extremadura, Alcántara, Ars et Sapientia, Piedras con Raíces, Saber Popular, etc... y diversos monográficos, es decir, colección de artículos digitalizados de un tema en concreto: Dialectología extremeña. Fuero del Baylío. Trashumancia. Emigración. Literatura. Música. Tradición oral. Arquitectura vernácula, etc.

¿Qué es la Biblioteca Virtual Extremeña (BVE)?
Buena pregunta y compleja, sin duda. ¿Cómo te puedo responder en dos líneas que es un proyecto que se inició hace 17 años y que pasó por diferentes fases? Intentaré tres definiciones:
Un proyecto en solitario que estuvo doce años en la red integrado en la web Paseo Virtual por Extremadura, después estuvo cuatro años desaparecido, de 2013 a 2016, por un gravísimo accidente de tráfico que me pudo costar la vida y, tras mi recuperación, en 2017, decidí resucitarlo (nunca mejor dicho) exprimiendo al máximo todas las herramientas gratuitas que nos ofrece la red: Blogger, Facebook, Twitter, Flickr, Calameo, Dropbox, Issuu, Scribd, Youtube, Soundcloud...

O también podría definirse como la evolución de una web que simplemente tenía unos cuantos sumarios de revistas para convertirse, después, en casi una enciclopedia virtual extremeña donde, a lo largo del tiempo, se fueron incluyendo cientos de artículos digitalizados a texto completo, revistas completas, libros completos... y, al final, llegó a convertirse en un proyecto multimedia global pueblo a pueblo de Extremadura que intenta provocar una inmersión completa en su cultura, facilitando localizar lo escrito sobre su historia, su habla, búsqueda de antepasados, su música, vídeos, imágenes, etc.

Un mero hobbie o una pasión por divulgar a su tierra, en el ámbito propio de su identidad cultural, que se convierte a lo largo de los años en un repositorio digital de contenidos extremeños de acceso totalmente libre y gratuito

Y una tercera manera sería decir que es la iniciativa de un particular, un poco temeraria, seguramente, al no contar con ayudas de ningún tipo; un mero hobbie o una pasión por divulgar a su tierra, en el ámbito propio de su identidad cultural (dado que es una gran desconocida, incluso para los propios extremeños), que se convierte a lo largo de los años en un repositorio digital de contenidos extremeños de acceso totalmente libre y gratuito, pues no hace falta registrarse ni incluir clave alguna.

Incluso en un momento dado, en 2006, hasta publiqué por mi cuenta y riesgo una revista a todo color, en papel, Universo Extremeño, que estuvo en los kioskos con la intención de llegar a todos los públicos, ya que, como sabes, si hacemos un estudio estadístico sobre el uso de las nuevas tecnologías, una parte importante, la de más edad, no las usa. Con esto ya vas entendiendo un poco lo de temerario.

¿Qué materiales contiene?
Está claro que no me lo vas a poner nada fácil en esta entrevista, tenías que haber venido antes a hacérmela. ¿Cómo te puedo resumir los materiales sobre Extremadura que se han incluido en tres lustros? Gigas y gigas de información en todo tipo de formatos: PDF, WORD, JPG, MP3. MP4… y siempre predominando las materias relacionadas con la identidad cultural de los extremeños.

Aunque, como simple ejemplo, recordemos que el primer contenido que digitalicé fue un monográfico sobre el Fuero del Baylío, es decir, investigué sobre todo tipo de artículos y libros, incluso desde Madrid Juan Boza Moreno, nieto de Juan Boza Vargas, que es autor de un libro clásico sobre este tema, me mandó un ejemplar original del siglo XIX que pude incluir completo en la red y que luego doné al fondo antiguo de la Facultad de Derecho. Mucha gente desconoce que Extremadura tiene derecho foral, sí, como Navarra o el País Vasco... ¡Qué cosas! ¿No? Nada menos que existe y está vigente en 19 localidades de nuestra región, como Olivenza, Alburquerque, Jerez de los Caballeros y otras. Si alguien se divorcia en alguna de estas localidades, se enterará de lo que significa el dicho de Alburquerque: “Que lo tuyo es mío.. y lo mío es tuyo”.

Mucha gente desconoce que Extremadura tiene derecho foral, sí, como Navarra o el País Vasco... ¡Qué cosas! ¿No?

El problema es que las instituciones no quieren compilarlo, como sí han hecho otras comunidades con su derecho foral, algo inexplicable cuando es derecho consuetudinario propio de nuestra región y el Estatuto de Autonomía de Extremadura (modificado en 2011, art. 9) obliga a su conservación, defensa y protección. Es decir, se debería crear una ley que delimitara claramente cuándo y cómo se debe aplicar, y no dejarlo al arbitrio de los jueces, como está ahora mismo, pues genera confusión.

Manuel Trinidad
Manuel Trinidad posa con la indumentaria tradicional de los pastores jerteños junto a uno de los chozos de El Torno, Cáceres.

Y, en fin, podrás encontrar miles de artículos, cientos de libros, cientos de canciones, miles de fotografías, decenas de vídeos. Incluso dos secciones que me satisfacen especialmente: una, la hemeroteca de la BVE, que contiene más de 100 revistas relacionadas con Extremadura, con una especial atención a las revistas locales, que son las grandes desconocidas, y datos de gran interés sobre nuestra historia. Ya existen muchas asociaciones culturales en nuestra región que saben lo importante que es poner en valor el patrimonio de sus pueblos. Y otra sección, Raíces Extremeñas, para ayudar a localizar antepasados o amigos del pasado, pues, como sabes, la mitad de la población de Extremadura no tuvo más remedio que emigrar, ya que desde los centros de poder se decidió que debían ser otras regiones las que se desarrollasen. El caso es que familiares y amigos se desperdigaron por todas partes del mundo, por lo que esa página ha facilitado encuentros que me han producido especial satisfacción, cosa que tengo que agradecer a Hispagén, la Asociación de Genealogía Hispana, que en su momento me invitó a incluir mi antiguo foro de Extremadura en sus páginas.

¿Dónde encuentras los materiales?
Las fuentes de donde proceden los materiales son muy diversas. Debo decir que lo que más me interesa son libros de una cierta antigüedad o artículos a texto completo. La propia red está llena de recursos de todo tipo, aunque mucha gente desconoce cómo encontrarlos y ahí es donde comienza mi función. Por ejemplo, las bibliotecas de las universidades de Estados Unidos contienen multitud de libros digitalizados sobre Extremadura del siglo XIX, por lo que son la fuente principal de la sección que denomino Fondo Antiguo de la BVE.

Después está mi propia biblioteca personal, que he ido acumulando a lo largo de estos años, de la que digitalizo directamente los libros. Disfruto especialmente perdiéndome por mercadillos para localizar libros antiguos de Extremadura, descatalogados o de ocasión, ya sea en Cáceres o en otras ciudades como Badajoz, Madrid o Sevilla, que son las que más he frecuentado. También soy cliente habitual de numerosas librerías de antiguo de la red, que me suelen comunicar cuando les entra alguna novedad sobre Extremadura.

Además, mi profesión de bibliotecario me facilita el acceso a recursos bibliográficos de todo el mundo a través del préstamo interbibliotecario, por lo que de esta manera también he localizado obras de interés.

Y, por supuesto, las novedades bibliográficas que incluyo son los propios autores los que me las envían directamente, ya que se van dando cuenta de que la BVE es una potente herramienta de divulgación. En este aspecto, debo agradecer especialmente al cronista oficial de Trujillo y académico correspondiente de la Real Academia de Extremadura, José Antonio Ramos Rubio, su confianza en la BVE, ya que publica multitud de libros sobre localidades de dicha comarca y siempre me los ha enviado, incluso antes de ser presentados oficialmente.

No he recibido nada [ayudas públicas], pero tampoco las he pedido. Además, sería difícil cumplir los requisitos para pedirla

Y también se van convenciendo los escritores de que tampoco se van a arruinar o no van a vender sus libros por ponerlos en PDF, en acceso libre en la red (así están ahora todas las tesis doctorales).  Todo lo contrario, pues llegarán a muchísima más gente de todo el mundo, y a los que de verdad les interese, te garantizo que los quieren tener en papel. En multitud de ocasiones, a pesar de estar la obra completa en internet, me preguntan dónde comprarlo. Ya sabes que es bastante incómodo leer un libro en una pantalla, sobre todo para la gente mayor.

¿Has recibido ayuda pública?
No he recibido nada, pero tampoco la he pedido. Además, sería difícil cumplir los requisitos para pedirla. Ten en cuenta que yo no soy ninguna asociación cultural o una entidad con personalidad jurídica, por lo que, como simple persona física, es complicado encontrar una ayuda que pudiera encajar en este tipo de proyecto. Pero más que ayuda pública, lo que me interesaría es que los contenidos de la BVE pudieran estar integrados dentro de la Iniciativa de Archivos Abiertos (OAI-PMH) que promueve la Unión Europea y que se concretan en EUROPEANA, la biblioteca digital europea que comenzó en 2008. Para que lo entiendas, digamos que la BVE es un proyecto que va por libre, no está dentro del circuito oficial institucional que sería CICONIA, la Biblioteca Digital del Patrimonio Cultural de Extremadura que se nutre de contenidos de diversas bibliotecas públicas de Extremadura. Este material, a su vez, es agregado a HISPANA, que es el recolector de recursos digitales de España procedentes de bibliotecas, museos y archivos, para finalmente ser EUROPEANA la que los recopila todos, para abarcar un radio más amplio de divulgación.

Por ello, los contenidos digitalizados de la BVE no cumplen los estándares para la preservación de documentos, necesarios para la inclusión en repositorios digitales oficiales, dado que no están en los formatos admitidos, como puede ser el PDF/A. Debes pensar que un PDF de un libro puede ocupar 5 megas, mientras un PDF/A ocuparía 60 megas, imposible de gestionar ese tamaño en páginas gratuitas, que es por donde me muevo.

Además, la BVE no está soportada en ningún software específico para administrar colecciones digitales como podría ser DSpace, que es el que utilizan los repositorios digitales universitarios como el propio de la Universidad de Extremadura, que se llama DEHESA. Eso solo lo pueden costear instituciones públicas, yo soy un particular, solo uso recursos gratuitos. En otras palabras, soy una rara avis que ha creado una biblioteca con cuatro retales tomados de la red. No existe biblioteca virtual de ninguna comunidad autónoma de España que no tenga detrás al propio gobierno de dicha comunidad. Es más, alguna que otra vez se han equivocado y me mandan críticas o me piden ayuda, y les aclaro que no soy ninguna institución.

No existe biblioteca virtual de ninguna comunidad autónoma de España que no tenga detrás al propio gobierno de dicha comunidad

Hubo un intento en 2003 de presentar este proyecto a las IV Jornadas de Bibliotecas Digitales celebradas en Alicante, integrando a la BVE en un Sistema de Gestión de Contenidos (SGC) que sería elaborado por el profesor de informática Antonio Polo, de la Escuela Politécnica de Cáceres, fusionándola con otros portales de la Universidad de Extremadura relacionados con el patrimonio extremeño, como el portal Nuestra Música, de Pilar Barrios, de la Facultad de Formación del Profesorado o el portal educativo Interzona, de Eloy Martos, de la Facultad de Educación. Pero al final, por diversos motivos, no llegó a cristalizar.

¿Cómo se desarrolla un proyecto como este en solitario y sin ayudas?
Buena pregunta. Pues con toneladas de ilusión, muchísimo trabajo y más moral que el Alcoyano. Debes tener en cuenta que en este proyecto el tema de los derechos de autor es fundamental. En España, una obra pasa a dominio público cuando han pasado 80 años de la muerte de su autor, y así, por ejemplo, la Biblioteca Nacional de España en 2018 ha comenzado a digitalizar obras de los autores que fallecieron en 1937. Este plazo se reduce a 70 años para los autores que fallezcan después del 7 de diciembre de 1987. ¿Qué te quiero decir con esto? Pues que las instituciones públicas se limitan a digitalizar libros que cumplen con estas condiciones, y yo no. Porque también me interesa poner a disposición de cualquier interesado libros más recientes y, para ello, tienes que realizar un gran trabajo para localizar a los autores o sus familiares y pedirles autorización para subir los libros a la red. Te puedo decir que en el 99% de los casos están encantados con que se puedan divulgar sus obras. Otras veces no consigo localizar a ningún familiar, pero son libros antiguos descatalogados que ya no están a la venta, aunque así y todo, si alguien considera dañado algún derecho legítimo, solo tiene que comunicarlo para que sea retirado inmediatamente de la BVE.

Por otra parte, hay multitud de otros aspectos relacionados con el marketing en red que no puedes descuidar, pues si haces un proyecto y luego no lo visita nadie, tampoco tiene ningún sentido. Por ello, hay una intensa labor publicitaria, siendo básico hacer un estudio previo de a qué tipo de visitante le puede interesar lo que muestras en tu página y a partir de ahí, enviarles información: casas regionales y hogares extremeños del mundo, asociaciones culturales, instituciones públicas, investigadores de diversas universidades, colegios, etc. Y también usar intensamente las redes sociales, que sin duda, actualmente, son el mayor medio de difusión. En fin, que no todo queda en seleccionar algo de interés y subirlo a internet, sino que debe haber un mantenimiento y actualización permanente, incluso atender a internautas que te escriben, si realmente quieres que lo que estás ofreciendo pueda tener éxito.

¿Por qué crees que existe un vacío tan grande en la recopilación y difusión de la cultura extremeña?
Pues no lo sé. A cualquiera de vuestros lectores que le haya apetecido leer esta entrevista, le habrá venido a la cabeza una inquietud evidente: ¿no se supone que un proyecto de esta magnitud, no debería hacerlo un particular, ya que divulga algo tan importante, como es la cultura de nuestra región, y por tanto debería haber sido asumido por instituciones públicas, que son las que tienen los mejores medios y además es su obligación? De esta manera, el proyecto sería mucho mejor, sin ningún tipo de limitaciones, mostrando a Extremadura en toda su espectacularidad y amplitud, que es lo que se merece, pensarán.

La realidad es que si comencé la BVE en el 2001, es por la carencia de estos contenidos extremeños en la red

Y, sin duda, tendrían razón. Al fin y al cabo, proyectos semejantes de otras comunidades de España son asumidos por los gobiernos regionales y su sistema de bibliotecas. Pero la realidad es que si comencé la BVE en el 2001, es por la carencia de estos contenidos extremeños en la red. Así es mi forma de ser, lanzarme a la arena y sin red.

Publicación Biblioteca Extremadura
Una de las últimas publicaciones de la Biblioteca Virtual de Extremadura.

Tengo constancia de que en los últimos años han llegado a nuestra región fondos europeos y de otras procedencias para promover el uso de las nuevas tecnologías, y también impulsarlas en las zonas rurales. Son datos públicos, pero la realidad es que por causas que desconozco no se han visto reflejadas esas importantes inversiones en la presencia de Extremadura en la red. Una causa que me puedo suponer es que internet es como una persona caprichosa, que necesita constante atención, y la mayoría de las veces se crean grandes proyectos anunciados en prensa y tv a bombo y platillo, pero se olvida que algo tan básico como su mantenimiento es esencial. Por ejemplo, una página web sin nadie detrás que la mantenga, la actualice y responda con presteza a cualquier internauta que necesite ayuda, es una página muerta.

Por otra parte, los periódicos de la región e incluso las propias instituciones, con la fiebre de ser Comunidad Autónoma en 1983 y buscar señas de identidad de debajo de las piedras, tuvieron una época dorada de publicaciones sobre Extremadura y su cultura, con diversos coleccionables del diario Hoy relacionados con nuestras raíces y el folklore; también, El periódico Extremadura, con libros de fotografías antiguas y otras materias; o, por ejemplo, colecciones de materiales didácticos que elaboró la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura para ser impartidos en los colegios.

Pero yo no sé qué pasó, que a finales de los años 90 desapareció esta fiebre, no sé si porque nuestros políticos piensan, de manera desatinada, que esto de las tradiciones es decadente o "cosa de viejas", teniendo una fe desmedida en el progreso (que siempre es lo mejor, ya ves, cuando han desaparecido civilizaciones enteras). Ya pensadores como el sociológo alemán Ferdinand Tönnies plantearon lo erróneo de ese paradigma, dado que en el pasado existía "la comunidad", en los pueblos teníamos relaciones interpersonales afectivas, la familia extensa que vivía unida y compartía todos sus problemas en solidaridad, y en cambio ahora, en la sociedad actual, en las grandes ciudades, hemos pasado a las relaciones impersonales y egoístas. Sin duda estamos más solos que en el pasado. Eso sí, con miles de amigos por internet que seguro que ninguno de ellos acudirá a nuestro entierro.

Los periódicos de la región e incluso las propias instituciones, con la fiebre de ser Comunidad Autónoma en 1983 y buscar señas de identidad de debajo de las piedras, tuvieron una época dorada de publicaciones sobre Extremadura y su cultura

Desconozco también si la Biblioteca de Extremadura, como cabecera de todo el sistema bibliotecario regional y que es la que dispone de los fondos regionales más importantes, utiliza todo su enorme potencial para divulgar nuestra cultura. En mi opinión, todas las bibliotecas públicas y municipales deberían tener un rincón, en acceso abierto, con todo su fondo regional y no poner restricción alguna para su préstamo, excepto lógicamente en lo referente al fondo antiguo y libros raros o con escasos ejemplares. Y hacer actividades para convertirse en un auténtico "núcleo irradiador" de todo lo extremeño entre nuestros jóvenes. Y, además, El Plan de Fomento de la Lectura de Extremadura, y sus diversos clubes de lectura dispersos por bibliotecas de toda nuestra región, tiene una gran responsabilidad en este cometido.

Y, por supuesto, hay que entonar un poco el mea culpa. No toda la crítica se la van a llevar las instituciones, que al fin y al cabo promueven lo que demanda la sociedad. Los propios extremeños tampoco tenemos una gran conciencia regional, y algunos piensan que ni falta que hace (porque es mejor ser universal). Curioso que eso lo opine gente que a lo mejor se pasa su vida sin salir de su pueblo o ciudad, y que se supone que sus preocupaciones deberían estar centradas, por ejemplo, en que la carretera que accede a su pueblo esté en condiciones. No sé, ya sabes que los propios extremeños hemos valorado normalmente más lo de fuera que lo nuestro. Fenómeno extraño y peculiar, que no pasa en ninguna región del mundo. Por eso, a veces nos da la impresión a los que intentamos promocionar lo nuestro que: “ponemos escudos, pero nos lanzan flechas desde dentro”.

Incluso en ciertos círculos de la intelectualidad se ve muy mal eso de “mirarse el ombligo” y ser localista, la llamada “cultura de campanario”, que no sé lo que es. A ver si algún día me encuentro con alguno de ellos, cuando tengan un ratino, después de presentar sus libros en Nueva York y Londres, y me lo explican. En cambio, ya dijo uno de los escritores más importantes de la literatura universal, Leon Tolstoi, que “pinta tu aldea y pintarás el mundo, describe la aldea y serás universal”.

En los materiales de tu biblioteca, de alguna forma, está presente una preocupación evidente por la identidad extremeña. ¿Hasta dónde llega esa preocupación?
Bueno, no es que sea la preocupación máxima, es la preocupación con mayúsculas. Debes pensar que es el origen de la misma biblioteca, pues pertenezco a una generación a la que nadie nos enseñó nada de nuestra región en la escuela (ahora parece que tampoco enseñan mucho). La gran mayoría de extremeños fueron conscientes de su propia identidad al irse fuera de Extremadura. Es lo que se llama en antropología "enfrentarse a la alteridad", a la existencia del otro. Es decir, dentro de Extremadura tú no notabas que eras diferente a nadie, todo el mundo hablaba igual, todo el mundo tenía las mismas costumbres en tu pueblo, pero cuando sales de ese entorno y te vas a Madrid, a Barcelona, y no te digo nada si ya es al extranjero, Alemania, Suiza, Holanda... al enfrentarte al otro, te das cuenta de tu propia diferencia, que te miran raro por hablar de manera diferente, por tus comportamientos diferentes, por tu físico distinto. Y aquí llegamos, amigo, al gran drama de los extremeños: en el momento que fueron conscientes de su diferencia, no se sintieron orgullosos de ella o procuraron desarrollarla e intensificarla frente al otro. Todo lo contrario, se avergonzaron, se sintieron inferiores, procurando entonces igualarse a ese "otro" que le miraba raro, para integrarse en su cultura y así ser aceptado, por lo que perdieron su habla, perdieron sus costumbres, perdieron... su alma. Y así fue porque ya la cosa venía de atrás, y lo que les llegó desde pequeños a través de los medios de comunicación, del cine, de sus propios familiares, no es sentirse precisamente orgulloso de nuestra cosas.

Pertenezco a una generación a la que nadie nos enseñó nada de nuestra región en la escuela

Nuestra historia la escribió siempre gente de fuera que, lógicamente, no entendía para nada nuestra cultura, por lo que su impresión siempre fue negativa. Nos trataron como cazurros, como paletos, que no sabíamos ni hablar castellano; que nuestra tierra era un auténtico erial, seca como la mojama, empezando por los apalominados viajeros ingleses del siglo XVIII, continuando por algún que otro cineasta surrealista que creo que hizo un documental sobre las Hurdes y no se le ocurrió otra cosa que elegir Extremadura para representar la miseria que tenía media España en aquella época, estigma que no nos hemos quitado (¡qué raro que no se fuera a su propia tierra, Teruel, que la tenía más cerca y que creo que tampoco nadaba en la abundancia!), y finalizando por los intelectuales y gente ilustre que, aunque nacida en Extremadura, prefirió venderse a los oropeles del poder de Madrid, para medrar y conseguir buenos puestos, en lugar de usar su talento para trabajar por su región, a la que olvidaron.

¿Entiendes ahora, amigo, por qué la identidad es la principal preocupación? Los árboles más frondosos son los que tienen las raíces más fuertes, la tradición no está reñida con la modernidad. Mira Japón, número uno en tecnología mundial y mima con extremo cuidado todas sus tradiciones, todo su pasado, toda su cultura. Si esa, en muchos casos, denostada conciencia regional no la desarrollamos, no habrá nadie que sea “activista de nuestra cultura”. Extremadura será un pueblo desarrollado y mirará de cara al progreso cuando no se avergüence de su cultura ni de sus tradiciones. Debemos estar muy orgullosos de nuestros antepasados, aunque fueran descalzos, porque nos sacaron adelante sin ayuda de nadie.

Por eso es tan importante que aprendamos nuestra cultura e historia, que no tiene absolutamente nada que envidiar a nadie, y se la enseñemos a nuestros hijos. Así conocerán los abusos que sufrieron nuestros mayores y las penalidades que vivieron, para que nunca les olvidemos y les tengamos muy presentes. El amo basa su poder en la ignorancia de su siervo. Si aportamos conocimiento, nunca más un extremeño se dejará pisotear por nadie.

¿Relacionas esa identidad con la falta de una memoria cultural?

Creo que ya he respondido a esta pregunta. Aunque podría añadir que esa memoria cultural es útil si nos hace dar un golpe en la mesa y despertar. Últimamente solo se habla de la famosa recuperación de la memoria histórica en relación con los lamentables sucesos de la Guerra Civil y la dictadura en nuestra región, sin duda, muy importantes, pues todos nuestros seres queridos tienen derecho a tener un descanso digno y no ser olvidados en cualquier cuneta. Pero tenemos que recordar muchas más cosas para que los extremeños salgamos de nuestro aletargamiento y sepamos que hay que luchar por lo nuestro sin que nadie nos diga lo que debemos hacer. Ya pasaron a la historia los tiempos de amos y siervos que nos mostraba Mario Camus en Los Santos Inocentes: “Lo que diga el señorito, que para eso estamos”.

El amo basa su poder en la ignorancia de su siervo. Si aportamos conocimiento, nunca más un extremeño se dejará pisotear por nadie

Te voy a comentar un caso de los que te podría contar miles. Recuerdo a un amigo que me comentó que en los tiempos de Franco se estaba buscando una población en la que hubiera muchos zapateros para construir allí una fábrica que pudiera convertirse en proveedor de todas las botas del ejército. Pues bien, ¿sabes en qué pueblo se pensó? En Torrejoncillo, que históricamente siempre tuvo muchos artesanos del calzado. Pero ¿qué paso? Los terratenientes del pueblo se dieron cuenta de que todos los que trabajaban para ellos en el campo se acabarían yendo a esa fábrica y perderían la mano de obra barata, así que convencieron a las autoridades para que esa fábrica se fuera a otro sitio, concretamente a Calpe (Valencia). Y para allá que se fueron muchos los zapateros de Torrejoncillo. ¿Qué te parece?

Háblanos del estremeñu en tu biblioteca.
Bueno, de los primeros materiales que se fueron incluyendo, fueron todos los artículos científicos que se habían publicado relacionados con el habla popular extremeña: dialecto extremeño, lengua extremeña, estremeñu, castúo, etc., que cada cual lo llame como prefiera. Lo esencial es lo que llevamos hablando en toda la entrevista, darle valor a nuestras cosas y entender que es una herencia muy importante de nuestros antepasados, pues como alguien dijo: “la lengua sale del alma”, es decir, tu manera de hablar es lo más básico de tu propio ser, de tu personalidad, y si lo pierdes, pues ya sabes. Y, además, hay una sección en la BVE, llamada Voz de mi Tierra, con miles y miles de palabras extremeñas que fui recopilando de la red y de todo tipo de publicaciones. Debes tener en cuenta que la base de la cultura de cualquier pueblo es su lengua. Si desprecias su lengua, ya no hay nada que hacer, estás despreciando toda su cultura y cuando desaparece el último hablante de una lengua, su cultura desaparece.

Me molestaba especialmente encontrarme con páginas webs en las que, por ejemplo, ponían palabras de sus pueblos y se reía todo el mundo, les parecían expresiones muy graciosas o las llamaban "palabros" de manera despectiva. Por eso decidí subir a la red todos los documentos científicos sobre este tema, porque es algo muy serio, no es para reírse. Bastante hemos tenido que aguantar los extremeños que se rieran en nuestra cara de nuestra manera de hablar, como para encima reírnos nosotros mismos de nuestros paisanos. 

Me molestaba especialmente encontrarme con páginas webs en las que por ejemplo ponían palabras de su pueblos y se reía todo el mundo

Es tan simple como entender que el español lo hablan más de 500 millones de personas. ¿O es que acaso todas lo hablan igual? ¿Habla igual uno de Valladolid que uno de Cádiz, de Granada, de Badajoz, de Bolivia o de Argentina? Todos hablan correctamente variedades del español. Es falso decir que el modelo es el castellano estándar. Por ello, nunca entendí ese complejo de los extremeños hacia su forma de hablar. Cuando lo que tenemos es una riqueza impresionante. ¿Sabías, por ejemplo, que tenemos más de 50 maneras diferentes de denominar al cernícalo? Y así infinidad de nombres vernáculos de aves.

Tenemos la fala de Xálima en los pueblos de San Martín de Trevejo (mañegu), Eljas (lagarteiru) y Valverde del Fresno (valverdeiru); en zonas de toda La Raya diversos, dialectos del portugués en Cedillo, en Herrera de Alcántara, en caseríos de Valencia de Alcántara, en Olivenza y sus aldeas, que, como todos sabemos, fue portuguesa hasta 1801, y la zona noroccidental de la provincia de Cáceres, es a lo que supongo que tú llamas "estremeñu" o dialecto extremeño, en Tierras de Granadilla, Las Hurdes, Vegas del Alagón, Sierra de Gata. Simplemente, en la reconquista tuvo influencia del asturleonés, que no es lo mismo que el castellano y que Ramón Menéndez Pidal lo encuadró dentro del leonés oriental, junto al cántabro y la palra de la comarca del Rebollar, en Salamanca.

La misma Unesco tiene encuadrado al dialecto extremeño en la lengua asturleonesa, junto al mirandés, el asturiano y el cántabro, con el código SIL: ext, norma ISO 639-3[2]. Se la identifica por acabar los infinitivos en ele (comel, bebel, etc.), cierres vocálicos (perru, liebri, etc) o el uso de pretéritos fuertes (vinon, trajon, etc.). Y eso, actualmente, si afinamos un poco el oído, lo podemos seguir escuchando. Hasta que se acabe de extinguir por completo. Esta forma de hablar está fuertemente estigmatizada como de paletos y analfabetos, por lo que los propios extremeños de la capital se reían de la manera de hablar de esos pueblos. Este es un tema complejo, que está demasiado insertado en la conciencia colectiva de los extremeños y nadie creo que pueda conseguir que eso cambie, por mucho que haya asociaciones que luchen por darle dignidad a esta manera de hablar y que se valore.

jarramplas
Manuel Trinidad posa junto al "Jarramplas", figura emblemática de la cultura popular de Piornal, Cáceres.

Incluso, en el año 2004, me dio por organizar un Congreso Internacional sobre el Patrimonio Lingüístico Extremeño en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres, junto con otros amigos de una asociación cultural, donde acudieron especialistas en dialectología de todo el mundo. Nunca más se ha vuelto a organizar algo así. Ni que decir tiene que esas actas nunca se publicaron porque las instituciones extremeñas no lo consideraron conveniente. En fin...

El archivo fotográfico que has creado es una maravilla. Háblanos de él.
¿Me preguntas por la fototeca de la BVE? Más de 1.700 imágenes entre fotos, pinturas e ilustraciones. Más de 120 autores con sus biografías y en continua ampliación. En 10 meses hemos tenido 640.000 páginas vistas.

En el año 2004, me dio por organizar un Congreso Internacional sobre el Patrimonio Lingüístico Extremeño en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres

Debo decirte para empezar que de ese éxito he sido el primer sorprendido. Ha sido uno de los últimos proyectos que he abordado. Lo comencé en enero de 2018, cuando encontré un soporte gratuito que fuera adecuado para mostrar fotos en todo su esplendor: FLICKR era lo que buscaba. Me llamaba la atención que por toda la red podíamos ver fotos antiguas de nuestra región, la mayoría de las veces de muy mala calidad, y además nunca sabíamos quiénes eran los autores ni la fecha en que se realizaron. También existen muchos pintores importantes que se desconocen sus cuadros, o de siempre alguna pintura nos llamó la atención pero nunca supimos quién la pintó. Como ya podrás deducir, a mí me interesan especialmente los pintores costumbristas. Y, por otra parte, hay muchos grabados, ilustraciones y fotos muy interesantes sobre nuestra región incluidos en libros antiguos, pero nunca los veía nadie. Todas esas imágenes estaban dispersas por la red, por lo que era de muy complicada consulta si alguien realmente las necesitaba.

Por eso decidí reunir todo ese material, organizarlo, estructurarlo, ponerlo a máxima resolución para que luciera bien e incluso retocar las fotos digitalmente para mejorarlas. Quería conocer y divulgar la visión de Extremadura que tenían fotógrafos, pintores e ilustradores de todas las épocas.

Ya sabes que vivimos la época de las prisas, de la impaciencia, como si el tiempo se nos escapara a borbotones y no pudiéramos controlarlo. El concepto de “modernidad líquida” que acuñó el sociólogo Zygmunt Bauman: todo está en continuo cambio, nada se detiene. En el pasado todo era más predecible. Y eso mismo pasa con la información que circula por la redes sociales. No puedes controlar lo que cada uno ve, se consume de manera instantánea, en un segundo. Como pongas más de tres líneas, no te leerá nadie. No pongas un enlace, nadie pulsará en él. No pongas un libro completo, nadie lo leerá. No pongas un vídeo, solo verán los primeros diez segundos. La gente solo ve la foto...

Por eso, recordé la técnica del hipermercado para vender (aunque yo no vendo nada, todo lo regalo) ¿Sabes cuál es? Cuando entras en una gran superficie con miles de productos en infinitos pasillos, lo que quieren vender te lo ponen en la misma puerta, a la entrada, ¿no? Te chocarás con ello sí o sí. Pues me propuse hacer eso, sacar las fotos de los libros que nadie lee, ampliarlas, mejorarlas, ponerles un lazo bonito y colocarlas a la puerta del hipermercado, o lo que es lo mismo, divulgarlo después por todas las redes sociales. Y, voilá, fotos que estaban en libros de los años 50 o 60 y que nadie había visto en su vida, de pronto tuvieron 1.000 reproducciones. Y así se fueron recopilando más de 100 autores, entre pintores, fotógrafos e ilustradores. Y de vez en cuando suelo incluir algún vídeo en youtube mostrando esas fotos. En el marketing digital hay una máxima: diversificar en distintos soportes lo que quieres mostrar potencia más su divulgación.

¿Cuáles son tus objetivos con este proyecto?
Divulgar a Extremadura dentro del ámbito propio de su identidad cultural. Que los extremeños podamos conocer lo que nunca nos enseñaron en la escuela (tampoco se enseña mucho ahora) y tener el ingenuo convencimiento de que mi trabajo pueda aportar, aunque sea un granito de arena, para ayudar a desarrollar esa conciencia regional de la que estamos tan necesitados los extremeños, que quizás en 1983 ni nos creímos que éramos ya una Comunidad Autónoma. Y, de esta forma, conseguir activistas culturales que realmente les preocupe y se impliquen en el desarrollo de su región.

Me propuse hacer eso, sacar las fotos de los libros que nadie lee, ampliarlas, mejorarlas, ponerles un lazo bonito y colocarlas a la puerta del hipermercado, o lo que es lo mismo, divulgarlo después por todas las redes sociales

Estuve hace poco en un curso de verano en la Universidad de Extremadura que debatía sobre el libro ¿Qué nos pasa a los extremeños para estar donde estamos? Lo promovió el presidente del Club Senior de Extremadura José Julián Barriga Bravo, el que fuera director de la Revista Región Extremeña que en 1979 publicara el Hogar Extremeño de Madrid. Pues bien, se quejaba de que en Extremadura no había sociedad civil como en otras comunidades, que nadie se apuntaba a los proyectos sociales. Aunque, claro, ya es indicativo que para unirse al Club Senior hay que tener más de 60 años y que en la misma sala, a pesar de celebrarse el mencionado curso en la Universidad de Extremadura, los jóvenes brillaban por su ausencia.

En nuestra región, por ejemplo, tampoco somos muy dados a manifestarnos. Yo mismo lo comprobé de primera mano cuando intenté promover alguna, pues era el portavoz de un movimiento que se montó en Cáceres contra uno de los mayores abusos bancarios que ha sufrido nuestra región: el famoso asunto de las preferentes y subordinadas. Fíjate, si te están quitando los ahorros de toda tu vida, los de tu familia, los de tus hijos... pero el extremeño tampoco se manifiesta. ¿Por qué otra cosas se va a manifestar? En Cataluña, por la más mínima cosa se planta un millón de personas en la calle ¿Te das cuenta de la diferencia?

Ni que decir tiene que en aquel curso de verano se vio a muy pocos jóvenes, y eso que se celebraba en la universidad. Mi hijo tiene 21 años y no tiene ni idea de nada de su región. Bueno, sí, conoce la bandera, que le regalé el otro día una pulserina. Así que háblale de algo de luchar por ella, verás donde te manda. Por eso es tan importante la educación. Si desde niños no se les enseña a amar a su tierra, a respetarla y a valorar su cultura, no hay nada que hacer. Pues, como todos sabemos, "el corazón no ama lo que el entendimiento ignora". Y añado: "no se cuida ni se lucha por lo que no se ama".

¿A qué crees que se debe el éxito de la BVE? ¿Conoces el número de personas que han visitado tu página?
Cualquier proyecto altruista en el que te dejas el corazón, con toda la ilusión del mundo, muchísimo trabajo y además compartes gratuitamente el producto de ese esfuerzo, no puede nunca fracasar. Cuando alguien entra en estas páginas, se da cuenta de que no se han hecho deprisa y corriendo. Un simple ejemplo es cómo se incluye un libro. El trabajo empieza seleccionando una obra especial, de cierta antigüedad, que muchas veces ni siquiera encontrarás en ninguna biblioteca. Después, con mucho cuidado para no dañarlo, lo escaneas hoja a hoja con un escáner rudimentario y, finalmente, lo subes a la red junto a su portada con un enlace para su descarga. Pero no se queda ahí, también hay que hacer una pequeña investigación para localizar artículos, noticias y vídeos relacionados con ese libro que complementen la información, y se incluyen junto con la propia biografía del autor y su bibliografía.

En el último año, el conjunto de todas las secciones de la BVE han tenido más de un millón de páginas vistas

Por otra parte, en una biblioteca virtual es fundamental el control de las estadísticas para saber si lo que haces interesa o no, e incluso potenciar unos contenidos más que otros en función del número de visitas que recibe. En el último año, el conjunto de todas las secciones de la BVE han tenido más de un millón de páginas vistas. La sección de libros tiene más de 600 páginas vistas diariamente y la fototeca, más de 2.000 páginas vistas diariamente.

El apoyo de la redes sociales es fundamental, con cerca de 4.000 seguidores en Facebook y, desde este año, también en Twitter, con unos 1.000 seguidores. Y un dato curioso. Consultando la procedencia de los visitantes del último mes, no ha sido España, que parecería lo más lógico, desde donde más han entrado, sino desde Estados Unidos. Todo ello indica que la cultura extremeña interesa y mucho, lo que nos demuestra que ya se valoran nuestras cosas. Otro tema diferente es que alguien sepa aprovechar ese valor y proyectarlo para convertirlo en una pieza importante de nuestro desarrollo económico.

¿Tienes algún otro proyecto en mente?
Proyectos siempre hay muchos. Los que nos consideramos activistas de la cultura extremeña no podemos estar parados. Otra cosa diferente es que las obligaciones familiares nos paren un poco los pies, teniendo en cuenta que estos proyectos no suponen ningún tipo de beneficio económico, más bien todo lo contrario. Pero las personas idealistas así somos, queremos cambiar el mundo, hasta que un día tu pareja te da un cachete para que te des cuenta de que es el mundo el que te cambió a ti.

Pero la realidad es que mi mentalidad cambió cuando llegó a mis manos un manifiesto firmado el 4 de junio de 1980 en Guadalupe que había publicado la revista Alminar, titulado "Debemos ganar la batalla por nuestra cultura". En el mismo, las Instituciones Culturales El Brocense y Pedro de Valencia, de las Diputaciones Provinciales de Cáceres y Badajoz en sesión plenaria en el Real Monasterio de Guadalupe, hacían un llamamiento desesperado impeliendo a los extremeños, ya desde el mismo art. 1, pues era su obligación "la asunción, defensa y promoción de la cultura regional". A mí esa frase me llegó bastante hondo. Por eso, desde mi profesión como bibliotecario, pensé que lo mejor que podía aportar a nuestra cultura era realizar una biblioteca virtual, ya que realmente esta creación de una biblioteca extremeña siempre fue el sueño de los bibliófilos e intelectuales de todas las épocas.

Abordar proyectos, y más en Extremadura, es muy complejo. Recuerda lo que dijo el clérigo de Jaraicejo Gregorio Salas ya en el siglo XVIII, y parece que poco ha cambiado: "espíritu desunido domina a los extremeños, jamás entran en empeños, ni quieren tomar partido, cada cual metido en su rincón...". A no ser que pongas un anuncio diciendo que se regala un jamón de Salvaleón para cada uno ¿Me entiendes? Debe haber un grupo de personas con un espíritu altruista, realmente comprometidas con un objetivo común y con una cierta afinidad que evite conflictos para poner realmente en marcha un proyecto que tenga una continuidad y no sea flor de un día, como suele pasar. Eso es casi imposible en los tiempos que corren, muy complicado de conseguir. Vivimos tiempos en que cada cual persigue su interés y tiene poco espíritu colaborativo.

Un proyecto que está en marcha es la creación del grupo en Facebook sobre la Indumentaria Tradicional de Extremadura

Un proyecto que está en marcha es la creación del grupo en Facebook sobre la Indumentaria Tradicional de Extremadura, que aunque a simple vista pueda parecer un simple escaparate para poner fotos de trajes regionales o fotos antiguas, su objetivo es mucho más ambicioso, ya que no es otro que aprendamos a valorar la cultura de Extremadura en todos sus aspectos, ese patrimonio cultural inmaterial que la UNESCO ya se dio cuenta que puede ser un motor de desarrollo para los pueblos. Además, con ello se consigue poner en el lugar que les corresponde a nuestros antepasados y sentirnos orgullosos de ellos, pues a pesar de su vida dura consiguieron salir adelante. 

También es interesante que tanto científicos, folkloristas, artesanos y la gente normal de la calle, que son realmente los depositarios de la tradición y los que deciden si se pierde o continúa, puedan relacionarse sin conflictos y que todos aprendamos de todos. Es otro de los objetivos del grupo. Te sorprendería saber que todavía hay extremeños que se avergüenzan de ver fotos del pasado que muestran nuestra pobreza, ya que, para empezar, en ese primer tercio del siglo XX en ningún sitio de España se nadaba en la abundancia. Pero es que, además, creo que eso no debe avergonzarnos para nada, sino más bien a aquellos que lo provocaron.

Otro proyecto, que en este caso está prácticamente en fase embrionaria (recuerda lo del clérigo de Jaraicejo), sería la recuperación de la Semana de Extremadura en la Escuela. Algo fundamental. Fíjate, duró nada menos que 20 años. La idea la tuvieron un grupo de profesores de Badajoz capitaneados por Miguel Caballero Peña y Francisco Sansón Moreno en 1977, pero de manera sorprendente fue eliminada en el año 1997, en pleno éxito, cuando se hacían concentraciones de miles de escolares. El motivo, al parecer, fue que se iban a transferir las competencias educativas a Extremadura y ya habría asignaturas propias sobre nuestra región.

Y, así, en el año 2002 todos los periódicos abrieron sus portadas, con titulares a bombo y platillo: "Las escuelas se llenarán con contenidos extremeños". Pero la realidad es que en 2018, después de multitud de leyes educativas, cada una de ellas iba eliminando lo de la anterior ("asín" son nuestros políticos). Esto ha hecho que todo aquello quedara en nada, y lo único que se celebra hoy es el Día del Estatuto, el 25 de febrero, por la fecha en que las Cortes Generales aprobaron en 1983 nuestro Estatuto de Autonomía. Y, luego, es muy desigual lo que en cada colegio se imparte sobre nuestra región, dependiendo del profesor de turno y las ganas que tenga. Otro ejemplo. En el año 2010 (no en los 50), los maestros prohibían hablar en la fala en clase a los niños de San Martín de Trevejo, cuando resulta que su lengua materna es el mañegu y allí lo habla todo el mundo, hasta los emigrantes. Y eso que fue declarada en 2001 Bien de Interés Cultural por la Junta de Extremadura. ¿Valió para algo?

En fin, como ya he repetido, la educación es el único camino para que en nuestra región exista en el futuro una sociedad civil comprometida con los problemas y el desarrollo de nuestra comunidad. En caso contrario, ni mil bibliotecas como de la que hemos hablado en esta entrevista valdrán para nada.

Relacionadas

Voces de Extremadura
¿Qué es pasión de vivir?

Con motivo de la representación en el Gran Teatro de Cáceres de Pasión de vivir, el próximo viernes 25 de enero a las 20:30, publicamos este artículo/presentación de la obra del dramaturgo y actor Pedro Eizaguirre, vecino de Sierra de Gata y amigo de El Salto Extremadura. 

Voces de Extremadura
Fede Gerona Plá: “Que Bolsonaro ataque a tu organización te pone en el punto de mira de personas muy peligrosas”

Hablamos con el indigenista extremeño Fede Gerona Plá, un héroe discreto en la inmensidad de la Amazonia. Su labor con la población local, sus reflexiones sobre el etnocentrismo y la colonialidad, la convulsa situación política del gigante sudamericano... La conversación con Fede nos traslada a otro mundo y, a la vez, sentimos la incomodidad de ese otro mundo que nos devuelve la mirada.  

23 Comentarios
Lola Silva 16:30 2/1/2019

Agradecida y encantada haber conocido Biblioteca Virtual.

Responder
2
0
Lola Silva 16:23 2/1/2019

Agradecida y encantada habe conocidoBiblioteca Virtual.

Responder
0
0
Lola 19:51 28/12/2018

Es gratificante conocer personas que trabajan para dar a conocer nuestra cultura.Cada vez se ven menos actuaciones grupos extremeños,los niños desconocen nuestros villancicos,todo lo que nos viene de fuera nos parece lo mejor.¡ Una pena ,! ...

Responder
1
0
AnónimaFrancisco Jiménez 18:08 16/11/2018

Amigo Manuel, enhorabuena por tantos y tantos trabajos que aportas sin descanso a esta Comunidad de todos los extremeños, y por que no decirlo también, de muchos amigos de nuestra querida pero olvidada tierra. Un abrazo

Responder
1
1
Victoria 19:28 12/11/2018

Gracias Manuel Trinidad, por todo tú esfuerzo y trabajo, para que la cultura Extremeña llegue al mayor número de personas.

Responder
0
1
Felipa Puertas 23:12 10/11/2018

¡Hola! Enhorabuena a Manuel Trinidad .
Soy de Puerto Rico y vivo en EEUU. Mi esposo es de Linares. Voy cada año a Valencia. Hace poco empecé a hacer mi árbol genealógico. Comencé por mi ascendencia paterna y los primero ancestro que tengo son mis segundos tatarabuelos. Él de apellido Trinidad y ella de apellido Hernandez.
Mi búsqueda me ha llevado a Extremadura. He pedido información en un blog que parece ser no hay nadie que responde. Por fin hoy encuentro éste fabuloso artículo.

Estos días he leído mucho sobre Extremadura, incluso la semana pasada transmitieron un programa sobre Extremadura, pero no recuerdo si fue en TVE o Antena Tres que son las cadenas que recibo aquí.

Bucaré la BVE a ver que mas aprendo, pues me da la corazonada que tal vez esos primeros ancestros en mi árbol vinieran de esas tierras. He visto indicios de palabras que usamos en Puerto Rico que tal vez sean extremeñas, y las buscaré en esa sección mencionada. La foto del Jarramplas me hace recordar que en Puerto Rico en las fiestas de carnaval hacen unas máscaras muy pero que muy parecidas.

Manuel Trinidad, me sentiría honrada si en la búsqueda de mis raíces encuentro que Extremadura fue la cuna del primer Trinidad que llegó a Puerto Rico. No recuerdo en dónde leí y en que año habían en Puerto Rico 111 Trinidad. Un abrazo.

Responder
3
1
Manuel 22:55 11/11/2018

En este enlace tienes un grupo que hice en su tiempo para investigar el APELLIDO TRINIDAD por el mundo, a lo mejor te sirve de utilidad. http://foros.hispagen.eu/index.php?board=2993.0

Responder
0
0
Sixto Sánchez-Lauro 10:13 12/11/2018

Tengo el privilegio de contar como compañero de la Facultad de Derecho a Manuel Trinidad Martín. Ciertamente, como rubrica el entrevistador, es torrencial, sugerente, entusiasta... y adicionaría su vivacidad intelectual y su enorme inquietud por el conocimiento, preservación y divulgación del patrimonio cultural extremeño en todas sus dimensiones. Su condición de bibliotecario universitario nos permite enriquecernos a todos los que frecuentamos su espacio de trabajo, que cuenta también afortunadamente con otras personas sobresalientes en esta misma línea.

Responder
1
0
Manuel 11:10 12/11/2018

Muchísimas gracias Sixto. Recibir ese apoyo desde mi propia facultad para mí es muy importante.

Responder
1
0
Joaquín murrieta 9:06 12/11/2018

Es un honor tener a una persona que se preocupe por todos los extremeños,porque Extremadura tiene identidad propia,tiene mucha historia y tradiciones que tenemos que cuidar y dar a conocer. Muchas gracias.por preocuparte por nuestra entrañable Extremadura.

Responder
1
0
Rafael García-Plata Fernández 19:04 11/11/2018

Como bien sabes Manuel, tenemos la suerte los extremeños de tenerte hiperactivo. Me recuerdas a mi bisabuelo Rafael García-Plata de Osma pero en versión moderna con Internet. Cuidado porque aquél acabó arruinando el patrimonio familiar en pos del Patrimonio Cultural Extremeño. Otro de la misma cojera y "enfermedad" fue mi padre, Rafael García-Plata Quiros, quien -como me dices- fue el amigo que te contó la anécdota a la que aludes en tu entrevista sobre Torrejoncillo y sus zapateros. Como dice la canción... y ahora tú, no pares de hablar. Un abrazo muy fuerte Maestro.

Responder
4
0
Manuel 22:48 11/11/2018

Rafael, para mí, es todo un honor que me compares con tu bisabuelo Rafael García-Plata y con tu padre, todos tenemos la misma enfermedad incurable, qué le vamos a hacer... aunque yo creo, que a ti también, te está empezando algún síntoma, cuídate. Y no te preocupes por lo del patrimonio familiar, ya sabes los extremeños nunca tuvimos demasiado.

Responder
1
0
Jesús Villarino 17:00 11/11/2018

Mi más sincera enhorabuena Manuel por todo lo que haces por Extremadura, como niño del Salto, que tuve el placer de charlar contigo en el encuentro de Benicasim, te reitero mi agradecimiento por todo lo das por nuestra tierra.

Responder
3
0
Goyi 16:40 11/11/2018

Enhorabuena por tu gran trabajo, yo he vivido muchos años fuera de Extremadura y cuando he vuelto, si que me he dado cuenta que los Extremeños en particular la zona que conozco, son muy conformista y eso es así. Por eso me gustaría que hubieran muchos MANUEL TRINIDAD gracias por tu esfuerzo y trabajo un abrazo de otra " niña del Salto de Torreón"

Responder
3
0
Pepe Sánchez Barroso 13:01 11/11/2018

Manuel, mi más sincera enhorabuena!! Gracias por tu cariño a Extremadura. Eres muy Grande.... Un beso amigo.😘❤

Responder
4
0
Bienve Madrigal 12:03 11/11/2018

Mi enhorabuena Manuel .me alegra muchísimo .este reconocimiento eres nuestro orgullo .gracias por todo lo k nos has aportado ....un besazo de esta niña saltoreño

Responder
2
0
Antonia Portalo 16:40 10/11/2018

Mi más sincera enhorabuena a Manuel Trinidad por su maravillosa labor de recopilar diferentes facetas de nuestra cultura extremeña.
Una gran biblioteca virtual donde encontrar nuestros orígenes.

Responder
6
0
#25771 11:16 10/11/2018

Encomiable la labor de este medio difundiendo la cultura extremeña

Responder
12
0
#25768 10:21 10/11/2018

Increíble, impresionante la labor de Manuel Trinidad, necesitamos muchas personas así en nuestra tierra. Y lamentable que las instituciones extremeñas no pongan más interés en recopilar y difundir nuestro rico legado cultural

Responder
20
0
Mª Ángeles 19:53 10/11/2018

Gracias amigo Manuel por tu lucha, tu perseverancia, por no decaer ante la falta de apoyo de las instituciones, esas que son las que deberían poner en marcha toda la maquinaria para mantener, divulgar y hacer más grande nuestra historia, costumbres, lengua y todo aquello que hace crecer a los pueblos.
No decaigas amigo!!

Responder
5
0
El farragua 7:02 11/11/2018

Manuel eres un Jacha. Espero que el desanimo nunca trate de ensombrecer tu gran labor, que no es otra, que la de hacernos sentir orgullosos de Extremadura y de lo Extremeño. Gracias.

Responder
3
0
Juan Herreruela Arroyo 16:55 11/11/2018

Enhorabuena a Manuel Trinidad; personas como usted son las que necesita Estremadura.

Responder
3
0
Anónima.Adelaida jorquera. 8:39 12/11/2018

Enhorabuena buena Manuel por hacer que se conozca toda es cultura sobre Extremadura, gracias de una niña del salto.

Responder
1
1

Destacadas

Pobreza energética
6,8 millones de personas sufren pobreza energética en España

Con motivo de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, organizaciones como la PxNME, la PAH y EeA reclaman el derecho fundamental y humano a la energía. La última reforma del bono social de electricidad, que entró en vigor el 1 de enero, rebaja sus potenciales beneficiarios de 2,3 a 1,1 millones de personas.


CIE de Aluche
El caso de la muerte de Samba Martine irá a juicio en junio

El Juzgado Penal número 21 de Madrid celebrará los próximos días 3, 4 y 7 de junio el juicio por la muerte de Samba Martine, que falleció en 2011 en el CIE de Aluche.

Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

Marruecos
“En Marruecos cuanto más rico eres, más libre eres”

¿Qué le pasa en Marruecos a una joven si —estando soltera— se queda embarazada? Sobre esta pregunta la cineasta Meryem Benm'Barek-Aloïs traza el argumento de Sofía (2018). La película, primer largometraje de la directora, fue galardonada en el festival de Cannes y aún puede verse en algunas salas del estado.  

Últimas

Almería
Dos décadas de acuerdos incumplidos
La revuelta del año 2000 forzó una negociación para sortear los costes de la huelga.
Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.